PUBLICIDAD
 
viernes, 13 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
13
 

10 textos protestantes de lectura obligatoria

10 de los libros más importantes de la historia del protestantismo.

BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 19 DE NOVIEMBRE DE 2016 23:10 h

El protestantismo ha producido muchos escritos destacados a lo largo de los últimos cinco siglos.



Hoy queremos enfocar nuestra atención en diez de los textos protestantes más significativos de la historia que todos tenemos que leer sí o sí.



1.- La voluntad determinada (1525)



El monje agustino Martín Lutero comentó que ‘La voluntad determinada’ fue su obra más importante. El celebrado teólogo de Princeton, B.B. Warfield, denominaría el libro como “El manifiesto de la Reforma protestante”. Lutero escribió el libro en respuesta a la doctrina semipelagiana del católico liberal Erasmo, el cual creía que el factor decisivo en la salvación era el libre albedrío del hombre. A diferencia de Lutero, Erasmo creía que la voluntad humana tenía cierta capacidad innata para conocer a Dios y volver a Él.



Lutero respondió con ‘La voluntad determinada’, testificando que la voluntad del hombre está tan corrompida por la caída de Adán que es imposible que el pecador escoja a Dios a no ser que el Espíritu de Dios resucite al hombre de su estado muerto, concediéndole vida eterna y una voluntad renovada.



El catolicismo optó por abrazar la postura de Erasmo en el Concilio de Trento mientras que los protestantes (menos los anabaptistas) siguieron la doctrina de Lutero.



2.- La confesión de Schleitheim (1527)



‘La confesión de Schleitheim’ (Suiza) es significativa ya que se trata de la confesión de fe más destacada de los anabaptistas. Aunque el documento no sea teológicamente elaborado, revela las convicciones principales dentro del ala radical de la Reforma.



Sus siete artículos se centran en la vida cristiana: el credo-bautismo, la excomunión, la Santa Cena, la separación del mal, los ministros, el uso de la espada y los juramentos. La confesión expresa la noción de que el bautismo y la Santa Cena son únicamente para los creyentes y que éstos no pueden tener nada que ver con la violencia.



3.- El catecismo menor de Martín Lutero (1529)



Después de visitar varias iglesias luteranas en Sajonia entre 1528 y 1529, Lutero se dio cuenta de que muchos pastores y creyentes protestantes no conocían los fundamentos de la fe cristiana. Dada esta carga, el reformador alemán se puso a redactar su ‘Catecismo mayor’, el cual fue publicado en abril 1529 y luego ‘El catecismo menor’, sacado un mes después.



‘El catecismo menor’ tuvo mucho más éxito gracias a su estilo pastoral y sencillez. De esta manera, Lutero logró educar a multitudes de sus seguidores en los principios clave del protestantismo. El formato catequético empleado, es decir, la exposición concisa de la fe en formato de preguntas y respuestas, gozó de gran popularidad. Otro factor que contribuyó al éxito del catecismo fue el idioma en el cual se publicó. En vez de usar latín, Lutero decidió redactar sus catecismos en la lengua alemana.



 



Martín Lutero.



4.- La confesión de Augsburgo (1530)



‘La confesión de Augsburgo’ fue compuesta por el brazo derecho de Lutero, a saber, Felipe Melanchthon. Se vio obligado a redactarla porque el emperador del Santo Imperio Romano, Carlos V, había convocado una asamblea con la esperanza de unificar su imperio ante el avance de las fuerzas turcas.



En esta confesión de 28 artículos, se resalta explícitamente la doctrina luterana tocante a la justificación por la fe: “Se enseña que no podemos lograr el perdón y la justicia delante de Dios por nuestro mérito, obra y satisfacción, sino que obtenemos el perdón del pecado y llegamos a ser justos delante de Dios por gracia, por causa de Cristo mediante la fe, si creemos que Cristo padeció por nosotros y por su causa se nos perdonan los pecados y se nos conceden la justicia y la vida eterna. Pues Dios ha de considerar e imputar esta fe como justicia delante de sí mismo como dice San Pablo en Romanos 3-4” (artículo 4).



No hay duda de que ‘La confesión de Augsburgo’ fue la confesión más importante de la primera generación de la Reforma.



5.- Instituciones (1536-59)



‘Las instituciones de la religión cristiana’, escritas por el refugiado francés Juan Calvino, es el libro más sobresaliente de la Reforma protestante. Interesantemente, Calvino basó su primera edición de ‘Las instituciones’ (1536) en ‘El catecismo menor’ de Lutero.



En la versión final del tomo (1559), el material se divide en cuatro grandes bloques siguiendo el hilo del ‘Credo apostólico’: el primer tomo se centra en Dios el Padre; el segundo en Dios el Hijo; el tercero en Dios el Espíritu; y el cuarto en la Iglesia.



‘Instituciones’ es el libro de la Reforma por excelencia donde los hallazgos de Lutero están explicados de una forma metódica, sistemática y con un gran espíritu pastoral. El tomo ha sido un libro de consuelo para los corazones de los creyentes desde hace casi quinientos años. Se trata de una auténtica joya ya que combina erudición exegética con espiritualidad evangélica.



 



Juan Calvino.



6.- La confesión escocesa (1560)



Seis líderes evangélicos –bajo el liderazgo del reformador John Knox y todos llamados John- redactaron ‘La confesión escocesa’, documento que se convirtió en la base doctrinal de la recién nacida Iglesia de Escocia. Se divide en 25 artículos y destaca que la idea reformada de que la disciplina (además de la predicación de la Palabra y la celebración de los sacramentos) es una marca de la verdadera iglesia.



Encima, defiende el principio de la sola Scriptura en términos bien claros: “Afirmamos, por lo tanto, que aquellos que dicen que las Escrituras no tienen más autoridad que la recibida de la Iglesia, blasfeman contra Dios y son perjudiciales a la Iglesia verdadera, que siempre oye y obedece a la voz de su propio Esposo y Pastor, y no se atribuye el ser maestra o autoridad sobre las mismas” (artículo XIX).



 



John Knox, uno de los fundadores de la Iglesia de Escocia.



7.- La confesión belga (1561)



Guido de Brés redactó ‘La confesión belga’ para las iglesias reformadas de los países bajos basándose en ‘La confesión galicana’ (1559). Empieza con la doctrina de Dios y acaba hablando sobre la escatología en cuestión de 37 artículos. En el Sínodo de Dort (1618-1619) se fijó el texto como autorizado y se declaró como obligatorio.



Como el caso de la confesión escocesa, la confesión belga indica que la disciplina eclesiástica ha de ser una de las marcas de una verdadera iglesia del Señor. “Los signos para conocer la Iglesia verdadera son estos: la predicación pura del Evangelio; la administración recta de los sacramentos, tal como fueron instituidos por Cristo; la aplicación de la disciplina cristiana, para castigar los pecados” (artículo 29).



8.- El catecismo de Heidelberg (1563)



‘El catecismo de Heidelberg’ es un documento profundamente pastoral escrito para consolar los corazones del pueblo de Dios. Su primera pregunta-respuesta revela algo de la ternura que caracteriza todo el catecismo. Pregunta: “¿Cuál es tu único consuelo tanto en la vida como en la muerte?”



Contesta diciendo: “Que yo, con cuerpo y alma, tanto en la vida como en la muerte, no me pertenezco a mí mismo, sino a mi fiel Salvador Jesucristo, que me libró del poder del diablo, satisfaciendo enteramente con su preciosa sangre por todos mis pecados, y me guarda de tal manera que sin la voluntad de mi Padre celestial ni un solo cabello de mi cabeza puede caer antes es necesario que todas las cosas sirvan para mi salvación. Por eso también me asegura, por su Espíritu Santo, la vida eterna y me hace pronto y aparejado para vivir en adelante según su santa voluntad”.



Además de su tono pastoral, el catecismo se trata de un escrito católico en el sentido puro de la palabra porque se dedica a exponer el Evangelio en base al ‘Credo apostólico’. En otras palabras, la tradición eclesial es útil en la medida en que esté en consonancia con la doctrina bíblica.



9.- Los 39 artículos (1563)



‘Los 39 artículos’ aluden a la declaración de fe de la Iglesia anglicana en Inglaterra. A pesar de que profese una soteriología calvinista, su eclesiología es episcopal, es decir, la iglesia local está sujeta al gobierno de un sacerdote, el cual está sujeto a un obispo. El obispo con más autoridad es el arzobispo de Canterbury, el cual es escogido directamente por el rey o la reina de Inglaterra.



El anglicanismo forma parte de la reforma magistral ya que reconoce el poder del Estado y anima a sus adeptos a “portar armas y servir en las guerras” según el mandato del magistrado (artículo 37). Rechaza a los protestantes radicales aseverando que, “Las riquezas de los cristianos no son comunes, en lo concerniente al derecho, título y posesiones de los mismos, como ciertamente los anabaptistas se jactan falsamente” (artículo 38).



 



Thomas Cranmer, el primer arzobispo de Canterbury escogido por el rey Enrique VIII.



10.-La confesión de fe de Westminster (1646)



Hasta el día de hoy, las tres formas de unidad (el catecismo de Heidelberg, la confesión belga y los cánones de Dort) siguen siendo consultados y usados en Europa continental. No obstante, en el mundo anglo-sajón, las iglesias reformadas tienden a emplear ‘La confesión de fe de Westminster’, ‘El catecismo mayor de Westminster’ y ‘El catecismo menor de Westminster’.



Además de ofrecer una interpretación presbiteriana de la eclesiología, los escritos de Westminster (del siglo XVII) son manifiestamente más escolásticos que las confesiones y catecismos redactados a lo largo del siglo XVI. Tanto los congregacionalistas como los bautistas modificaron ‘La confesión de Westminster’ para que fuese más afín a sus respectivas creencias eclesiológicas.



Con todo, juntamente con el Catecismo de Heidelberg, los documentos de Westminster son los textos confesionales más conocidos del mundo protestante.



Conclusión



Para acabar, entonces, os lanzo un desafío: ¿por qué no empezar a leer los escritos nombrados para aprender más sobre nuestro pasado evangélico? Podríais leer todos los textos en una sola tarde (menos ‘Las instituciones’ de Calvino y ‘La voluntad determinada’ de Lutero, a no ser que tengáis una voluntad muy –pero muy, muy- determinada).



Dada la gran indiferencia doctrinal que predomina en el mundo evangélico (posmoderno) actual, haríamos bien en avivar el arte de la lectura confesional. El cristianismo es una fe dogmática y para estar firmes en la fe, hacen falta textos teológicos que nos instruyen bien en las grandes doctrinas de la bendita Palabra de Dios. Creemos en la verdad. ¡Y creemos que importa!



Gracias a Dios, la mayoría de los textos se pueden conseguir gratis online. Pero también está bien invertir dinero en casas editoriales cristianas para que sigan adelante en su labor. Los textos recomendados son:




 

 


13
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Marc
02/12/2016
04:30 h
11
 
Excelente aporte.
 

Víctor Hernandez
28/11/2016
21:08 h
10
 
Muy buen artículo Will. Te felicito por estas recomendaciones y por animar a los lectores a que las conozcan. Sólo un par de observaciones: 1) El título de la obra de Calvino no es "Las instituciones" sino "La institución de la religión cristiana" (aunque la traducción al castellano sea una edición en dos volúmenes). 2) La obra de Lutero "La voluntad determinada" es también conocida en su título en latín "De Servo Arbitrio" y en alemán se tituló "El libre albedrío es una nada", muy sugerente.
 

Tintín
22/11/2016
17:57 h
5
 
Excelente artículo: mi más sincera enhorabuena a Will G. Una pregunta técnica que nunca he tenido clara: ¿"la voluntad determinada" sostiene la doble predestinación, aunque no sea explicitamente? Es decir, según Lutero, un hombre que ha recibido la gracia para creer ¿tiene libre albedrío para elegir creer o no creer? es decir, ¿la gracia posibilita la elección o la determina? El título parece indicar que determina, pero esto se suele atribuir a Calvino. Gracias de antemano. Bendiciones
 
Respondiendo a Tintín

Tintín
22/11/2016
23:08 h
7
 
Creo que ya entiendo a Lutero. Debe de decir que el hombre en gracia tiene una libertad análoga a lo que le ocurre a la de Dios. ¿Es Dios libre? Por supuesto. ¿Puede elegir el mal? Tiene libertad, luego poder puede—tiene «potencia» de— pero jamás escogerá el mal, va contra su naturaleza. Igual el hombre en gracia, tiene libertad, y por tanto potencia de salvación y condenación. Pero por la gracia no escogerá el mal: a pesar de su potencia es totalmente seguro, por gracia de Dios, que no lo hará.
 
Respondiendo a Tintín

Will Graham
23/11/2016
23:33 h
9
 
Tengo a muchos héroes arminianos, pero no serían teólogos "sólidos". Pienso en CS Lewis, Ravenhill, AW Tozer, EM Bounds y Wilkerson. Algunos buenos teólogos arminianos serían Wesley, John Miley (¡hasta BB Warfield elogió su teología sistemática!), William Burt Pope, Thomas Oden y el mismo Arminio. Diría que Norman Geisler es arminiano (es más arminiano que calvinista). William Lane Craig es molinista; pero en mi humilde opinión el molinsimo es simplemente arminianismo sofisticado. Un abrazo, WG
 
Respondiendo a Will Graham

Will Graham
22/11/2016
22:38 h
6
 
Lutero era agustino. A nivel puramente retórico, su defensa de la doble predestinación es mucho más potente que la de Calvino en los Institutos. En Lutero la gracia soberana es eficaz. Hubiera lamentado la postura semi-pelagiana de Melanchthon (más afín a la postura Trento y los anabaptistas). Te animo a leer el libro. Un abrazo, WG
 
Respondiendo a Will Graham

Tintín
23/11/2016
15:10 h
8
 
Entiendo: la gracia es eficaz. Muchas gracias, Will, por la respuesta. Pensando más sobre esto: si uno no da lugar a la «cooperación» en la salvación —sin mérito, claro— parece que es ineludible entender la predestinación «à la Calvino». ¿Me equivoco? Si hay algún teólogo protestante sólido que no sostenga esta interpretacion de la predestinación me gustaría echarle un ojo. Gracias de antemano. Bendiciones
 

Andrés
20/11/2016
02:11 h
1
 
llegué hasta el comentario a la Institución de Calvino... y no estoy de acuerdo. Que consuelo puede dar un texto que expresamente enseña la doble predestinación (predestinación para condenación), que implica que la respuesta al llamado no significa nada y que abunda en descalificativos y ad homimen? Por favor. No hagamos de Calvino una vaca sagrada. En serio.
 
Respondiendo a Andrés

ANGEL
21/11/2016
13:03 h
2
 
El no estar de acuerdo en algo con un autor determinado, no quiere decir que se tenga que desechar toda la obra de dicho autor. Las instituciones hablan de las doctrinas de la gracia, pero tienen otros muchos temas que trata con gran maestría y erudición. De la parte que trata sobre historia se aprende muchísimo. Incluso de aquella parte que no guste a alguien, también se aprende mucho. A veces los que hablan de Calvino, nos da la impresión de que nunca le han leído, a causa de sus prejuicios.
 
Respondiendo a ANGEL

Will Graham
21/11/2016
13:51 h
4
 
Bien dicho, hermano Ángel. Comparto su postura. Un abrazo, WG
 
Respondiendo a Will Graham

Andrés
21/11/2016
13:48 h
3
 
exactamente, hablan de Calvino y dan la impresión d e nunca haberlo leido. Exactamente.
 
Respondiendo a Andrés

Norberto Amoroso Jacquet
07/02/2017
17:35 h
13
 
Honestamente, yo suspendi la lectura de ese libro (instituciones). Por miedo a perder mi fe, puesto que soy arminiano. No obstante, estoy leyendo Radical de David Platt, que había sido tiene influencias calvinistas. Y está extraordinario. Siento paz al leer el libro. Es diferente a los demás que tengo en mi Biblioteca, porque me lleva a matar mi carne.
 

Norberto Amoroso Jacquet
07/02/2017
16:43 h
12
 
Pr. Will, para los que en mi caso profesamos una fe pentecostal (Asambleas de Dios), ¿cual de estos seria prudente leer?. Un abrazo. Norber
 



 
 
ESTAS EN: - - - 10 textos protestantes de lectura obligatoria
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: El origen de la realidad Intervalos: El origen de la realidad

Hoy vamos a indagar en el sentido de realidad que hay tras la Palabra, según la carta de Pablo a los Colosenses, capítulo 2, versículo 17. También comentamos un relato de Chéjov y una pregunta de Pilato sobre este asunto que aparece en Juan 18:38.

 
7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker 7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker

La Cumbre del Clima en Madrid y su impacto informativo en redes y las muestras de fe de los deportistas de élite son los temas de la tertulia semanal.

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.