PUBLICIDAD
 
viernes, 15 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    (Ciencia y fe: dos caminos para llegar a la verdad
    2
     

    Georges Lemaître: 80 aniversario de la Teoría del Big Bang

    Aunque el modelo cosmológico propuesto por G. Lemaître ha cambiado en gran medida, no así las ideas de fondo: su modo de relacionar ciencia y fe continúa vigente.
    TUBO DE ENSAYO AUTOR Grupo F&C 18 DE DICIEMBRE DE 2011

    Georges Lemaîtrenació en Charleroi (Bélgica) en 1894, en el seno de una familia cristiana. Era el mayor de cuatro hermanos. Su padre había estudiado Derecho en la Universidad Católica de Lovaina (UCL) y tenía una fábrica de vidrio. Desde que era niño, tuvo muy clara su doble vocación: quería ser científico y sacerdote. Comenzó la carrera de Ingeniería de Minas en Lovaina, pero sus estudios se vieron interrumpidos al estallar la primera guerra mundial, en la que participó como artillero. Al acabar el conflicto bélico, volvió a las aulas, pero no para continuar los estudios de ingeniería, sino para seguir el segundo ciclo de Física y Matemáticas. A su término, ingresó en el seminario de Malinas y en 1923 recibió las órdenes sagradas.[i]

    Su condición de sacerdote no fue un obstáculo para continuar con su carrera científica, y pidió ser admitido como estudiante investigador en astronomía en en la Universidad de Cambdrige para el curso 1923-1924. Allí fue alumno de Arthur Eddington, que le enseñó a conjugar la astronomía con la teoría de la relatividad. El curso siguiente lo pasó entre la Universidad de Harvardy el Instituto Tecnológico de Massachusetts(MIT).

    EL BIG BANG: UNA HISTORIA DEL UNIVERSO
    Concluido el curso 1924-25, regresó a Bélgica para incorporarse como profesor a la UCL, gracias a una carta de recomendación de Eddington. A finales de 1926 terminó la tesis doctoral que había comenzado en el MIT y, en 1927, publicó un trabajo en los Anales de la Sociedad Científica de Bruselas, en el que daba solución a las ecuaciones de la teoría de la relatividad general de Einstein, proponiendo un universo en expansión.

    Pero fue en 1931 cuando llegó a la hipótesis del átomo primitivo (conocida hoy como teoría del big bang). Se trataba de un modelo cosmológico que dotaba de historia y dinamismo al universo: todo comenzaba en un punto en el que el universo entraba en expansión y el espacio se «llenaba» con los productos de la desintegración del átomo primitivo, desintegración semejante a las desintegraciones de las sustancias radiactivas, que dieron lugar a la materia, al espacio y al tiempo, tal como hoy los conocemos.

    Empleó el resto de su vida científica en la búsqueda de pruebas experimentales que avalaran su teoría. Sin embargo, no son los rayos cósmicos los que nos hacen llegar el eco de la gran explosión, como él creía, sino una radiación cósmica de fondo que captaron Penzias y Wilson en 1965, unos meses antes de que Lemaître muriera.

    La carrera científica de Lemaître fue muy intensa, y supo hacerla compatible con una intensa vida cristiana: desde joven había cultivado un profundo trato con Dios, que continuó siendo sacerdote. A ello también contribuyó la Fraternidad sacerdotal de los Amigos de Jesús, fundada por el cardenal Mercier, a la que él pertenecía. Tampoco sus frecuentes viajes fueron un problema para su labor de almas: atendió a los feligreses de las parroquias donde se alojaba, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos; en Lovaina fue capellán de una residencia de estudiantes; en 1960 fue nombrado presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias, etcétera.

    Georges Lemaître no fue una estrella doble: no fue un sacerdote que se dedicó a la ciencia, ni un científico que se hizo sacerdote. Fue, desde el principio, las dos cosas.

    EINSTEIN Y LEMAÎTRE
    Su idea del cosmos en expansión no gustó a la comunidad científica, pues casi todas las teorías sobre el movimiento celeste defendían la concepción de un universo inmutable y eterno. El mismo Einstein se irritó al conocer los trabajos de Lemaître: no le cabía en la cabeza un universo en evolución.

    Si la expansión del universo fue mal acogida, peor reacción provocó la idea de que el mundo podía tener un comienzo. No se discutía si la hipótesis del átomo primitivo era una intuición física o más bien una teoría rigurosamente elaborada: se la rechazaba frontalmente. Muchos científicos, especialmente Einstein, la encontraron demasiado audaz, incluso tendenciosa: Lemaître se convirtió en sospechoso para los científicos, pues pensaban que intentaba introducir en la ciencia la creación divina.

    Sin embargo, él no pretendía “explotar” la ciencia en beneficio de la religión. Como él mismo explicaba “estaba firmemente convencido de que ambas tienen caminos diferentes para llegar a la verdad”. Lemaître dejó clara la autonomía de la ciencia con respecto a la fe en el caso de la hipótesis del átomo primitivo cuando declaró que, “desde un punto de vista físico, todo sucedía como si el cero teórico fuera realmente un comienzo; saber si era verdaderamente un comienzo o más bien una creación, algo que empieza a partir de la nada, es una cuestión filosófica que no puede ser resuelta por consideraciones físicas o astronómicas”.

    Este testimonio manifestaba que, en su opinión, la narración de la creación hecha en el Génesis no puede interpretarse literalmente. Sabemos que es un relato poético, que utiliza un lenguaje mitológico para mostrar una realidad. Pero aquí el término mitológico no es sinónimo de mentira o falsedad, sino más bien un modo de expresar ciertas verdades trascendentes de modo inteligible; en ocasiones, es el único modo de “explicar” lo inefable.

    Por otro lado, tampoco basaba su fe en los resultados científicos: “No se puede reducir a Dios a una hipótesis científica [...] Si Dios permanece escondido no es porque no exista, sino porque no se identifica con el mundo y porque respeta nuestra libertad”.

    ¿A QUÉ DISTANCIA SITUAR LA CIENCIA DE LA FE?
    Lemaître intentó explicar a sus colegas que “el científico debe mantenerse a igual distancia de dos actitudes extremas. La una, que le haría considerar los dos aspectos de su vida como dos compartimentos cuidadosamente aislados de donde sacaría, según las circunstancias, su ciencia o su fe. La otra, que le llevaría a mezclar y confundir inconsiderada e irreverentemente lo que debe permanecer separado”.

    Además, era consciente de que su condición de creyente no suponía una traba para sus investigaciones científicas: “El científico cristiano [...] tiene los mismos medios que su colega no creyente. También tiene la misma libertad de espíritu [...]. Sabe que todo ha sido hecho por Dios, pero sabe también que Dios no sustituye a sus criaturas. [...] La revelación divina no nos ha enseñado lo que éramos capaces de descubrir por nosotros mismos, al menos cuando esas verdades naturales no son indispensables para comprender la verdad sobrenatural. Por tanto, el científico cristiano va hacia adelante libremente, con la seguridad de que su investigación no puede entrar en conflicto con su fe”.

    En su argumentación, Lemaître iba más allá al señalar que “incluso quizá tiene una cierta ventaja sobre su colega no creyente; en efecto, ambos se esfuerzan por descifrar la múltiple complejidad de la naturaleza en la que se encuentran superpuestas y confundidas las diversas etapas de la larga evolución del mundo, pero el creyente tiene la ventaja de saber que el enigma tiene solución, que la escritura subyacente es al fin y al cabo la obra de un Ser inteligente y que, por tanto, el problema que plantea la naturaleza puede ser resuelto y su dificultad está sin duda proporcionada a la capacidad presente y futura de la humanidad”.

    Y concluye asegurado que “probablemente esto no le proporcionará nuevos recursos para su investigación, pero contribuirá a fomentar en él ese sano optimismo sin el cual no se puede mantener durante largo tiempo un esfuerzo sostenido. En cierto sentido, el científico prescinde de su fe en su trabajo, no porque esa fe pudiera entorpecer su investigación, sino porque no se relaciona directamente con su actividad científica”.

    LAS CLAVES DEL DIÁLOGO
    Los aparentes conflictos entre científicos y teólogos no radican tanto en los argumentos que esgrimen unos y otros, sino en la actitud que ambos deben adoptar ante las cuestiones que plantea la otra parte. El teólogo que escucha las conclusiones del conocimiento científico está en mejores condiciones de dar razón de su fe, y el científico que conoce la articulación de la fe tiene los horizontes del conocimiento mucho más despejados. La fe y el saber a todos conciernen, pues desde el hombre más racionalista hasta el más fideísta, conjugan certezas e incertidumbres.

    A veces, el diálogo entre ciencia y fe se ve oscurecido por la desconfianza en el valor del conocimiento humano. Sin duda, nuestro conocimiento es limitado; pero eso no significa que nunca podamos estar seguros de nada. Algunos piensan que la ciencia sólo proporciona modelos siempre sujetos a cambios, sin llegar nunca a conclusiones verdaderas. Otros consideran a la ciencia como el conocimiento más fiable que poseemos, porque sus teorías pueden someterse a control experimental y a demostraciones que son independientes de las creencias personales. Sin duda, la ciencia no puede resolver todos los problemas, pero esto nada tiene que ver con rebajar los verdaderos logros científicos y la capacidad racional que los hace posibles: la ciencia es un camino privilegiado para buscar y encontrar la verdad.

    Albert Einstein y Georges Lemaître terminaron siendo amigos. No sólo porque el físico alemán reconociera finalmente la expansión del universo, sino porque a ambos les movía el mismo afán: la búsqueda de la verdad. No perdieron nunca el frescor juvenil de preguntar sin cesar a la naturaleza por sus secretos. El amor a la verdad, a la resolución del gran enigma del universo, era para ellos un ideal fortísimo. Por todo ello, Einstein se despojó de sus prejuicios y pasó de abogado litigioso a juez ecuánime. Lemaître, por su parte, supo equilibrar en los platillos de la balanza la ciencia y la fe, evitando todo concordismo.

    NACIMIENTO DE LA CIENCIA MODERNA
    Lemaître es un científico paradigmático, pero no un caso aislado. A lo largo de la historia nos encontramos con sabios que han sabido compaginar ciencia y fe. Personajes como Filopón, un alejandrino que entre los siglos V y VI intuyó la posibilidad del movimiento en el vacío y describió el lanzamiento de los objetos en virtud a un «ímpetus»que pasaba de la mano a la piedra. Esta idea sobrevivió desde la Antigüedad hasta la Edad Media y fue recogida en el siglo XIV por Buridan, de la Universidad de París, siendo el germen de una física anti-aristotélica. Dos siglos más tarde, apareció la teoría heliocéntrica propuesta por el clérigo polaco Copérnico, que inspiraría a científicos de la talla de Kepler, Galileo o Newton.

    La lista sería muy larga. Y es que no podemos olvidar que la ciencia moderna nació en Occidente: en una Europa cimentada en una matriz cultural cristiana, cuyos moradores consideraban todo como producto de un Creador sumamente racional, que hizo al hombre participe de la inteligencia divina y capaz de conocer el mundo. Solamente esa experiencia comunitaria y esa convicción pudieron producir una línea de pensamiento, un clima de confianza intelectual y de optimismo, que dio lugar a la empresa científica.


    Autores: Eduardo Riazaes licenciado en Ciencias Físicas. Desde 1984 enseña Física y Química en el Colegio Retamar(Pozuelo, Madrid), donde actualmente es Jefe del Departamento de Física. Es autor de la única biografía de Lemaître publicada en España La historia del comienzoy mantiene el blog Georges Lemaître, Padre del big bang.
    Pablo de Felipe es doctor en Bioquímica y Biología Molecular, presidente de Cristianos en Ciencias y profesor de Ciencia y Fe en la Facultad de TeologíaSEUT (El Escorial, Madrid).



    [i]Este artículo fue publicado con el título “Ciencia y fe: dos caminos para llegar a la verdad”. Palabra 578:58-62 (septiembre 2011).
     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Padre Elías
    20/12/2011
    20:39 h
    2
     
    Era sacerdote católico romano, cómo les cuesta en este boletín reconocer la verdad.
     

    francisco Pedraza
    20/12/2011
    09:10 h
    1
     
    Cristiano evangélico lemoitre? Porque la biblia dice que no hay otro nombre bajo el cielo dada a los hombres en quien podamos ser salvos,solamente en cristo nada mas. Porque llamarle a alguien cristiano que realmente no lo es? Por que un sacerdote católico tiene otros medios para llegar al cielo,totalmente diferente a lo que enseña la Palabra de Dios...
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Georges Lemaître: 80 aniversario de la Teoría del Big Bang
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Toda la Biblia: Filipenses Toda la Biblia: Filipenses

    Desde la cárcel, Pablo habla más que en ninguna otra carta de la alegría.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.