PUBLICIDAD
 
lunes, 21 de agosto de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    14
     

    Los que se van de la iglesia, ¿se pierden?

    Hay iglesias que sufren por causa de la inestabilidad espiritual, emocional o social, tanto de miembros como de líderes. Los que nunca se van ¿son los únicos que se salvan?

    AGENTES DE CAMBIO AUTOR Óscar Margenet 13 DE MAYO DE 2017 23:05 h

    Vivimos tiempos de enorme confusión en los que frases como ‘todo vale’ y ‘esto es lo que hay’ marcan la enorme diversidad de situaciones y opiniones que creemos conocer. Es que nadie está inmune a la confusión reinante. Hay ciertos diálogos con hermanos y hermanas, aún en nuestra propia iglesia, que necesitan de permanentes aclaraciones. 



    También es común escuchar o leer toda clase de enseñanzas basadas (o no) en la Biblia. Son muchas y variadas las erróneas opiniones e interpretaciones humanas de la doctrina revelada por el Espíritu de Dios en la persona del Señor Jesucristo de la Biblia.



    En esta serie sobre los primeros reformadores (01) llegamos hoy a ese grupo de puritanos que surgió en la primitiva iglesia; eran los que reaccionaban contra la jerarquía clerical y contra los que recibían a los que habían ofrecido sacrificios al César para no ser martirizados. Regresaban a la congregación de la que se habían apartado. Para ellos un cristiano verdadero es el que está dispuesto a morir por causa de su fe en Jesucristo, y no comparte el mundo de mentiras. 



    Sin embargo, la Biblia enseña la inclusividad del Evangelio; toda persona que cree en el Señor Jesucristo participa de su salvación; y están excluidas las personas que no creen (02). El punto a discutir en una nueva oportunidad es si una vez recibida podemos o no perder esa salvación.



     



    El peligro de olvidar quienes somos.



    Estamos rodeados de personas que se mueven por sí solas sin dar lugar a la intervención divina. En este ruidoso contexto debemos detenernos antes de ser arrastrados por la inercia absorbente. Es mucho más fácil hablar de los demás - y a los demás - que reflexionar a conciencia sobre uno mismo. Es necesario hacer un alto y ver en qué condición nos encontramos ante Dios y nuestros semejantes. 



    Una buena práctica cristiana es comprobar cuál es nuestra conducta frente a las situaciones que provienen de un sistema que exige velocidad en la toma de decisiones. 



    Somos parte de un grupo en el que hay creyentes firmes en su fe, y otros inseguros que creen que pueden perder su salvación. Estos temen no cumplir con los mandamientos que les han impuesto o se han impuesto a sí mismos. En este contexto debemos preguntarnos:



    ¿Estoy viviendo esa fe genuina y verdadera propia de los hijos e hijas de Dios? 



    ¿Confío a cada momento en el Señor Jesucristo, en todo?



    Necesitamos examinarnos a nosotros mismos para ver qué clase de "creyentes" somos.



    El Apóstol Juan escribió una carta en la que establece que podemos saber si somos o no hijos de Dios (03). De tal conocimiento depende que tengamos o no una relación real con Él. Eso no quita que, automáticamente, dejemos de ser hijos e hijas débiles, que ofendamos, decaigamos y fallemos a los demás. Pero esto no anula la posibilidad de mantener la relación que nos viene de Dios; por el contrario, nos ayuda a entender que no hay nada bueno en nosotros aparte de Jesucristo. Es Él quien pagó por nuestro rescate en la cruz del Calvario para limpiarnos de todo pecado; y lo continúa haciendo con los que se arrepienten. Por si esto fuese poco, Él es nuestro sumo pontífice en el Santuario eterno; y también nuestro abogado defensor ante Dios Padre.



    Repasemos con ayuda de J.C.Varetto lo que se dice de ese grupo de cristianos que fue declarado cismático por la jerarquía eclesial (04). 



     



    Los novacianos.



    “Las ideas y prácticas archiepiscopales de Cipriano (05) encontraron en Cartago la decidida resistencia de Novato; hombre ardiente de espíritu, impetuoso y amigo de oponerse a las tendencias jerárquicas y clericales en la iglesia. 



    Su contrario, Cipriano, dice de él, que era ‘una antorcha inflamada para producir el incendio de la sedición, un torbellino, una tempestad, un enemigo del reposo y de la paz’. Novato hizo que uno de sus partidarios llamado Felicísimo, fuese elegido diácono, sin dar cuenta de este hecho al obispo, y por lo tanto desconociéndole derecho de intervenir en tal asunto. 



    ‘Había en esto - dice Pressensé (06) una atrevida reivindicación de la independencia parroquial; era afirmar de hecho que cada parroquia, por su organización interna, podía gobernarse a sí misma, y que el pastor era su propio obispo en la comunidad para todo lo que no se relacionaba con asuntos de interés general. 



    No había nada más legítimo desde el punto de vista de la antigua constitución de la iglesia, cuando la igualdad de los obispos y de los presbíteros era universalmente aceptada. En tal estado de cosas, el anciano encargado de la dirección de una iglesia, no tenía por qué recurrir a la autorización de uno de sus colegas para sancionar la elección de un diácono; sintiéndose su igual, no tenía ninguna necesidad de su aprobación.’



    De Cartago, Novato se fue a Roma para hacer propaganda en aquel centro, y encontró en  Novacio (07) un entusiasta compañero de sus ideas; y así Novato en Cartago, y Novacio en Roma, dieron impulso a aquel movimiento que no cesó de protestar contra la impureza de las iglesias y las pretensiones clericales en estos períodos críticos de la historia del cristianismo.



    En Roma, el conflicto tomó un nuevo aspecto, y ya no fue tanto una campaña anti episcopal,  como en Cartago, sino una protesta contra la readmisión en la iglesia de los que habían negado a Cristo y quemado incienso a los dioses durante la persecución. 



    Sobre Novacio, dice Roberto Robinson (08):



    ‘Era un anciano de la Iglesia de Roma, hombre de vasta erudición, que tenía las mismas doctrinas que la iglesia, el cual publicó varios tratados en defensa de lo que creía. Sus discursos eran elocuentes e insinuantes, y su moral, irreprochable. Vio con gran pesar la intolerable depravación de la iglesia. 



    Los cristianos, durante algunos años eran bien mirados por un emperador, pero luego eran perseguidos por otros. En épocas de prosperidad, muchas personas afluían a las iglesias con propósitos bajos. En tiempos de adversidad, negaban la fe y volvían a la idolatría. Cuando la tormenta pasaba, volvían a la iglesia, con todos sus vicios, para pervertir a los otros con su mal ejemplo. 



    Los obispos ambiciosos de prosélitos, estimulaban todo eso; y desviaban la atención de los cristianos, de la antigua confederación de virtud a las vanas exterioridades de Oriente, y otras ceremonias judías, adulteradas también con paganismo. 



    Al morir el obispo Fabiano, Cornelio, anciano y ardiente partidario de la recepción de multitudes, surgió como candidato. Novacio se puso en su contra; pero como Cornelio fue elegido, y no viese señales de reforma, sino por el contrario una marea de inmoralidad invadiendo la iglesia, se separó, y muchos con él. 



    Cornelio, irritado por Cipriano, quien se hallaba en las mismas condiciones a causa de las protestas de algunos hombres piadosos de Cartago, que estaba irritado contra uno de sus presbíteros llamado Novato - quien de Cartago había ido a Roma a unirse con Novacio - reunió un concilio y consiguió que lanzase una sentencia de excomunión contra Novacio.’



    Aunque no había entre ellos ninguna cuestión doctrinal que los separase, sino asuntos de disciplina y moral, los novacianos no pudieron continuar unidos a los demás cristianos, y su obra se desarrolló independientemente. 



    Profesaban doctrinas bíblicas, y la disciplina en las iglesias era extremadamente rígida. Se les acusa de haber cometido el error de esperar de los miembros una perfección inalcanzable aquí en la tierra; pero, aunque no siempre se les puede dar razón, uno se ve compelido a admirar su anhelo de santidad en aquellos días cuando la virtud cristiana empezaba a decaer rápidamente. 



    Fueron los primeros cristianos a quienes el mundo llamó cataros, es decir, puros, lo que demuestra que sus costumbres eran irreprochables. Para ser admitidos en la iglesia tenían que hacer profesión de fe personal en Cristo y confesarla por medio del bautismo, aunque hubiesen sido bautizados en la infancia. Se oponían a la exagerada reverencia de que eran objeto los mártires y todo los que habían tenido que sufrir persecución de los paganos.



    Se extendieron por muchos países, fundando y edificando congregaciones espirituales que duraron hasta el tiempo de la Reforma.” Hasta aquí el relato de Varetto.



    La decadencia moral de toda sociedad provoca el surgimiento de minorías moralistas. En este sentido, el puritanismo de estos cristianos se extendió en la historia estuvo representado por los albigenses (09). 



    No obstante reaparecieron muchas veces a lo largo de la historia del cristianismo, pasando por ‘los moldavos’, ‘los hermanos de Plymouth’, los ‘cuáqueros’, los ‘exclusivistas’, los ‘Amish’ y otros aún más actuales.



    Quiera nuestro Padre centrarnos en la persona de Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios. Él se encarnó para purgar nuestros pecados y así satisfacer la justicia divina: el justo muriendo por los injustos (10). Sin ese sacrificio central en la Biblia no se entendería la predisposición de tantos miles de cristianos para morir por el Señor, antes que traicionar la fe. 



    Tampoco entenderíamos la parábola del hijo pródigo, en la que un padre amoroso y paciente aguarda el retorno del hijo extrañado (11). Pues no todos los que se van, y regresan, se pierden; ni todos los que nunca faltaron a las reuniones de la iglesia, se salvan.



     



    -----ooooo0ooooo-----



     



    Notas



    Ilustración: conmovedora escena en la que se aprecia el amor de un padre por su hijo,



    01.  Esta serie comenzó el 01/10/2016 con ‘Jesucristo, el primer reformador’; http://protestantedigital.com/magacin/40402/Jesucristo_el_primer_reformador



    02.  Romanos 1:16; Juan 3:18.



    03.  1ª Juan 3:2; 5:13,19.



    04.  ‘La Marcha del Cristianismo’, páginas 1332 -133.



    05.  Ver el artículo anterior titulado “Morir dando la cara o vivir escondiendo el rostro” http://protestantedigital.com/magacin/42079/Morir_dando_la_cara_o_vivir_escondiendo_el_rostro



    06.  Edmond de Pressensé (1824 – 1891) pastor, teólogo y hombre político francés.  



    07.  Se cree que murió en Roma en el año 151.



    08.  (1735 – 1790) Pastor y predicador inglés, de la congregación bautista en Cambridge.



    09.  Alrededor del siglo X, en el ‘mediodía’ francés.



    10.  2ª Corintios 5:21; 1ª Pedro 2:24, Romanos 4:25.



    11.  Lucas 15: 11-32.


     

     


    14
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    flash
    20/05/2017
    20:29 h
    13
     
    De la misma manera sucede hoy los que siguen los pasos de Novaciano, que oponen una Iglesia espiritual de selectos a la Iglesia visible que Cristo Fundó. En esta corriente hay que situar a los movimientos espiritualistas de la Edad Media, como los cátaros, valdenses, albigenses, wiclefitas, husitas y muchos de los reformadores protestantes. Saludos
     

    flash
    19/05/2017
    01:06 h
    8
     
    Con todo respeto hermano Oscar, refiriéndose a Novacio, que fuente usó el pastor Roberto Robinson para afirmar que Novacio rechazaba la depravación moral de la Iglesia, entendiendo que sólo existía uno sola Iglesia Católica.
     
    Respondiendo a flash

    Óscar Margenet Nadal
    21/05/2017
    00:19 h
    14
     
    A post #8: con igual respeto Luis Alberto (flash) en el artículo yo cito a Varetto; él cita ese párrafo de la obra 'Ecclesiastical Researches', Chapter VIII: 'The Church of Rome', pages 124,125 del políglota historiador Robinson. Este inicia su libro con esta frase en latín: 'si quid hic dictum scripture contra veritatem, indictum inscriptumve esto'. Puedes comprobar por tí mismo las fuentes que utiliza Robinson en el siglo XVIII. Saludos.
     

    flash
    18/05/2017
    13:41 h
    7
     
    En La carta del papa Cornelio a Novaciano se lee: “Si creemos a Novaciano, haremos lo contrario de Cristo. El era bueno, e iba al bosque en busca de la oveja perdida, la tomaba y la llevaba sobre sus hombros. Nosotros en cambio, ¿la veremos venir y la rechazamos con nuestros pies.” Estos "puritanos" querían una Iglesia donde el trigo debería crecer sin la cizaña. En otras palabras: no eran cristianos.
     
    Respondiendo a flash

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    19/05/2017
    15:44 h
    10
     
    Jesús aplicó la imagen del trigo y la cizaña al mundo, no a la iglesia (Mateo 13:38). Cornelio respondió como diciendo "siguen a Novaciano o a nosotros (Roma)". La solución no tenía que pasar por que todos respondan igual. Tenemos ejemplo de cómo Bernabé y Pablo adoptan posiciones opuestas acerca de Juan Marcos al extremo de terminar separando sus trabajos (Hechos 15:36-39). No sé si Novaciano también respondió al asunto como respondió Cornelio, pero no tenían que hacer igual absolutamente todo.
     
    Respondiendo a Alfonso Chíncaro (Perú)

    flash
    20/05/2017
    20:10 h
    12
     
    Vamos despacio que estoy apurado, me decía un amigo. Para el judaísmo, era impensable la coexistencia del bien y del mal en los días mesiánicos. Para Novaciano, la Iglesia TENIA (moralismo) que ser pura, santa, sin pecadores, habría que hacer una purificación total en la Iglesia. La doctrina central de esta parábola es que en el reino habrá coexistencia de buenos y de malos hasta la hora final. Ni se afirma ni se excluye el que los malos con el tiempo puedan hacerse buenos.
     
    Respondiendo a flash

    Óscar Margenet Nadal
    20/05/2017
    01:09 h
    11
     
    A post #8: estimado Alfonso, con este comentario demuestras estudiar bien tu Biblia e interpretar con coherencia a los historiadores. El propio Jesús tuvo enfrente a los que no estudiaban la Escritura ni sabían interpretar la historia. A ellos les dijo: "¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra." Juan 8:43. Si Jesús viviese hoy diría lo mismo a los que intentan sustituir su mensaje con ostentosa religiosidad y vanas tradiciones humanas. Dios te bendiga hermano.
     
    Respondiendo a Óscar Margenet Nadal

    EZEQUIEL JOB
    19/05/2017
    05:16 h
    9
     
    Ni al papa ni a Novaciano, ni ningún otro. Obedezcamos solo al Señor Jesús, cumpliendo sus mandamientos escritos en La Biblia, PARA NUESTRA SALVACIÓN: "Heb 5:8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;"
     

    flash
    18/05/2017
    06:18 h
    6
     
    En honor a la verdad, Novaciano NO fue cristiano. El presbítero Novaciano, fue un notable escritor del que se ha conservado un libro sobre la Trinidad, se hizo consagrar obispo y se levantó con la pretensión de fundar una iglesia reformada. Para Novaciano, los que habían flaqueado en las persecuciones tenían que ser excluidos para siempre de la Iglesia.
     

    unapastoraateaseatrincheraensuiglesia
    16/05/2017
    10:45 h
    3
     
    Tenemos que temblar ante (Heb 4) que nos dice claramente que un verdadero apostata. no. tiene una segunda oportunidad.No es lo mismo un cristiano que pasa una crisis espiritual y se aparta de la Iglesia que un Apostata .Un apostata es uno que se suicida espiritualmente vemos en la BIBLIA el caso del Rey SAUL. El predicador SPURGEON en una de sus predicas afirmo que el Apostata esta perdido irrimisiblemente.Francisco gomez
     
    Respondiendo a unapastoraateaseatrincheraensuiglesia

    Óscar Margenet Nadal
    17/05/2017
    09:04 h
    5
     
    A post #3: estimado Francisco, gracias por tu comentario. En efecto, la apostasía es obra del anticristo, como bien define el apóstol Pablo: el "inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos." 2ª Tesalonicenses 2:9,10. Dios te bendiga hermano.
     

    flash
    15/05/2017
    02:59 h
    2
     
    La Iglesia es madre y misericordia, los que se alejan o se van de la ÚNICA Iglesia, ella como madre los espera con los brazos abiertos como el hijo pródigo. Saludos
     

    EZEQUIEL JOB
    14/05/2017
    06:17 h
    1
     
    La asistencia a la iglesia, nada tiene que ver con la salvación, sino LA OBEDIENCIA a los mandatos del Señor Jesús(Heb 5:8-9Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;)(Mat 7:21No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.)La Biblia es NORMA DE CONDUCTA en todo lugar, incluso en la iglesia
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Óscar Margenet Nadal
    17/05/2017
    08:58 h
    4
     
    A post #1: así es estimado hermano. La iglesia no es una institución humana sino divina. El apóstol Pablo la define como un cuerpo espiritual con miembros elegidos por Dios cuya única cabeza es Jesucristo a la diestra del Padre; y también como un edificio espiritual cuyos miembros somos piedras vivas elegidas por Dios cuya piedra clave es el propio Jesucristo. La iglesia resulta de la salvación que pertenece al Señor; la inversa es un invento humano. Esto afirma la Biblia. Bendiciones.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Los que se van de la iglesia, ¿se pierden?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes” “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes”

    Hablamos con Noa Alarcón sobre su próxima novela ‘Ernestina y los espíritus’, ambientada en el Madrid de la Primera República, un tiempo de convulsión social y política en el que el protestantismo llegó a España.

     
    El reo: Bonhoeffer contra Hitler El reo: Bonhoeffer contra Hitler

    Daniel Jándula nos presenta la tercera edición de la novela El reo, una ficción basada en la experiencia de Dietrich Bonhoeffer, el pastor protestante alemán que se opuso al nazismo.

     
    Análisis del crecimiento evangélico en España Análisis del crecimiento evangélico en España

    Durante el 8º Congreso Evangélico Dámaris Playá presentó un informe con las cifras de lugares de culto evangélicos en España y la evolución de la presencia protestante en nuestro país.

     

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas

    El joven estudiante de ingeniería usa sus recursos y talento para ayudar a niños que necesitan prótesis de mano, algo inalcanzable por otros medios.

     
    Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal)

    Análisis de la propuesta de Ley nacional pro LGTBI española. Implicaciones éticas, legales y de mordaza a las libertades. Y la postura que deberían tener los cristianos ante ella. Entrevista a César Vidal.

     
    J.C. Escobar: Reforma y Pentecostés inseparable

    Evangélicos españoles celebran #500Reforma en 2017, cinco siglos después de la Reforma protestante. El coordinador Juan Carlos Escobar habla de su experiencia, visión y obstáculos para esta conmemoración. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Yo no estoy en venta! Yo no estoy en venta!

    "Los llamados afuera" (15J). Jóvenes cristianos reunidos en la Puerta del Sol de Madrid denuncian la trata de personas como una forma moderna de esclavitud y tráfico humano. Un flashmob realizado por tres ONGs que ayudan a mujeres que huyen de la esclavitud sexual en España.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Andar Andar

    Un vídeo de 2 minutos sobre el significado de Judas 24.

     
    3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme 3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme

    Frikrist nos habla sobre relaciones y por qué es importante seguir el plan de Dios.

     
    La historia de Lutero, animación Playmobil La historia de Lutero, animación Playmobil

    Animación "stop-motion" hecha con más de 4.000 fotos explica la esencia de la Reforma. Producción: Dan Rackham. Narración: Luis Panduro.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.