Un mismo sentir: la forma de evaluar nuestra relación de pareja

El verdadero avance como pareja -sin importar el tiempo que llevamos casados- está dado por cómo vemos y nos comportamos con el otro, y cómo nos demostramos el amor

Colombia · 05 DE JUNIO DE 2020 · 21:52

Foto: Héctor Rivas,
Foto: Héctor Rivas

Cuando Dios hizo al hombre y la mujer y los puso en el jardín del Edén les dio también un quehacer, no estaban allí por simple casualidad. Las parejas también tenemos de Él la capacidad de poder evaluar como desarrollamos este cometido. La pregunta es: ¿tenemos claro de qué se trata?

En un nuevo año siempre hay nuevas expectativas, sueños y buenos deseos, y por tal razón revisamos qué hicimos el año pasado. Es un buen ejercicio para todas las áreas, y más para nuestra relación matrimonial. Evaluar significa comparar el estado de algo en relación a un patrón para poder ver si hay avances o retrocesos. Ahora bien, ¿cuál es nuestro punto de partida? ¿cuál es el modelo de relación que queremos construir con nuestra pareja?

Cuando decidimos casarnos planeamos muy bien el matrimonio, deseando que el día de la boda sea uno de los más importantes de nuestras vidas, y detallamos el lugar, la decoración, etc… Sin embargo, luego de ese día tan memorable, ¿cuál fue nuestro siguiente plan? ¿Acaso comenzamos a planear cómo vamos a seguir haciendo crecer nuestra relación?

La evaluación que queremos invitarlos a hacer como pareja y como familia está referida al versículo 1 Corintios 13:4-7[i]. El verdadero avance como pareja -sin importar el tiempo que llevamos casados- está dado por cómo vemos y nos comportamos con el otro, y cómo nos demostramos el amor.

En el algunos casos, entre más se pasa tiempo con el cónyuge se presentan distanciamientos o monotonía, en otras ocasiones podemos llegar a sentir que dormimos con un extraño, pero esto solo sucede cuando nuestras inversiones de cuidado, interés, esfuerzo y tiempo están dadas en cosas externas de nuestras vidas (dinero, poder y fama) y no en agregar virtud a nuestro ser (2 Pedro 1: 5-7). De hecho, el sistema mide el éxito de esta manera, pues pensamos estar bien por no tener necesidades económicas o por una posición social.

 

Evaluación

Sugerimos contestar el siguiente cuestionario, para observar el escenario de cómo está nuestra relación de pareja:

¿Eres con tu pareja?

- Paciente (S/N):

- Amable (S/N):

- Perseverante (S/N):

- Sincero (S/N):

- Celoso (S/N):

- Fanfarrón (S/N):

- Orgulloso (S/N):

- Ofensivo (S/N):

- Irritable (S/N):

- Envidioso (S/N):

 

Frente a situaciones cotidianas, ¿cómo reaccionas?

- Las cosas en mi hogar se hacen a mi manera (S/N):

- Recuerdas las ofensas que te ha hecho tu pareja (S/N):

- Alguna vez has querido separarte (S/N):

- Dices la verdad a toda costa (S/N):

- Consideras que Dios tiene el control de todo lo que pasa en tu vida (S/N):

- Ante una mala noticia, tus pensamientos son de bien (S/N):

 

De acuerdo a las respuestas, podemos identificar algo que trabajar este año. Por ejemplo, si somos celosos debemos trabajar en nuestra seguridad y confianza. Ahora bien esta evaluación la debemos hacer con periodicidad para establecer si se han tenido avances o si debemos buscar ayuda (en muchos casos es necesaria la consejería de pareja, en otros casos el apoyo psicológico no se debe descartar).

No debemos dejar pasar ni una sola de las preguntas aquí planteadas: saltarse alguna es solo aplazar un asunto que resolver en la pareja. Estos 4 versículos de Corintios 13 resumen de manera explícita lo que es el verdadero amor que viene de Dios. Evaluar nuestra relación con respecto a la Palabra de Dios es el mejor camino para ver transformadas nuestras vidas.

Como consejo: no pretendamos abarcar todo de una vez, es muy importante tomarse el tiempo para interiorizar cada aspecto y orar para que realmente sea el Espíritu Santo quien nos guie en este camino de evaluación y cambio. Y discuta las respuestas con su pareja, el proceso debe ser de verdadera ayuda y no un motivo para discusión.

El común de las personas estaríamos midiendo nuestros éxitos y logros en términos de lo que poseemos materialmente, el poder o posición en la sociedad, pero esto es efímero; para Dios el verdadero éxito de una pareja es real cuando los dos tienen el mismo sentir y cuando decidimos morir a nuestros propios deseos para hacer su voluntad (Romanos 12:2).  

Es por esto que dentro de las reflexiones que debemos hacer con nuestra pareja la primera es si estamos en un mismo sentir y la segunda cómo nos estamos amando. Así se fundamenta nuestra relación y se orienta hacia el mismo camino como una sola carne (Filipenses 2:2).

 

Jaime Alberto y Milena Garzón – Ing. catastrales y pastores – Bogotá (Colombia)

 

[i] Reina-Valera 1960 (RVR1960): “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”

 

 

 

 

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - JAIME ALBERTO y MILENA GARZÓN - Un mismo sentir: la forma de evaluar nuestra relación de pareja