PUBLICIDAD
 
domingo, 26 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    21
     

    Génesis 1 y 2: ¿Dos relatos contradictorios?

    Un análisis detallado de estos relatos bíblicos revela que no son contradictorios, sino que pueden entenderse perfectamente como complementarios.

    CONCIENCIA AUTOR Antonio Cruz 26 DE FEBRERO DE 2017 09:30 h

    Está todavía de moda, en ciertos ambientes, decir que el primer capítulo de Génesis presenta un relato de la creación (Gn. 1-2:4a) (procedente de la fuente P o sacerdotal), mientras que el segundo capítulo recoge otro distinto e incluso contradictorio con el primero (Gn. 2:4b-25) (que provendría de la supuesta fuente J o yahvista). Tal disparidad de narraciones se emplea, entre otras cosas, como evidencia para negar la historicidad de Adán y Eva y, en general, la importancia de los primeros capítulos de la Biblia. Se señala, por ejemplo, que la fuente J del capítulo dos sería curiosamente la más antigua -unos trescientos años anterior a la sacerdotal del capítulo uno- y que el ambiente que describe no es un caos acuático, como en el primero, sino una tierra seca o esteparia. Tampoco el orden en que van apareciendo los seres creados sería el mismo ya que el ser humano surgiría antes que el resto de los animales. Y, en fin, que se utilizan muchos más antropomorfismos (o atribuciones a Dios de cualidades humanas) que en el capítulo primero. ¿Qué hay de cierto en estas afirmaciones de la crítica moderna? ¿Están de acuerdo hoy todos los especialistas?



    Esta creencia de los dos relatos contradictorios no es nueva ya que fue sugerida por primera vez a mediados del siglo XVIII, con los trabajos del médico francés Astruc, a quien se le considera como el “padre de la hipótesis documentaria”. Tal hipótesis, enriquecida posteriormente con las aportaciones de muchos autores más, se impuso durante los siglos XIX y hasta mediados del XX. La mayor parte de los exegetas académicos aceptaban que el Pentateuco era una recopilación realizada en el período del Segundo Templo a partir de diversos documentos o fuentes: una fuente era la J (yahvista), que empleaba el tetragrámaton, o las cuatro letras hebreas de Jehová (YHWH), desde el principio de la historia de la creación; otra fuente era E (elohista), según la cuál el nombre Jehová fue revelado primero a Moisés, y por ello, utiliza Elohim en todas las narraciones anteriores a la revelación de Dios a Moisés en el monte Horeb; la tercera fuente sería la P (de Priestly code o código sacerdotal), proveniente de círculos sacerdotales y que se negaba también a usar el nombre de Jehová antes de la generación de Moisés; y, por último, la fuente D, que comprendería la parte principal del libro de Deuteronomio. Esta hipótesis documentaria gozó de una posición de dominio absoluto en el mundo científico hasta los años 20 del pasado siglo.



    Sin embargo, a partir de 1924, empezaron a surgir algunas voces académicas discrepantes. A pesar de que el método analítico del texto bíblico parecía muy científico ya que se centraba en las repeticiones y duplicaciones, en contrastes y contradicciones, variaciones lingüísticas y estilísticas, así como en la disección casi microscópica de los versículos, lo cierto es que algunos empezaron a sospechar que quizás los resultados obtenidos bien podrían deberse a la manera subjetiva que tenían los investigadores de estudiar el texto y no a datos puramente objetivos. ¿Por qué no se abordaban los pasajes de la Escritura según las normas propias del antiguo Oriente y del pueblo de Israel, en vez de hacerlo mediante los criterios literarios y estéticos de nuestro tiempo? ¿No se podría llegar a resultados completamente diferentes si se profundizara en la cultura, costumbres e idiosincrasia del pueblo hebreo?



    La hipótesis documentaria se fundamenta principalmente en las porciones narrativas del Pentateuco y especialmente en el libro del Génesis. Sus argumentos se basan -tal como se ha apuntado- en el uso de diferentes nombres para referirse a Dios, variaciones del lenguaje y estilo, contradicciones y divergencias de criterios, duplicaciones y repeticiones, así como en señales de estructura compuesta en las secciones. Veamos cómo pueden explicarse tales hechos desde la mentalidad hebrea y no desde las propuestas modernas de la hipótesis documentaria.



    En primer lugar, está la cuestión de por qué en los cinco primeros libros de la Biblia se usan diferentes nombres para Dios. Unas veces aparece Jehová o Yahvé, otras Adonai o Señor, y también Elohim o Dios en general, a parte de El o de Sadday. Por ejemplo, en el primer capítulo de Génesis el nombre que se utiliza para nombrar a Dios es Elohim. Sin embargo, a partir del versículo cuatro del segundo capítulo se habla ya de Jehová Dios. ¿Indican tales nombres necesariamente que Génesis es una combinación de documentos procedentes de fuentes diferentes o existe otra mejor explicación?



    Es menester recalcar que tales variaciones de los nombres divinos no son accidentales, sino completamente deliberadas. En unos textos copiados tantísimas veces, este hecho no podía pasar desapercibido a nadie. El lenguaje del Pentateuco es siempre escrupulosamente exacto hasta en sus detalles más pequeños. Esto quiere decir que semejante cambio de nombres debía tener algún importante significado. ¿Cuál debía ser?



    Los hebreos usaban Elohim como el nombre común de Dios, tanto para referirse al Dios de Israel como a los dioses de los demás pueblos paganos. Sin embargo, el nombre de YHWH (Jehová o Yahvé) era un nombre propio y exclusivo del Dios de Israel. No sólo era Yahvé el creador del universo sino también quien los había escogido como su propio pueblo. Ningún judío ignoraba esto. De manera que cuando la Biblia dice: En el principio Elohim creó los cielos y la tierra” se refiere al Dios creador en general que podía ser adorado también por otros pueblos, no sólo por los hebreos. Pero cuando se emplea YHWH, como ocurre en el capítulo dos de Génesis, está expresando la concepción personal de la Deidad exclusiva de Israel. Y lo mismo suele ocurrir en los escritos proféticos, legales, poéticos y en la literatura sapiencial.



    De manera que, en todas las ramas de la literatura hebrea, cuando a Dios se le llama YHWH, se están tocando temas de contenido puramente israelita, en especial de carácter ético y personal (como cuando Dios trata con los individuos concretos), mientras que el uso de Elohim indica que se habla de asuntos que no son exclusivos de Israel sino de alcance universal, como la idea abstracta de la Deidad concebida como creador del universo físico, gobernante trascendente del mundo o fuente de la vida que existe fuera y por encima del cosmos físico. El autor de Génesis escogió cada nombre en función del contexto y de la intención pedagógica.



    En la historia del huerto de Edén se representa a Dios como el gobernante moral que impone ciertas obligaciones al hombre, que serán simbólicas de los preceptos rituales que más tarde se darán a Israel. El Tetragrámaton demanda responsabilidad personal al ser humano, por eso se resalta el aspecto personal del Dios que se relaciona con el hombre y las demás criaturas. La relación entre la creación y el huerto de Edén es similar a la que existe entre las dos partes del salmo 19. En la primera parte (1-6: Los cielos cuentan lo gloria de Dios), el poeta alaba a Dios como creador de la luz física y emplea el nombre El, mientras que en la segunda, lo alaba como la fuente de la luz moral de la Escritura, y para eso emplea YHWH.



    No hay razón para sorprenderse de que los nombres de Dios varíen en el Pentateuco. Lo extraño sería, más bien, que no cambiaran. No se trata de ninguna contradicción entre documentos diferentes, ni de una especie de amalgama de textos separados -como supone la hipótesis documentaria- sino que cada autor hebreo escribió así porque esto es lo que demandaba el significado primario de tales nombres y toda la tradición literaria del antiguo Oriente. Lo mismo puede decirse de las disparidades lingüísticas que pueden explicarse perfectamente por referencia a las reglas generales del lenguaje, a su estructura gramatical, a sus léxicos y a las convenciones literarias hebreas de los autores y no porque se trate de diferentes documentos.



    De la misma manera las supuestas diferencias en el asunto de las secciones pueden darse también en una obra homogénea y, a la vez, polifacética como es el Pentateuco que presenta temas desde diferentes perspectivas. Las duplicaciones y repeticiones siempre tienen una intención específica que se hace evidente en el texto y también las secciones aparentemente compuestas, en realidad, poseen una estrecha vinculación entre ellas. Pero no es necesario recurrir a la hipótesis documentaria para explicar todo esto, también puede hacerse apelando a la unidad de los primeros libros bíblicos.



    Un análisis más detallado de estos relatos bíblicos revela que no son contradictorios, ni mucho menos, sino que pueden entenderse perfectamente como complementarios. El autor va desde lo general hasta lo particular. La narración de Génesis dos no es, en contra de lo que habitualmente suele pensarse, un relato de creación. Dicha creación se resume aquí sólo en medio versículo: el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos (Gn. 2:4b). El autor no está hablando en estos textos sobre el origen del mundo sino acerca del origen del mal por causa del hombre. De manera que el capítulo dos está preparando el drama del pecado humano que estallará en el capítulo tres y trastocará toda la realidad creada.



    Si el primer capítulo de Génesis presenta una creación cronológica o siguiendo una secuencia temporal, el capítulo dos se sitúa en el presente de Adán. Dios aparece como el creador del mundo en el primer capítulo, mientras que en el segundo es más bien el Señor del pacto o de la alianza con Israel. El ambiente general o escenario global en el que se desarrolla todo el proceso creador del universo es distinto también del huerto del Edén, en el que se dan detalles concretos de la creación del ser humano, pero también de ríos, lugares y minerales. Y, por último, el primer capítulo se refiere a la creación de los animales, mientras en el segundo, Adán aparece nombrando a esos animales anteriormente creados por Dios.



    Quizás la única tensión significativa se encuentre en el siguiente versículo: Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre (Gn. 2:19). ¿Está diciendo este texto que Dios creó antes a Adán que a los animales? ¿Acaso no afirma el primer capítulo que el hombre fue la última creación? La confusión se debe a la mala traducción del verbo “formar”. No es que “Dios formó” sino que “Dios había formado” en pasado. Muchas traducciones de la Biblia repiten sistemáticamente este error. Sin embargo, existen dos versiones inglesas -la New International Version (NIV) y la English Standard Version (ESV)- que lo hacen correctamente.



    El prestigioso comentarista judío, Umberto Cassuto (1883-1951), gran rabino de la comunidad judía de Florencia, profesor de lengua y literatura hebrea en la Universidad de Florencia y catedrático de estudios bíblicos en la Universidad Hebrea de Jerusalén, rechazó la hipótesis documentaria y escribió al respecto: “… la explicación usual dada en los comentarios modernos, a saber, que tenemos aquí dos relatos contradictorios -en los que según uno las criaturas fueron creadas antes que el hombre, y según el otro, después de él- no es tan simple como parece a simple vista”. Y añade: "Por lo tanto, parece que en el pasaje que tenemos delante (…) debemos entender la creación de toda bestia del campo y toda ave de los cielos en un sentido similar al del crecimiento de los árboles en 2:8-9., a saber, que de todas las especies de bestias y criaturas voladoras que ya habían sido creadas y se extendían sobre la faz de la tierra y el firmamento, el Señor Dios formó ahora unas especies particulares con el fin de presentarlas ante el hombre en medio del Jardín”.1



    Es evidente que antes de que los textos bíblicos de Génesis fuesen escritos, había numerosas tradiciones relacionadas con el comienzo de la historia del mundo que probablemente procedían de diversos orígenes. No obstante, el autor del Pentateuco seleccionó sólo aquello que se ajustaba a sus propósitos. Lo purificó, ordenó e integró en un todo unificado. Le imprimió la impronta de su propio espíritu guiado por el Espíritu Santo. Este es el misterio de la interacción entre Dios y el autor humano inspirado. Y consiguió hacer del caos una armonía singular, una homogénea obra de arte eterna que todavía nos ilumina hoy. De ahí que sea imposible para el erudito moderno resolver el problema de las fuentes en que bebió el autor porque hay algo en lo que ningún investigador puede entrar: el enigma del alma del escritor bíblico y la inspiración divina que ilumina su obra literaria. Seguiremos tratando tales asuntos en los próximos trabajos.



     



    1 Umberto Cassutto, 1989, A Commentary on the Book of Genesis: Adam to Noah, Magnus Press, Jerusalem, p. 129.


     

     


    21
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    02/03/2017
    21:31 h
    15
     
    Antonio, no sé si será posible una explicación (o una especulación seriamente sustentada) de por qué muchos tratan de enseñar que Dios creó primero al hombre, luego a los animales y después a la mujer, basándose en Génesis 2, y se esfuerzan en ignorar Génesis 1, que menciona primero a los animales y luego al hombre. Es tanto el énfasis que la mayoría pasa por alto la contradicción más notable entre ambos relatos: Según Génesis 1, la creación tomó siete días, y, según Génesis 2, se hizo en uno.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    Mindundy
    03/03/2017
    15:04 h
    17
     
    Cierto Alfonso. Lo interesante hubiera sido que el autor abordase aspectos como los que ud. dice (y otros) que resultan contradictorios desde la visión literalista. El énfasis en lo de YHWH, Elhoim, etc. no es relevante como ya se ha apuntado.
     
    Respondiendo a Mindundy

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    03/03/2017
    22:30 h
    21
     
    Interesante, Mindundy (17), pero mi preocupación no es tanto lo contradictorio de la visión literalista, sino ver que las personas que han sido enseñadas así empiezan a cultivar una especie de soberbia o altivez religiosa. No desarrollan hambre por conocer a Dios (no, al menos, por influencia de esa enseñanza). Como se enseña, da la impresión de que la mujer y los animales fueron creados para servicio del hombre y no que la mujer es efectivamente el "enfrente" del hombre (gracias pastor Monroy).
     

    marco
    01/03/2017
    05:41 h
    8
     
    como ejemplo de controversia es correcto, pero como estudioso es malo esta expresión, es resaltar la cultura Semita desde este principio esto complica nuestra interpretación y de cualquier estudioso contemporáneo , lo correcto es aceptar la creación y el propósito del hombre en la tierra y la iniciación de la obra salvadora de Jesucristo desde este principio y como exegeta estudiar la cultura semita con muchas particularidades diferentes a cualquier cultura pasadas y presente
     

    Noemí
    27/02/2017
    19:36 h
    7
     
    Muchas gracias por sus artículos Sr. Cruz. Los aprecio mucho. Un saludo y bendiciones.
     

    TeoGraduado
    27/02/2017
    12:29 h
    6
     
    Este tema está manido, su refutación podría ser aceptable en un seminario conservador del siglo XIX (quizá a primera mitad del s.XX) pero no ahora, ni siquera en un conservadurismo actual. Ninguno de los críticos contemporáneos que aceptan la múltiple autoría usan ya este criterio de los nombres divinos, pues esto se desechó en los tiempos de "maria castaña".
     
    Respondiendo a TeoGraduado

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    02/03/2017
    20:51 h
    13
     
    Teograduado (6), saludos. Ya el autor advierte que esta teoría se sostuvo hasta mediados del siglo XX. La refutación tiene que ver con que está "todavía de moda, en ciertos ambientes". La intención de Antonio Cruz debe ser llegar a esos entornos. Debo decir que me parece algo injusto (pero muy humano, a mí seguro me ha ocurrido) que no te indigne la falta de rigor académico cuando la posición de los desprolijos (la de los que todavía sostienen esos argumentos) coincide con la tuya.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    03/03/2017
    21:35 h
    19
     
    Teograduado (18), saludos. Tengo la impresión, ya he visto algo parecido antes, de que "la moda" de la que habla Antonio Cruz no se da en institutos o seminarios sino en púlpitos (eso lo confirmaría el autor). No es común usar el término irónico "moda" en el mundo académico (que yo sepa). Sí lo he escuchado en púlpitos, quizás por lo poco apegado a la teoría (o a una actualizada) que puede llegar a ser ese espacio. En todo caso, la restricción ya había sido dada por el autor en el artículo.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    TeoGraduado
    03/03/2017
    15:20 h
    18
     
    Dificilmente encontrarás académicos que enseñen la teoría de fuentes basándose en el citerio de los nombres del Señor, así que no, por mi experiencia en distintos seminarios puedo decirle que NO ESTA DE MODA. Además la academia no se rige por la moda sino por el rigor científico que se apoya en distintas ramas de investigación. Sí resulta verdad que aún quedase alguna institución teológica anclada en esta teoría crítica decimonónica me causaría la misma indignación. Antonio no refuta nada aquí.
     

    Teoleaks
    27/02/2017
    12:14 h
    5
     
    mista, o sacerdotal y no sacerdotal. Sin embargo, la exégesis crítica mantiene la existencia de dos relatos de la creación. Parece que ud olvida o ignora el estado académico de la cuestión, y omite los resultados de la exégesis más reciente. Que haya dos relatos de la creación no implica que sean contradictorios, sino que tratan cuestiones teológicas diferentes, tampoco supone un descrédito ni a las Escrituras como Palabra de Dios, ni a su verdad teológica y existencial. No lo olvidemos.
     
    Respondiendo a Teoleaks

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    02/03/2017
    21:16 h
    14
     
    También es válido considerar lo contrario: Que la existencia de un estado académico de la cuestión de Génesis 1 y Génesis 2 no significa que hayan dos relatos distintos para la creación. Hay otras explicaciones de la existencia de los dos relatos paralelos. Por ejemplo que el primero se trata de una descripción generalizada de la creación, mientras que el segundo es una descripción específica de parte de la creación, la que corresponde al hombre, y la narración no es tan rígida en lo secuencial.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    03/03/2017
    22:02 h
    20
     
    Teoleaks (16), saludos. Entiendo mejor su punto y creo que tiene razón. Aunque, como dije a Teograduado, el artículo me dio la impresión de que el problema que cubre se encuentra en las iglesias y no en los seminarios. Hice el comentario (14) porque su conclusión da la impresión de ser definitiva y sé por el autor Josh McDowell que se han hallado relatos paralelos de un mismo evento en otras culturas de la misma época y lugar y nadie les atribuye doble origen. No es esa la única interpretación.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    Teoleaks
    03/03/2017
    12:03 h
    16
     
    No es esa la base de mi crítica. Al tratar de una cuestión académica se procede siempre cronológicamente y de manera completa. En mi opinión, lo adecuado aquí hubiera sido partir desde lo más reciente a lo más antiguo, pero también, hubiera sido posible lo contrario. Lo que en ningún caso es aceptable, desde un punto de vista académico, es cercenar parte de esa investigación, para que mi crítica tenga más fuerza, hay que incluir "todo" lo que la exégesis crítica dice para poder evaluarla
     

    Teoleaks
    27/02/2017
    12:08 h
    4
     
    Además el modelo historiográfico clásico del s. XIX, muy centrado en el estudio de las fuentes, ha experimentado una profunda transformación, así que la historiografía bíblica también, más atenta, por ejemplo, a la arqueología, la sociología o la antropología cultural. Así que las razones por las que la HD ya no tiene la aceptación de antes son varias, y esto desde la misma exégesis crítica. Por ejemplo, hoy se habla no de cuatro fuentes, sino de dos tradiciones principales, sacerdotal y deutero
     

    Teoleaks
    27/02/2017
    12:04 h
    3
     
    Sr Cruz, quizás lo primero que habría que poner de manifiesto es que las críticas a la hipótesis documentaria provienen de la misma exégesis crítica académica (presente en muchas universidades europeas, católicas, protestantes y laicas). Desde el último cuarto del s. XX y principios del XXI, la hipótesis documentaria está en revisión, y ello, por razones de "crítica literaria" y de "crítica de tradiciones".
     

    Will Graham
    26/02/2017
    20:16 h
    2
     
    Magnífico como siempre, mi querido hermano. Gracias por bendecirnos tanto. Un abrazo desde Andalucía, Will.
     

    flash
    26/02/2017
    04:29 h
    1
     
    Jehová o Yahvé no es lo mismo. El teólogo adventista Antolin Diestre Gil, respecto a esto escribe: “La expresión “Jehová” no significa nada. En ningún lugar de la Biblia se dice que Dios se llamará “Jehová”. En las Biblias protestantes siempre aparece la palabra “Jehová”, y no se trata de un error de la Biblia, sino de MANTENER una equivocación de traducción o de transliteración. (Manuel de controversia sobre los Testigos de jehová. Página 388. Editorial Clie. 1993). Continuo.
     
    Respondiendo a flash

    JRRiudoms
    02/03/2017
    16:05 h
    12
     
    #11 flash: Utilizando, en las ediciones contemporáneas,el tretragrama en su versión hebrea. Atentamente
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    JRRiudoms
    01/03/2017
    06:43 h
    10
     
    #1 flash: Espero la continuación de su comentario. Respecto a lo que dice el pastor Antolín Diestre, no acabo de entender lo que quiere decir, y el motivo de ello (a no ser que quiera desligitimar a los tdJ). Aunque fue pastor de la iglesia donde me congrego, no estoy de acuerdo con su opinión. Creo que es mejor traducir como Jehová antes que "el Señor"; aunque soy partidario de mantener la forma original, y que cada cual lo traduzca y lo translitere -si lo ve conveniente- como mejor lo vea. Dlb
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    flash
    02/03/2017
    00:36 h
    11
     
    Amigo JRRiudoms y ¿cual es la forma original? Las cosas claras como el agua. Saludos
     
    Respondiendo a flash

    JRRiudoms
    01/03/2017
    06:43 h
    9
     
    #1 flash: Espero la continuación de su comentario. Respecto a lo que dice el pastor Antolín Diestre, no acabo de entender lo que quiere decir, y el motivo de ello (a no ser que quiera desligitimar a los tdJ). Aunque fue pastor de la iglesia donde me congrego, no estoy de acuerdo con su opinión. Creo que es mejor traducir como Jehová antes que "el Señor"; aunque soy partidario de mantener la forma original, y que cada cual lo traduzca y lo translitere -si lo ve conveniente- como mejor lo vea. Dlb
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Génesis 1 y 2: ¿Dos relatos contradictorios?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.