PUBLICIDAD
 
lunes, 24 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    Müntzer y Grebel: conflicto hermenéutico en el siglo XVI (II)

    Durante todo el año de 1524 el grupo disidente de Zwinglio fortalece sus convicciones a través de reuniones secretas de estudio bíblico.

    KAIRóS Y CRONOS AUTOR Carlos Martínez García 09 DE SEPTIEMBRE DE 2017 21:49 h
    Grebel, Blaurock y Mantz.

    Mientras Grebel y sus aliados confrontan a Zwinglio y las reformas religiosas y sociales que impulsaba en Zúrich, tienen noticias del movimiento de Thomas Müntzer en Alemania. A nombre del grupo Conrado Grebel le escribe unas cartas, en ellas se denota un conocimiento poco profundo de las propuestas de Müntzer, pero, a la vez, las claras creencias de Grebel y sus compañeros de causa.



    Antes de comentar las misivas redactadas por el círculo de Conrado Grebel, para comprenderlas mejor, es importante conocer datos acerca del personaje. Nació en 1498, hijo de Jacob Grebel y Dorothea Fries, tuvo un hermano y cuatro hermanas. Los Grebel tenían buena posición económica, ya que el jefe de familia fue magistrado de Groningen y después integrante del Concejo de Zúrich, posiciones que le permitieron sufragarle estudios universitarios a Conrado en Basilea (1514), Viena (1515-junio 1518) y Paris (octubre 1518-junio 1520), estudios que dejó inconclusos. Le quedó una buena educación humanista y buen manejo de griego y hebreo, herramientas que le serían útiles más tarde.1



    Al matricularse en la Universidad de Basilea en 1514 para el semestre de invierno, que iniciaba en octubre, Conrado Grebel recibió influencia del humanismo que estaba posicionándose en el centro de estudios, particularmente en la Facultad de Filosofía en la que Grebel tendría cursos. Su mentor fue Heinrich Loriti (Glarean), “sobresaliente humanista suizo”.2 Dos meses antes que Grebel arribó a Viena Erasmo de Róterdam, y permaneció todo el periodo escolar de invierno. Los estudiantes suizos se reunían alrededor de Glarean, por lo que no se beneficiaron de la docencia de Erasmo.3



    Por decisión paterna Conrado fue transferido a la Universidad de Viena, ya que le había conseguido de parte del emperador Maximiliano un estipendio por cuatro años. Durante sus estudios en Viena, Conrado fue discípulo estrella de Joachim Vadian (en latín Vadianus), originario de San Gallen.4 En 1514 el emperador Maximiliano I lo distinguió como poeta laureatus del sacro Imperio Romano Germánico. Vadian era destacado profesor y en 1516 fue nombrado deán en la Universidad de Viena. Prosiguió estudios de historia, geografía y medicina. En 1517 obtuvo el grado de doctor en medicina. Regresó a San Gallen, donde en 1519 fue designado médico de la ciudad. Contrajo matrimonio en el verano de 1519 con Martha, hermana de Conrado Grebel. Se interesó por el movimiento reformador que tenía lugar en Zúrich bajo el liderazgo de Ulrico Zwinglio y comenzó a estudiar libros de teología. En 1522 tomó partido por la Reforma y llegaría a ser alcalde de San Gallen en 1526, guiando la ciudad hacia el protestantismo.



    Gracias a las gestiones de Jacob Grebel, a su hijo le otorgó una beca real Francisco I y para hacerla efectiva en septiembre de 1518 marchó a la Universidad de París, donde inició cursos al mes siguiente. Su maestro en Basilea, Glarean, estaba enseñando en la capital francesa y prosiguió estudios con él. Solamente tres meses después tuvo fuertes altercados con Glarean y se retiró de su círculo. Debió pasar casi un año para que regresara al grupo. Debido a que en julio de 1519 una severa plaga azotó Paris, Grebel y varios de sus amigos salieron de la ciudad por seis meses. Los problemas crecieron porque se involucró en varias riñas estudiantiles, la salud mermó considerablemente y a causa de las noticias recibidas su padre decidió cortarle los fondos. Incluso Vadian cesó de escribirle. Conrado debió regresar a Zúrich, con los estudios truncos y sin grado académico.5



    Al retornar a Zúrich, a pesar de todo, Conrado poseía formación humanista, había aprendido latín, griego y, tal vez, hebreo. Entre fines de 1520 y principios de 1521, Grebel se reúne con algunos que habían regresado de estudiar en el extranjero y humanistas reunidos alrededor de Ulrico Zwinglio para profundizar en el conocimiento de griego y hebreo. Conrado deja el círculo de estudios en julio, lo hace para dirigirse a Basilea en busca de independencia económica y una actividad que le fuera satisfactoria. Obtiene empleo como corrector de pruebas en la imprenta de Cratender. Solamente permanece en el puesto dos meses y emprende la vuelta a Zúrich.



    Se reintegra al colectivo de estudios liderado por Ulrico Zwinglio. El grupo inició estudios de los clásicos griegos, y en noviembre de 1521 comenzó la lectura de Platón. Zwinglio llevó al grupo a que también estudiara porciones bíblicas: “Comenzando con el texto en latín de un pasaje específico de las Escrituras, […] llevaba a sus apasionados estudiantes a un análisis del mismo pasaje en su idioma bíblico. Luego de un estudio adicional y una exégesis en alemán, alguno del grupo impartía un sermón expositivo en el dialecto local”.6



    Contra la voluntad familiar, sobre todo del padre, Conrado Grebel contrae matrimonio con Bárbara en febrero de 1522. El motivo de la oposición era que ella tenía estatus social bajo. A regañadientes los padres, por las condiciones económicas de su hijo, debieron recibir en casa al nuevo matrimonio, donde permaneció hasta fines de 1523. En noviembre de 1522 nació el primer hijo, Teófilo y el segundo en agosto del siguiente año, Josué.7



    Durante la cuaresma de 1522, Zwinglio y sus discípulos contravinieron en Zúrich la tradicional dieta de la temporada conforme la dictaba la Iglesia católica romana, el acto sería tomado como un ataque a la tradición y desafío doctrinal a la Iglesia católica romana. Mientras en la imprenta de Christopher Froschauer los empleados del taller preparaban una nueva edición de las cartas del apóstol Pablo para enviarla a la Feria de Fráncfort, llegó la hora de los alimentos y la esposa del propietario sirvió salchichas, que comieron los operarios. Zwinglio y el pastor de la Iglesia de San Pedro, Leo Jud, estaban presentes. Cuando estalló el escándalo, el primero sostuvo que él no había comido de las viandas, aunque no condenaba a quienes decidieron quebrantar la cuaresma.8



    No hay información certera de la conversión evangélica de Conrado Grebel, lo constatable es que hacia mediados de 1522 en él “ha tenido un cambio su vida interior, una renovación, que puede ser llamada una conversión”.9 A partir de entonces sus cartas dirigidas sobre todo a Vadian estaban llenas de citas o figuras bíblicas. Igualmente citaba nombres de reformadores, entre ellos su maestro Ulrico Zwinglio, Felipe Melnchthon, Lutero y Jacob Strauss.



    Grebel recibió enseñanzas de Zwinglio mediante clases en un grupo pequeño y también escuchándole predicar a grandes audiencias exposiciones sobre libros de la Biblia, particularmente del Nuevo Testamento. La preponderancia que alcanzó Grebel en el círculo de Zwinglio se nota en la edición del folleto/opúsculo de este último, titulado Archeteles (publicado el 23 de agosto de 1522) y que incluye como apéndice un poema de Conrado.10



    La relación de Grebel con Zwinglio era creciente. El primero se destacaba en el grupo cercano al reformador. Zwinglio lo consideraba uno de sus discípulos más aventajados y le confiaba asuntos delicados, como ser intermediario con distintos personajes que en otros cantones suizos trabajaban a favor de la Reforma.



    En octubre de 1523, y bajo el patrocinio del Concejo de Zúrich, tiene lugar un debate/audiencia sobre los pasos que debería seguir la reforma religiosa en la ciudad. A la audiencia concurrieron “unos novecientos hombres, magistrados del ayuntamiento central y de los ayuntamientos dependientes, los teólogos más importantes y más de trescientos cincuenta sacerdotes”.11 La autoridad teológica más destacada era Ulrico Zwinglio. Con éste hizo causa común Conrado Grebel, quien para entonces consideraba que Zwinglio era “un verdadero y fiel pastor y líder de la Iglesia de Cristo”.12 También participaron algunos otros con quienes ambos habían estado estudiando la Biblia en sus lenguas originales, particularmente el Nuevo Testamento en griego editado por Erasmo de Róterdam en 1516.



    En la audiencia se debate sobre la misa, las imágenes religiosas, el purgatorio, el sentido de la Santa Cena y otros temas. No mucho tiempo después Conrado Grebel y otros condiscípulos comienzan a distanciarse públicamente de su maestro Ulrico Zwinglio. Él, aunque está de acuerdo con Grebel y los demás en que deben ajustarse las prácticas eclesiásticas a las enseñanzas neotestamentarias, es decidido partidario de la real politik y solamente está dispuesto a reformar hasta donde el Concejo de Zúrich permita hacerlo.



    Grebel, Félix Manz y Simón Stumpf son contrarios a las formas respaldadas por Zwinglio; ellos consideran que no debe dejarse en manos de las autoridades políticas la decisión sobre qué debería enseñarse y practicarse en las iglesias cristianas. Estaban convencidos que la ortodoxia y la ortopraxis ya habían sido claramente normadas en la Palabra. Stumpf negó las prerrogativas del Concejo en tales cuestiones: “Si sus señorías adoptan y deciden darle al asunto otro curso que se oponga a la decisión de Dios [en su Palabra], yo pediré la dirección del Espíritu Santo y predicaré y actuaré en contra”.



    Otro de los acontecimientos que intensifica la radicalización de Conrado Grebel y quienes con él concordaban, es que Ulrico Zwinglio hubiese faltado al compromiso de celebrar la Cena del Señor en la Navidad de 1523 de acuerdo al modelo neotestamentario. Adicionalmente, su estudio detallado del Nuevo Testamento lleva a Grebel, Manz, Stumpf, Cajakob y los otros a descubrir que el bautismo de creyentes era una consecuencia del entendimiento que se tuviera de la naturaleza de la Iglesia. Es verdad que sus primeros descubrimientos habían sido hechos bajo la dirección de Zwinglio, pero se deslindaron de él para seguir por sí mismos en el estudio de la Palabra y actuar en consecuencia. Conrado Grebel lo puso así: “Éramos oidores de los sermones de Zwinglio y lectores de sus escritos, pero un día tomamos la Biblia misma en nuestras manos y fuimos instruidos de una mejor manera”.



    Durante todo el año de 1524 el grupo disidente de Zwinglio fortalece sus convicciones a través de reuniones secretas de estudio bíblico, mayormente en casa de Félix Manz. Además comienzan a tener lugar pequeños actos contrarios a la ortodoxia aprobada por las autoridades gubernamentales. En Wytikon, un poblado cercano a Zúrich, el pastor Wilhelm Reublin es el primero entre los ‘hermanos suizos’ en predicar contra el bautismo de infantes. Tres padres de familia de Zollikon, contrarios a la enseñanza de la iglesia territorial, se habían negado a bautizar a sus hijos. El sacerdote Johannes Brötli apoyó su decisión. La prédica contra el paidobautismo le costó a Reublin, en agosto de 1524, ser encarcelado y después tener que abandonar Zúrich.



    Considerando que Zwinglio con sus tibias acciones “ha traicionado su propia visión” y enseñanzas,13 algunos de los que antes estaban con él decidieron continuar por sí mismos con el movimiento renovador eclesiástico y social. Enterados sobre la propuesta revolucionaria de Müntzer, aunque no detalladamente, los radicales de Zúrich, Conrado Grebel entre ellos, le escribirían cartas para encomiarle que los cambios acordes a las enseñanzas de Cristo debían seguir su ejemplo constructor de la paz, y no alcanzarlos con el poder de la espada, como proclamaba el incendiario Thomas. Sobre el contenido de las misivas tratará la entrega de la próxima semana.



     



    1 Datos en Hans-Jürgen Goertz, “Conrad Grebel, A Provisional Life”, The Conrad Grebel Review, vol. 17, núm. 3, otoño de 1999, pp. 6-7; y William R. Estep, La historia de los anabaptistas, revolucionarios del siglo XVI, Publicadora Lámpara y Luz, Farmington, New Mexico, 2008, pp. 40-44.



    2 Harold S. Bender and Leland D. Harder. "Grebel, Conrad (ca. 1498-1526)." Global Anabaptist Mennonite Encyclopedia Online. 1989. Web. 9 Sep 2017. http://gameo.org/index.php?title=Grebel,_Conrad_(ca._1498-1526)&oldid=146450



    3 Idem.



    4 John L. Ruth, Conrad Grebel, Son of Zurich, Eugene, Oregon, Wipf & Stock Publishers, 1999, p. 16.



    5 Harold S. Bender and Leland D. Harder. "Grebel, Conrad (ca. 1498-1526)." Global Anabaptist Mennonite Encyclopedia Online. 1989. Web. 9 Sep 2017. http://gameo.org/index.php?title=Grebel,_Conrad_(ca._1498-1526)&oldid=146450



    6 William R. Estep, op. cit., p. 45.



    7 Harold S. Bender, “Conrad Grebel as a Zwinglian, 1522-1523”, The Mennonite Quarterly Review, vol. XV, núm. 2, 1941, pp. 67-68.



    8 John L. Ruth, op. cit., p. 59.



    9 Harold S. Bender, op. cit., p. 68.



    10 Ibid., p. 74.



    11 George Williams, La Reforma radical, Fondo de Cultura Económica, México, 1983, p. 116.



    12 Harold S. Bender, op. cit., p. 76.



    13 John Howard Yoder (compilador), Textos escogidos de la Reforma radical, Burgos, España, Biblioteca Menno, 2016, p. 124.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Müntzer y Grebel: conflicto hermenéutico en el siglo XVI (II)
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

    Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Zacarías Toda la Biblia: Zacarías

    Lo más importante en la vida no son los logros que podamos conseguir, sino que sepamos disfrutar del camino.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.