PUBLICIDAD
 
lunes, 27 de febrero de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Will Graham
    8
     

    No digas “amén” a todo

    Cómo usar la palabra ‘amén’ correctamente.

    BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 28 DE ENERO DE 2017 23:40 h

    Me encanta decir amén. Es una palabra estupendísima.



    Como recién convertido, vi cómo los hermanos de mi congregación decían “amén” cuando el pastor hizo hincapié en alguna afirmación concreta de la predicación.



    Después de unos cuantos meses, me encontré haciendo exactamente lo mismo que ellos:




    • El pastor: “¡Jesús es el Señor!”

    • Nosotros: “¡Amén!”

    • El pastor: “¡El Señor nos ha salvado por su infinita gracia!”

    • Nosotros: “¡Amén!”

    • El pastor: “¡Gloria a Dios en las alturas!”

    • Nosotros: “¡Amén!”



    Decía amén cada dos por tres. ¡Lo estaba pasando bomba!



    No obstante, cuando fui a escuchar a Gloria Copeland (la esposa de Kenneth Copeland) predicar en Belfast en abril 2005, me fue imposible decir amén. Nos soltó siete u ocho reglas del libro de Deuteronomio sobre cómo hacernos ricos.



    A pesar de que yo fuera un creyente joven todavía, sabía que algo andaba mal. No podía decir amén a nada aunque muchos a mi alrededor ameneaban casi todo lo que Gloria nos decía.



     



    Gloria Copeland nos enseñó sobre cómo hacernos ricos a partir de Deuteronomio. ¡No podía amenear!



    Poco a poco iba aprendiendo que no se puede decir amén a todo.



    Ahora bien, ¿qué significa la palabra amén? El catecismo de Heidelberg contesta diciendo que: “Amén quiere decir: esto es verdadero y cierto”. Es decir, si digo amén a alguna afirmación, significa que estoy aseverando que aquella aserción es verdadera y cierta. Por lo tanto, si algo no es verdadero ni cierto no puedo responder diciendo amén.



    Otra cosa que he aprendido sobre el amén es que en muchos círculos se ha convertido en una tradición evangélica más, un poco como el llamado al altar después del sermón. Me di cuenta de ello cuando empecé a predicar. Aquí tenéis dos ejemplos muy vívidos:




    • En un determinado culto, estaba explicando en algún punto del mensaje de qué se trata el panteísmo. Mientras decía algo como “los árboles son Dios, las rocas son Dios, todo es Dios” un hombre gritó “¡Amén!” Y tuve que parar el mensaje para explicarle que no podemos decir amén a semejantes afirmaciones ya que son falsas. Dios no es un árbol. Dios no es una roca. Hay una distinción cualitativa entre el Creador y lo creado.

    • En otra reunión pregunté a la iglesia algo como, “¿Qué es un gentil?” y algunos contestaron diciendo amén. Pero les dije, “Hermanos, os he hecho una pregunta. No he afirmado nada. ¿Por qué decís amén?”



    En ambos casos, he visto que usamos el amén muy a la ligera sin realmente procesar bien lo que se está diciendo desde el púlpito. No tengo nada en contra de decir amén. Pero si abusamos del amén se convierte en otra “vana repetición” más, que caracteriza la “palabrería” de los que no conocen a Dios (Mateo 6:7).



    Pese a los abusos del amén, sigo creyendo en la utilidad de la palabra. Se me ocurren tres razones por las que el uso de la palabra en nuestro entorno evangélico es provechoso:



    1.- Nos ayuda a interactuar con la prédica



    La predicación no es un monólogo. Hay interacción en la predicación. Al decir amén nos convertimos en participantes activos del mensaje. Demuestra que estamos usando la mente, analizando todo lo que el pastor nos va diciendo.



    Tristemente se ha perdido el arte de escuchar una predicación en nuestros días. En vez de seguir la línea de razonamiento del predicador, muchos están simplemente esperando a que levante la voz o que dé alguna ilustración impresionante o qué cuente un chiste o un testimonio antes de decir amén.



    Pero allí los predicadores somos culpables también. ¿Acaso no es verdad que tendemos a predicador mensajes así en nuestros días? Nuestro estilo de predicación no fomenta amor por la Palabra sino por el sensacionalismo.



    2.- Anima al predicador



    Decir amén es una bendición para el pastor también. Cuando ve que el pueblo va asimilando la enseñanza, le entra gozo en el corazón. Al fin y al cabo, no subimos al púlpito con el fin de rellenar un hueco.



    Predicamos porque creemos que la doctrina importa. Estamos persuadidos de que el bienestar de la iglesia depende de la Palabra expuesta. Consiguientemente, cuando vemos cómo los hermanos de la congregación reciben el mensaje, nos da mucha alegría.



    3.- Nos ayuda a discernir los espíritus



    El uso del amén nos ayuda a “probar los espíritus si son de Dios” (1 Juan 4:1). Hay falsos maestros por todos lados. Cuando viene un predicador desde afuera, hay que asegurarnos de que predica conforme a las Escrituras.



    No podemos aceptar la autoridad espiritual de una determinada persona por el mero hecho de haberlo visto en algún poster en las redes sociales. Necesita hablar conforme a las Escrituras. A pesar de que Gloria Copeland sea multimillonaria y conocida en todo el mundo anglosajón, no quiere decir que hable conforme a la Palabra de Dios.



    Conclusión



    Con todo, hermanos, os animo a usar el amén de forma sensata y madura. No digáis amén porque el pastor haya levantado la voz. Decid amén porque está hablando según la bendita, inspirada, infalible, inerrante Palabra de Dios.



    ¿Amén?


     

     


    8
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Julián
    30/01/2017
    23:22 h
    8
     
    Amén!
     

    Óscar Margenet Nadal
    30/01/2017
    13:59 h
    7
     
    Gracias Will. En el AT se usó ‘amén’ al: determinar si había pecado oculto (Números 5:22); afirmar la maldición de Dios a 12 casos de transgresión a la Ley (Deuteronomio 27:15-26); ordenar David que Salomón le sucediese (1ª Reyes 1:36); celebrar el arribo del Arca del Pacto (1ª Crónicas 16:36); atender a los oprimidos (Nehemías 5:13); abrirse el libro de la Ley (Nehemías 8:6); cantar (Salmos 41:13; 72:19; 89:52; 106:48); obedecer a Dios (Jeremías 11:5; 28:6) y 49 veces en el NT. ¡Bendiciones!
     

    Josean Sereno
    30/01/2017
    00:44 h
    6
     
    Amén. Creo que esta exposición merece una segunda parte: el uso del "amén" en las redes sociales. Las circunstancias de su utilización indiscriminada son similares a las ya ennumeradas. Pero como te lo encuentras escrito, la mayoria de las veces será sin el acento que le corresponde por ser palabra aguda terminada en "n". "Amen", un imperativo del verbo AMAR. Qué hermosa equivocación sumada a la falta de discernimiento. Pero cómo hace daño al iris.
     

    flash
    29/01/2017
    23:53 h
    5
     
    Amén, podría ser una palabra que me compromete en mi historia con alguien, en este caso, TODAS las palabras que dice el Maestro. En Jesucristo no hay ni existe ni un SI y ni un NO. Siempre es un SI. La Iglesia pronuncia este amén en unión con los elegidos del cielo (Ap. 7,12) y nadie puede pronunciarlo a menos que la gracia del Maestro esté en él; así el voto con que termina la Biblia y que va sellado por un último amén, es que esta gracia sea con todos ( Ap 22,21).
     

    martinbook85
    29/01/2017
    21:50 h
    4
     
    ¡Amén! Sí, hay maluso y abunda, pero que fortaleza dé al predicador cuando le ayuda animarse en su predicación. Cuando todos están callados se pregunta si haya dicho algo malo (debe haber algún varón o mujer de Dios en la congregación que sepa la verdad). Dios te bendiga, amado hermano. ¡Soli Deo gloria! ¡Amén!
     

    jorgevaron
    29/01/2017
    19:46 h
    3
     
    Amen ! hermano Will, lo que dices es acertado. que Dios nos ayude a "desmecanizar" nuestra comunicación como creyentes. Mi amada esposa se encontró diciendo "amen" en una reunión de negocios donde, posiblemente, ella era la única creyente evangélica. La hilaridad fue general, afortunadamente la primera en soltar a risa fue ella misma.
     

    Noemí
    29/01/2017
    19:35 h
    2
     
    ¡Amén! Tienes toda la razón Will. Muchas veces se exclama con esta palabra como una costumbre más, porque el predicador ha levantado la voz, ha acabado una frase o un pensamiento y se dice amén sin haber escuchado lo que se ha dicho. Oigamos bien lo que se predica y estemos atentos. Si es conforme a las Escrituras, digamos amén, si no, callemos. Bendiciones en esta semana!
     

    Gerardo Cruz ( evangélico )
    29/01/2017
    15:25 h
    1
     
    Amen!!! Hermano Will, así se escribe!
     



     
     
    ESTAS EN: - - - No digas “amén” a todo
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Las lecciones del Caso Nóos: César Vidal Las lecciones del Caso Nóos: César Vidal Análisis del significado profundo del primer juicio a un miembro de la Casa Real, Cristina de Borbón, cuya sentencia ha condenado a su marido Iñaki Undargarín a más de seis años de cárcel.
     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    Política de Trump: análisis de C. Vidal

    Relación con Israel y cristianos, Decreto refugiados, muro con México, política antiabortista, elección juez conservador para Supremo, postura internacional. Análisis de César Vidal. 

     
    Idea2017: ruptura y reconciliación

    El teólogo José Hutter introduce el principio bíblico de reconciliación y explica el desafío que supone vivirlo para los cristianos en un mundo roto.

     
    Pastor David Ortiz, superviviente y vencedor en el nombre de Jesús en Israel

    Entrevista al pastor David Ortiz, cuyo hijo Ami salvó milagrosamente la vida en Ariel (Israel) al estallarle una bomba que era para él. Su historia y la de su esposa Leah es un mensaje de esperanza y perdón en medio de la barbarie, y del poder de Dios obrando de una forma tan real como sobrenatural.

     
    España, paraíso de la trata en Europa

    Miles de mujeres son traficadas en España para su explotación sexual. Carolina Sánchez dirige dos casas de acogida para víctimas de trata en nuestro país.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    Los poetas y Dios 2016 Los poetas y Dios 2016

    Culminó el XIII Encuentro celebrado en Toral de los Guzmanes (León), con apoyo de ADECE y bajo el lema 'Natividad del Amado galileo'. Fotos de Pablo Rodríguez.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
    3MJ #50: no hay lugar para Dios 3MJ #50: no hay lugar para Dios

    Al rechazo y desprecio hacia Jesús, él responde ofreciéndonos un lugar. De eso trata el evangelio.

     
    8 causas: mártires 8 causas: mártires

    Muchos mantuvieron su fe en Cristo hasta las últimas consecuencias: llegaron a entregar la vida por mantener sus convicciones.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.