PUBLICIDAD
 
miercoles, 24 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

“Sainte Marie-Madeleine”, por Henri Lacordaire

Desde el origen de la humanidad, los hombres han interpretado los acontecimientos caprichosamente, según sus gustos y su pensamiento. Esto ha dado lugar a la función de los mitos.

EL PUNTO EN LA PALABRA AUTOR Juan Antonio Monroy 07 DE SEPTIEMBRE DE 2017 23:50 h

“Sainte Marie-Madeleine”, por Henri Lacordaire, Librairie Poussielgue-Rusand, París, Francia, 1860, 250 páginas. (El material empleado en la redacción de este artículo ha sido traducido del francés por el autor del mismo).



Presento al autor: Henri Lacordaire nació en Francia el 12 de mayo de 1802 y murió en el mismo país el 22 de noviembre de 1861.



Una crisis espiritual de juventud, de la que no dio muchas explicaciones, le llevó a París. En la capital dejó sus estudios de Derecho e ingresó en un seminario católico. Fue ordenado sacerdote en 1827. Llegó a conseguir una fama tan grande que el Arzobispo de París le ofreció el púlpito. Así nacieron las “Conferencias de Notre Dame”, que honran la elocuencia de su autor hasta el día de hoy. En 1838 se trasladó a Roma, donde tomó el hábito de la Orden de los Dominicos. De regreso a Francia muchas ciudades del país oyeron su palabra elocuente, conmovedora y entusiasta. Fue poeta exquisito y elegante y autor de varios libros, entre ellos la vida de María Magdalena.



Como biblicista, Lacordaire me ha defraudado. Me cuesta creer que, tal como hacen autores modernos, este sabio hombre, versado en la Biblia, llegara a escribir que la mujer anónima que aparece en el capítulo siete de Lucas en el curso de una fiesta ofrecida por un tal Simón fariseo, donde ungió los pies de Jesús con perfume, y María de Magdala, a la que el Señor sanó de una enfermedad demoníaca, fueran una sola persona. También lo dice de María de Betania, hermana de Marta y de Lázaro. ¿Cómo puede desfigurar la historia con tal impunidad? Para el escritor y poeta francés la Magdalena era María de Betania y la mujer de Lucas 7.



Añade: a los turistas que visitan Betania se les dice: “Allí estaba la casa de Lázaro, de Marta y de María Magdalena” (página 59).



Lacordaire da rienda suelta a su imaginación en la interpretación de los Evangelios. Amparándose en Juan 19:25 dice que en la vida de Jesús había tres Marías. Su propia madre, la mujer de Cleofás y “María de Betania, o sea, María Magdalena” (página 96).



Se le calienta la cabeza al autor francés. Un refrán español dice que no corre el que más camina, sino el que más imagina. En ese sentido, la imaginación de Lacordaire es imparable. Su poder imaginativo lo aparta de la realidad bíblica. Con su reconocida elocuencia convencía en sus tiempos, y más convencía al que no estudiaba, al que no comprobaba.



Haciendo de la imaginación la madre de su capricho literario, Lacordaire escribe este largo y medio falso párrafo: “María, llamada Magdalena, de Magdala, en la Galilea, era una de las mujeres que siguieron a Jesús y le servían. Algunos intérpretes (¿cuáles?) piensan que su conversión tuvo lugar en Magdala… María Magdalena, arrepentida de sus errores y durante el intervalo que no seguía a Jesús, regresó a Betania, cerca de su hermano y de su hermana; la tradición afirma que vivía en una casa separada de la que habitaban Lázaro y Marta” (página 98).



¡Ya ha escrito el señor Lacordaire otro Evangelio! ¿En qué capítulo, en qué versículos de los cuatro Evangelios canónicos que tenemos en el Nuevo Testamento se hallan tales disparates? Se suponía que el escritor y poeta francés estaba componiendo una biografía de María Magdalena, no una invención novelera estilo “El Código Da Vinci”.



Siguen las disparatadas interpretaciones del sacerdote católico: Dice San Juan en su Evangelio: “seis días antes de la Pascua vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él. Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume” (Juan 12:1-3).



Por su elevada categoría intelectual Lacordaire sabría que interpretar no es un capricho de la mente. Interpretar es ajustarse a la verdad de los hechos, sin distorsionarlos ni debatirse en la trinchera del embrollo. Desde el origen de la humanidad, los hombres han interpretado los acontecimientos caprichosamente, según sus gustos y su pensamiento. Esto ha dado lugar a la función de los mitos.



Teniendo el Evangelio de Juan abierto, el mismo que ahora tengo yo, Lacordaire escribe: “La cena tuvo lugar el sábado por la noche. No se celebró en la casa de Lázaro ni en ninguna habitada por las dos hermanas, sino en cada de Simón el leproso…. Magdalena toma un vaso de alabastro, como la primera vez, y entra en el comedor… Rompe el alabastro que tenía en sus manos y derrama su contenido a los pies de Jesús, porque entendía que todo estaba consumado. Luego enjugó los pies de Jesús con sus cabellos” (páginas 105-106).



Tres objeciones a este discurso del escritor francés.



Una: Esta cena no tuvo lugar en casa de Simón el leproso, sino en la que ocupaban los tres hermanos. El apóstol Juan sitúa los hechos cronológicamente y afirma el lugar: Betania, casa de Marta, María y Lázaro.



Dos: María de Betania no era, en absoluto, María de Magdala. Dos mujeres distintas y muy diferentes.



Tres: La mujer que rompe el frasco de alabastro no era la misma que lo hizo en otra ocasión, la que el evangelista Lucas, en su capítulo 7, sitúa en casa de un tal Simón fariseo.



En otras páginas del libro, 70, 78, 85, 86, 90, 93, Lacordaire insiste, equivocadamente, en identificar a María de Betania con la mujer anónima a la que el médico y evangelista Lucas presenta en el capítulo 7 de su Evangelio.



Después de tantas reflexiones descabelladas, Lacordaire escribe, eso sí, con un prosa rica, dos bellos capítulos sobre la presencia de María Magdalena ante la cruz y en el huerto donde ve a Jesús resucitado.



Tras la persecución desatada contra los cristianos por judíos y romanos después de la muerte de Cristo, muchos seguidores del Maestro abandonan Israel y emigran a otras tierras. Como lo hacen otros autores que escriben en torno a María Magdalena, también Lacordaire la sitúa en la Provenza francesa, donde dice que llega en una barca junto a sus hermanos Lázaro, Marta y dos discípulos del Maestro, Tróphime y Maximin (página 146). Todos ellos se dedican a proclamar el Evangelio por aquellas tierras: Tróphime en Avignon, Maximin en Aix, antigua capital de la Provenza. Lázaro en Marsella, famoso puerto del Mediterráneo, donde arribó la barca. En cuanto a María, la más pequeña de los tres hermanos, identificada falsamente por Lacordaire como María Magdalena, terminó sus días instalada en una cueva de la Santa Baume, en plena montaña, a unos 20 kilómetros de Marsella. Dice Lacordaire que Maximin estuvo presente en su muerte y sepultura. “Dios –añade el autor francés- pensó en María Magdalena y en aquella montaña le preparó un asilo exprés” (página 165).



Me resulta difícil entender cómo un hombre inteligente, teólogo, conferenciante de fama, estudioso de la Biblia, tal fue Lacordaire, puede decir que María de Betania, María Magdalena y la mujer que aparece en Lucas 7, eran, en realidad, la misma persona. El jesuita Baldino Kipper, quien fuera profesor de Teología y en Lenguas Bíblicas en Brasil, dice en el cuarto tomo de Enciclopedia de la Biblia que es imposible identificar a María Magdalena con la mujer en Lucas 7. En cuanto a María de Betania, Kipper añade que cuando Lucas menciona a las dos “no indica absolutamente ni insinúa lo más mínimo que sea idénticas” (páginas 135-136).



Queda todo dicho.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - “Sainte Marie-Madeleine”, por Henri Lacordaire
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.