PUBLICIDAD
 
sábado, 27 de mayo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital
Flecha
 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

 

 
TOP 10 LOS +VISTOS

ENCUESTA
Suiza y el Corán
¿Está de acuerdo con prohibir la difusión del Corán?




VER MÁS ENCUESTAS
 



Vida de la Iglesia
12
 

Pastores que tropiezan y caen

“Dios se vale de personas que nos inspiran, pero todo modelo es falible porque somos vasijas de barro”, explica el líder evangélico y psiquiatra español Pablo Martínez Vila.

AUTOR Redacción P+D ESPAÑA 13 DE SEPTIEMBRE DE 2015 20:07 h

Una de las situaciones dolorosas que atraviesa la iglesia cristiana es la caída en pecado de aquellos que están en posiciones de responsabilidad.



En las últimas semanas, se han producido varias noticias que han recordado a los cristianos la vulnerabilidad a la que estamos expuestos, por propia naturaleza. Sin embargo si algo puede distinguir a los seguidores de Jesús de aquellos que no lo son ante una circunstancia tan compleja, es el perdón y la misericordia.



Sobre ello, el psiquiatra, escritor y conferenciante internacional Pablo Martínez Vila responde a nuestras preguntas. El Dr. Martínez Vila es además uno de los líderes evangélicos de referencia en España y a nivel internacional, con una amplia experiencia en el asesoramiento y resolución de conflictos.



 



P. ¿Qué impacto tiene en la iglesia la caída de un pastor que ha tenido mucha influencia en su ministerio?



R. El impacto es grande porque el pastor es un modelo. El pastor va delante y las ovejas le siguen, es decir marca con su vida y con su ejemplo la vida de la congregación, ya sea para bien -el buen pastor- o para mal, los malos pastores de los que se nos advierte en Ezequiel 34 y en muchos textos del Nuevo Testamento. Por ello, es importante formar a la congregación en un principio bíblico esencial en eclesiología: Dios se vale de modelos humanos que nos inspiran y nos forman (Hebreos 12:1-2), modelos valiosos y necesarios, pero todo modelo humano es falible porque somos vasijas de barro. De hecho, dos de los más grandes pastores que Dios usó –David y el apóstol Pedro- tuvieron graves caídas. ¡Incluso en la memorable lista de los héroes de la fe en Hebreos 11 encontramos nombres que nos sorprenden porque están lejos de ser perfectos! El único modelo que nunca nos va a fallar es el Señor Jesús, el modelo sin pecado a pesar de que fue tentado en todo según nuestra semejanza” (Heb. 4:15).



Es necesario, por tanto, encontrar un equilibrio adecuado entre la confianza en el pastor humano y el fijar los ojos en Cristo, el Príncipe de los pastores. Una iglesia madura sabe que su pastor está sujeto a “pasiones semejantes a las nuestras” (Stg. 5:17) y por tanto, puede caer, pero su fe no está puesta en un hombre, sino en el Hombre por excelencia, Jesús. Además, conviene recordar que la iglesia no es una comunidad de santos donde escasea el pecado, sino una comunidad de pecadores donde abunda la gracia.



 



P. ¿Por dónde empezar a ayudar a restituir a una persona con tanta influencia en el ministerio, que de golpe al reconocer su pecado pierde toda su autoridad, y gran parte de su vida se viene abajo (familia, amistades, etc...)?



R. La caída en pecado es como un terremoto que produce extensas grietas en todas las columnas de la identidad de una persona: en lo psicológico, una profunda erosión de su autoestima; en las relaciones más cercanas (familia e iglesia), una crisis de confianza; en lo espiritual, confusión con una potencial crisis de fe y, finalmente, todo ello puede llevar a una afectación de la salud física y emocional de consecuencias imprevisibles, a veces trágicas. Hay que restaurar todas estas dimensiones una a una, pero como en todo proceso de sanidad ello va requerir su tiempo. No hay atajos en la restauración porque la gracia de Dios no puede actuar si no hay una condición previa: la convicción de pecado.



La conciencia clara de pecado con la consiguiente confesión es el punto de inicio imprescindible para la restauración. Este es el camino que vemos en la Biblia constantemente, tanto  en los “grandes casos” de caída ya mencionados (David y el apóstol Pedro con la negación de su Señor), como en los creyentes más sencillos. No es casualidad que en la parábola del hijo pródigo Jesús nos muestra el mismo modelo. Son los pasos naturales y necesarios de la restauración: la conciencia de pecado lleva al arrepentimiento, a la confesión y abre la puerta para la restauración.



La restauración del pastor caído no es más que la aplicación práctica de la esencia del Evangelio, un mensaje de gracia de un Dios que es “muy misericordiosos y compasivo” (Stg. 5:11). En la restauración del pecador brilla en su máximo esplendor el poder sanador y salvífico de la cruz de Cristo. El Evangelio es un mensaje de restauración con un aviso de juicio, no al revés.



 



P. La confesión de un pecado, ¿cuándo y cómo debería hacerlo alguien?



R. Cuanto antes mejor, por cuanto la confesión le es medicina a la mente y al espíritu. En este aspecto podemos comparar el pecado a una infección: cuanto antes se trata y se elimina, tantas menos secuelas deja. El efecto terapéutico de la confesión es una de las mayores bendiciones que puede experimentar un creyente en momentos de crisis por caída moral. Conocer y sentir con claridad el perdón de Dios es un bálsamo inigualable. En los salmos 32 y 51 David nos ha dejado un testimonio vívido y conmovedor de este efecto clave de la confesión en la restauración moral: “Tú perdonaste la maldad de mi pecado. Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; con cánticos de liberación me rodearás” Salmo 32: 5-7). La consecuencia natural de la confesión es la liberación y devuelve el “gozo y alegría” (Salmo 51:7-8). Es difícil leer estos dos salmos sin sentirse conmovido e identificado con el que ha caído.



Suele ayudar mucho la confesión a Dios delante de otra persona de plena confianza. No se trata de confesar a esta persona cercana, sino de que ésta sea testigo de la confesión a Dios. Ello le aporta un elemento de objetividad muy saludable, las heridas antes mencionadas curan con mayor rapidez cuando alguien cercano conoce la realidad de nuestro pecado y ora con y por nosotros. Santiago nos muestra la estrecha relación entre estos tres elementos: la confesión, la oración y la sanidad (Stg. 5:16).



 



P. ¿Qué actitudes espirituales pueden llevarnos a aparentar buenos frutos en el ministerio cuando “el árbol se está pudriendo por dentro”?



R. Ningún creyente está libre por completo de lucha espiritual. El combate entre la vieja naturaleza –los deseos de la carne- y el Espíritu es en sí mismo expresión de vida: “éstos se oponen entre sí para que no hagáis lo que quisiereis” (Gal. 5: 17). La conciencia de pecado debe estimularnos a depender más de la gracia de Cristo, como exclama Pablo: “¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Gracias doy a Dios por Jesucristo Señor nuestro” (Rom. 7: 24-25). El problema surge cuando se intenta disimular, encubrir los pecados con una apariencia de piedad o espiritualidad porque esto es hipocresía. Tal actitud caracterizaba a los fariseos y Jesús la censuró duramente. Detrás de esta necesidad de aparentar puede esconderse, como en el caso de los fariseos, orgullo y arrogancia, pero también un endurecimiento a la convicción de pecado que produce el Espíritu Santo.



El problema del pecado no confesado es que va creciendo por dentro como una mala semilla –la cizaña- y genera un efecto dominó que lleva a otros pecados: la mentira, la calumnia etc. Por ello es tan vital una pronta confesión del pecado. Por otro lado, es conveniente recordar que la madurez del cristiano no se mide tanto por la ausencia de pecado sino por su conciencia de pecado.



 



P. ¿Tienen los propios líderes una visión errónea de la Gracia (legalismo), que les lleva a no ser capaces de reconocer sus pecados a tiempo, a no ser transparentes con sus vidas?



R. Sí, puede ser una visión errónea de la gracia, pero por ambos extremos. Por un lado, el concepto legalista que ejerce una presión de perfeccionismo sobre el pastor que le lleva a encerrarse dentro de sí mismo cuando hay un proceso de pecado. La idea de que “no puedo fallar bajo ningún concepto”, o bien “nadie puede saberlo” acaba convertida en un boomerang destructivo por cuanto produce un efecto aislante: la persona se encierra cada vez más poniendo en marcha todos los mecanismos posibles de protección y defensa para esconder el lado oscuro de su vida.



El problema, sin embargo, puede venir también por el otro extremo, infravalorar la gravedad del pecado lo cual lleva a la gracia barata. Una pobre conciencia de pecado es frecuente en un marco social como el nuestro donde reina el relativismo ético con la consiguiente permisividad. El factor clave aquí es la progresiva aceptación de conductas de pecado bajo criterios de normalidad estadística o social. Normalidad estadística -“todos lo hacen”- no supone bondad ética. De ahí la importancia de que el Espíritu Santo ilumine la conciencia a través de la Palabra (Heb. 4:12). Ésta es la única manera de no perder sensibilidad moral, de evitar la “cauterización” o anestesia de nuestra conciencia bajo la enorme presión social. En una situación de caída moral el creyente es llamado a aferrarse a la justificación por la fe, no a la auto-justificación con todo tipo de argumentos.



 



P. ¿Cómo podemos “prevenir”? ¿Hay prácticas que la iglesia pueda poner en marcha para brindar ayuda?



 



Pablo Martínez Vila.

 R. Varias medidas preventivas se desprenden de forma implícita de las respuestas anteriores.



La idea de tener consejeros, personas maduras a las que acudir con regularidad para oración y confesión, es una de las medidas más saludables en el ministerio cristiano. Todo líder debería contar con una o dos personas de confianza y reunirse con ellas un par de veces al año. Este tipo de relación “consultiva” sirve para renovar visión, fuerzas y, a la vez., es una forma de rendir cuentas. La soledad en el ministerio es un caldo de cultivo donde germinan pecados que encuentran allí un “habitat” favorable para crecer. El silencio ante los problemas y la tentación, el aislamiento y la soledad son enemigos que el pastor debe conocer y combatir con denuedo.



No es por casualidad que la exhortación de Pablo “sobrellevad los unos las cargas de los otros” (Gal. 5: 2) se encuentra precisamente en un contexto de caída moral (v. 1). En estos dos versículos encontramos un verdadero compendio de pastoral, un resumen magistral para el tema que nos atañe. La sabiduría, la sensibilidad y la compasión de la Palabra de Dios nos marcan el camino a seguir. La respuesta a los pastores que caen es ésta:



Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros y cumplid así la ley de Cristo” (Gal. 5:1-2).


 

 


12
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

GEORGE
01/09/2016
15:53 h
12
 
El pastor es humano y puede pecar, si, pero para el pastor tiene alto precio, es como un farol encendido, con una mancha, ya no da buena luz. Todos verán la mancha. Es como un médico estudiado para salvar vidas y mata. La función del pastor es mas delicada su falta afecta a todo el rebaño. crea la duda, la desconfianza. no solo en el, sino en todos.
 

Samuel C
27/01/2016
21:56 h
11
 
El texto citado no es Gal. 5:1-2 sino Gal. 6:1-2
 

hijo nacido del Poderoso
11/01/2016
18:14 h
10
 
El problema de las iglesias reformadas es que un solo supervisor,es el dueño del inmueble,y de las ofrendas de todos los miembros.En los primeros siglos del cristianismo los ancianos básicamente eran los obispos,o pastores.Asi de ésta manera llevaban las cargas unos con otros,y si un pastor enseñaba alguna herejía,o no llevaba una vida consagrada,se realizaba una asamblea con los ancianos y se decidia si ésa persona era apta o no.Además se reunian en casas,y lo tenían todo en común(economia).JA!
 

Delia
20/09/2015
23:27 h
9
 
El justo siete veces cae y así mismo se levanta! Cuando caemos es cuando descuidamos nuestro tiempo de oración con Dios! También el enemigo se aprovecha de cualquier puerta abierta que le dejamos, pensando que el algo inofensivo! Pero en la mayoría de los casos son los pecados y maldiciones generacionales que nos arrastran de nuevo a caer en el mismo pecado, tanto el pueblo de Dios como tambien los pastores! Necesitamos sanidad interior y liberación! La liberación es el pan de los hijos!
 

jomagofu
17/09/2015
20:45 h
7
 
¿cómo podemos prevenir? pues haciendo caso al modelo bíblico del NT, en vez de personalizar tanto sobre un pastor, formar un equipo de gobierno plural de varios supervisores.
 

EZEQUIEL JOB
15/09/2015
06:35 h
5
 
La verdadera batalla entre el cristiano y Satanás se dá en la mente (Col1:21),por eso el cristiano debe llenar su mente de la Palabra de Dios (La Biblia) (Heb8:10-12),porque los versículos Bíblicos recordados en nuestra mente son espada que aleja los malos pensamientos (Ef6:17),mientras mas versículos Bíblicos recordemos somos mas fuertes, para no ceder a la tentación a causa de los deseos carnales que batallan en nuestra mente (concupiscencia)(Stg1:12-15). Es importante aplicar siempre (1Jn1:9)
 

EZEQUIEL JOB
15/09/2015
06:21 h
4
 
La doctrina actual es demasiado de "Iglesia",enseñan a comportarnos "en la Iglesia",debemos mostrarnos "a la Iglesia",debemos aprender "en la Iglesia".Siendo que el Cristianismo es una relación personal con Dios,a través de La Palabra (La Biblia), ¿Cuantas veces se ha enseñado que nuestros pensamientos están expuestos ante Dios como en un televisor?(Jer20:12), Y que pensar mal es pecado (Mat5:28), y hay que confesarlo inmediatamente (1Jn1:9), o sino se convertirá en acción y muerte? (Stg1:13-15)
 

Arturo
14/09/2015
19:49 h
3
 
Interesante. Coincido con el planteo del Sr. Martínez. Claro me llama la atención que cuando un sacerdote católico cae en este pecado, no faltan los protestantes fundamentalistas (muy parecidos a los fanáticos del Estado Islámico) atacando a la Iglesia Católica; incluso algunos que lo consideraban casi inherente a la Iglesia de Cristo este pecado...bueno algo bueno, se obtiene de las crisis; y esto es solo la punta del iceberg.
 
Respondiendo a Arturo

ikari
15/09/2015
18:28 h
6
 
Cuantos articulos y comentarios he leido aquí sobre lo que VD se refiere. Pero no debemos pagar con la misma moneda. Ojalá estos les sirva de reflexión de que todos somos indigentes ante los ojos de Dios.
 

flash
14/09/2015
17:23 h
2
 
Dice el Maestro: ¿Quién eres tu para juzgar? San Juan nos dice que el que juzga es un "homicida". Sabemos que juzgar, no es cristiano. Aquel que no tiene doble moral, que levante la mano. Ser cristiano, no consiste en "cumplir", todo es gracia, hasta la mínima obra de caridad, es gracia. Al final, todos hemos sido cortados con la misma tijera.
 
Respondiendo a flash

EZEQUIEL JOB
18/09/2015
07:01 h
8
 
disculpa flash (2), San Juan no dijo "homicida" al que juzga, sino que homicida es aquel que aborrece (odia, detesta, abomina) a su hermano "1Jn 3:15 Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él."
 

Mery
14/09/2015
15:25 h
1
 
Interesante... Pero muchos pastores que caen, también caen por la sistematización evangélica de la piedad. Mucha doble moral hay revestida en grandes y pomposas alabanzas y cultos. Y eso empieza a generar descreidos pasivos, que poco a poco se alejan psicológicamente de la realidad. O eres un ferviente criistiano que cantas y cumples liturgias, o no puedes seguir la rueda sin fin de la fe. Es una disyuntiva muy nociva para la sinceridad espiritual. Y el pastor también queda afectado.
 



 
 
ESTAS EN: - - Pastores que tropiezan y caen
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
G. Amarilla: la política como lugar de misión G. Amarilla: la política como lugar de misión

Entrevista al diputado uruguayo de fe evangélica Gerardo Amarilla, ex Presidente de la Cámara de Representantes, sobre su visión y experiencia en la vida pública.

 
La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal) La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal)

Análisis de César Vidal de la visita de Donald Trump a Arabia Saudí, Israel, Estado Vaticano y Unión Europea. Una visita en que "Trump ha traicionado una de sus principales promesas electorales".

 
Nagai, blues-rock del Génesis a los evangelios

Conversamos con el compositor gallego sobre su nuevo disco, diez nuevas canciones presentadas bajo el título de "II".

 
¿99?: Dios tiene la última palabra

Jaime Fernández recoge en este libro las razones más habituales por las que las personas abandonan la iglesia y nos invita a reflexionar y actuar.

 
Solución en Venezuela vía Luther King (C. Vidal)

"Ni el chavismo es el castrismo, ni la salida a la crisis actual es la violencia" dice César Vidal, que analiza el laberinto social actual y las posibles vías de salida.

 
Gary Wilkerson, ponente del 8º Congreso Evangélico

El hijo de David Wilkerson preside un ministerio mundial de evangelismo y ayuda al necesitado, World Challenge. Wilkerson habla de la Reforma, el movimiento pentecostal y los desafíos que la iglesia enfrenta en el mundo actual.

 
“Nos jugamos que podamos expresarnos todos los españoles con libertad”

El presidente de Hazteoir hace balance de la campaña del autubús y expresa su preocupación por las leyes aprobadas que en su opinión intentan adoctrinar en la ideología de género.

 
La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
 
FOTOS Fotos
 
Sellos para conmemorar la Reforma Sellos para conmemorar la Reforma

Lituania, Namibia, Brasil, Benín e incluso Polonia, entre otros, han lanzado sellos conmemorativos del 500º Aniversario de la Reforma. España, no.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
8ª causa: la dignidad del ser humano 8ª causa: la dignidad del ser humano

Una de las consecuencias de la Reforma protestante fue recuperar la dignidad intrínseca del ser humano, desde su concepción hasta su muerte, más allá de cualquier circunstancia o apariencia.

 
¡No me gusta mi cuerpo! ¡No me gusta mi cuerpo!

El verano ya casi está aquí y empieza el agobio con nuestra apariencia. ¿No será que nos dejamos llevar por lo que otros dicen que es bonito?

 

 
3MJ #59: dinero falso 3MJ #59: dinero falso

Las personas tenemos trascendencia, el dinero no. Si no lo tenemos en cuenta, caemos en la idolatría.

 
Así viví el divorcio de mis padres Así viví el divorcio de mis padres

Aún en medio del dolor y las dudas, se pueden aprender valiosas lecciones.

 
Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura

"Mi agradecimiento por la aportación de la Reforma protestante en estos 500 años" expresa Ángel Gabilondo, portavoz del Partido Socialista en la Comunidad de Madrid y exMinistro de Cultura. Añade una reflexión sobre la importancia del protestantismo en la sociedad y la Historia.

 
8 causas: cuidar la Creación 8 causas: cuidar la Creación

Somos mayordomos en esta Tierra, no dueños. Cada uno de nosotros es responsable en su entorno.

 
Comunidad de Madrid, total apoyo a celebración de #500Reforma Comunidad de Madrid, total apoyo a celebración de #500Reforma

Enrique Ruiz Escudero, Viceconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, felicita a los creyentes de fe evangélica, por el 500 aniversario de la Reforma protestante.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.