Una sierva de Dios de 117 años

La jamaicana Violet Mosse-Brown fue homenajeada por las comunidades bautistas por toda una vida de servicio fiel.

MundoCristiano.tv · 02 DE MAYO DE 2017 · 17:47

Violet Mosse-Brown, atendiendo a la prensa el día de su homenaje. / MundoCristiano.tv,
Violet Mosse-Brown, atendiendo a la prensa el día de su homenaje. / MundoCristiano.tv

Violet Mosse-Brown acaba de cumplir 117 años, convirtiéndose en la mujer más longeva del mundo. Para ella, una de las claves de su longevidad está en su fe en Dios.

Nacida el 10 de marzo de 1900, la jamaicana recibió recientemente un homenaje de las iglesias bautistas de la zona. “Gracias a Dios por lo que me ha dado, esto es lo que Dios me ha dado, así que tengo que tomarlo, una larga vida”, dijo Brown.

"Hice casi todo en la iglesia. Pasé todo el tiempo en la iglesia", añadió la centenaria. Según la Fundación Violet Mosse, Brown fue criada en la fe cristiana, siendo bautizada hace más de 100 años, a la edad de 13 años en la Iglesia Bautista Trittonville, en el distrito de Duanvale de Trelawny. Curiosamente, este es el mismo lugar donde nació el velocista Usain Bolt.

Cuando le preguntan sobre lo que ha contribuido a su longevidad, Brown dice con orgullo: “Mi fe en servir a Dios y creer firmemente en la enseñanza de la Biblia”.

Ella comentó que uno de sus pasajes favoritos de la Biblia es "honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra”.

 

COMER SANO Y SERVIR

En el homenaje que organizaron las iglesias bautistas, se destacó el ministerio infantil y musical de Violete. “La invitada de honor fue destacada como una persona de carácter ejemplar y una ferviente, dedicada y fiel servidora de Dios, que sirvió a su iglesia durante más de 80 años en diversas áreas”, según The Jamaica Baptist Reporter. “También fue aclamada como mentora, historiadora, mujer de negocios, y líder de la comunidad”.

Brown también dijo que durante su vida trabajó duro y tuvo una alimentación equilibrada. “Yo no como carne de cerdo y no como pollo, pero como cualquier otra cosa: verduras, cordero, carne de res, pescado, eso es lo que como”, dijo.

A los 117 años, todavía es capaz de sentarse sola y caminar distancias cortas, y es capaz de responder a preguntas sobre su vida y su familia.

El hijo mayor de Brown tiene 97 años, lo que posiblemente le convierte en la persona viva más longeva del mundo con una madre que también está viva.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Ciencia - Una sierva de Dios de 117 años