Ciclo de vida del grupo (I)

El objetivo de la etapa del ciclo de vida de los grupos es formar relaciones, o sea, proporcionar una mayor proximidad entre los miembros del grupo.

08 DE SEPTIEMBRE DE 2019 · 17:00

,

Los grupos de hogar son conocidos también como células en muchas iglesias. Al igual que una célula se reproduce y no dura para siempre, los grupos de hogar tienen como objetivo crecer y multiplicarse.

Desde el comienzo, el líder debe inculcar en la cabeza de los miembros que el grupo de hogar no surge para durar perpetuamente. La tendencia normal es que, a medida que las relaciones se van estrechando, las personas quieran permanecer juntas. Cuando eso sucede, el proceso de multiplicación del grupo puede verse comprometido.

Por eso, es importante que entendamos las cinco etapas que forman el ciclo de vida de un grupo de hogar. Es muy importante comprender cada una de ellas para poder identificar el punto en el que nos encontramos y actuar de acuerdo a la situación.

Para cada etapa, daremos un período aproximado de duración, pero ya de antemano queremos dejar claro que esta cronología no determina el final de una etapa y el comienzo de la siguiente. Deben ser conceptos flexibles que dependerán de la idiosincrasia del grupo. Recordemos que cada persona es distinta, así que, la suma de todos los integrantes de un grupo hace que este sea único y así será, por tanto, su evolución. Sí que es cierto, de todas formas, que determinados patrones o procesos son similares entre los diferentes grupos y es en esas similitudes en las que nos basamos para establecer esta cronología.

Es decir, lo normal es que un grupo de hogar saludable comience y termine las fases o etapas en unos plazos aproximados a los que indicamos, pero, repetimos, no se trata de una regla a cumplir sino de una referencia para que el líder pueda situarse en lo que está sucediendo (y debe suceder) en el grupo.

Etapa 1. Descubrimiento

Esta es una etapa relativamente corta. Desde el primer encuentro de un grupo de hogar hasta un mes y medio después (con reuniones semanales y encuentros periódicos de carácter lúdico), las personas estarán viviendo la fase del descubrimiento. En este período, las personas van a conocerse.

El objetivo de esta etapa es formar relaciones, o sea, proporcionar una mayor proximidad entre los miembros del grupo.

Algunos problemas son comunes a esta etapa. Ya conocemos la expresión «la primera impresión es la que queda». Y hay un cierto punto de verdad en ello, pero esa impresión puede cambiar a medida que estrechamos nuestra relación con alguien. El concepto que tenemos de una persona cuando no la conocemos bien es distinto del que vamos construyendo en base a una relación más intensa, tanto en sentido positivo como negativo. Algunas personas desearán pasar más tiempo juntos con los demás, mientras que otras desearán tener la menor relación posible con algunos. Eso es comprensible, pero debe ser trabajado, porque la unidad del grupo es importante para su crecimiento.

Tal vez se puedan percibir algunos sentimientos egoístas en esta etapa. Puede ser que haya personas que acudan a los encuentros solo para resolver sus propias necesidades, sean anímicas, espirituales, etc. Otros pueden demostrar una cierta falta de compromiso en este período. Y también puede ser que se generen ideas diferentes sobre el propósito del grupo.

Consejo importante: Es muy útil promover actividades conjuntas además de los encuentros semanales del grupo como celebrar los cumpleaños, hacer salidas, actividades recreativas para todos los públicos, etc. Este tipo de encuentros permitirán que las primeras impresiones den lugar a la realidad de las relaciones que irán surgiendo.

En esta primera etapa es muy importante la primera E de las reuniones, es decir, el Encuentro o rompehielos. Servirá para estimular la proximidad entre las personas así como para conocerse más. Es normal que el rompehielos dure más tiempo en las reuniones en esta fase.

Cuando el líder perciba que estas actitudes van suavizándose e incluso desapareciendo, sabrá que su grupo está en transición a la próxima etapa.

Como siempre, queremos recordar que lo que presentamos es un modelo de grupos de hogar. No es el único, y quizá tampoco sea el idóneo para todas las iglesias en cualquier situación. Sin embargo, es un modelo aplicado por muchas comunidades en todo el mundo con unos resultados excelentes.

Estas informaciones así como materiales de apoyo y otras herramientas, están disponibles en www.diakonos.es. Para más información, pueden entrar en contacto con proyecto@diakonos.es.)

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Grupos de Hogar - Ciclo de vida del grupo (I)