PUBLICIDAD
 
jueves, 17 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
12
 

El papado y España

Hoy sigue esa dominación, aunque como parte de su conservación se levante con voces diciendo que aquí están poco menos que perseguidos los siervos del papa.

REFORMA2 AUTOR Emilio Monjo 26 DE JULIO DE 2015 12:20 h
El ministro Rafael Catalá, jurando su cargo ante el crucifijo y la Biblia.

Muchas veces lo ha dicho y escrito nuestro grupo: la Inquisición española, con su pedagogía del miedo y su maquinaria destructora, no sólo acabó con nuestra Reforma en el XVI, sino también con las Españas que la hicieron posible. Luego ya no quedó ni la una ni la otra. Quedó otra España, la que han erigido como modelo de sierva papal, hasta el punto de no poder pensar a España sin su identidad de sierva del papado. Esa es la Historia de España que se ha enseñado, falseando o quitando su existencia de finales del XV y el XVI.



El papado ha pretendido, y tiene historiadores de todo pelaje para fabricar como historia esa pretensión, que la España de Trento y de la Contrarreforma no es sino el devenir natural de la esencia medieval que aquí se daba. Más aún, ese “progreso” ha podido tener estorbos, pero sigue hasta el presente. En no pocos episodios de la “historia” por el papado fabricada, esa “esencia medieval” ha sido el factor recurrente de regeneración y llamada a la acción. De modo especial se observa así en el XIX y durante la guerra civil del 36 y la posterior dictadura. La España, pues, que debe conservarse es la de la Contrarreforma.



La actuación de dominación papal sobre nuestra patria, es evidente, no ha tenido un único modelo o formato. Atentos, porque hoy sigue esa dominación, aunque como parte de su conservación se levante con voces diciendo que aquí están poco menos que perseguidos los siervos del papa. Propaganda. Pero se debe recordar que el modelo de dominación ha sido variable; eso sí, siempre con voces y caras en cualquier sector en conflicto. Es decir, y valga de nuevo el ejemplo del XIX, el papado tiene voces en una parte y la otra de las guerras civiles carlistas. Es cierto que en el bando carlista se notaba lo más rígido del papado: “por la Inquisición y el rey absoluto”, pero en el liberal igualmente estaban en las esferas de poder. Así que, misa con los cañones de un bando, y misa con los del otro; gane quien gane, gana.



No se olvide que la “liberal” Isabel II, regaló al papa Pío Nono la más rica de las tiaras como presente para la proclamación del dogma de la Inmaculada; y que en un momento sus soldados fueron enviados a defender los Estados Pontificios. Con su gobierno se formaliza el concordato de 1851. Así que misa en un lado y en el otro. Y el derramamiento de sangre que no cesa. Sin derramamiento de sangre no hay papado. Su dominio sobre una nación o pueblo requiere el poder y la presencia de la estética del mismo, como pedagogía del miedo, como modelo inquisitorial, aunque no exista formalmente el diabólico tribunal; y para eso, en muchos casos, es necesaria la guerra. Esto queda evidenciado en el transcurso del XIX, y confirmado en la guerra civil del 36.



Ante una situación así, era comprensible para algunos liberales que no vieran la manera de librarse del papado como “unidad” de la nación. Y no tuvieron discurso clarificador, no tuvieron quien les evangelizara. Aquí, pocos (una individualidad extraordinaria, pero individualidad, la de Usoz) con voz profética (digo “pocos”, porque siempre puede quedar alguna voz que no conozcamos), las misiones, misiones son. Y los “protestantes” de otras naciones, de otras naciones eran; con sus propios intereses en la política de la nuestra. No hubo voz profética que abarcara toda la casa, también la política. Así y todo, como el modelo ecuménico tardaría en aparecer en el papado, las fuerzas papistas actuaron con todo su poder contra las incipientes pisadas protestantes.



Tanto Donoso como Balmes (y otros), cada uno con sus matices, reclaman a los siervos del papa que sirvan. Y proponen lo que es modelo ya de antiguo jesuita: influir en la sociedad de modo indirecto, que a los obispos no se les vea, en todo caso, cuando haya que salir en alguna foto de triunfo. Se produjeron todo tipo de asociaciones laicas, para las escuelas, para los obreros, para los enfermos; todo impregnado de papado, pero sin que se vea a primera vista. Influir como la levadura en la masa: la levadura son los siervos más eficaces, las élites. A ellas hay que acudir y reconducir. Para ello, es evidente, no siempre puede valer el discurso anticuado; hay que actualizarse. El papado siempre se “actualiza” en su discurso; o al menos tiene alguna voz a la que poder recurrir como propaganda.



Un ejemplo de esto: la formación de la asociación nacional de propagandistas del papado (tiene otro nombre, pero éste vale; su ritual de ingreso es por mediación de la mediadora, ya saben). La creó, un pequeñísimo grupo al principio, en 1909, el sacerdote jesuita Ángel Ayala. Es jesuita su modelo, y hasta hoy nos llega. Su primer presidente el que llegó luego a cardenal, Ángel Herrera Oria. Crecieron con la dictadura de Primo de Rivera, y más con la de Franco. Su misión, de actuación en la masa de la sociedad para producir su servicio y sumisión al papado: que es, para ellos, su bien. Áreas principales tienen que ser las de los medios de comunicación; forman periódicos (el Ya del franquismo) y revistas; editan. Crean luego los centros de formación de nuevas élites que puedan gobernar con el discurso adecuado para que al papado nunca le quinten el trono. La BAC, Cáritas Española, Fundación Universitaria San Pablo CEU (=Centro de Estudios Universitarios). Propagandista del papado es el primer lehendakari del gobierno vasco en 1936, José Antonio Aguirre; propagandista es el artífice del concordato de 1953 (no se consideró vinculante el anterior), Alberto Martín-Artajo; propagandista del papado es el que formaliza los acuerdos vigentes con el Vaticano de 1979, Marcelino Oreja.



Propagandistas fueron unos que apoyaron el franquismo hasta el final (el “búnker”); propagandistas los que formaron los grupos de oposición y que favorecían el cambio democrático y la Transición. Blas Piñar, o José María Gil Robles, o Iñigo Cavero… Por aquello de la importancia de la información bien guiada (la buena, la que al final deja al papa en su trono), otro propagandista creó el famoso medio Cuadernos para el Diálogo. (Ya se han acoplado a la nueva época ecuménica y democrática del Vaticano II, con la que no debe perderse lo que siempre se tiene que conservar, el trono del papado.) Propagandistas del papado son los ejes fundadores de Alianza Popular (el actual Partido Popular); allí están en la fundación de Unión de Centro Democrático (que ganó las elecciones de 1977). Propagandistas del papado son ministros que tienen carteras de influencia notable, Educación, Justicia. Y, finalmente, todo un presidente es propagandista del papado, Leopoldo Calvo Sotelo, en 1981.



¿Y el Opus? Por ahí anda. Con su influencia, políticos y ministros, y centros de formación. Quieren lo mismo: el papado en el trono, pero no son lo mismo, ni mucho menos. Incluso en algún momento pueden sentirse en competencia porque su “mercado” es semejante: las élites, para con ellas gobernar al pueblo, la masa, en el buen camino, el de la sumisión al papa. Por supuesto con los medios y discursos adecuados.



¿Pero esto cambiará con el gobierno del Partido Socialista, no? No. Más de uno de los líderes de la oposición se formaron con profesores propagandistas o del Opus, o afines. Al final, como en el XIX, se aceptó que el papado es un elemento de “unidad”. Da lo mismo de qué opción política, seas; lo importante es la virgen, el santo y la procesión. El Partido Socialista fue un apoyo fundamental para la conservación del papado en España. Cómo habrá sido la inculturación de religiosidad “tradicional”, que hoy se ve como un espanto el que responsables de ayuntamientos fruto de las últimas elecciones, no inicien su mandato con la misa o ritual papal.



Con estos mimbres no debe extrañar el extraño texto de nuestra Constitución, donde al presentar al Estado aconfesional, se mencione la colaboración con la Iglesia Católica. Al papado le interesa esta Constitución. Si no, vean su reacción, cuando en 2009 el gobierno socialista pretendió modificar la Ley de Libertad Religiosa. Cayeron encima, y cayeron algunos que pretendían su modificación. Pero ya se oye el ruido de su caída. Que el papado ya tiene los días contados. Que viene la libertad. ¿Por mediación de los evangélicos? Quizás cuando se salgan de la manifestación pro papado, pro sus valores, y despierten; o sin ellos. No sé, pero el papado se cae.



Lo mejor es siempre la fuerza de la palabra que viene de la Palabra. Aquí se ha pretendido no pocas veces “salvar” al papado por su influencia en la Transición, y su postura (no de todos formalmente, pero sí) a favor de la democracia. De manera que decir: “el papado (¿por qué no pones “catolicismo”?, papado confunde menos) fue fundamental para la Transición”, en vez de presentar la proposición como favorable al papado, debemos decir: “la Transición fue fundamental para el papado, para que siga en el trono.” Lo mismo con otros episodios. Las guerras carlistas, con todo su derramamiento de sangre entre hermanos, fue fundamental para el papado. La guerra civil del 36, con todo su derramamiento de sangre entre hermanos, fue fundamental para el papado, para quedarse en el trono. La dictadura de Franco fue fundamental para el papado, para seguir en el trono. La Transición fue fundamental para el papado, para seguir en el trono. Y sigue…



Y nosotros seguiremos, d. v., la próxima semana, mostrando las caras, voces y pescuezos, que tantos tiene, la que desde el principio se sentó con su trasero en el trono que el juicio de Dios le colocó. Muchas cabezas, caras, voces, pescuezos, pero un solo trasero; y ya lo quitan del trono.


 

 


12
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Fernando Rico
01/08/2015
11:39 h
12
 
Ikari, lo que determina de distinciones sactaristas propiamente no lo digo yo, aunque así lo confirmo, Pablo advierte del levantamiento de un evangelio distinto. Galatas.1.8-9 y lo cual hace referencia a la cizaña que los falsos conversos habían sembrado, de que no solo por la fe se era salvo sino que igual había que cumplir lo ordenado en la ley del Sacerdocio levitico, el propósito era sacar a JESUCRISTO de la fe que en El corresponde y así vino a cumplirse en la institución de la trinidad.
 

Fernando Rico
30/07/2015
13:55 h
8
 
Emilio se espera la caída de papado y asi de la religión católica para que el mal en el mundo se acabe, pero déjeme decirle que antes que existiera el uno y la otra, ya el otro evangelio, el evangelio maldito del que advierte el Apóstol ya estaba en acción, y sólo faltaba que el que le estorbaba, en este caso JESUCRISTO, fuera sacado del lugar santo en que corresponde y en su lugar levantada la apostasía, la abominación desoladora la cual se halla presente en la omisa trinidad. 2 Tesa. 2.1-12.
 
Respondiendo a Fernando Rico

ikari
30/07/2015
23:11 h
11
 
¡¡Que desgraciada la vida de aquellos que por la obra de fe y de caridad que la Iglesia realiza en todo el mundo, pueden conocer a un Dios Padre Misericordioso y que los ama!! Que Dios se vale de herramientas imperfectas seguir la historia de la salvación es bien cierta hermano, como así tambien que el mal en el mundo no acabará sino hasta el día en el que Dios separe el trigo de la cizaña, esa es la enseñanza que no hace distinciones sectaristas hermano. Que Dios ilumine su corazón.
 

domingo
29/07/2015
18:33 h
6
 
Quisiera saber que evidencias arrojan las ciencias sociales y las que el autor puede poner en nuestras manos para suponer que el presente de España hubiese sido mejor a la de los paises escandinavos por ejemplo, donde la descristianización ha llegado a niveles dramáticos sus sociedades ¿porque este fenomeno? ¿podemos llamar triunfo del cristianismo a ésto? ¿Puede el historiador envidiar este presente y reprochar a la historia católica española no haber dado espacios a ello?
 
Respondiendo a domingo

EZEQUIEL JOB
30/07/2015
17:48 h
9
 
Estimado domingo (6), Max Weber ha demostrado que donde ha florecido el protestantismo, esos países son mucho mejores que España, ya que en esos países hay mayor honestidad, ciencia, tecnología, cultura, desarrollo humano, etc. Basta ver de donde son los premios Nobel, o en donde ha nacido la Cruz Roja, cual es el origen de las ideas de libertad, en donde hay mayor transparencia, etc. Pero si ahora hay descristianización no es por culpa del protestantismo, sino porque se han apartado del mismo.
 
Respondiendo a EZEQUIEL JOB

domingo
30/07/2015
20:46 h
10
 
Desde la visual cristiana el verdadero desarrollo no puede limitarse al campo del bienestar material solamente, ni se puede hablar de honestidad cuando son sociedades se caracterizan por un alto grado de descomposición social y moral, consecuencias que trae consigo el acelerado proceso de secularización que viven. Debe ademas considerar que la grave crisis economica mundial, parte de los paises que han abrazado el protestantismo. Entiendo su postura, pero si lo ampliamos es otra cosa.
 

Juan 2 Alvarez
29/07/2015
08:56 h
4
 
Lc. 24:45-49} Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis i
 

EZEQUIEL JOB
29/07/2015
00:47 h
3
 
En el catolicismo el feligrés espera del cura que le dé "palabra",lamentablemente en el "protestantismo" ocurre lo mismo, donde los feligreses esperan "palabra de Dios" de un "líder", "ungido", "pastor", "profeta",etc. Mientras que en el Cristianismo cada uno lee La Biblia, por mandato del Señor Jesús (Jn5:39), y la aplica a su vida personal, comprobando que todo lo que recibe esté de acorde a La Biblia (Hech17:11),y practica los mandatos del Señor Jesús (Mat28:19-20).Dos ya son Iglesia(Mat18:20
 

ikari
27/07/2015
18:55 h
2
 
Aún no me queda claro a que modelo de reforma a que Monjo quiere llevar ¿al modelo preotestante-secularista norte-europeo? ¿o al modelo neopentecostal supersticioso, masificante y de la prosperidad latinoamericana? Monjo, ¿cual es el modelo a seguir en España? ¿Que modelo el protestantismo puede poner como "ejemplar" y levantarlo por bandera? En España teneis libertad de seguir con vuestra "fallida" reforma, donde llorar por los infortunios pasados no es justamente lo que necesitan.
 
Respondiendo a ikari

JRRiudoms
29/07/2015
09:04 h
5
 
#2: Dudo que alguien quiera levantar la bandera de un "modelo protestante" como usted parece insinuar. Personalmente, quisiera que se nos dejara actuar con libertad, sin cortapisas burocráticas y sin los ataques que frecuentemente estamos padeciendo desde distintas direcciones. Sr. Ikari: ¿A qué "fallida" reforma se refiere? ¿De qué lloros por los "infortunios pasados" nos está escupiendo? ¿Se refiere a los "logros" de la Inquisición o a los de la Cruzada nacionalcatolica del dictador Franco?
 
Respondiendo a JRRiudoms

ikari
29/07/2015
19:30 h
7
 
Vd utiliza algunos terminos inadecuados para una sana discusión. Lo escrito por mi está claro. Si la historia pasada no nos ha de abrir nuevos horizontes ¿para que hacer historia?
 

EZEQUIEL JOB
26/07/2015
07:43 h
1
 
En América Latina se enseña que La Biblia es un mandato y revelación personal, que cada persona debe leer y cumplir, mientras que en España no se han sacudido del "clericalismo" Católico, y todo lo esperan de un "púlpito", "ungido","profeta","maestro","líder","pastor", teniendo La Biblia en sus manos, esperan que "otro" les revele "palabra de Dios".Hacen mas vida de "Iglesia" que "vida personal" cumpliendo los mandatos del Señor Jesús (Mat28:19-20).No entienden que dos ya son "Iglesia"(Mat18:20)
 



 
 
ESTAS EN: - - - El papado y España
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.