PUBLICIDAD
 
viernes, 21 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Juan Antonio Monroy
     

    Menéndez y Pelayo: La historia de los heterodoxos españoles

    Fue absolutamente fiel a la Iglesia católica, con una fidelidad sin condiciones. Así lo refleja el párrafo final que escribe en el tomo primero de los Heterodoxos Españoles.

    EL PUNTO EN LA PALABRA AUTOR Juan Antonio Monroy 13 DE ABRIL DE 2018 09:55 h

    En Santander, balcón por el que Castilla se asoma al Cantábrico, que es un mar unido con todos los mares, ciudad de inteligencia viva, nació un frío 3 de noviembre de 1856 Marcelino Menéndez y Pelayo. Perteneció a una generación de sabios que elevó España a las cumbres del pensamiento. En esta generación destacaron hombres como el fisiólogo e histólogo Ramón y Cajal, el bacteriólogo Fernán y Clúa, el también fisiólogo Gómez Ocaña, el catedrático de lengua árabe Ribera y Tarragó y otros más. Menéndez y Pelayo está considerado, aún hoy, como un ser excepcional en la literatura española, un fenómeno, un sabio.



    Hizo el bachillerato en su ciudad natal. Cursó estudios de filosofía en Barcelona, Madrid y Valladolid. Tras viajar por varios países europeos, en 1878 fue nombrado catedrático de literatura en la Universidad de Madrid, cargo que ejerció hasta 1898. Ingresó en la Real Academia Española en 1881, en la de Historia al año siguiente. En sus coqueteos con la política fue nombrado diputado conservador por Mallorca en 1884 y senador por la Universidad de Oviedo en 1892. Desde esa fecha ejerció en Madrid como director de la Biblioteca Nacional. Se decía de él que conocía el lugar exacto del millón de libros en la Biblioteca. Su más autorizado biógrafo, Miguel Artigas, Director de la “Biblioteca Menéndez Pelayo” en Santander, describe así su muerte: “En la casa paterna de Santander, tan llena de recuerdos y memorias de su niñez, frente al jardín de sus juegos infantiles, cerró los ojos a la luz al caer la tarde del 19 de mayo de 1912. Sólo para coger el crucifico soltó la pluma”.



    Dicen que su última frase fue: “Lástima tener que morir ahora, faltándome tanto que trabajar”.



    Tenía entonces 56 años. La muerte fue consecuencia de problemas hepáticos. Unamuno dijo que la debilidad de Menéndez y Pelayo era el alcohol. Otros autores confirman este juicio.



    A lo largo de su vida sólo pensó en el trabajo. No llegó a contraer matrimonio. Se sabe que estuvo a punto de casarse con su prima Concha, pero este propósito no llegó a feliz término. Vivió y murió soltero. “Su muerte fue una pérdida irreparable para la cultura española”, escribe Agustín del Saz. Era un auténtico devorador de libros. Sus juegos infantiles consistían en la lectura. Leía todo cuanto caía en sus manos. De joven circulaba entre sus compañeros la leyenda de que Marcelino se pasaba las noches en vela leyendo. Instalado en la Biblioteca Nacional era fama que leía a la vez dos páginas de un mismo libro, una con cada ojo, conservando además memoria fiel de la página y la línea en que se hallaba tal o cual sentencia. En los libros adivinó el medio poderoso capaz de franquearle todos los caminos de la sabiduría. Llegó a poseer una biblioteca con 45.000 volúmenes.



    Menéndez y Pelayo fue absolutamente fiel a la Iglesia católica, con una fidelidad sin condiciones. Desde entonces España no ha producido otro escritor secular tan obediente a las directrices de esa Iglesia.



    Su pensamiento patriótico giraba en torno a la idea de que la unidad que había convertido a España en un gran Estado fue fundamentalmente la Iglesia católica. Por consecuencia argumentaba que no se podía ser buen español sin ser buen católico. Según su propia expresión, fue católico a machamartillo. “Católico sincero, sin ambages ni restricciones mentales”, proclamaba.



    Miguel Artigas cuenta que el año 1881 se celebró con gran lujo de discursos el centenario de Calderón de la Barca. Acudieron intelectuales de muchos países. Habían hablado ya varios oradores de todo menos de Calderón. Menéndez y Pelayo, que entonces era un joven de 25 años, pidió la palabra y pronunció un brindis que armó revuelo entre los asistentes y que luego circularía por toda España. Dijo: “Brindo por lo que nadie ha brindado hasta ahora: por las grandes ideas que fueron alma e inspiración de los poemas calderonianos. En primer lugar, por la fe católica, apostólica y romana, que en siete siglos de lucha nos hizo reconquistar el patrio suelo. Por la fe católica, que es el substratum, la esencia, lo más grande y lo más hermoso de nuestra teología, de nuestra literatura y de nuestro arte”.



    De su fidelidad inquebrantable a la Iglesia católica da fe el párrafo final que escribe en el tomo primero de los Heterodoxos Españoles, fechado en Santander el 9 de diciembre de 1876: “Como en este artículo y en algunas de las cartas anteriores he tratado puntos enlazados con el dogma –dice- y quizá por mi escaso saber teológico se haya deslizado alguna expresión inexacta, concluyo….sometiendo todas y cada una de mis frases a la corrección de nuestra Santa Madre la Iglesia Católica, en cuyo seno vivo y quiero morir”.



    La inconcebible capacidad de trabajo que tenía Menéndez y Pelayo produjo una obra ingente, que llena la historiografía literaria del país a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Imposible sería reseñar aquí todas las publicaciones debidas a la inagotable pluma del inmortal polígrafo. Sólo la bibliografía que recoge el ya citado Miguel Artigas en su libro LA VIDA Y LA OBRA DE MENÉNDEZ Y PELAYO sobrepasa el número de 250 trabajos. Yo poseo en mi biblioteca 65 gruesos tomos, publicados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas en 1946. De estos, ocho tomos corresponden a la HISTORIA DE LOS HETERODOXOS ESPAÑOLES.



    Es esta una obra apasionada y apasionante. Enrique Sánchez Reyes afirma que Menéndez y Pelayo continúa y continuará siendo por mucho tiempo el autor de los Heterodoxos. Es su obra más conocida. Aunque el primer tomo aparece cuando el autor santanderino tiene 26 años, la inició a los 20.



    HISTORIA DE LOS HETERODOXOS ESPAÑOLES es la mejor, la más completa, la más documentada obra que existe sobre el protestantismo español. En ningún otro lugar como en ella hallará el historiador de hoy una fuente más amplia y más fiable. Dice el autor que para escribirla hubo de recorrer las principales bibliotecas y archivos de España y de los países que fueron teatro de las escenas que describe. Desde los erasmistas españoles en el tercer volumen de la obra hasta la Constitución de 1876, primera que contempla la libertad religiosa, en el último tomo, el octavo, la obra es de sumo interés para conocer el pensamiento parcial de su autor y el camino que, a lo largo de cuatro siglos, anduvieron insignes figuras del protestantismo español hasta alcanzar la meta fijada por la Constitución de 1978, que hizo posible la transición a la libertad y al reconocimiento de los derechos de los protestantes, tan denostados incluso en las miles de páginas que componen la HISTORIA DE LOS HETERODOXOS ESPAÑOLES.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Menéndez y Pelayo: La historia de los heterodoxos españoles
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Zacarías Toda la Biblia: Zacarías

    Lo más importante en la vida no son los logros que podamos conseguir, sino que sepamos disfrutar del camino.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.