PUBLICIDAD
 
jueves, 17 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
5
 

¿Qué significa ‘convertirse’?

Una consecuencia de nuestra experiencia espiritual de conversión es que todos y cada uno de nosotros estamos en el mismo proceso, aunque podamos estar en puntos distintos del camino.

TIERRA MEDIA AUTOR Alianza Joven 23 DE ENERO DE 2016 23:55 h

En el capítulo 15 del libro de los Hechos, Pablo y Bernabé pasan por Fenicia y Samaria “relatando detalladamente la conversión de los gentiles”. ¿Qué explicaban a los hermanos exactamente? ¿Qué significa que alguien se convierta?



Uno de los primeros problemas que encontramos al tratar de comprender este concepto y su significado es la confusión de términos que nuestra ‘cultura evangélica’ usa indistintamente para hablar de los procesos espirituales de las personas: Nacer de nuevo, arrepentirse o convertirse no son exactamente la misma cosa. Debemos empezar por clarificar la terminología para dejar de generar confusión, malos entendidos y ambigüedad.



Por ejemplo, muchos hablan hoy de “la oración de fe”, refiriéndose a una primera vez en la que alguien ora reconociendo a Jesús como salvador. Si aceptamos que es una oración genuina, podríamos estar hablando de un nuevo nacimiento, una gestación del Espíritu Santo, un primer paso de vida. Sin embargo, la vida es una sucesión de momentos, no un único momento. 



La palabra griega original que se traduce por ‘conversión’ en el Nuevo Testamento se utilizaba en los tiempos del griego koiné como ‘volver’, ‘volverse’, ‘regresar’ o ‘convertirse’. Estas palabras ya sugieren un proceso más que un evento específico. Cuando regresas de un sitio, siempre hay un primer momento para empezar el camino (el nuevo nacimiento) en base a un pensamiento que te guía hacia ese retorno (el arrepentimiento) pero todo el camino es parte del ‘volverse’, del ‘convertirse’. Por lo tanto, la conversión es un proceso lleno de sucesos particulares, no un evento único y definitivo. Sin nuevo nacimiento no hay conversión (no hay vida espiritual, Jn. 3) pero la conversión va más allá del momento particular de la gestación espiritual.



Un término más cercano a ‘conversión’ es ‘arrepentimiento’ (no son lo mismo, pero van de la mano) En Hch. 3:19 aparecen juntos como parte del camino. El término griego ‘μετανοια’ se traduce por arrepentirse, cambiar de vida, dar un giro de 180 grados. Empieza en un punto, el giro empieza en el grado 1, pero se va produciendo paso a paso. De la misma forma, la conversión es un proceso que se inicia cuando el primer arrepentimiento genuino impulsado por el Espíritu Santo produce un nuevo nacimiento, el grado 1 de este giro, de este cambio de vida. 



La conversión sigue y seguirá hasta que el cambio sea completado. La meta de la conversión es convertirnos en Jesús, ser como Él, completar el cambio desde el ser humano caído hasta la consecución del ser humano creado originalmente por Dios y ejemplificado a la perfección en Jesús hombre. La conversión acabará cuando Jesús sea completamente formado en nosotros. Eso va sucediendo a lo largo de nuestro camino (y no se completará en esta tierra) por lo que cada uno de nosotros es una persona en proceso de conversión. 



Una razón por la que en ocasiones se habla de la conversión como algo ya sucedido, pasado, es que la garantía de que la conversión de una persona llegará hasta el final es el sello del Espíritu Santo (2 Co. 1:21-22; también expresado como promesa de perfeccionar la obra hasta el fin en Fil. 1:6)



Pero en nuestra práctica espiritual y pastoral, debemos asumir que estamos en medio del proceso (aunque sepamos donde acabará) Una consecuencia de nuestra experiencia espiritual de conversión es, por lo tanto, que todos y cada uno de nosotros estamos en el mismo proceso, aunque podamos estar en puntos distintos del camino. Nuestra práctica de crecimiento, liderazgo, discipulado o seguimiento debe estar por lo tanto impregnada de humildad, transparencia y accesibilidad para los demás, ya que estamos en el mismo camino que los demás, no somos diferentes: “No que lo haya conseguido ya (…) prosigo hacia la meta” (Fil. 3:14-15)



También es importante comprender que cualquier síntoma particular de crecimiento personal, de madurez espiritual, la visibilidad del fruto del Espíritu en la persona o cualquier otro indicio del proceso de santificación (iniciado al nacer de nuevo) es una razón de alegría y celebración que muestra la obra de Dios en nosotros, que seguimos convirtiéndonos, conformándonos a Él, hasta que Jesús sea completamente formado en cada uno de nosotros. 



Un día, el joven alejado de su padre de la parábola de Lucas 15, volvió en sí. Fue un primer paso. Sin embargo, no se quedó en el inicio. A continuación pensó lo que debía hacer, decir, ser… E inició el camino de regreso (de conversión) para llegar a ser el hijo que estaba llamado a ser en casa de su Padre.



Seguimos en camino.



 



Lydia Valendiz



Juan Algaba



Moisés Peinado



Natán Planes



Pablo Villanueva



Israel Montes



Miguel Vera



Josué Otero



Jorge Manuel Pérez



Oscar Pérez


 

 


5
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Alfonso Chíncaro (Perú)
26/01/2016
17:34 h
5
 
Primera vez que escucho esta definición de conversión. Generalmente llamaba conversión al arrepentimiento y santificación al resto del proceso, pero el cambio (para mí, claro) me parece apropiado. Uno de los beneficios de esta definición es que nos obliga a vernos como un trabajo en desarrollo, que se está haciendo hasta terminarlo; hay que estar atentos, vigilando que el trabajo se siga realizando. Bendiciones.
 

felipe de jesus
25/01/2016
01:10 h
3
 
no puede haber más perfecto plan que ese.Cristo en nosotros la esperanza de gloria.
 

EZEQUIEL JOB
24/01/2016
03:28 h
1
 
Los apóstoles, hacen diferencia entre "creyentes" y los que han "conocido La Verdad" (1Tim4:3) (Juan 8:31-32) (2 Jn1:1). El apóstol Juan habla que el Señor a los que han CREIDO pueden llegar a ser DISCÍPULOS siempre y cuando permanezcan en la VERDAD (La Palabra, Cristo, El Espíritu)(Jn17:17)(Jn14:6)(1Jn5:6). Permanecer en la verdad es vivir obediente a los mandatos del Señor Jesús (Jn2:3-5). Día a día el cristiano mejora su forma de vivir. El Señor llevará a todos los que estamos en el proceso.
 
Respondiendo a EZEQUIEL JOB

EZEQUIEL JOB
24/01/2016
23:56 h
2
 
Un CREYENTE es un recién convertido, es salvo, siempre y cuando con limpia conciencia prosiga su camino a la perfección de acuerdo a la Imagen de Dios (Cristo), mejorando su vocabulario, su caracter, su conciencia y sus Obras (Vida), luego pasa a ser discípulo, y CONOCERÁ LA VERDAD: "Jua 8:31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; Jua 8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."
 
Respondiendo a EZEQUIEL JOB

EZEQUIEL JOB
26/01/2016
01:30 h
4
 
El mensaje del Señor Jesús es hacer DISCÍPULOS, y no conformarnos solamente con hacer CREYENTES. "Mat 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; Mat 28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. "
 



 
 
ESTAS EN: - - - ¿Qué significa ‘convertirse’?
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.