PUBLICIDAD
 
viernes, 20 de septiembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Sobre la palabra dicha que no vuelve

La palabra dicha sigue siendo nuestro gran veneno: a nivel personal, interpersonal, familiar, social… también en la iglesia.

EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín 20 DE FEBRERO DE 2016 22:50 h
Foto: Unsplash

Asistimos estos días, ya casi meses, a las dificultades titánicas que nuestros aspirantes a dirigentes tienen para ponerse de acuerdo.



Sorprende, no sé si a todos por igual, que después de tantos días con sus noches correspondientes para la reflexión, no se haya podido llegar ni a un mínimo acuerdo, a algún punto que consiga “desatascar” una negociación que no parece llegar a ninguna parte.



La cuestión es que parece que seguimos donde estábamos, y a pesar de que sabemos que no estamos para dispendios, a veces pienso, no sin cierta frustración, que terminaremos yendo a anticipadas otra vez.



Lo que sí me pregunto casi todos los días es cuál es la razón de fondo para que no haya posibilidad de llegar a ningún punto de concierto. Inicialmente pudiera parecer que se trata de planteamientos ideológicos, pero me temo que no es así. Digo me temo porque, de ser así, supongo que sería algo más asumible para mí de lo que creo que verdaderamente hay en la base del asunto.



La realidad del día a día, con sus comunicados, sus noticias, sus tertulias y demás parafernalia nos dice que partidos con elementos en común muy claros no son capaces de acogerse a esos criterios de acuerdo, porque aunque lo que les une es mucho, algo les separa irremediablemente. Pero, ¿qué es ese algo?



Aún a riesgo de equivocarme y a pesar de que evito utilizar este espacio para hablar de temas políticos, porque no es mi tema y otros lo pueden hacer un millón de veces mejor que yo, en este caso lo haré con una hipótesis que no tiene que ver tanto con política como con cuestiones de comportamiento, que al fin y al cabo es en lo que yo me manejo.



Y es que, en general, dicho brusca, pero claramente, una de las verdaderas razones de fondo para no haber posibilidades de acuerdo (seguro que no es la única, pero creo que es una delas más importantes) es que se ha sido muy bocazas en general. Sí, sí, no me equivoco al usar el término.



Me reafirmo, porque así lo siento, pero más que por eso, que sería subjetivo, me reitero principalmente porque lo que vinimos contemplando durante la campaña electoral fue un cúmulo de despropósitos en ese sentido, por parte de casi todas las partes, valga la repetición, aunque reconozco que de unos más que de otros.



Verborrea sin medida, insultos, descalificación, ni un puntito de moderación en algunas ocasiones, un “cargar tintas” o, más bien, “escopetas” contra todo el que se pusiera delante, sin el más mínimo decoro o elegancia, que es lo mínimo que se le puede pedir a quien se presta a gobernar un país desde el sentido común.



Se ha sido faltón, por una parte y por ser finos, pero además tremendamente atrevido cuando cada uno hablaba como si no hubiera un mañana en el que las cosas pudieran salirles de forma imprevista, como así ha sido. Porque según los resultados, discúlpenme los que discrepen, creo que a nadie le han salido las cosas como quería y que nadie ha ganado las elecciones.



Y por tanto, cuando eso es así o se sospecha que será así, que es lo que intuíamos la mayoría (todos menos los propios candidatos, parece ser), no se puede ir tan “sobrado”, porque luego nos toca alimentarnos con nuestras propias palabras, que suelen indigestársenos, además.



Efectivamente, cuando estos días se pregunta a los políticos sobre sus acuerdos, su proceso de negociación, sus posicionamientos respecto a abstenciones, a posibles sesiones de investidura y demás asuntos afines, todos ellos terminan diciendo “¿Pero cómo vamos ahora a decir blanco, cuando toda la campaña hemos estado diciendo negro?”.



Pues efectivamente. Es que quizá hablar en términos de blanco o negro puede quedar muy contundente cuando uno quiere marcarse un órdago, pero la realidad va por cauces bien distintos y resulta que, miren por dónde, sorpresa para algunos, se mueve en grises.



Seguimos, entonces, metiendo la pata, que es el resumen de la cuestión. Lo cual, añadido a nuestra profunda dificultad para desdecirnos, pedir perdón, identificar errores o comportamientos inadecuados y demás, resulta en una cosa muy complicada. Pero no aprendemos.



Ya Salomón nos avisaba mucho en sus Proverbios acerca de las problemáticas de no poder o no saber contener nuestra lengua, nuestras palabras, y otros detrás de él, como Santiago, también lo decían desde las propias líneas de la Palabra, con Dios mismo, inmutable, respaldando los mismos principios a través de los tiempos.



Ese es el mismo Dios, por cierto, del que algunos listos y listas, o listas y listos (para no ofender a las feministas con el masculino genérico o con el orden de los factores), hacían mofa en estos días atrás con un “Padre nuestro” salido de todo orden. Porque seguimos siendo unos incontinentes verbales, porque ya no respetamos nada ni a nadie.



Porque no sé si quien leía ese “poema” se detuvo a pensar por un momento que habemos muchas mujeres cristianas en este país, le pese a ella o a quien le pese, que desde luego no podemos aplaudir el poco tacto y principalmente el poco respeto con el que se ha tratado esto. Y yo, que me declaro abierta a la libertad de expresión, me declaro aún más abierta al derecho que todos tenemos a ser respetados, lo cual entiendo como un bien superior.



Se podía haber hecho una declaración feminista “adaptando” un poema de Neruda, pero no. De lo que se trata es de lo que se trata, es decir, no tanto de lanzar un mensaje sino, de paso, atacar a quien quiero atacar, lo cual sospecho estaba, parapetado tras una intención puramente feminista, como primer objetivo de todos. Y si me equivoco, que me lo expliquen, pero francamente reconozco que me cuesta entender ciertas cosas a las alturas que estamos.



Se puede ser liberal sin ser faltones. Y me da igual que esto venga de la señora que leyó el “poema” o que provenga de un periódico satírico francés. A ver si empezamos a medirnos, para variar, y lo tomamos como costumbre de referencia. No solo porque luego pasan las cosas, sino principalmente porque la mesura sigue siendo virtud.



Estarán de acuerdo conmigo en que hay muchas formas y no todas son iguales, de manifestarse en contra de posicionamientos ideológicos, personales o religiosos. Pues a ver si empezamos a hacerlo y, además, bien, que no es tanto pedir.



La oportunidad perdida, la flecha lanzada y la palabra dicha… tres cosas que una vez puestas en marcha, son irreversibles. O difícilmente reparables sus daños. A no ser que nos hagamos crítica, que nos miremos en el espejo que nos dice a gritos cómo somos, que busquemos dónde estamos frente a nosotros y frente a los demás, que sopesemos qué clase de respeto nos tenemos unos a otros, si de boquilla o del que va en serio.



De la tolerancia intolerante ya hemos hablado otras veces. Y me da igual si se produce en el plano de las “artes”, de la ideología, de la política o en las cuestiones más de día a día entre nosotros. La palabra dicha sigue siendo nuestro gran veneno: a nivel personal, interpersonal, familiar, social… también en la iglesia.



Esto es lo que seguimos cociendo a fuego lento. Esto es lo que devora nuestras posibilidades de avance, bajo un disfraz de supuesta “autenticidad”. Esto será y es nuestra propia ruina, porque ya no respetamos ni a nada ni a nadie, e igual, cada uno en nuestros propios entornos, porque todos hacemos lo mismo.



Y ya que el mal que nos aqueja es igual, quizá nos lo tenemos que ir haciendo mirar a la luz del Espejo más grande de todos, el más certero, que es el criterio de Quien dicta los tiempos y las formas y Quien finalmente, si quienes creemos estamos en lo cierto y creo firmemente que sí, aunque desde el respeto a la discrepancia, tanto para los que creen como para los que no creen sopesará los actos y también, cómo no, las palabras.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Sobre la palabra dicha que no vuelve
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán

Beltrán analiza el mayor estudio científico realizado hasta la fecha, su metodología y conclusiones. Una entrevista de Julio Pérez (Onda Paz, El Tren de la Vida).

 
España, ante la ‘tormenta perfecta’ España, ante la ‘tormenta perfecta’

La crisis de investidura tras las elecciones nacionales, la amenaza de un Brexit duro y la sentencia del "procés" en septiembre colocan a España ante una "tormenta perfecta" social, política y económica, opina César Vidal.

 
“Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

 
Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

 
“Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

 
“Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

 
“Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
VÍDEOS Vídeos
 
El informativo #12: Por la vida y la familia en México El informativo #12: Por la vida y la familia en México

La actualidad evangélica desde México a la Unión Europea, donde se pone en marcha un proyecto pionero de estudio del cerebro.

 
El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca

Entre otros temas, viajamos a Hong Kong, donde se ha celebrado un congreso para promover la unidad de los cristianos chinos.

 
El informativo #10: Día mundial contra la trata El informativo #10: Día mundial contra la trata

Visitamos las excavaciones arqueológicas que revelan la ciudad bíblica de Gat. Un testimonio directo nos explica cómo los cristianos memorizan la Biblia en Corea del Norte.

 
El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años

Tras conocer algo más sobre la fe de los astronautas repasamos la actualidad visitando Brasil, Montreal, Taiwán y Jerusalén.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.