PUBLICIDAD
 
martes, 30 de mayo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Torrents
     

    Ciudades que (no) existen

    La Biblia está repleta de referencias a la ciudad, ya sea entendida como pequeños asentamientos fortificados o como grandes megalópolis, pero en cualquier caso nos reta a llevar a la práctica nuestra actitud en y hacia la ciudad en la que vivimos.

    PREFERIRíA NO HACERLO AUTOR Jordi Torrents 13 DE MAYO DE 2016 09:10 h
    ciudad, eeuu Foto: Ana Asensio

    Cuentan los habitantes de Yakutsk, en Siberia, que la suya es la ciudad más fría del mundo, ya que conviven con mercurio que se congela, hierro que se rompe y termómetros que han llegado a casi 90 grados bajo cero. Los libios de Al Azizya, en cambio, presumen ―que sí, que reivindican ese "honor", en disputa térmica con el Valle de la Muerte californiano― de estar en la más calurosa, mientras los 10.000 cumpleaños celebrados por Jericó le otorgan el título de la más antigua. Pero lo que ninguno de sus habitantes sabe es que, en realidad, esas ciudades no existen, ya que nunca han llegado a ser ciudades, estando siempre en un proceso de destrucción y construcción, de cambio constante.



    Como cristianos, y partiendo de la libertad que nos ha regalado Jesús, también vivimos en un cambio constante. Nuestra necesidad no es la de refundar (como las ciudades, que siguen existiendo aunque se destruyan del todo, tal como les pasó a lugares como Roma o Berlín), y sí la de una renovación constante, necesaria, constructiva. No se trata de transformar esa muralla que se cae a cachos, asfaltar unas calles o redecorar el trazado de una avenida; con eso, con cambios formales, transformamos el aspecto de la ciudad, pero lo que verdaderamente cuenta ―ojo, esta frase les sonará a libro de autoayuda barata. Y tienen razón― es nuestro interior, allí donde anida el pecado, allí donde convivimos, y luchamos, con nuestro monstruo particular.



     



    México. / Agencia EFE



    En Colosenses se nos invita a andar en Jesucristo "arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias". Y el Salmo 27 nos recuerda que la gran ciudad de nuestra existencia es Dios: "Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?". El control no lo tenemos nosotros, es suyo. La verdad absoluta, también. Pero Dios es organizado y el gran pastor de pastores, por lo que reparte dones y responsabilidades, así como el mandato de velar, de estar siempre alertas a las necesidades. Todo eso edifica nuestra particular ciudad. Todo eso debe servir para reconstruir las grietas que, como en toda urbe, provocan la nostalgia, la identidad que se tambalea, o las antiguas épocas de esplendor que quizá una guerra o un huracán hayan difuminado. El escritor Ítalo Calvino nos recordaba que tanto las realidades como las fantasías de toda ciudad sólo pueden cobrar forma a través de la escritura. Una escritura que debe nutrirse, claro, de nuestras acciones.



    Hace unos días conversaba con un vecino que, ante cualquier situación, se autodefine como alternativo, como una especie de azote para el sistema: presumía de haber iniciado una "campaña" ―palabra textual― para "reivindicar la llegada a España de refugiados que tan mal lo están pasando, los pobres" ―también palabras suyas, con ese deje entre bravucón y paternalista. Una campaña, claro, centrada en las redes sociales y plagada de fotos de catálogo ―algunas, usadas sin permiso y, por tanto, robadas, le insinué. Le invité a colaborar en un proyecto que mi iglesia local lleva a cabo entre personas en situación de pobreza energética, familias que en pleno 2016 viven en pisos ocupados ―en una ciudad con miles de viviendas vacías, por cierto― y sin agua. Se les ofrece la posibilidad de ducharse, lavar la ropa, merendar, compartir conversación y, en el caso de los niños, hacer los deberes o crear mundos nuevos alrededor de un balón, una mesa de juegos o libros repletos de cuentos la mar de chulos. "¿Pero son refugiados?", preguntó el convecino. Pues, técnicamente, no. Sólo son familias (extranjeras en el 90% de los casos, mayoritariamente de Marruecos) sin recursos, menospreciadas por un sistema que todo lo compra, todo lo vende y todo lo engulle. "Pero no son refugiados", insistió. Huelga decir que nuestra conversación terminó allí, y con mi amabilidad y tacto habitual ―bueno no, en realidad soy muy torpe para convencer a nadie― le conminé a dar un vistazo a su alrededor.



    La Biblia está repleta de referencias a la ciudad, ya sea entendida como pequeños asentamientos fortificados o como grandes megalópolis, pero en cualquier caso nos reta a llevar a la práctica nuestra actitud ―que debe existir, que la podemos mostrar como nos dé la gana en las redes― en y hacia la ciudad en la que vivimos. En la ciudad es donde se polarizan las desigualdades, donde la riqueza y la pobreza parecen yuxtaponerse por capas que dejan espacios entre ellas para que no se toquen. Cuando ejercemos de turistas ―todos lo somos, no disimulen― tendemos a visitar centros históricos, catedrales muy majas y tiendas que, si puede ser, no recuerden a las de nuestra ciudad.



     



    Argleton.



    Hace pocos años alguien pareció dar con una ciudad perfecta. Un pueblecillo, más bien, pero perfecto. Se llamaba Argleton, uno de esos puntos bucólicos de la campiña inglesa, en el condado de Lancashire (sé que este último dato no aporta demasiado, pero britaniza mucho más el momento). El responsable de márqueting de la universidad Edge Hill, Roy Bayfield, descubrió que en Google Maps aparecía un pueblo donde todo era bonito: ofertas de trabajo por encima de la media, grupos de aficionados al senderismo o profesionales bien valorados que se dedicaban a la fisioterapia o a la restauración de muebles antiguos. Bayfield decidió visitar Argleton, pero se encontró con un inmenso prado. Muy verde. Muy bonito. Muy vacuno. Pero un inmenso prado. Argleton era una ciudad fantasma que sólo aparecía en Google Maps; su no existencia se debe, precisamente, a que en el fondo todas las urbes son como las ciudades invisibles de las que hablaba Calvino (ojo, sigo refiriéndome a Ítalo), verdaderos límites borrosos entre la memoria y la imaginación. Bayfield declaró en el Daily Telegraph, en 2009, que "esperaba encontrar un universo alternativo, como Narnia. Estaba fascinado con la idea de encontrar una ciudad inexistente e incluso había pensado en tener una existencia paralela en Argleton". 



    Alguien inventó y "colgó" esa ciudad, sí, y los buscadores virtuales se limitaron a hacer el resto, adjudicando a Argleton actividades comerciales que, en realidad, pertenecían a otras zonas cercanas. Google, el gran hermano que todo lo sabe, se limitó a hablar de un "error". Estoy seguro que si tecleamos Argleton y la buscamos en Google todavía llegaríamos a encontrar a alguien con el rostro de mi vecino colgando en Facebook una foto de niños harapientos con el texto "Refugees, Argleton is waiting for you".



     



    Muros entre ricos y pobres


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Ciudades que (no) existen
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    G. Amarilla: la política como lugar de misión G. Amarilla: la política como lugar de misión

    Entrevista al diputado uruguayo de fe evangélica Gerardo Amarilla, ex Presidente de la Cámara de Representantes, sobre su visión y experiencia en la vida pública.

     
    La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal) La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal)

    Análisis de César Vidal de la visita de Donald Trump a Arabia Saudí, Israel, Estado Vaticano y Unión Europea. Una visita en que "Trump ha traicionado una de sus principales promesas electorales".

     
    Nagai, blues-rock del Génesis a los evangelios

    Conversamos con el compositor gallego sobre su nuevo disco, diez nuevas canciones presentadas bajo el título de "II".

     
    ¿99?: Dios tiene la última palabra

    Jaime Fernández recoge en este libro las razones más habituales por las que las personas abandonan la iglesia y nos invita a reflexionar y actuar.

     
    Solución en Venezuela vía Luther King (C. Vidal)

    "Ni el chavismo es el castrismo, ni la salida a la crisis actual es la violencia" dice César Vidal, que analiza el laberinto social actual y las posibles vías de salida.

     
    Gary Wilkerson, ponente del 8º Congreso Evangélico

    El hijo de David Wilkerson preside un ministerio mundial de evangelismo y ayuda al necesitado, World Challenge. Wilkerson habla de la Reforma, el movimiento pentecostal y los desafíos que la iglesia enfrenta en el mundo actual.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    FOTOS Fotos
     
    Sellos para conmemorar la Reforma Sellos para conmemorar la Reforma

    Lituania, Namibia, Brasil, Benín e incluso Polonia, entre otros, han lanzado sellos conmemorativos del 500º Aniversario de la Reforma. España, no.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #60: palabras de vida eterna 3MJ #60: palabras de vida eterna

    Lo que la Biblia dice es más importante que lo que ciertas personas tengan que decir, sin importar su éxito o supuesta relevancia.

     

     
    8ª causa: la dignidad del ser humano 8ª causa: la dignidad del ser humano

    Una de las consecuencias de la Reforma protestante fue recuperar la dignidad intrínseca del ser humano, desde su concepción hasta su muerte, más allá de cualquier circunstancia o apariencia.

     
    ¡No me gusta mi cuerpo! ¡No me gusta mi cuerpo!

    El verano ya casi está aquí y empieza el agobio con nuestra apariencia. ¿No será que nos dejamos llevar por lo que otros dicen que es bonito?

     

     
    Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura

    "Mi agradecimiento por la aportación de la Reforma protestante en estos 500 años" expresa Ángel Gabilondo, portavoz del Partido Socialista en la Comunidad de Madrid y exMinistro de Cultura. Añade una reflexión sobre la importancia del protestantismo en la sociedad y la Historia.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.