PUBLICIDAD
 
jueves, 20 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Prosperidad y Evangelio (V)
    2
     

    La prosperidad de Israel

    La única propiedad dejada por Abraham a sus herederos fue –vaya paradoja- la tumba familiar
    AGENTES DE CAMBIO AUTOR Óscar Margenet Nadal 10 DE NOVIEMBRE DE 2013

    Algunos estiman que las iglesias evangélicas enroladas en una o más de las muchas variantes del llamado ‘evangelio de la prosperidad’ ya superan la mitad del total (1); y que también crece el número de los que se apartan de esa corriente por sentirse defraudados en su buena fe.

    No se puede negar que es mucho lo que se ha escrito –y se sigue escribiendo- sobre este fenómeno que mueve masas de entusiastas seguidores y genera severas críticas.

    Por ese motivo, desde el inicio de esta serie intentamos brindar una perspectiva diferente enfatizando lo que enseña la Biblia y no lo que predican esos prósperos líderes. Vimos el significado de la prosperidad en el mundo secular antes de abordar la enseñanza que Dios imparte a los patriarcas del pueblo escogido, en el AT, y su íntima relación con el Evangelio de la Gracia que predica la iglesia apostólica, en el NT.

    Este autor confía que, al finalizar, la serie haya contribuido a mantener viva una actitud vigilante en cada creyente para evitar que la perversa herejía nacida en los EE.UU siga propagándose veloz e implacable entre nosotros. En síntesis, dejar expuesta la falsedad que hay detrás de la pretendida ‘bendición’ que la mayoría de sus defensores justifica como destinada a eliminar la pobreza en el planeta.

    Hasta aquí hemos ensayado cuatro enfoques: la prosperidad como meta humana, la prosperidad en la Creación, la prosperidad de Abraham y la prosperidad de Sara. Enfocaremos a continuación la prosperidad de Israel (2).

    Primero, estimo oportuno recordar las tres preguntas que proponíamos en el comienzo:

    ¿Es la prosperidad material la única (o más deseada) meta para el ser humano?

    ¿Debe el cristiano anhelar y obtener la prosperidad prometida por Dios en el Antiguo Testamento?

    ¿Por qué el Evangelio de Jesucristo y sus apóstoles desalienta procurar las riquezas terrenales y aconseja las celestiales?

    EL CAMINO DEL SACRIFICIO
    Mucho antes del nacimiento del antiguo Israel, las personas escogidas por Jehová Dios tuvieron que soportar duros sacrificios para obedecerle; me refiero a los que sentaron las bases de un pueblo visible; líderes que lo guiaron en medio de un mundo pagano y que murieron como peregrinos, sin entrar en la tierra prometida.

    La única propiedad dejada a sus herederos fue –vaya paradoja- la tumba familiar; la posesión adquirida en un sitio de esa tierra prometida por Jehová Dios a Abraham. Allí sepultó el ‘padre de las familias de la tierra’ a Sara y fue sepultado por su hijo Isaac. En ella fueron sepultados después Isaac y Rebeca; Jacob sepultó allí a Lea. José, ‘el soñador’ vendido y dado por muerto por sus hermanos (que, siendo la mano derecha del poderoso faraón egipcio fue acosado sexualmente y calumniado por la mujer de Potifar, zafó del problema y salvó de morir de hambre a su familia), tuvo que recorrer un largo camino desde Egipto para sepultar a su padre (3).

    Para esos escogidos de Jehová Dios, el sepulcro vino a ser un lugar de encuentro familiar; de llanto, reflexión y adoración. Durante esos días de sentido luto el único asunto era recordar esa comunión vital entre sus ancestros y Dios. Eran días de aprendizaje para herederos que no pugnaban en el reparto de la herencia, ni pagaban honorarios para que alguien oficiase de partidor. La herencia recibida era tan valiosa como intangible; requería recordar y grabar aspectos de la vida de sus progenitores; para después pasarlos a sus hijos, y a los hijos de sus hijos (4).

    La autenticidad del relato transmitido de generación en generación no estaba avalada por la prosperidad terrenal sino por un tipo de vida sobrio y sacrificado propio de quienes sabían en Quién esperaban. La confiada espera de la promesa era la condición necesaria y suficientemente para justificar cualquier privación momentánea. Y es aquí donde encontramos la clave: todos aquellos que creían en la promesa de Jehová Dios eran embargados por un temor reverencial que los humillaba y movía a la adoración. Escuchaban Su voz; sus corazones y mentes se ligaban a Él; como resultado, vivían esperando en Aquel a quien creían, a pesar de las circunstancias adversas.

    Me pregunto si muchos de los cristianos que tenemos la Biblia como libro de cabecera estaríamos dispuestos a padecer algo parecido a lo que sufrieron los que obedecían a la voz de Dios. El texto bíblico nos revela que los creyentes genuinos no son precisamente los que dicen que la prosperidad terrenal es evidencia de la fe en Cristo.

    ¿CUÁL ERA LA PROSPERIDAD DE ISRAEL?
    Es necesario sumergirse en la historia de los hechos de Dios por amor al hombre para llegar a conocer en qué consistía la prosperidad del antiguo Israel. Es imposible definirla en una corta frase. Para cumplir con la promesa dada a Israel Dios actuó en la Historia, esa que Él nos reveló – a judíos y gentiles por igual - en Su perfecto plan. Estamos hoy acercándonos al cumplimiento final de ese plan, a completar el puzzle gigantesco en el que cada pieza está constituida por un hecho previsto por el Creador y Redentor de la Creación.

    Desde nuestro punto de vista actual sabemos que solo Dios estaba detrás de ese bebé que fue salvado de la matanza de niños hebreos, luego adoptado por la hija del Faraón egipcio, bautizado por ella Moisés, educado en la corte imperial, protegido en su huída al extranjero tras cometer un crimen, llamado tras cuarenta años para sacar de Egipto a la gran multitud de los que vivían como esclavos.

    No se puede dejar de lado –por lo difíciles de creer– los hechos que suceden para terminar con la salida de los israelitas de Egipto. La orden de Dios a Moisés, el reiterado pedido de éste al Faraón para dejar ir al pueblo, las plagas, la milagrosa como azarosa partida de Egipto, la liberación de la multitud acorralada frente al mar; el cruce en seco de todos ellos y la destrucción del ejército de perseguidores que quedó sepultado en el fondo del mar.

    Leer sobre la odisea de Moisés y Aarón guiando a los israelitas por el desierto es descubrir hasta dónde pueden llevar al ser humano la tozudez, la murmuración, la codicia y la rebeldía. Así, el viaje rumbo a la tierra prometida a Abraham cuatro siglos antes – que dado el número de viajeros y el volumen de bienes que llevaban consigo podría haber insumido a lo sumo unos pocos meses – les llevó cuarenta años. No pasa mucho tiempo sin que el pueblo murmurase por el largo viaje y pidieran regresar a Egipto. Extrañaban el pescado, los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajos que comían siendo esclavos maltratados en Egipto, y no conformes con el maná que recibían del cielo cada día clamaban por carne (5). Cuando tuvieron codornices murieron por comer desaforadamente de ellas. Iban rumbo “a la tierra que les había provisto, que fluye leche y miel, la cual es la más hermosa de todas las tierras” (6);pero sus mentes y estómagos los impulsaban a regresar a la antigua vida.

    El salmista resume así la provisión divina en ese tiempo: Extendió una nube por cubierta, y fuego para alumbrar la noche. Pidieron, e hizo venir codornices; y los sació de pan del cielo. Abrió la peña, y fluyeron aguas; corrieron por los sequedales como un río. Porque se acordó de su santa palabra dada a Abraham su siervo.”(7)

    A causa del pueblo contumaz que guiaba su siervo Moisés, más de una vez se encendió Dios en su justa ira. Ni siquiera el castigo merecido les hizo enderezar el rumbo y el pueblo deambulaba año tras año. La Ley que Dios le da a Moisés para que legisle con ella a los israelitas vino a poner un marco de necesaria contención. Sin embargo, aún con los Diez Mandamientos el pueblo siguió pecando; por murmurar su descontento ninguno de los que habían salido de Egipto pudieron entrar en Canaán. Tampoco entró Moisés, a quien Dios le permitió ver la tierra desde lejos. Un valiente Josué, acompañado por Caleb y el pueblo nacido en el desierto, entra a la tierra prometida tras cruzar en seco el Jordán y ver la caída de las murallas de Jericó, ambas obras divinas realizadas para alentar a los israelitas a conquistar toda la tierra en el temor del Dios Altísimo.

    En este punto de la historia del antiguo Israel comienza el largo período donde actúan los jueces, sacerdotes, reyes y profetas. Es el que cubriremos en nuestra próxima nota para cerrar este capítulo. Pero, hasta aquí se va haciendo evidente que la prosperidad de Israel vista con los ojos del pueblo sacado de la inhumana esclavitud en Egipto no coincide con la visión de los siervos escogidos por Dios para conducirlo a la tierra de promisión. Mientras los israelitas ven a la prosperidad con un sentido de urgencia los líderes deben apelar a todos los medios a su alcance para apaciguar los ánimos y construir hábitos cotidianos en base a la esperanza.

    El profeta Isaías arenga a los pocos israelitas justos que sufren a causa de líderes ambiciosos que deseaban aprovechar el hecho de que Dios fuese Su protector para tener éxito como nación y exhibirse con orgullo a las demás naciones en sus tiempos. Aunque son una minoría les insta a no desfallecer diciéndoles: “Mirad a Abraham vuestro padre, y a Sara que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo lo llamé, y lo bendije y lo multipliqué.” (8)

    Es sobre este fundamento que Juan, el precursor, siglos después amonestará duramente a sus contemporáneos: “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras.”(9)

    Muerto Juan a manos del rey de los judíos (impuesto por el Imperio Romano) (10) Jesucristo habla a la gente como el enviado del Padre. Para el Maestro de Galilea no había duda alguna: ser hijo de Abraham era algo más que cumplir con el rito de la circuncisión. Para Jesús no es lo mismo ser ‘descendiente de Abraham’ que ser ‘hijo de Abraham’. El primero lo es en la carne, el segundo por tener fe en Dios.

    “Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais.”(11)

    En adelante, hemos de ver cómo la Promesa va dibujando en el Israel antiguo la persona y carácter del Mesías a ser encarnado en Jesucristo; cómo cobra realismo en el ‘kairós’ divino. Paralelamente, también veremos cómo los israelitas se afanan y desesperan con tal de anticiparlo en su ‘cronos’ temporal.

    Ocurre que la prosperidad ha sido, es y será una constante lucha entre el ‘aquí y ahora’ del hombre y el ´dentro de poco’ y ‘en aquél día’ de Dios.

    Los que buscan ser prosperados ‘ya’, reciben solo lo perecedero e imperfecto que amerita su obrar en la carne; mientras que los que buscan primeramente ‘el reino de Dios y su justicia’(12) no solo son prosperados por la eternidad, sino que reciben todo lo que Dios sabe que les conviene y necesitan para ser bendecidos cada día de sus vidas.


    -----------------------------------------------------------
    NOTAS
    Ilustración: La menorá (menorah o menora) es un candelabro o lámpara de aceite de siete brazos, uno de los elementos rituales del judaísmo y asimismo uno de sus símbolos más antiguos; puede estar basado en los arbustos en llamas que vio Moisés en el Monte Sinaí (Éxodo 25).Representan: 1. El Espíritu de Yahvé (el brazo central). 2 y 3. Espíritu de Sabiduría y de Inteligencia (Brazos contiguos al 1). 4 y 5. Espíritu de Consejo y Poder (Los intermedios de los tres de cada lado). 6 y 7. Espiritu de Conocimiento y de Temor a Yahvé (Los extremos de cada lado). Ver Isaias 11:2
    1. 'La teología de la prosperidad afecta al 66% de iglesias evangélicas', Protestante Digital, 16 de septiembre de 2013, EE.UU.
    2. Ver ‘agentes de cambio’ en P+D del 14, 21 y 28 de octubre y 02 de noviembre de 2013
    3. Génesis 49:31
    4. Deuteronomio 4:9; Salmos 128:6; comparar con Lucas 12:13
    5. Números 11:5; 31,32
    6. Ezequiel 20:6. Leche y miel.Son veinte las citas en el AT que denominan así a la tierra que Jehová Dios había mostrado a Abraham cuando se la prometió para su descendencia.
    7. Salmos 105:39-42
    8. Isaías 51:2
    9. Mateo 3:8,9
    10. Juan fue encarcelado y decapitado por orden de Herodes Antipas, a instancias de Herodías, su mujer, y de Salomé su hijastra, en la fortaleza de Maqueronte. Este dato es mencionado tanto por Flavio Josefo(Ant., XVIII, v, 2) como por los Evangelios de Marcos6:16-29y Mateo14:3-12. Nadie, en su sano juicio, podría decir de Herodes I el Grande, ni de su hijo Herodes Antipas, el Tetrarca, que fueran descendientes de Abraham; mucho menos creyentes
    11. Juan 8:39
    12. Mateo 6:33
     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    profesor pedro
    12/11/2013
    23:54 h
    2
     
    Excelente refutación parra la iglesia de Laodicea imperante en nuestros tiempos y para aquellos pastores que consideran que ser pobre materialmente es un pecado
     

    luis gomez
    10/11/2013
    23:30 h
    1
     
    'Muchos se apartan de las iglesias de la prosperidad'..Conozco una iglesia de la prosperidad por las que han pasado decenas de miles de personas y la gran mayoría se han ido frustados y a menudo traumatizados.Por este motivo es fundamental que las personas que están en estas iglesias sepan que los cristianos rechazamos las ideas y las practicas de estas iglesias.Por favor,no tenemos comunión con ellos
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La prosperidad de Israel
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Zacarías Toda la Biblia: Zacarías

    Lo más importante en la vida no son los logros que podamos conseguir, sino que sepamos disfrutar del camino.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.