PUBLICIDAD
 
sábado, 24 de febrero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    José Daniel Espinosa Contreras
    16
     

    La Escritura y la Tradición

    La «Sola Scriptura» es una garantía de que nada que se halle en oposición a las enseñanzas de Cristo y los apóstoles sea finalmente considerado un dogma por la Iglesia.

    FUNDAMENTOS AUTOR José Daniel Espinosa Contreras 11 DE FEBRERO DE 2018 09:50 h

    Cuáles y cuántas fuentes de revelación divina existen ha sido uno de los temas más controversiales entre la teología católico-romana y la teología protestante. De hecho, la identidad de la Iglesia de Roma como la de la Iglesia Protestante depende en gran manera de su posición al respecto. También, este aspecto es uno de los principales obstáculos para el diálogo ecuménico entre Roma y las Iglesias Protestantes.



    La Iglesia de Roma asume dos fuentes de revelación divina: la Escritura y la Tradición.[1] Por su parte, los protestantes consideran que la Biblia, y sólo ella, contiene la revelación de Dios necesaria para la salvación. Además, las Escrituras serían la única fuente de doctrina cristiana, ya que los otros medios de revelación divina ya cesaron y los que hoy continúan, como la revelación natural, no son suficientes para adquirir el conocimiento de Dios necesario para la salvación.[2] De aquí surgió el principio formal de la Reforma; Sola Scriptura.



    Por estas y otras razones, se hace necesario esclarecer el fundamento de dichos posicionamientos, así como sus significados e implicaciones para el cristianismo. Trataremos de dilucidar cuál o cuáles deben ser las fuentes de revelación para la vida cristiana.



     



    POSICIÓN CATÓLICO-ROMANA SOBRE LAS FUENTES DE REVELACIÓN



    La Tradición y las Escrituras fueron declaradas las dos fuentes de revelación en el Concilio de Trento, específicamente en la cuarta sesión celebrada el 8 de abril de 1546.[3] Las Escrituras estarían compuestas por el canon alejandrino –que incluye los libros del Antiguo Testamento considerados «apócrifos» por los protestantes–. La Tradición sería la enseñanza transmitida oralmente de una generación a otra; principalmente, por medio de los apóstoles y, luego, a la iglesia.



    Roma argumenta que la Escritura no es suficiente, puesto que abre las puertas a toda clase de dudas y posiciones subjetivas. Como prueba de ello señalan que sólo podríamos creer con seguridad en la inspiración total de las Escrituras, en su infalibilidad, en su canonicidad, etcétera, si se tiene en cuenta la Tradición conservada por los Santos Padres y el Magisterio de la Iglesia, ya que la Biblia no habla claramente de ello.[4] C. H. Dodd reconoce que: «la exigencia de una absoluta libertad de interpretación abría la puerta a innumerables aberraciones. Un ejemplo extremo lo tenemos en la utilización de los oscuros escritos «apocalípticos», tales como el libro de Daniel en el Antiguo Testamento y el Apocalipsis en el Nuevo, que se convirtieron en el escenario autorizado de toda fantasía».[5]



    Por otro lado, como bien señala Lacueva, existen dos tipos de Tradición: la constitutiva y la interpretativa. La primera es de la que venimos hablando en párrafos anteriores, mientras que la segunda es, según Roma, la única interpretación legítima de la primera.[6]



    Además, la teología romanista apunta que esta autoridad de la Tradición es infalible, pues: Según la carta de san Pablo a Timoteo, la Iglesia es el pilar y la base de la verdad; los apóstoles y, consecuentemente, sus sucesores, tienen el derecho de imponer su doctrina. Quienes la rechazan serán condenados. Quienquiera que la rechace ha naufragado en la fe. La autoridad es, por tanto, infalible. Y tal infalibilidad está garantizada implícita pero directamente en la promesa del Salvador: "Miren, estoy con ustedes todos los días hasta la consumación de los siglos". En breve, la Iglesia continúa la misión de Cristo de enseñar, así como la misión de santificar. Su poder es la misma que Él recibió de su padre, y así como Él vino lleno tanto de gracia como de verdad, la Iglesia es una institución de verdad y de gracia. Su doctrina debe ser extendida por todo el mundo a pesar de tantas dificultades.[7]



    Así, el Catecismo de la Iglesia Católica asevera que «para que este Evangelio se conservara siempre vivo y entero en la Iglesia, los apóstoles nombraron como sucesores a los obispos, ‘dejándoles su cargo en el magisterio’».[8]



     



    POSICIÓN PROTESTANTE SOBRE LAS FUENTES DE REVELACIÓN



    La posición protestante podría resumirse en las palabras de Samuel Vila cuando dice: «…nunca damos a la tradición humana el mismo valor que a la Sagrada Escritura, y rechazamos toda insinuación o enseñanza, aun cuando fuere de siglos más o menos cercanos a la época apostólica, si las tales enseñanzas se hallan en oposición con lo que los propios apóstoles del Señor nos dejaron escrito en las sagradas páginas del Nuevo Testamento».[9]



    Es menester reconocer que la tarea encomendada por Jesús a los apóstoles no fue la de escribir una serie de cartas que, posteriormente, formarían lo que hoy conocemos como Nuevo Testamento; sino la de «proclamar» o «predicar» el Evangelio (Marcos 16:15; Mateo 16:7). La Tradición Oral fue el primer medio de enseñanza apostólica y, evidentemente, ésta gozó de una total autoridad. Sin embargo, cuando los primeros escritos apostólicos fueron escritos éstos gozaron de una análoga autoridad a la tradición oral. Ejemplo de ello es el texto de Pablo a los tesalonicenses en su segunda carta: «Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra» (2 Tesalonicenses 2:15). Sin embargo, la tradición oral de los apóstoles tenía autoridad porque Cristo les había otorgado esta prerrogativa a ellos. Ellos, junto con los profetas de antaño, serían quienes establecieran los fundamentos de la fe (Efesios 2:20), sobre los que la Iglesia debía y debe ser edificada. Por tanto, sería la tradición oral de los apóstoles y los escritos apostólicos el depósito de fe al que el incipiente cristianismo debía de sujetarse (2 Timoteo 1:14).



    En Judas 3 encontramos una exhortación a luchar por la «fe» (cuerpo de doctrina) entregado de una vez por todas a los santos: «Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos». Ésta es la única Tradición que podemos aceptar como protestantes y no aquella que pretende tener semejante autoridad tras el fin de la era apostólica. José Grau afirma que «la tradición de la que habla el Nuevo Testamento no es, pues, una corriente desbocada que se origina en los grandes acontecimientos redentores y que luego fluye incesantemente como la fe o la teología de la Iglesia. La tradición es una proclamación autorizada, confiada a los apóstoles como testigos de Cristo y como fundamentos de la Iglesia».[10]



    De hecho, si la tradición apostólica constitutiva siguiera vigente sería la Iglesia –mejor dicho, el Magisterio Eclesiástico– la que gozaría de dicha autoridad y prerrogativa de infalibilidad. Entonces, ya no sería la Biblia la que iluminara a la Iglesia, sino que sería la Iglesia la que, por medio del Magisterio, ilumina la Biblia; poniéndose así, inevitablemente, por encima de ella. Ésta fue la razón por la que algunas confesiones reformadas declararon que «la regla infalible de interpretación de la Escritura es la propia Escritura; y por consiguiente. Cuando hay dificultad respecto al sentido verdadero y pleno de un pasaje cualquiera (sentido que no es múltiple, sino único) éste se debe buscar y establecer con la ayuda de otros pasajes que hablen con más claridad».[11] Y en el siguiente punto añade: «El Juez Supremo, por quien deben decidirse todas las controversias religiosas, y todos los decretos de concilios, opiniones de antiguos autores, y doctrinas de hombres y espíritus individuales deben ser examinados, y en cuya sentencia debemos descansar, no es otro que el Espíritu Santo, que habla en la Escritura».[12]



    En este sentido, si, como afirma la Iglesia de Roma, sólo podemos tener confianza en el canon o en la infalibilidad de la Escritura por el Magisterio de la Iglesia, cabría preguntarse: ¿declararía la Iglesia de Roma al Evangelio de Mateo como canónico porque éste contenía un texto aparentemente a su favor? –en referencia a Mateo 16:18, «tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia»–. Este razonamiento evocaría a una respuesta argumentativa circular y falaz, en la que la Iglesia Católica conferiría autoridad y validez únicamente a aquellos escritos que le confieren autoridad a ella (la Iglesia de Roma).



    No obstante, es necesario reconocer que «el libre pensamiento» al que ha dado lugar la Reforma conlleva una serie de graves peligros si no se crea una especie de filtro. Con razón el reformador Samuel Werenfels dijo: «Hic liberest in quo quaeritsuadogmataquisque, invenit et pariterdogmataquisquesua» («Es este un libro en que cada uno busca sus dogmas y, de igual manera, encuentra sus propios dogmas»).



    Como el teólogo Juan Stam señala, la idea de la «Sola Scriptura» no era la de prescindir del estudio serio y crítico de las Escrituras, de la razón o de cualquier otro estudio importante, pues:



    Queda claro que la “sola scriptura” no significa que conocemos la verdad sólo por la Biblia o que todo lo demás no importa. ¿Quién podría entender el éxodo sin saber algo de Egipto, o el exilio de los judíos sin saber algo de Asiria y Babilonia? Un famoso fundamentalista, R.A. Torrey, dijo sabiamente, “Quien conoce sólo la Biblia, no conoce la Biblia”. Por eso, Lutero apela a las escrituras, pero también a “razones claras” y a la conciencia. Después una correlación similar iba a ampliarse en “el cuadrilátero wesleyano” (escritura, tradición, razón, experiencia).[13]



    Evidentemente, la autoridad de la Escritura debe estar por encima de cualquier pretensión de autoridad de una persona o institución, y debe ser la Biblia quien ilumine a la Iglesia. No obstante, la interpretación de las Escrituras no debe ser particular o antojadiza, sino crítica y seria. Podemos servirnos de la tradición, pero siempre como «sierva» (al servicio) de la Escritura y nunca por encima de ella. Confesamos, por tanto, que la Biblia es suficiente (2 Timoteo 3:15-17; 2 Pedro 1:19; Salmos 19:7-9).



    El ex-católico y converso al protestantismo José Grau escribió:




    La Reforma no trajo un evangelio «protestante», sino el Evangelio de la Iglesia de todas las edades. El principal apoyo, lo hallaron los reformadores en las Escrituras, pero siempre que pudieron citaron a los padres de la antigua Iglesia en su apoyo. […] Toda afirmación importante de la Reforma hallaba considerable apoyo en la tradición antigua de la iglesia católica.[14]




    Como joven protestante he de reconocer que amo la tradición y reconozco un gran valor en ella. La fe cristiana es una fe histórica, por tanto, sus creencias deben hallar un considerable respaldo en la tradición histórica de la iglesia. El apóstol enseñó que la iglesia sería "columna y baluarte de la verdad" (1 Timoteo 3:15). Nuestra fe no es una fe particular, novedosa o ajena al mensaje apostólico, sino que debe estar fundamentada en las Escrituras y en el consenso histórico y general de la iglesia. Quienes subestiman o infravaloran la tradición desconocen por completo la historicidad de la fe cristiana.



     



    CONCLUSIÓN



    Tras el análisis anterior, no podemos colegir que la autoridad que Roma ha otorgado a la Tradición sea bíblicamente legítima, sino, más bien, todo lo contrario. La «Sola Scriptura» es una garantía de que nada que se halle en oposición a las enseñanzas de Cristo y los apóstoles sea finalmente considerado un dogma por la Iglesia. De lo contrario, podremos caer en el error de aquellos judíos que tanto se adherían a las tradiciones en tiempo de Jesús, «Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres. Porque dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres» (Marcos 7:7-8a).



    Una sumisión ciega al Magisterio de la Iglesia coacciona la libertad; promueve una rígida uniformidad, reservas mentales por parte de los más críticos; impide una honesta y novedosa formulación teológica por parte de teólogos particulares, etc.



    En resumen, concluimos que es un grave error situar la tradición al mismo nivel que la Escritura; no obstante, creemos que la tradición tiene un papel significativo e importante que no debe ser minusvalorado.



     



    BIBLIOGRAFÍA



    [1] Así queda reflejado en el Catecismo de la Iglesia Católica, artículo dos.



    [2] Esta línea de pensamiento reformadora puede comprobarse en la Confesión de Fe de Westminster y Catecismo Menor, capítulo I: De las Santas Escrituras (Confesión de fe de Westminster y Catecismo Menor. Edimburgo: El Estandarte de la Verdad, 1988, pp. 7-11).



    [3]https://es.wikipedia.org/wiki/Concilio_de_Trento# Acuerdos_adoptados_en_las_sesiones



    [4] Véase la Enciclopedia Católica Digital: http://ec.aciprensa.com/wiki/Tradici%C3%B3n_y_Magisterio_Vivo



    [5] DODD, CHARLES HAROLD. La Biblia y el hombre de hoy. Madrid: Ediciones Cristiandad, 1973, p. 37.



    [6] LACUEVA, FRANCISCO. Catolicismo romano. Barcelona: Editorial CLIE, 1989, p. 53.



    [7] Enciclopedia Católica Digital: http://ec.aciprensa.com/wiki/Tradici%C3%B3n_y_Magisterio_Vivo



    [8] Consúltese el artículo II, sobre Latransmisión de la revelación divina, del Catecismo de la Iglesia Católica.



    [9] VILA, SAMUEL. A las fuentes del cristianismo. Barcelona: T.S.E.L.F., 1989, p. 143.



    [10] GRAU, JOSÉ. El fundamento apostólico. Barcelona: Ediciones Evangélicas Europeas, 1973, p. 57.



    [11]Confesión de fe de Westminster y Catecismo Menor. Barcelona: El Estandarte de la Verdad, 1988, p. 11.



    [12]Íbid.



    [13]http://www.lupaprotestante.com/blog/la-reforma-y-la-iglesia-protestante-de-hoy-2/



    [14] GRAU, JOSÉ. Catolicismo Romano: Orígenes y desarrollo. 2ª edición actualizada de «Concilios» Tomo I. Barcelona: Ediciones Evangélicas Europeas, 1987, p. 532.



     


     

     


    16
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    flash
    18/02/2018
    02:44 h
    16
     
    Ezequiel no me has respondido a una pregunta muy sencilla, ¿cómo sabes que Mateo, Marcos, Lucas y Juan son los autores de sus mismos evangelios que llevan su nombre? ¿Acaso no sabes que el evangelio original de Mateo fue escrito en hebreo y el que tu lees es el griego? Saludos
     

    Andrés
    11/02/2018
    18:08 h
    2
     
    con respeto lo digo aunque sé que no se lo va a aceptar: sola escritura es garantía de que distintas interpretaciones opuestas van a constituirse, en la práctica, en dogmas. Cada interpretación va de la mano con un magisterio. Entonces sola escritura = multitud de dogmas = tradiciones b asados en el mismo principio.
     
    Respondiendo a Andrés

    Alberto Vega
    16/02/2018
    17:22 h
    15
     
    Encuentro acá amados amigos católicos hablando de la trinidad. Bien, lanzo la pregunta: si María es madre de Dios, y si Dios es trino, ¿cómo es que ella no es madre del Padre y del Espíritu Santo, pero solo del Hijo? Se condenó a Nestorio por dividir a Cristo, pero la ICAR divide a la trinidad.
     
    Respondiendo a Alberto Vega

    José Daniel
    12/02/2018
    12:35 h
    4
     
    Sola Escritura no es igual a multitud de dogmas per se. La multitud de dogmas es, más bien, la consecuencia de la limitada comprensión humana, la consecuencia del pecado, de la intransigencia humana. No podemos echarle la culpa a "la Sola Scriptura". Un Magisterio tampoco impide que se den distintas interpretaciones o que las interpretaciones que se constituyen en dogmas sean las correctas.
     
    Respondiendo a José Daniel

    EZEQUIEL JOB
    16/02/2018
    16:52 h
    14
     
    flash, con respecto a Pedro, ya que según la iglesia católica es la “piedra” donde El Señor Jesús edifica su iglesia.¿Por qué el mismo Pedro en 1Ped2:4-8, dice que nos acerquemos a Jesús y no al mismo Pedro?.El mismo Pedro dice que el Señor Jesús es “principal piedra del ángulo”, escogida, preciosa, y los que creen en Cristo no serán avergonzados.¿Por qué Pedro dijo que seamos edificados sobre Cristo y no sobre el mismo Pedro, si supuestamente Pedro era “la roca”?.Solo Cristo es la ROCA:1Cor3:11
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    EZEQUIEL JOB
    16/02/2018
    16:19 h
    13
     
    flash, seguimos con respecto a la “trinidad”, no es con ánimo de confrontar, sino llegar a La Verdad, respeto tus creencias, aunque no las comparto. Lo que me hace dudar con respecto a la “trinidad” es lo que enseñó el Señor Jesús en: (Jua10:30 Yo y el Padre uno somos.), ¿por qué El Señor Jesús excluyó al Espíritu en Jn10:30, y no dijo: Yo y el Padre y EL ESPÍRITU uno somos?. Pablo dice que el Espíritu es Jesús(2Cor3:17). Como verás la “trinidad” no la enseñó el Señor Jesús, ni los apóstoles.
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    EZEQUIEL JOB
    16/02/2018
    05:18 h
    12
     
    flash, El Padre, Jesús y Espíritu de la “trinidad” Bíblicamente se reducen a “dos”: a solamente El Padre y Jesús, ya que Jesús y el Espíritu es lo mismo;2Cor3:17. Esteban vio solo dos(Hech7:55), Juan en el cielo vio solo dos(Ap21:22)(Ap22:3), Un solo trono para los dos(Ap22:1). Sin embargo, Dios recalca que es UNO(Deut6:4)(Stg2:19)(Gal3:20), Jesús dijo:(Jua10:30 Yo y el Padre uno somos.). Jesús y el Padre están desde el principio(Jn17:5)(Jn1:1-2).Muéstrame en La Biblia que en el Cielo hay "tres"
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    flash
    14/02/2018
    04:58 h
    11
     
    Ezequiel, si tú prescindes de un magisterio, pregunto ¿cómo sabes que los cuatro evangelios tienen como autores a Mateo, Marcos, Lucas y Juan? ¿En qué parte se dice que ellos son los autores de su propio evangelio? y ¿por qué solo 4 evangelios? ¿Porque no más de cuatro evangelios? Por favor responde con la Biblia en la mano. Por otro lado, solo los cristianos creemos en la Trinidad, y no fue un invento de ningun Concilio porque ya existía desde el principio.
     
    Respondiendo a flash

    JRRiudoms
    13/02/2018
    23:32 h
    10
     
    #7 flash, Con todo respeto; Usted, como católico romano, ¿podría indicarme bajo que Magisterio la iglesia católica romana cambió los Mandamientos de la Ley de Dios? ¿Bajo qué premisas la iglesia católica quiso cambiar el Día del Señor del sábado al domingo? ¿Usted cree que el Magisterio de la iglesia (poco importa si ésta es la católica romana o la luterana) puede enmendar la plana al Dios Creador? Atentamente
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    EZEQUIEL JOB
    13/02/2018
    16:38 h
    9
     
    flash, la doctrina de la trinidad, la creó un "magisterio" que es el Concilio de Nicea, por eso es dañino un magisterio porque prohíbe pensar libremente a los cristianos.
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    José Daniel
    13/02/2018
    13:43 h
    8
     
    A #7: ¿Desde cuando un término teológico debe estar contenido en la Escritura para dar validez a todo el concepto que engloba? No importa que el vocablo "Trinidad" no aparezca en la Biblia, con tal de que lo que el término evoca sí esté en la Biblia. Entonces, creeré en ese concepto, no porque lo diga el Magisterio, sino porque lo enseña la Biblia. De nuevo, no necesito un Magisterio que me diga lo que he de creer, la autoridad sigue siendo la Escritura.
     
    Respondiendo a José Daniel

    flash
    13/02/2018
    12:00 h
    7
     
    A Daniel, ¿en que parte de la Escritura se dice que Dios es Trino? Tengo entendido que la palabra Trinidad, no aparece por ningún lado. Hasta el mismo Lutero se escandalizaba la libre interpretación de las Escrituras, evidentemente que "alguien" tiene que poner limite a tales interpretaciones. Si el magisterio de la Iglesia no hubiera puesto limite ante las herejías, no estaríamos dialogando.
     
    Respondiendo a flash

    José Daniel
    12/02/2018
    17:16 h
    6
     
    Respuesta a #5: Acabas de confirmar lo que decía. La Escritura o bien enseña que Dios es Trino o bien no lo enseña. Pero no puede enseñar las dos cosas a la vez. Pero como bien has dicho: "YO [el individuo] puedo concluir que Dios es Trino y que no lo es". Entonces, la culpa no es de la Escritura (ni de la Sola Escritura), sino del individuo que se acerca a ella y no sabe comprenderla. La conclusión correcta es la que es; no porque lo diga un Magisterio, sino porque lo enseña la Escritura.
     
    Respondiendo a José Daniel

    Andrés
    12/02/2018
    14:30 h
    5
     
    Por ejemplo: basandome en sola escritura yo puedo concluir que Dios es Trino y que no lo es. Cual conclusión es la correcta y porque? Aceptemos lo evidente o sigamos así.
     

    flash
    11/02/2018
    14:34 h
    1
     
    ¿Y quien me garantiza que la Biblia es Palabra de Dios? ¿cómo? ¿a través de qué o de quien? Gerd Ludermann, exegeta evangélico ha sostenido que la iglesia evangélica no puede prescindir de una especie de magisterio.
     
    Respondiendo a flash

    José Daniel
    12/02/2018
    12:29 h
    3
     
    Te devuelvo la pregunta: ¿Quién te garantiza que la Biblia es Palabra de Dios? ¿Un Magisterio humano? ¡Esa no es mi garantía! La historia me ha demostrado que papas y concilios han propuesto interpretaciones de la Palabra que hoy son tenidas por ridículas por los mismos exégetas católicos. No niego el valor de la tradición, pero niego el valor absoluto que le dan algunos. La garantía por la que preguntas está en otro lado...otra cosa es que los hombres no siempre sepamos reconocerla...
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La Escritura y la Tradición
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica

    Entrevista al presidente de los dos Congresos Iberoamericanos celebrados en México, el último el 14-17/02/18. Proyectos conjuntos sociales, políticos y en los medios por una mayor presencia e influencia de iglesia y creyentes evangélicos en la sociedad. 

     
    ¿Una fe que razona o una razón que cree? ¿Una fe que razona o una razón que cree?

    En nuestras decisiones cotidianas ¿unimos la fe y la razón? ¿Es la fe cristiana una “fe ciega”?

     
    “La cristianofobia es una realidad en Europa”

    Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

     
    El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

    “No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 2º Crónicas Toda la Biblia: 2º Crónicas

    Cuando solo seguimos a personas, corremos el riesgo de caer en mecanismos sectarios e idolatría. Este libro nos enseña a buscar a Dios.

     
    ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal

    En el ministerio hay desgaste, pero la gracia del Señor siempre está presente.

     
    La Biblia, ¿machista? La Biblia, ¿machista?

    Al acercarnos a la Biblia, es importante entender el contexto en el que fue escrita.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.