PUBLICIDAD
 
sábado, 20 de julio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Reparto equitativo

Las personas tenemos una tendencia a creer que lo bueno proviene de nosotros y lo malo de los demás.

EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín 08 DE MAYO DE 2016 10:10 h

Por definición, consideramos un reparto equitativo cuando a cada una de las partes le toca exactamente lo que le corresponde, ni más ni menos. Da igual si lo que se reparten son caramelos o méritos. Se espera de un reparto equitativo que sea, simplemente, justo.



Evidentemente hay “justicias” que son más obvias y fáciles de medir que otras. Por ejemplo, si volviendo al ejemplo comentado, lo que repartimos son caramelos, es difícil equivocarse. Se hace la división y punto. Pero cuando se trata de conceptos o ideas más abstractos, lógicamente, la cosa se complica y sobremanera.



Pensemos, si no, en lo que sucede cuando intentamos repartir responsabilidades, culpas o porciones de éxito y fracaso. Eso ya no es tan fácil de medir y, por ello, es más probable caer en repartos no equitativos, que tanto nos molestan y tanto nos ofenden.



En esto, sin embargo, merece la pena mencionar que, en general, todos decimos querer repartos equitativos. Solo estamos dispuestos a hacer la vista gorda en esa exigencia cuando la discriminación nos afecta positivamente a nosotros, claro, lo cual empieza y termina siendo absolutamente injusto y no equitativo para la otra parte. Con lo cual, concluimos que lo que nos interesa más no es tanto la equidad, como que el reparto nos convenga, evidentemente.



De ahí que seamos, tan a menudo, terriblemente injustos a la hora de adjudicar y repartir. Tan profunda es la injusticia en nosotros, que muy a menudo ni siquiera somos conscientes de ello. Pensemos, por ejemplo, en el análisis y valoración que hacemos en ocasiones (muchas, diría yo) acerca de nuestras propias bondades, nuestros méritos, aquello de lo que nos atribuimos la autoría, frente a lo que adjudicamos a los demás, o a Dios mismo.



Las personas tenemos una tendencia, por las razones que ya hemos mencionado líneas atrás, para creer que lo bueno proviene de nosotros y lo malo de los demás. Es esa ilusión que nos acompaña desde pequeños que pronto, desde nuestras primeras palabras, se concreta en un muy español e infantil “Yo no he sido”. Muchos, sin embargo, no abandonamos esto en la infancia, ni mucho menos lo dejamos atrás, sino que lo arrastramos a lo largo de los años para terminar viviendo afincados completamente en ello.



Somos víctimas, pero no responsables y señalamos hacia fuera con nuestro índice, mientras corazón, anular y meñique siguen apuntando hacia nosotros.



Por extensión, generalmente lo que hacemos bien es cosa nuestra, y lo que hacemos mal es cosa de la mala suerte, de la perniciosa influencia de los demás, de que somos víctimas, de nuevo… pero nos sigue costando mucho asumir nuestras propias responsabilidades. Claro que hay excepciones, personas que piensan al contrario, que son los responsables de todas las desgracias ajenas y propias, pero esta perspectiva catastrofista se aleja mucho también de la realidad y de la idea de justicia que comentamos aquí.



Y son los menos, en comparación con los muchos que piensan, incluso de forma inconsciente, en la dirección contraria. La línea general de nuestra inclinación nos lleva más en la dirección de creernos protagonistas (que no es lo mismo que responsables), si es posible, y víctimas, si no hay opción de lo primero. El objetivo es salir siempre ganando, caiga quien caiga, siendo en esos casos, la justicia, verdaderamente lo de menos. Lo relevante es salir bien parados según nuestra propia opinión y proyectar hacia fuera lo que verdaderamente queremos que los demás vean.



Ahora bien, si pretendemos ser justos, equitativos, no podemos saltarnos el “pequeño detalle” de girar la mirada a la referencia por excelencia de lo que significa la justicia. Dios es justo. Solo Él es verdaderamente justo. Y si queremos medir nuestras responsabilidades, habilidades, aptitudes, acciones o cualquier otra cosa, solo podremos ser honestos en sentido amplio considerando la referencia perfecta que Dios nos proporciona.



Pero claro, ese análisis no gusta, porque es uno en el que siempre saldremos perdiendo. En esa comparativa uno descubre con dolor que nada de lo bueno que aparentemente hay en nosotros lo producimos en primera persona, sino que nos ha sido dado. Ahí nos vemos incapaces, inútiles, sin nada que ofrecer, con todo por agradecer. Y ello anula, elimina esa ilusión de grandiosidad y omnipotencia que a veces nos creamos de nosotros mismos.



La gracia nos pone en nuestro verdadero lugar. Por eso para todos en general y para muchos de una manera particular resulta tan difícil aceptarla, porque incluye, compromete y obliga a una reconsideración de las propias fortalezas, para descubrir que no tenemos ninguna por nosotros mismos, sino que todo es un regalo. “¡Menudo reparto!”, dirán algunos.



Lo que de malo hay en nosotros es fruto de nuestro pecado y lo que hay de bueno es fruto de la acción de Dios sobre nosotros y a través de nosotros. “¿Y qué ganamos nosotros en todo esto?” He ahí la cuestión… que nosotros no ganamos nada porque lo teníamos todo perdido. Quien está sumido en la oscuridad, como lo estamos nosotros, no tiene posibilidad de negociación ni de exigencia. Lo que se le da, a pesar de la herida al orgullo que eso produce, es de gracia y así ha de entenderse.



El beneficio, sin embargo, está escondido en ese mismo gesto que va mucho más allá de la misericordia. Quien se acerca a la gracia desde la convicción de que no tiene nada que ofrecer, recibe el mayor regalo de todos: disponer, de forma inmerecida, pero ya justa a través de la justificación que Otro ha propiciado, de todas las maravillas, dones, regalos, posibilidades y perspectivas que Dios mismo, el justo, ofrece y que da generosamente, previa aceptación humilde de ese regalo inmenso. La explosión de generosidad a partir de la negación de uno mismo, en definitiva.



Difícil camino, sin duda, pero es que no hay reparto verdaderamente justo a la luz de la justicia de Dios, si no se atraviesa ese valle oscuro que implica asumir quiénes somos, puro polvo, y quién es Él, pura gloria.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Reparto equitativo
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

 
“Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

 
“Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

 
“Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

 
“Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Judas Toda la Biblia: Judas

Esta carta confronta el engaño y a los engañadores que estaban dentro de la iglesia.

 
El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido

Nos acercamos a las marchas profamilia en República Dominicana y la celebración del Foro Mundial del Trabajo en Filipinas.

 
Toda la Biblia: 3ª Juan Toda la Biblia: 3ª Juan

En el ministerio, la clave es servir, darnos a los demás.

 
‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia ‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia

Unas mil personas atraviesan cada día la frontera cerca de Cúcuta. JUCUM y Operación Bendición han establecido un espacio para dar refugio y ayuda al caminante.

 
El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid

90 organizaciones provida estuvieron presentes en la reunión anual de la OEA. En Europa, una red de entidades cristianas trabajan juntas para luchar contra la trata.

 
El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París

La crisis de refugiados que salen de Venezuela es uno de los temas en esta nueva edición del programa.

 
Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.