Colton, tres minutos en el cielo, unas horas en España

"El cielo es real" es la historia de Colton, un niño norteamericano que con 4 años hizo un viaje "de ida y vuelta" al cielo. Ahora con 13 años saca un nuevo libro y visita España en su presentación.

MADRID · 20 DE ENERO DE 2013 · 23:00

<p>
	Todd y Sonja Burpo, con su hijo Colton</p>
,

Todd y Sonja Burpo, con su hijo Colton

El niño que asegura haber visitado el cielo, acompañado por Jesucristo, ha hecho un llamamiento a los españoles para que hagan su fe más sencilla para poder estar más abiertos a creer. "Jesús te ama y todo lo que tienes que hacer es creer en Jesús nuestro Salvador y no debes excluir a los niños por comportarse como niños sino que debes aceptarlos y hacer que tu fe sea más la de un niño para estar más abierto a creer y para que tu fe sea más fuerte", ha remarcado en una entrevista concedida a Europa Press durante su visita a España con motivo de la presentación del libro 'El cielo lo cambia todo. Vive cada día sabiendo que hay un después' (Planeta), de Todd y Sonja Burpo. Colton, que se muestra firme ante los incrédulos con los que se ha encontrado desde que contara su historia --"puedes creer lo que quieras pero yo sé lo que vi"--, aún recuerda los detalles de su visita al cielo hace diez años. "El cielo es real", el primero de sus libros, es la historia de Colton, un niño norteamericano de cuatro años, que narra su viaje "de ida y vuelta" al cielo cuando fue operado a vida o muerte y que, con 9 millones de libros vendidos en todo el mundo, se ha convertido en un éxito editorial. La historia de Colton se remonta a marzo de 2003 cuando, en el transcurso de un viaje familiar, comenzó a sentir dolores abdominales, fiebre y vómitos. Tras descartar los médicos inicialmente que se tratara de apendicitis, el estado del niño empeoró hasta el punto de que se llegó a temer por su vida. Días después, sin embargo, el pequeño fue operado de urgencias a vida o muerte, temiéndose seriamente por su vida, por una perforación del apéndice con peritonitis. Pero tras superar la fase crítica, consiguió luego irse poco a poco recuperando. DE “NORMAL” A HISTORIA INCREÍBLE @MULT#DER#[email protected]Por el momento una historia normal, hasta que meses después, ya sano, Colton se refirió al hospital como el lugar en el que "los ángeles me cantaron una canción" mientras estaba sentado "en el regazo de Jesús". A cuentagotas, el niño fue explicando a sus padres lo que vivió durante los "tres minutos" -afirma- que estuvo en el cielo y en los que asegura que no sólo vio a Jesús, sino a un bisabuelo (Pop) muerto que no había llegado a conocer. También vio a una hermana que nunca nació, y de la que él no sabía nada, pues su madre sufrió un aborto espontáneo en el segundo mes de embarazo. Todd Burpo, padre de Colton y pastor de una iglesia evangélica en el pequeño pueblo de Imperial (Nebraska), recogió estas experiencias en un libro que, desde su publicación en 2010 ha vendido 9 millones de ejemplares en 27 países -50.000 de ellos en España- y ha sido número 1 en la lista de ventas de EEUU. "Puedes creer o no lo que estoy contando, pero yo estoy seguro de lo que vi", señala Colton en una entrevista en la que explica que esa experiencia fue "una guía" en su vida. Todas estas vivencias y las posteriores las recogen los Burpo en un nuevo libro, "El cielo lo cambia todo", recién editado en España por Zenith, de la editorial Planeta, con la que retoman la experiencia de su hijo y sus "tres minutos" en el cielo. A pesar de los viajes por la promoción de los libros, el niño que visitó el cielo asegura que su vida no ha cambiado y sigue siendo la de un niño normal, aunque admite que se ha reforzado su fe y que espera poder haber ayudado a curar el dolor y las heridas de algunas personas. DUDAS Y CONFIRMACIÓN Sus padres fueron los primeros en dudar de lo que Colton contaba. "Me gustaría decir que enseguida creí, pero debo decir que al principio no tuve fe", relata Todd, quien admite que no fue hasta que el pequeño contó que había visto a sus padres orando por él y hablando por el móvil en el hospital mientras esperaban que terminara la operación con "detalles nítidos y hechos reales" que no podía conocer salvo que realmente lo hubiese visto y oído. Fue entonces cuando realmente creyeron el relato de su hijo. Los vecinos de Imperial -de unos 2.000 habitantes- fueron los siguientes en conocer la historia de Colton. "Se acercaban a él y comprobaban que lo que decía era cierto", explica Todd. "No hay nadie en el pueblo que diga que el contenido del libro es falso, todo lo contrario, yo creo que hay 2.000 testigos de que lo que cuenta Colton es verdad", subraya. Para el niño que visitó el cielo, que acaba de estar en España, la condición para subir es clara: "Lo único que hace falta para que vayas al cielo es creer en Jesucristo y si es así irás y verás a todos tus familiares que también creían en Jesús". TODA UNA EXPERIENCIA ¡Y CRÍTICAS! Desde entonces, y a pesar de que aseguran que su vida no ha cambiado por el éxito de ventas y la expectación mediática en EEUU, la familia Burpo asegura haber vivido grandes experiencias y ayudado a "muchas personas en casos de abortos y muerte de seres queridos". También han recibido críticas -"las que esperábamos", afirman-, aunque lo más "inesperado" fue el "gran número de agradecimientos y elogio" recibidos tras la publicación del libro. LOS NIÑOS 'NO NACIDOS' VAN AL CIELO Sonja, la madre de Colton, ha destacado la ayuda que el libro ha podido significar para mujeres que han perdido a sus bebés, al conocer que su hijo se encontró en el cielo con su hermana no nacida, de la que él no había oído hablar nunca a sus padres. "Sabíamos que nuestro bebé estaba bien pero el hecho de que Colton la viera, que era una niña, y estaba en el cielo bien, nos ha traído la paz total. Una madre que ha tenido un aborto, bien natural o provocado, vive una pérdida y por supuesto que tiene que pasar por un periodo de duelo, de dolor, sufrimiento, pero deben saber que Jesús se hace cargo de todos estos niños y que están bien allí con él", ha indicado.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - ESPAÑA - Colton, tres minutos en el cielo, unas horas en Espa&ntilde;a