PUBLICIDAD
 
domingo, 21 de julio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    14
     

    Populismo nacionalcatólico independentista

    En ‘Imperiofilia y el populismo nacional-católico’, Villacañas muestra una y otra vez la condición populista de la obra de Roca Barea, con todos sus aspectos accesorios.

    REFORMA2 AUTOR Emilio Monjo 01 DE JUNIO DE 2019 22:00 h

    Ha tenido el profesor José Luis Villacañas el coraje cívico de confrontar y dejar en su sitio las pretensiones de Roca Barea. En su libro que aquí referenciamos: Imperiofilia y el populismo nacional-católico, muestra una y otra vez la condición populista de la obra de Roca Barea, con todos sus aspectos accesorios.



    Se trata de un populismo “histórico”, donde puede usar cualquier afirmación o cita como ladrillo que sirve para levantar el pedestal donde luego colocar “su” España. Eso es lo importante, y cualquiera que la niegue en base a criticar alguna de sus declaraciones, será un renegado, si es español, contra su patria, o un hispanófobo, si es extranjero. Es más, puede afirmar sin pestañear, que naciones notables de Europa solo son en tanto que contra España.



    Sin embargo, algunos han recibido como bálsamo esa “altura” de España, y más si aparece en un supuesto pedestal “histórico”. Tanta necesidad había de ver España en algún sitio alto, que nadie se para en ver el soportal de su elevación. Roca Barea les ha proporcionado una imagen de España que les sirve para contrastar con las “propagandas” infames del independentismo catalán.



    Qué importa si en el pedestal ha colocado un ladrillo como este: “Torquemada, comparado con Calvino, parece una mascota” (ese Calvino que controlaba la economía de Ginebra, sus ejércitos, y liquidaba a sus enemigos, matando a unos 500). Lo que importa a los elevadores de la elevadora de España es que “ante una frase así, podemos quedarnos satisfechos. No conocemos mejor a Calvino ni a Torquemada, ni a España ni a la Ginebra moderna, pero tenemos una expresión con la que nos sentimos reconfortados y a gusto en nuestro sentimiento de superioridad”. (p. 105) Ese ladrillo lo ha formado Roca Barea con todo su bagaje “populista intelectual”. Con Calvino, según “su” historia, nos asegura que “los destierros y la hoguera se convirtieron en un paisaje semanal”. Esta, nos dice el profesor Villacañas, “es una afirmación absolutamente monstruosa, escrita con la finalidad de apabullar al lector ingenuo” (p. 104). Así, ladrillo tras ladrillo, documento que “descubre” la verdad histórica de España, tras documento que descubre tal verdad (así lo afirman algunos elevadores de la elevadora). Documentos tan falsificados como la falsa donación de Constantino, pero ¿a quién le importa?, si con ellos se eleva la santa iglesia católica y España, ambas verdaderas por naturaleza.



    Otro ladrillo, muy querido y recurrente en la autora, es presentar a Lutero como un antiespañol esencial, promotor de la leyenda negra contra nuestra dorada nación. Vaya, que el bueno de Lutero, sumergido en las simas de su alma delante de Dios, realmente solo era alguien que tenía como objetivo único acabar con la idea gloriosa de Carlos V, y que sus señores alemanes, de los que era lacayo (por supuesto nadie es “lacayo” de Carlos V), pudieran robar la propiedad del emperador, que era lo mismo que robarle a España. Anacronismo puro, pero como ladrillo le vale. Que Carlos fuera emperador sobre el Sacro Imperio Germánico, con sus territorios, no hace que “España” sea la dueña de esos territorios, (tampoco lo era el emperador) y que si los pierde Carlos los pierde “España”. Eso es evidente, pero no se lo propongan a Roca Barea. Que incluso pondrá sonrisa populista y nos dirá que cómo se va a negar un hecho tan evidente: que Lutero era hispanófobo padre de la propaganda contra España, si están ahí las cifras de negocios de las imprentas que hicieron su agosto con ese afán de Lutero. ¿Cómo se puede afirmar algo así? Nos previene Villacañas, si de las más de tres mil obras de Lutero, “¿cuántos de esos libros fueron contra España? ¿Triunfaron las imprentas porque todos esos panfletos se dirigían a la lucha contra España?” (p. 95)



    “Obviamente no”. Pero el ladrillo ya está puesto, y no se puede quitar que todo se viene abajo, y se abaja España al suelo de la realidad. Sigue nuestro autor: “Así que Lutero no parece haber sido particularmente antiespañol. Pero lo más gracioso es que cuando analizamos de cerca la contribución de la propaganda reformada a la leyenda negra contra España, y recorremos las fuentes que cita Roca Barea, tenemos que son colecciones de grabados y panfletos gráficos todos los cuales se dirigen… ¡contra el papa! A no ser que la propaganda antipapal sea parte de la leyenda negra española, no entiendo el argumento. A no ser que España y el papa sean sustancialmente la misma cosa y el imperio español y el papado sean uña y carne, no podemos decir que Lutero, con sus miles de panfletos contra la curia, sea el principal forjador de la leyenda negra contra España”. (p. 96)



    Efectivamente, aunque Roca Barea dice una y otra vez que no es creyente, sí cree que la iglesia católica es santa de naturaleza. Las otras, protestantes, nacen para quedarse con los bienes de la romana, y para fastidiar a las naciones (o imperios) que la defienden. De ahí proceden todos los males de España, también en la actualidad. Y ante este modelo de “historia” mundial, si pones alguna pega, eres enemigo del progreso, del bien, y, por supuesto, de España.



    De su natural no es previsible que Roca Barea lea el libro del profesor Villacañas. De todos modos, si alguien le resume el final, donde nuestro autor explica las razones de su trabajo, lo previsible es que coja un berrinche, y si se lo exponen correctamente, puede que el berrinche torne soponcio. Pues precisamente lo que se afirma es que tanto populismo e infamia se da en el independentismo catalán (la gran excusa para elevar a la autora), como en el nacionalismo que defienden los que la usan como bandera. Vaya, que son una misma cosa; que, al quitarse el capirote, resulta que han hecho la misma procesión, con la misma cruz de guía. ¡Y ambos bandos nacen con identidad católica!



    “Desde luego, estas notas precipitadas sobre la relación saludable entre pasado, presente y futuro deberían haber llegado de algún modo a la conciencia de los historiadores y políticos catalanes, que han sumido a su país en una crisis sin precedentes que compromete su destino como nunca antes. Su visión falseada e idealizada del pasado ha producido la expectativa de una falsa idea de libertad como desvinculación absoluta de España y de su historia. Ahí todo brota también, como en Roca Barea, de una identificación absoluta con un pasado considerado eterno y esencial. Esa representación responde al deseo, no a la verdad de la realidad. Así que este libro de Roca Barea parece ciertamente la respuesta simétrica igual de fundamentalista, igual de ilusa e igual de falsa a esa comprensión y uso de la historia de muchos independentistas catalanes. En el ámbito de la historia, como se ve, lo contrario de una falsedad es una falsedad contraria, no la verdad. Aquí el libro de Roca Barea es sintomático de lo que en otro sitio he llamado el síndrome de la nación tardía [España habría comenzado como nación en la guerra contra Napoleón; antes es estado y corona “imperial”, pero no nación], que también padecen los independentistas catalanes, desde luego. Una nación tardía no tiene la seguridad de sí misma salvo si se eleva a absoluta. Aquí Torra y Roca Barea mantienen la misma actitud. Pero constituye un destino especial de la nación tardía española el tener que mimetizar las inseguridades de la nación tardía catalana y así verse obligada a responder a sus distorsiones con otras exageraciones. Hay mucho de síndrome de dualismo apocalíptico en esta disposición mental, pero poco sentido de las libertades concretas. En este contexto podemos ver la funcionalidad sintomática de Imperiofobia. Escandalizada porque no hubiera respuesta nacionalista española a los excesos del nacionalismo catalán, ha compensado esa ausencia con una obra que calma muchas inseguridades, genera fidelidades absolutas y atiende la conciencia desdichada de muchos de los que se veían peligrar como pueblo. De ahí su apelación a los estratos acomodados de la sociedad española, que han respondido con fervor. El libro les dice que su posición social no es gratuita, que su bienestar es el propio de una gran nación imperial, y de que ninguna elite de escritores funcionarios o pagados por la oligarquía catalana puede impugnar su lugar histórico bien conquistado. Pero yo me permito ver en todos esos espíritus la inquietud de la debilidad y la falta de seguridad y autoestima de quien en el fondo ignora su propia historia y está inseguro acerca de su legitimidad.



    Porque en lugar de mostrar con firmeza el carácter históricamente insano del independentismo catalán, Roca Barea se ha lanzado a una burda imitación, hasta configurar su propio absoluto. En lugar de denunciar con sobriedad su populismo intelectual, se ha entregado a producir otro populismo antipático, supremacista, prepotente, desconsiderado, incapaz de tomar distancia respecto de lo que es España, lo que es Cataluña y lo que es Europa”. (p. 256-257)



    Con este modelo en una parte y en la otra, lo “primero que sepultamos es la democracia, pues, como vimos, lo que buscan las visiones como la de Roca Barea es diferenciar amigo y enemigo, lo que es contrario al espíritu democrático. El coraje cívico implica valor para reconocer nuestras imperfecciones como comunidad política y, al mismo tiempo, el valor y la sobriedad para no sentirnos deprimidos por ellas y tener que generar entusiasmos postizos para ignorarlas, compensarlas y darnos ánimos. En realidad, el libro de Roca Barea carece de coraje en todas estas dimensiones y no es sino una autoexcitación desesperada. Se diría que temiera nuestra muerte como pueblo si dejara de golpearnos con su martillo. Esta agitación es completamente estéril y nos aleja de los retos reales que tiene nuestro país como comunidad social y política. Pues en efecto, toda esta falta de coraje testimonia la carencia más decisiva: el coraje de conocer.” (p. 258)



    La semana próxima, d. v., nos encontramos con la idea de comunidad en el catolicismo y en la Reforma. Fundamental.


     

     


    14
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    J.J.Menezo
    09/06/2019
    11:23 h
    13
     
    Señor Monjo, decía el ginebrino Rousseau, más cerca de Calvino que nosotros, sin ser nacionalcatólico: “la Reforma fue intolerante desde su cuna y sus autores se cuentan entre los grandes represores de la humanidad.” Y: “La intolerancia del Protestantismo con certeza no fue menor que la del catolicismo y ciertamente más reprobable”.
     
    Respondiendo a J.J.Menezo

    lugonso
    10/06/2019
    19:46 h
    14
     
    Efectivamente JJM, sólo hay que leer la Historia. Hay mucha poesía en torno a Lutero, Calvino etc. Cuando uno relee lo que Lutero escribió sobre los judíos se le abren a uno las carnes. O las guerras, revueltas y sangre vertida en guerras de religión, o contra los campesinos a quienes identifica con el demonio, etc. U obligar a que la religión del príncipe alemán de turno sea por ley la del pueblo (Cuius regio, eius religio). El saber debe ser neutral... o ya no es saber sino ideología.
     

    J.J.Menezo
    09/06/2019
    11:20 h
    12
     
    El profesor Monjo esgrime una cita de Roca Barea: “los destierros y la hoguera se convirtieron en un paisaje semanal”. Para luego argumentar con otra de Villacañas: “es una afirmación absolutamente monstruosa, escrita con la finalidad de apabullar al lector ingenuo”… Donde faltan los datos concretos. Y sin datos no hay historia.
     

    F. Ruiz de Pablos
    06/06/2019
    18:56 h
    11
     
    Por fin, un importante periódico de tirada nacional, y que se lee fuera de fronteras, desvela algunas de las abundantes falsedades que propala Elvira Roca Barea. Hay que agradecérselo a El País, que lo resalta en primera página. Y hay que agradecer al catedrático J. L. Villacañas, que en su Imperiofilia desmonte bastantes de los infundios de la temeraria e indocumentada autora. No es la primera vez que él hace esas manifestaciones. Otros colegas universitarios se han sumado.
     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    05/06/2019
    20:19 h
    9
     
    Entiendo mejor de qué va la cosa; gracias. Me recordaron la sorpresa que me causa la gran cantidad de youtubers españoles defensores de España que han salido últimamente. Sin sensiblerías, son conmovedores cuando evidencian el amor por su tierra. Es largo de explicar, pero, contra lo que afirma Ignatius (8), gracias a los protestantes españoles he aprendido a apreciar España. Que viva España, que España viva.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    Ignatius (de Loyola)
    05/06/2019
    22:11 h
    10
     
    Por alusiones: no pretendo que se me de la razón porque si. En uno de mis comentarios (que alguien calificó con un negativo) pedía que cada uno investigue. En cuanto al hecho de que usted haya llegado al aprecio a España gracias a los protestantes españoles, he de decirle que tal cosa demuestra que los milagros existen. Le pido de antemano disculpas por si esta ironía pudiera moléstale. En general le agradezco el tono amable, moderado y afectuoso de su comentario. Y afectuosamente me despido.
     

    Rojas
    05/06/2019
    04:35 h
    7
     
    No he leído a Villacañas, sí a Roca Barea. De momento, he visto una entrevista que le hizo un colombiano y en la que me pareció curiosa su formación-obsesión en y con el freudismo. Dice que España debiera someterse a un psicoanálisis. Pues si el caso fuera que España está enferma, como él desliza, el único que ganará es el psicoaanalista (y en metálico), porque no sé de curas con ese método o sus derivados. El hombre, además, debe gustar de Gibraltar en manos de quien está. Es raro pez abisal.
     

    Ignatius (de Loyola)
    04/06/2019
    08:13 h
    5
     
    Leo hoy en EL PAÍS que el sr Villañas es autor de artículos de referencia para cierta parte de “Podemos” partido al que ha dedicado algún libro....no hay más preguntas Señoría....
     
    Respondiendo a Ignatius (de Loyola)

    DanielHofkamp
    04/06/2019
    14:05 h
    6
     
    A la vista está que a usted lo que le preocupa es desprestigiar de acuerdo a sus criterios ideológicos, y no la solidez de los argumentos de Villacañas.
     
    Respondiendo a DanielHofkamp

    Ignatius (de Loyola)
    05/06/2019
    12:55 h
    8
     
    Eso de desprestigiar de acuerdo a su criterios ideológicos, en este digital lo bordan. En serio: estrictamente tiene usted razón. Pero qué quiere qué le diga, si me cuentan que la diabetes se cura con agua bendita, me dan pocas ganas ponerme a estudiar en profundidad el asunto. Si la fuente para contradecir a Roca Barea proviene de un sector social que básicamente desprecia todo lo español, de acuerdo, tengo que leerme el libro...pero va a ser no. Saludos cordiales.
     

    Esteban
    02/06/2019
    22:55 h
    3
     
    Desconozco hasta que punto la llamada leyenda negra de España es leyenda, pero no me cabe duda que el romanismo ha sido un lastre y una desgracia para ella.
     
    Respondiendo a Esteban

    Ignatius (de Loyola)
    03/06/2019
    14:49 h
    4
     
    Investigue. Ahora con internet está al alcance de quien quiera informarse y formarse. Y descubrirá, en relación a la leyenda negra, las mentiras, las medias verdades, las exageraciones y las tergiversaciones. Descubrirá que España es un país bastante normal; en algunos aspectos mejor que otras naciones y en otros peor. Descubrirá que Roma se lo debe todo (a España); que España hizo a Roma verdaderamente “católica”, universal. Roma, a cambio, trató a España como a una criada. Saludos.
     

    Ignatius (de Loyola)
    02/06/2019
    20:45 h
    2
     
    La verdad es que la realidad y sus análisis (y los de su idolatrado Villacañas) se parecen como un huevo a una castaña. Voy a acabar por comprarme el libro ese porque siempre me ha interesado eso del color con que se mira...
     

    JRMM
    02/06/2019
    09:24 h
    1
     
    Ex-ce-len-te
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Populismo nacionalcatólico independentista
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

    Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

     
    “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

    Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

     
    “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

    Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

     
    “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

    Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

    Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Judas Toda la Biblia: Judas

    Esta carta confronta el engaño y a los engañadores que estaban dentro de la iglesia.

     
    El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido

    Nos acercamos a las marchas profamilia en República Dominicana y la celebración del Foro Mundial del Trabajo en Filipinas.

     
    Toda la Biblia: 3ª Juan Toda la Biblia: 3ª Juan

    En el ministerio, la clave es servir, darnos a los demás.

     
    ‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia ‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia

    Unas mil personas atraviesan cada día la frontera cerca de Cúcuta. JUCUM y Operación Bendición han establecido un espacio para dar refugio y ayuda al caminante.

     
    El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid

    90 organizaciones provida estuvieron presentes en la reunión anual de la OEA. En Europa, una red de entidades cristianas trabajan juntas para luchar contra la trata.

     
    El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París

    La crisis de refugiados que salen de Venezuela es uno de los temas en esta nueva edición del programa.

     
    Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

    En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.