PUBLICIDAD
 
viernes, 16 de noviembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Pau Amat
     

    “Cuando la persecución amenaza me pregunto por qué sigo aquí”

    "He tenido ganas de irme de mi país, pero cuando llegan esos momentos mi mujer y yo recordamos que estamos aquí para servir a Jesús", dice Adel, pastor clandestino en Uzbekistán.

    EN TIERRA HOSTIL AUTOR Pau Amat 11 DE FEBRERO DE 2018 00:15 h
    Reunión clandestina de cristianos en Uzbekistán. / Puertas Abiertas

    Si supieras que tu fe te costaría tu familia, ¿seguirías creyendo? Si la policía irrumpiera en tu casa, ¿seguirías abriéndola para reuniones de culto ilegales? Si tu país no te quisiera, ¿te quedarías ahí para servir a Jesús? Estos son algunos de los dilemas a los que se enfrenta diariamente Adel*, pastor clandestino en Uzbekistán. Un compañero de Puertas Abiertas estuvo con él para realizarle una entrevista y para que hoy puedas conocer un poco más la realidad de los cristianos en el país de Asia Central en el que sufren mayor persecución.



     



    Hemos quedado en un lugar público para hacer la entrevista. Cada vez que un transeúnte se acerca, se interrumpe la conversación. Uzbekistán, antigua república soviética de población mayoritariamente musulmana, está gobernado por un sistema comunista donde los creyentes como Adel sufren persecución por parte del Gobierno, las autoridades locales y la comunidad musulmana. Y la policía está siempre alerta.



    Pregunta: ¿Me puedes hablar de tu infancia?



    Respuesta: Yo era el mayor de cuatro hermanos y crecí en un pueblo grande. Mis padres tenían profesiones médicas y al principio nos iba bien, pero cuando mi padre perdió el trabajo, quedamos sumidos en la pobreza.  Éramos musulmanes, pero no muy devotos.



     



    P: ¿Cómo te hiciste cristiano?



    R: Tuve un amigo judío cuya tía era cristiana y solía visitar nuestro pueblo con un grupo de cristianos. Me invitaron a una de sus reuniones de oración y me gustó. Después me dieron una Biblia y un vídeo de Jesús que me conmovió, aunque no fue en ese momento cuando me convertí. Mi padre estaba en contra del cristianismo y en mi país lo normal es seguir la religión de tus padres.



     



    P: ¿Por qué se oponía tu padre al cristianismo?



    R: Mi padre tampoco confiaba en el islam porque sus oraciones no surtían efecto. Por ello, para sobrevivir se dedicó a vender droga, pero con eso solo consiguió endeudarse con los que le proporcionaban la droga. Muchas veces no teníamos ni para comer, y yo le odiaba por llevar a su familia a esa situación.



     



    P: ¿Qué hiciste?



    R: Un día decidí que mis padres debían saber de Jesús y puse la Biblia y la película de Jesús sobre el televisor. Al verlo, mi padre me preguntó, y le expliqué que era un regalo del grupo de cristianos de las reuniones. Mi padre se enfadó y, como quiso golpearme, salí corriendo.



     



    P: ¿Volviste?



    R: Sí. Estaba acostumbrado a sus golpes y sabía que se calmaría. Al cabo de unos días propuso ver la película, la vimos juntos, y le conmovió tanto que expresó su deseo de encontrarse con los cristianos. Pregunté a mi amigo, y precisamente esa noche, después de seis meses sin venir, los cristianos visitaron el pueblo, y mi padre y yo estuvimos reunidos con ellos hasta las 2 de la mañana y él aceptó a Cristo. Y tras él, y al cabo de unos días, toda mi familia hizo lo mismo.



     



    P: ¿De verdad? ¿Tan rápido?



    R: Mi padre cambió inmediatamente y de forma evidente: antes, todos los meses tenía una cita con sus amigos de la que siempre volvía tarde, bebido y violento. Pero al día siguiente de su conversión acudió a una de estas citas, pero llegó a casa antes de la cena, sin beber y sin violencia.



    Durante esa primera semana mi padre leyó todo el Nuevo Testamento, y el grupo de cristianos nos invitó a su pueblo para escuchar más de Jesús. Poco después mi padre consiguió trabajo, pagó sus deudas y pudo de nuevo proveer las necesidades de la familia.



     



    P: ¿Hubo alguna oposición en el pueblo?



    R: El hecho de nuestra conversión se difundió con rapidez y el mulá de la mezquita anunció públicamente que no estaba permitido tener trato con nosotros. Fue muy duro, pero a pesar de ello, mis padres decidieron quedarse para que todos pudieran ver quién era Jesús, y hoy siguen viviendo ahí para ser testigos de Cristo.



     



    Mezquita de Kalyan, en Bujará (Uzbekistán). / Puertas Abiertas

    P: Ha debido ser duro.



    R: De los 17 años con el Señor como familia, durante diez fuimos ignorados por todo el pueblo, pero Dios nos dio una protección especial. El mulá que había prohibido el trato con nosotros fue descubierto en una relación adúltera y un agente de seguridad que había amenazado con encarcelarnos fue apresado por corrupción. La gente del pueblo pudo comparar entonces nuestra vida con la vida del mulá y vieron la diferencia. Siempre que vuelvo a mi pueblo, la gente se pelea por mis visitas ¿No es maravilloso?



     



    P: Desde luego que lo es. ¿Puedes hablarnos de tu ministerio actual?



    R: Al terminar la universidad me uní a un ministerio especializado en la evangelización que tiene también grupos de oración en diferentes lugares a los que, en ocasiones, invita a personas no creyentes. Pero recientemente hemos cambiado de rumbo: simplemente oramos para que Dios nos dé oportunidades.



    Hace poco estuve con mi mujer en el supermercado cuando de repente la perdí de vista, y es porque había acompañado a una mujer enferma de una pierna al exterior para orar por ella. Aunque al principio la mujer no quería y solo repetía que lo único que necesitaba era una operación para curarse, acabó cediendo ante la insistencia de mi mujer por orar por su pierna. Y la mujer sanó. Así es como Dios actúa para conducir a las personas hacia él.



     



    P: ¿También lideras una iglesia clandestina?



    R: Sí. Mi mujer y yo empezamos a hacer reuniones y en solo dos años logramos ser 30 personas. Pero al cabo de un tiempo la mayoría de ellos se fueron para buscar trabajo en Rusia u otras partes de Uzbekistán y solo quedamos cinco. Así que decidimos cambiar de estrategia: pedimos a nuestros miembros que cada uno buscara a alguien con quien compartir lo que aprendemos en nuestras reuniones, y ahora somos ya 70 personas; y como somos demasiados para reunirnos clandestinamente, nos reunimos en grupos más pequeños y en casas.



     



    P: ¿Y qué pasa con la policía? ¿Te sigue vigilando?



    R: Sí, nos vigilan muy de cerca y han registrado mi casa muchas veces confiscando nuestros ordenadores, DVDs, CDs y libros. Se llevan de todo. Nos hemos tenido que mudar de casa muchas veces y no guardamos libros cristianos donde vivimos.



    Hace tres años, dos policías registraron mi casa, estando uno de ellos borracho. Mi mujer estaba sola con mi bebé y, aunque afortunadamente no pasó nada, fue una situación peligrosa.



    Al día siguiente fui a la comisaría para saber por qué habían registrado mi casa y me trataron como a un criminal, tomando incluso mis huellas dactilares.



     



    P: Eso tuvo que haber sido muy inquietante.



    R: Cada vez que la persecución nos amenaza, me pregunto a mí mismo: “¿por qué sigo aquí?” He tenido ganas de irme de mi país, pero cuando llegan esos momentos mi mujer y yo recordamos que estamos aquí para servir a Jesús. Cada vez que viene la policía tengo que retomar de manera consciente la decisión de quedarme y ser testigo.



    *Nombre cambiado por razones de seguridad



     


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - “Cuando la persecución amenaza me pregunto por qué sigo aquí”
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

    “Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

     
    Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

    Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

     
    La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

    Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Juan Toda la Biblia: Juan

    Este evangelio señala con claridad a Jesús como Dios hecho hombre.

     
    Castillo Fuerte es nuestro Dios Castillo Fuerte es nuestro Dios

    El himno de batalla de una Reforma que continúa en miles de corazones que se encuentran con la gracia que transforma vidas.

     
    Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

    El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.