PUBLICIDAD
 
miercoles, 20 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    Reparto equitativo

    Las personas tenemos una tendencia a creer que lo bueno proviene de nosotros y lo malo de los demás.

    EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín 08 DE MAYO DE 2016 10:10 h

    Por definición, consideramos un reparto equitativo cuando a cada una de las partes le toca exactamente lo que le corresponde, ni más ni menos. Da igual si lo que se reparten son caramelos o méritos. Se espera de un reparto equitativo que sea, simplemente, justo.



    Evidentemente hay “justicias” que son más obvias y fáciles de medir que otras. Por ejemplo, si volviendo al ejemplo comentado, lo que repartimos son caramelos, es difícil equivocarse. Se hace la división y punto. Pero cuando se trata de conceptos o ideas más abstractos, lógicamente, la cosa se complica y sobremanera.



    Pensemos, si no, en lo que sucede cuando intentamos repartir responsabilidades, culpas o porciones de éxito y fracaso. Eso ya no es tan fácil de medir y, por ello, es más probable caer en repartos no equitativos, que tanto nos molestan y tanto nos ofenden.



    En esto, sin embargo, merece la pena mencionar que, en general, todos decimos querer repartos equitativos. Solo estamos dispuestos a hacer la vista gorda en esa exigencia cuando la discriminación nos afecta positivamente a nosotros, claro, lo cual empieza y termina siendo absolutamente injusto y no equitativo para la otra parte. Con lo cual, concluimos que lo que nos interesa más no es tanto la equidad, como que el reparto nos convenga, evidentemente.



    De ahí que seamos, tan a menudo, terriblemente injustos a la hora de adjudicar y repartir. Tan profunda es la injusticia en nosotros, que muy a menudo ni siquiera somos conscientes de ello. Pensemos, por ejemplo, en el análisis y valoración que hacemos en ocasiones (muchas, diría yo) acerca de nuestras propias bondades, nuestros méritos, aquello de lo que nos atribuimos la autoría, frente a lo que adjudicamos a los demás, o a Dios mismo.



    Las personas tenemos una tendencia, por las razones que ya hemos mencionado líneas atrás, para creer que lo bueno proviene de nosotros y lo malo de los demás. Es esa ilusión que nos acompaña desde pequeños que pronto, desde nuestras primeras palabras, se concreta en un muy español e infantil “Yo no he sido”. Muchos, sin embargo, no abandonamos esto en la infancia, ni mucho menos lo dejamos atrás, sino que lo arrastramos a lo largo de los años para terminar viviendo afincados completamente en ello.



    Somos víctimas, pero no responsables y señalamos hacia fuera con nuestro índice, mientras corazón, anular y meñique siguen apuntando hacia nosotros.



    Por extensión, generalmente lo que hacemos bien es cosa nuestra, y lo que hacemos mal es cosa de la mala suerte, de la perniciosa influencia de los demás, de que somos víctimas, de nuevo… pero nos sigue costando mucho asumir nuestras propias responsabilidades. Claro que hay excepciones, personas que piensan al contrario, que son los responsables de todas las desgracias ajenas y propias, pero esta perspectiva catastrofista se aleja mucho también de la realidad y de la idea de justicia que comentamos aquí.



    Y son los menos, en comparación con los muchos que piensan, incluso de forma inconsciente, en la dirección contraria. La línea general de nuestra inclinación nos lleva más en la dirección de creernos protagonistas (que no es lo mismo que responsables), si es posible, y víctimas, si no hay opción de lo primero. El objetivo es salir siempre ganando, caiga quien caiga, siendo en esos casos, la justicia, verdaderamente lo de menos. Lo relevante es salir bien parados según nuestra propia opinión y proyectar hacia fuera lo que verdaderamente queremos que los demás vean.



    Ahora bien, si pretendemos ser justos, equitativos, no podemos saltarnos el “pequeño detalle” de girar la mirada a la referencia por excelencia de lo que significa la justicia. Dios es justo. Solo Él es verdaderamente justo. Y si queremos medir nuestras responsabilidades, habilidades, aptitudes, acciones o cualquier otra cosa, solo podremos ser honestos en sentido amplio considerando la referencia perfecta que Dios nos proporciona.



    Pero claro, ese análisis no gusta, porque es uno en el que siempre saldremos perdiendo. En esa comparativa uno descubre con dolor que nada de lo bueno que aparentemente hay en nosotros lo producimos en primera persona, sino que nos ha sido dado. Ahí nos vemos incapaces, inútiles, sin nada que ofrecer, con todo por agradecer. Y ello anula, elimina esa ilusión de grandiosidad y omnipotencia que a veces nos creamos de nosotros mismos.



    La gracia nos pone en nuestro verdadero lugar. Por eso para todos en general y para muchos de una manera particular resulta tan difícil aceptarla, porque incluye, compromete y obliga a una reconsideración de las propias fortalezas, para descubrir que no tenemos ninguna por nosotros mismos, sino que todo es un regalo. “¡Menudo reparto!”, dirán algunos.



    Lo que de malo hay en nosotros es fruto de nuestro pecado y lo que hay de bueno es fruto de la acción de Dios sobre nosotros y a través de nosotros. “¿Y qué ganamos nosotros en todo esto?” He ahí la cuestión… que nosotros no ganamos nada porque lo teníamos todo perdido. Quien está sumido en la oscuridad, como lo estamos nosotros, no tiene posibilidad de negociación ni de exigencia. Lo que se le da, a pesar de la herida al orgullo que eso produce, es de gracia y así ha de entenderse.



    El beneficio, sin embargo, está escondido en ese mismo gesto que va mucho más allá de la misericordia. Quien se acerca a la gracia desde la convicción de que no tiene nada que ofrecer, recibe el mayor regalo de todos: disponer, de forma inmerecida, pero ya justa a través de la justificación que Otro ha propiciado, de todas las maravillas, dones, regalos, posibilidades y perspectivas que Dios mismo, el justo, ofrece y que da generosamente, previa aceptación humilde de ese regalo inmenso. La explosión de generosidad a partir de la negación de uno mismo, en definitiva.



    Difícil camino, sin duda, pero es que no hay reparto verdaderamente justo a la luz de la justicia de Dios, si no se atraviesa ese valle oscuro que implica asumir quiénes somos, puro polvo, y quién es Él, pura gloria.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Reparto equitativo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: el valor de una adolescente Héroes: el valor de una adolescente

    Una reflexión sobre la historia de Eliseo y Naamán desde su inicio, desde la joven israelita que animó al funcionario sirio a buscar el favor del Dios de Israel.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.