PUBLICIDAD
 
jueves, 24 de mayo de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    38
     

    ¿Por qué los evangélicos necesitamos catecismos?

    Analizamos las razones por las que el protestantismo contemporáneo tiene que avivar el uso de los catecismos y confesiones de fe.

    BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 29 DE NOVIEMBRE DE 2015 16:00 h

    Hace 360 años, esta misma semana varios amigos ministeriales de Richard Baxter se reunieron para orar. Querían orar el día 4 de diciembre, 1655 por tres razones.



    Primero, para pedirle perdón al Señor por no instruir bien a su pueblo. Segundo, para pedir la ayuda divina para enseñar bien a la iglesia. Tercero, para pedir que su obra de enseñanza tuviese éxito entre sus congregaciones.



    Los ministros estuvieron de acuerdo en que la mejor forma de enseñar a sus rebaños sería a través de catecismos, esto es, una forma de estudio doctrinal mediante preguntas y respuestas.



    En nuestros días cuando vemos cómo muchos evangélicos están volviendo al redil de la Iglesia Católica Romana por la falta de profundidad en el mundo protestante y cómo otros simplemente abandonan la fe por completo, me parece que una reunión de oración tal como aquélla organizada por los amigos de Baxter se está haciendo cada vez más necesaria.



    Tristemente, según el análisis del Dr. J.I. Packer, el mundo protestante lleva casi un siglo sin tomar en serio las confesiones de fe o los catecismos. La catequesis ha desaparecido del mundo evangélico. Como ha escrito el Dr. Antonio Cruz recientemente, “Si se ofreciera por parte de las comunidades cristianas una formación religiosa más adecuada y seria, así como una actitud más auténtica, probablemente se reduciría este abandono de la fe que se observa en la actualidad en buena parte del Occidente.



    Debemos tomar conciencia de que una educación teológica pueril, pusilánime y superficial no va a cambiar esta tendencia”.1



    Hoy, pues, me gustaría defender los catecismos evangélicos. Pero antes de hacerlo, creo que sería conveniente oponerme a algunas ideas que he oído de parte de mis hermanos protestantes condenado el uso de semejantes catecismos.



    I.- Argumentos contra los catecismos



    1.- No necesitamos nada sino la Biblia



    Creo que la objeción principal que he oído de parte de mis amigos anti-catequéticos es la idea de que sólo hace falta la Biblia. Su lema preferido es: ¡Sola Scriptura!



    Confieso mi admiración por la actitud que hay detrás de esta objeción, no obstante, hay que recordar que la enseñanza sobre Sola Scriptura nunca fue formulada de tal modo que eliminase otras autoridades de menor importancia.



    Sí, las Escrituras tenían que ser la regla suprema de fe y conducta; pero la Biblia en sí no está opuesta a la presentación de documentos teológicos tales como los catecismos. De hecho, todos los líderes protestantes clave (Lutero y Calvino, etc.) se dedicaron a escribir numerosos textos teológicos con el fin de reflejar las verdades de la Palabra de Dios.



    Irónicamente, la misma Biblia registra varias confesiones de fe que existían en los días apostólicos tales como “Jesús es el Señor” (Romanos 10:9) o el resumen magistral de la fe en 1 Timoteo 3:16 o el himno cristológico primitivo de Filipenses 2:6-11. La Biblia, al fin y al cabo, es una obra teológica impresionante.



    A nivel práctico, me doy cuenta de que las personas que gritan: “¡No necesitamos nada sino la Biblia!” siempre aceptan cosas que no están mencionadas en ningún lugar en la Biblia, por ejemplo, el uso de los instrumentos musicales en la iglesia; los micrófonos para los predicadores y el equipo de alabanza; el invitar a la gente al altar después de la prédica, etc.



    Así que sí, es cierto, necesitamos que la Biblia sea la roca sobre la cual edificamos nuestra fe; sin embargo, hacen falta otras ayudas piadosas para que entendamos mejor la enseñanza bíblica (sobre todo para los novatos en la fe). En mi opinión, los catecismos protestantes son una herramienta estupenda porque son capaces de resumir las doctrinas principales de la Palabra en unas cuantas frases sucintas.



    2.- Sólo hace falta el Espíritu



    Hoy día en muchos de nuestros círculos evangélicos, el Espíritu Santo ha llegado a ser sinónimo de espontaneidad y emocionalismo. Ahora lo más importante no es que la Palabra sea predicada correctamente sino las dulces sensaciones y mariposas que podamos sentir mientras estamos congregados en el nombre del Señor.



    Se ha perdido la verdad. Nos hemos vuelto posmodernos. La reunión se trata de sentimientos, sentimientos y más sentimientos. Por eso tantos sermones ya no se preocupan por la instrucción doctrinal sino que se centran exclusivamente en la aplicación y los testimonios personales.



    Por esta misma razón hay un nuevo estilo de alabanza y adoración entre nosotros que no hace nada sino bombardear a nuestros jóvenes con ritmo, luces brillantes, con el volumen de la música a tope y canciones desprovistas de cualquier tipo de contenido cristiano.



    Sin importar la popularidad de semejantes ‘ministerios’, tal clase de emocionalismo barato no tiene nada que ver con el cristianismo bíblico. Promueven emoción por amor a la emoción. No es emoción fundamentada en la preciosa verdad de la Palabra de Dios. La mente se encuentra ausente.



    ¿Cuántos falsos adoradores, falsos profetas y herejes habrán justificado sus ‘ministerios’ apelando al Espíritu Santo a lo largo de los siglos? Haríamos bien en recuperar el énfasis de Lutero en que la Palabra y el Espíritu siempre obran en armonía. Los catecismos, por lo tanto, son documentos profundamente espirituales puesto que procuran ser fieles a la bendita revelación de las Escrituras.



    3.- Los catecismos son aburridos



    Otra objeción a los catecismos es que son tediosos y aburridos. Ahora bien, tal objeción revela el estado del corazón de la persona que emite semejante juicio. ¿Cómo puede un corazón regenerado –verdaderamente regenerado- no sentirse abrumado por la gloria de Dios mientras estudia sobre la Trinidad, la doble naturaleza de Cristo, su obra expiatoria, la promesa de la vida eterna, etc.?



    Los catecismos nos hacen pensar. Nos estimulan la mente con la verdad de Dios. Creo que, en gran parte, nos hemos olvidado del mandato del Salvador Jesús de amar al Señor nuestro Dios con todas nuestras fuerzas, todo nuestro corazón y “toda nuestra mente”. ¡Por eso hay tantos protestantes que quieren volver al redil de Roma! Cualquier persona dotada de una célula de inteligencia en su cerebro pensaría que el protestantismo no tiene nada que ofrecernos intelectualmente. Uno de los desafíos para nuestra generación es recuperar la mente en la adoración evangélica.



    Me acuerdo de un testimonio compartido por el apologeta americano William Lane Craig. Mientras estudiaba para sus exámenes doctorales, se topó con una mujer sencilla que llevó a varias personas al Señor después de tocar unas canciones de adoración en su guitarra. Lane Craig dijo, “¿Qué hago yo con todos mis libros si todo lo que hace falta para que una persona se convierta es una simple guitarra?” Uno de sus amigos se acercó y le dijo, “Sí, pero, ¿ves a todas esas personas convertidas? En el futuro no muy lejano, te van a necesitar a ti también”.



    4.- Los catecismos son demasiado autoritarios, demasiado católicos



    En nuestro contexto vemos que la verdad no está siendo rechazada únicamente en el nombre de las sensaciones y sentimientos sino también por un odio profundo hacia las autoridades.



    Esto es lo que nos propusieron algunos eruditos posmodernos franceses el siglo pasado; no obstante, la enseñanza bíblica sobre la autoridad es marcadamente positiva. ¿De qué se trata el quinto mandamiento? Dios usa la autoridad. Pablo insta a Timoteo y a Tito a oponerse a los falsos maestros con autoridad divina para el bienestar de la iglesia. La autoridad protege al rebaño del Buen Pastor. No tiene porqué ser mala.



    En cuanto a la acusación de que los catecismos son demasiado católico-romanos, fueron los católicos los que volvieron a tomar en serio los catecismos después de contemplar los cambios efectuados por la Reforma protestante en Europa.



    Los líderes romanos se dieron cuenta de cómo los catecismos y confesiones de fe protestantes iban revolucionando las mentes europeas y, en respuesta a dicha realidad, los católicos empezaron a producir sus propios documentos confesionales. ¡De allí, por cierto, el archiconocido Concilio de Trento!



    5.- Los catecismos son del pasado y el pasado es pasado



    Supongo que la objeción más absurda que he oído contra el uso de los catecismos es la noción de que no hay que usarlos puesto que pertenecen al pasado.



    De nuevo, esta triste mentalidad sólo sirve para demostrar que estamos siendo más influenciados por el posmodernismo que por el pensamiento bíblico. ¿Acaso no se escribió la Biblia en el pasado? ¿Acaso no fue crucificado y resucitado Cristo en el pasado? ¿Acaso no obró el Espíritu en el pasado? ¿Acaso no vivían los reformadores, los puritanos, los Whitefield, Wesley, Edwards, Spurgeon, Ryle, Lloyd-Jones, etc. en el pasado? ¿Qué haremos? ¿Pasarles por alto porque vivían en el pasado? ¡Qué absurdidad! Esta idea es “esnobismo cronológico” (C.S. Lewis).



    Nuestro problema es que estamos demasiado centrados en el aquí y el ahora. Somos egocéntricos. El pasado del protestantismo tiene tantas lecciones bellas y profundas qué enseñarnos; pero nuestra falta de respeto por el pasado y nuestra pereza espiritual nos están perjudicando teológicamente.



    Por eso me animo hoy cuando veo cómo miles en nuestra generación están volviendo a los reformadores, los puritanos y sus catecismos con el fin de familiarizarse más con la grandeza de una fe evangélica robusta y bibliocéntrica.



    II.- Argumentos a favor de los catecismos



    Después de oponerme a cinco objeciones comunes contra los catecismos evangélicos, me gustaría ofrecer cinco razones poderosas por las que hay que volver a usarlos en nuestros días.



    1.- Los catecismos hacen maravillas para el discipulado



    Una parte importante del discipulado está relacionada con la madurez doctrinal del creyente. ¿Qué otra forma más eficaz hay de alcanzar madurez teológica sino a través de los catecismos? Nos son tan útiles gracias a su contenido tan extraordinariamente rico. Llenan la mente de verdades alegres que anclan el alma del cristiano en la gracia de Dios.



    Además, debido a los catecismos, los padres cristianos tienen algo de gran valor para educar a sus hijos en el Señor. En la edad puritana, los padres que no enseñaron a sus hijos conforme al catecismo o que lo tomaron a la ligera, ¡ni siquiera fueron considerados como convertidos!2 Los padres no deben dejar la instrucción doctrinal de sus hijos en las manos del profesor de la escuela dominical ni del líder de jóvenes. Los padres cristianos son llamados a ser teólogos.



    Este tipo de aprendizaje doctrinal en el hogar daría un mensaje muy claro a los niños que crecen en un hogar cristiano, a saber: ¡no hace falta ser tonto para ser cristiano!



    2.- Los catecismos nos arraigan en nuestra identidad protestante



    ¿Qué hacemos cuando nos hallamos envueltos de falsos profetas, apostatas y hermanos nuestros que vuelven al Catolicismo? Respuesta: ¡volver a las confesiones de fe y los catecismos protestantes!



    Los catecismos nos conectan con el legado de la fe evangélica y nos ayudan a entender que el movimiento protestante es cien mil veces más grande que nosotros. Los catecismos nos arraigan en la verdad de la Palabra y fortalecen nuestros músculos doctrinales. Te pregunto: ¿qué le contestarías a alguien que te preguntase: “Por qué eres protestante”?



    3.- Los catecismos promueven una adoración más profunda



    En vez de juzgar el éxito de la adoración en base al volumen de la música y la cantidad de luces brillantes que haya, nuestros antepasados protestantes quisieron adorar conforme a la verdad. Quieren adorarle al Padre en espíritu y “en verdad”. Sabían que no adorar conforme a la verdad no es adoración sino pecado.



    En términos generales, las canciones de adoración contemporáneas se han hecho románticas y sentimentaloides. Jesús se ha convertido en nuestro novio cósmico. No me sorprende cuando leo reportajes diciendo que cada vez más varones evangélicos se quejan porque sienten como si su masculinidad esté siendo puesta en peligro en algunas reuniones de adoración.



    La adoración se tiene que basar en la verdad de la Palabra. Los catecismos hacen un gran trabajo en este sentido porque dirigen nuestra mente hacia aquello que realmente importa, esto es, Dios mismo tal cual está revelado en la Escritura. Nos llevan al centro de la adoración: a meditar en las maravillosas hazañas de Dios y a responder con gran gozo y gratitud.



    4.- Los catecismos resumen las Escrituras



    No conozco ningún otro tipo de literatura que sea tan capaz a la hora de resumir las gloriosas enseñanzas de la fe cristiana en tan pocas palabras y frases. Los catecismos y las confesiones de fe son únicos.



    Antes de casarnos, mi mujer y yo estudiamos juntos El catecismo de Heidelberg (1563) y me quedé atónito ante la cantidad de verdades bíblicas que los autores transmitían en cuestión de un par de frases cortas (todas documentadas extensamente). Hace poco acabamos La confesión belga (1561) y ahora estamos con Los cánones de Dort (1619). En nuestro tiempo devocional, solemos leer dos capítulos de la Biblia además de un salmo o un capítulo de Proverbios y luego acabamos con la lectura de alguna confesión de fe o catecismo protestante.



    Este método conlleva grandes beneficios. Produce una vida de oración mucho más afín al meollo de la Palabra. No hay ningún otro tipo de libro en el mercado cristiano que sea tan útil para aprender la belleza de la teología cristiana en tan pocas palabras. ¡Ojalá hubiera descubierto los catecismos como recién convertido!



    5.- Es fácil aprender los catecismos de memoria



    En un mundo ideal, todos estaríamos estudiando la Doctrina bíblica de Wayne Grudem o redactando nuestras propias confesiones de fe; pero dada la intensidad de la vida del siglo XXI, los catecismos sirven para que conozcamos mejor nuestra fe evangélica.



    En la época puritana, muchas familias sabían recitar El catecismo menor de Westminster o El catecismo de Heidelberg (por nombrar dos ejemplos). Los catecismos engendraron una generación de doctos en la Palabra. Todos los grandes pensadores y predicadores protestantes del pasado creían en la necesidad de los catecismos.



    Uno de los más amenos es el llamado Catecismo de Spurgeon (1855), escrito por el príncipe de los predicadores, Charles Spurgeon. Resume la doctrina de la fe cristiana en cuestión de 82 preguntas y respuestas. Escribió Spurgeon, “Estoy persuadido de que el uso de un buen catecismo en nuestros hogares servirá para protegernos ante los errores de nuestro tiempo […]



    Aquéllos que usan mi catecismo con sus familias o en clase tendrán que esforzarse por explicar bien el significado; pero hay que aprender las palabras de memoria, porque mientras van pasando los años, serán cada vez mejor entendidas. Qué el Señor bendiga a mis queridos amigos y a sus familias para siempre. Ésta es la oración de vuestro pastor que os ama”.



    Conclusión



    En suma, necesitamos resucitar el uso de los catecismos en el campo protestante porque son maravillosos para el discipulado, nos arraigan en nuestra fe, nos impulsan a adorar más profundamente, resumen las Escrituras y son fáciles de memorizar.



    Creo que nos ha quedado claro que el protestantismo tendría que volver a convocar otra reunión de oración como aquélla de los amigos de Baxter hace 360 años.



    ¿Oramos?



    1 CRUZ, Antonio, Nuevo ateísmo: una respuesta desde la ciencia y la fe (Clie: Barcelona, 2015), p. 7.



     



    2 BEEKE, Joel y JONES, Mark, A Puritan Theology: Doctrine for Life (Reformation Heritage Books: Grand Rapids, 2012), p. 964.



     


     

     


    38
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    SINAI61
    26/03/2016
    05:50 h
    38
     
    Bien, a lo que tu le llamas catecismo (adoctrinar) es lo que nosotros hacemos en nuestra iglesia, lo que llamamos discipulado, el discipulado no es mas que un estudio de unos meses (3) sobre asuntos doctrinales, como la salvacion, el pecado, el bautismo, etc, y se enseña a los nuevos creyentes. Con la afirmacion que tu dices sobre los que se están regresando al catolicismo, no se en que país estás, pero aquí se estan convirtiendo más católicos a las iglesias evangelicas. Gracias
     

    Noemí
    08/03/2016
    14:16 h
    37
     
    Totalmente de acuerdo Will. Llevo 22 años en el Evangelio y me enteré por casualidad de la existencia de los catecismos protestantes el verano pasado. Estoy estudiando el de Westminster y tengo tb el de Heidelberg. Siempre pienso que ojalá los hubiera conocido antes. Muchas gracias por tu artículo, no sabía que la ICAR los copiara a raíz de la reforma protestante. Por cierto, muchas gracias tb por tu lista de libros recomendados para el 2016. Hay que volver a la Las Escrituras. Soli Deo Gloria!
     

    Sergio Gil
    04/01/2016
    08:43 h
    35
     
    Yo estoy a favor de los catecismos. Me identifico con el Catecismo de Heidelberg, la Confesión de Fe de Westminster, y otros. Algunos dicen, ya tengo la Biblia, no necesito nada más. Y aunque yo entienda la buena intención de estos hermanos, muchas sectas nacieron así. La arrogancia de algunos, de no querer oír la voz de Dios también, a través de su iglesia, a lo largo de los siglos. Al final, cada uno con la Biblia, desea convertirse en un Papa, y en la máxima autoridad. Cuidado !
     

    ramon lopez peralta
    05/12/2015
    13:00 h
    31
     
    estoy de acuerdo en lo que el hermano expresa hay declaraciones de fe tan breves como su contenido y hay otras que son muy buenas por la explicacion yla sustancia de su exposicion ,pero nuestro hermano abunda muy "exitosamente" en los PELIGROS REALES QUE SE ESTAN DANDO EN LAS IGLESIAS muy acertadamente su descripcion responde a la triste realidad. Esas circunstancias evidencian una falta de fe en la VERDAD DE LA INSPIRACION DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS .No se cree en la PALABRA DE DIOS.
     

    jorgevaron
    04/12/2015
    21:18 h
    30
     
    Y cuidado con el conocido resbaladero: "Como inevitablemente hacemos teología, entonces aceptemos la teología,entonces dependamos de la teología, entonces rindamonos ante la teología, entonces descartemos la biblia y quedémonos con la sola teología". Camino de absurdos que condujo a europa al desierto espiritual de esa teología que es o mera creación literaria o un incubadero de supersticiones.
     

    Blanco
    04/12/2015
    20:57 h
    29
     
    Es imposible, en mi opinión, que en el evangelismo hispano pueda existir un catecismo común debido a las diferentes interpretaciones bíbicas. Quizá podría publicarse para una denominación grande y jerarquizada como la Iglesia de Filadelfia. En el resto, son demasiadas las diferencias doctrinales entre denominaciones, pastores, etc. Las enseñanzas es común, si incluímos (como Ferede) a los unicitarios, serían: Dios existe, su Hijo es Jesucristo, Jesús es el Señor y Salva, y poco más que añadir.
     
    Respondiendo a Blanco

    Sergio Gil
    04/01/2016
    12:45 h
    36
     
    El propósito de escribir catecismos no fue el hacer algo global que pudiera abarcar o agradar a cada grupo. Ni mucho menos. Todo lo contrario. Uno de los propósitos fue que la verdad fuese preservada ante el error, denunciando así toda herejía que pudiera azotar a las iglesias que desearan ser fieles a las Escrituras. En cuanto al desvarío de FEREDE con los unitarios, sólo podemos denunciar este liberalismo, y llamarlos al arrepentimiento. No son evangélicos los unicitarios
     

    jorgevaron
    03/12/2015
    21:38 h
    27
     
    Estoy de acuerdo que los catecismos se elaboren como ayudas para encaminar rápidamente a los creyentes "principiantes" en el estudio serio de la biblia. También deberían convertirse en un ejercicio, para los creyentes veteranos, que nos lleve a revisar nuestro conocimiento personal y si es necesario hacer una reingeniería de dicho conocimiento. Pero manteniéndonos alertas para que esta herramienta no se convierta en instrumento de manipulación de "..los que se enseñorean de vuestra fe..".
     
    Respondiendo a jorgevaron

    EZEQUIEL JOB
    04/12/2015
    15:03 h
    28
     
    Estoy de acuerdo en que sean "guías" o "ayudas" para el estudio Bíblico, pero en dogmas y doctrinas nunca pueden reemplazar a La Biblia, que es la unica Verdad Suprema.
     

    Mayorgase
    03/12/2015
    20:35 h
    26
     
    Coincido contigo, Hno. Will con el uso de las confeciones para el discipulado del pueblo de Dios junto con muchos otros recursos y materiales que abarcan toda la vida cristiana, no solo la doctrina. Bendigo a Dios por el maravilloso fruto de la iglesia protestante, desde la reforma hasta hoy y creo firmemente que apesar de las heregías, sectas, persecuciones, ecumenismo y mas, la iglesia seguirá y sigue adelante. No coincido con que sean muchos los evangelicos que regresan a Roma, son pocos.
     

    ikari
    03/12/2015
    17:02 h
    23
     
    Con todo respeto para todos. Creo que en este tema en particular falta cierta honestidad por cuanto se omite las realidades que de hecho existen. Yo afirmo y sostengo que todo el protestantismo cuenta con catecismos. Desde el punto de vista de que el catecismo es un elemento que contiene la doctrina cristiana y visto que en el protestantismo existen variadas doctrinas que en las escuelas dominicales, universidades confesionales y seminarios las imparten, entonces ... existen catecismos!!!
     
    Respondiendo a ikari

    Mayorgase
    03/12/2015
    20:24 h
    25
     
    Deacuerdo contigo Ikari, deacuerdo contigo.
     
    Respondiendo a Mayorgase

    flash
    05/12/2015
    21:07 h
    32
     
    Estoy de acuerdo con Ikari (23): "existen doctrinas diferentes" porque no se ponen de acuerdo en materia de fe. Por ejemplo: no existe unanimidad en cuanto al aborto, a la pena de muerte, a la eutanasia, al divorcio, a la unión del mismo sexo etc. La historia de la Iglesia ha demostrado esta realidad, desde que apareció el doctor Martin Lutero.
     

    Óscar Margenet Nadal
    02/12/2015
    11:25 h
    20
     
    Veo dos problemas en este provocativo artículo del hermano: 1) Se podría haber llamado la atención de los lectores con un título que no crease confusión, e.g.: '¿Realmente necesitamos de un catecismo los evangélicos?' 2) Will introduce el concepto central de 'necesidad' al que ata todo el discurso. En buena hora si algunos descubren verdades bíblicas en un catecismo. Pero enfatizar que el catecismo es necesario para todo creyente parece una interpretación que deja la Biblia en segundo plano.
     

    Pablo
    02/12/2015
    01:22 h
    18
     
    "Cualquier persona dotada de una célula de inteligencia en su cerebro pensaría que el protestantismo no tiene nada que ofrecernos intelectualmente." A poco que uno se meta en las Escrituras y haya entendido que el Espíritu Santo también está en la Iglesia Católica, se empieza a dar cuenta sorprendido de la sobrenatural belleza intelectual de su Magisterio. A nivel autoritativo por la interpretación, a nivel de enseñanza por catecismo, a nivel bíblico por no sesgar pasajes, considerándolo todo.
     
    Respondiendo a Pablo

    Mariano
    03/12/2015
    16:55 h
    22
     
    Estimado Pablo, el poder de tu argumento es similar a la invitación que los Mormones nos hacen a los evangélicos tratando de proselitizarnos "ore al Espíritu Santo para preguntar si esta fuente de autoridad (en este casos el libro de Mormón, en el vuestro el Magisterio o Tradición) es verdadera, y sentirá un calor en el pecho que lo confirma". Muy por el contrario, si nos metemos en las Escrituras, y con la guía del E.S., salimos de la ICAR, para no volver a entrar jamás.
     
    Respondiendo a Mariano

    Pablo
    07/12/2015
    00:39 h
    34
     
    En primer lugar, no hago proselitismo. No soy católico. El Espíritu Santo no es un calor en el pecho. Sólo he dicho lo que lees escrito, sobre lo cual, no has dicho nada, sólo has dicho cosas añadidas que "supones" sobre mí y mis intenciones. Te aclaro que ninguna es correcta. Sólo he dicho que primero viene la cura de humildad, cuando se descubre "lamentablemente" que el E.S. está también en la Iglesia Católica. El que "predica" al Papa, por si no lo sabes, está bautizado en el Espíritu.
     
    Respondiendo a Pablo

    flash
    05/12/2015
    21:11 h
    33
     
    Mariano, teólogos eminentes han regresado a la Iglesia Católica. Los que si no han regresado jamás, es la gente muy sencilla y de escaso conocimiento bíblico.
     
    Respondiendo a flash

    EZEQUIEL JOB
    03/12/2015
    19:24 h
    24
     
    Correcto, Amén.
     

    jomagofu
    01/12/2015
    01:28 h
    12
     
    si las diversas traducciones ya adoctrinan llevando el ascua a su sardina, cuánto más los catecismos? en mi opinión la instrucción de Dios (Torah, en hebreo) ya está escrita, bienaventurado el que medita en ella día y noche en la libertad del Mesías, será como árbol plantado junto a corrientes de agua. Busca una Biblia textual y ora que el Señor te hable a través de su lectura, mientras menos opiniones de hombres, mejor. Es lo que considero, aunque respeto a quien se sienta edificado.
     
    Respondiendo a jomagofu

    Mariano
    01/12/2015
    13:12 h
    15
     
    Jomagofu, claro que las instrucciones de Dios ya están escritas. El problema es que -aparentemente- leyendo la misma Biblia, algunos evangélicos celebran la fiesta de las enramadas, otros revolean el saco para ahuyentar espíritus, otros casan parejas homosexuales, y otros hacen panegíricos a Hugo Chávez. La función del catecismo es, para una denominación particular, laudar -o declararse neutro- en las áreas de dudas y ser transparente hacia todos, propios y ajenos, sobre lo que se cree.
     
    Respondiendo a Mariano

    Will Graham
    01/12/2015
    10:15 h
    14
     
    Es precisamente esta idea que me parece tan errónea, es decir -sólo hace falta la Biblia. Esto produce subjetivismo radical donde cada uno puede inventar las doctrinas que quiera. No. El Espíritu obra en la historia y en la iglesia. Prescindir de los catecismos y confesiones de fe me parece un acto de arrogancia posmoderna. WG
     
    Respondiendo a Will Graham

    EZEQUIEL JOB
    01/12/2015
    15:14 h
    17
     
    Will(14), decir que es idea errónea la expresión de "solo hace falta La Biblia", es una doctrina que maneja muy bien el catolicismo, hablar de que también hace falta "historia" e "Iglesia", es hablar de "tradición" y "magisterio", el catecismo es solo el principio para alejarse de la Biblia. La Biblia es una comunicación PERSONAL con DIOS, un catecismo solo hace que adoptemos las ideas de un "líder" y encapsula la mente y aleja de la sana costumbre de la lectura Bíblica, en eso falló el protesta
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Will Graham
    02/12/2015
    10:53 h
    19
     
    Los reformadores no quisieron separarse de la iglesia ni de su historia. ¿Acaso no obró el Espíritu a lo largo de los siglos antes de la Reforma? Querían desechar una interpretación errónea del Evangelio y recuperar la verdadera esencia del mensaje. Lutero sí creía en la comunicación personal con Dios pero también era un hombre de la iglesia. Creía en la comunión de los santos. No hubiera apoyado la clase de subjetivismo radical que existe en nuestros días donde cada uno es su propio papa. WG
     
    Respondiendo a Will Graham

    EZEQUIEL JOB
    02/12/2015
    17:52 h
    21
     
    Will(19), los reformadores nunca se separaron de la Iglesia, ya que Bíblicamente la Iglesia tiene por cabeza solo a Cristo (Col1:18)(Ef5:23), dos o tres congregados en el nombre del Señor ya son "iglesia" (Mat18:20). Las iglesias se reunían y compartían la santa cena en las casas (Rom16:5)(Hech2:46)(Hech8:3), la iglesia de Cristo está donde se invoca su nombre (1Cor1:1-2), todas conforman la iglesia de Cristo. Lutero apoyó el libre albedrio y la libre conciencia, porque el ES lleva hacia Cristo
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    jomagofu
    01/12/2015
    13:45 h
    16
     
    pues en mi experiencia personal, el desprenderme de las ideas doctrinales preconcebidas a la hora de acercarme a las Escrituras, es lo que me ha hecho acercarme más a ellas. Lo veo más claro, dentro de mis posibilidades. Pienso que estamos en los tiempos finales, hay que volver a las raíces y desprendernos de tanta historia y doctrinas añadidas. Hemos decidido que unos mandamientos están vigentes y otros no, celebramos carnavales, pero no fiestas bíblicas, en fin pronto el Mesías restaurará todo
     

    flash
    01/12/2015
    01:06 h
    11
     
    Como católico, usamos el Catecismo de la Iglesia Católica. No dice "romana", porque la Iglesia es universal. Fue escrito para "conservar el depósito de la fe", que es la misión que el Señor confió a SU Iglesia y que ella realiza en todo tiempo. Lo interesante de este Catecismo es que no empieza por condenar los errores de la época, sino, ante todo, se dedica a mostrar serenamente la fuerza y la belleza de la doctrina de la fe.Es un instrumento seguro y norma segura para la fe católica.
     

    EZEQUIEL JOB
    30/11/2015
    20:22 h
    9
     
    Estimado Will, escribiste sobre los catecismos: "Nos llevan al centro de la adoración: a meditar en las maravillosas hazañas de Dios y a responder con gran gozo y gratitud.". Sin embargo La Biblia dice que adorar en espíritu y en verdad es: "Servir al señor Jesucristo con la voluntad, la conciencia, el entendimiento, la mente." (1Ped3:4)(Heb10:22)(Sal119:34)(Mar12:33)(Ef4:23). La verdadera adoración a Dios, es vivir como Dios quiere que vivamos, como buenos cristianos. Por eso es mejor La Bibl
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Will Graham
    01/12/2015
    10:11 h
    13
     
    Saludos Ezequiel, aprecio tu comentario, pero la adoración conlleva la esfera de la mente también. Un abrazo, WG.
     

    Mariano
    30/11/2015
    15:30 h
    6
     
    Muy bueno Will. Yo, si bien neo-reformado, prefiero los catecismos continentales al de Westminster, que no me cierra en cuanto a los juramentos, ni su razonamiento sobre la muerte de infantes, ni sobre el paedobautismo. Pero concuerdo que es mejor tener un catecismo escrito y visto por todos, accesible a aquellos que aún no son miembros, que uno "sobreentendido" como pasa en muchas iglesias. O peor, un catecismo por cada creyente, o peor aún, que el catecismo sea algún "ungido" ó "apóstol" :)
     
    Respondiendo a Mariano

    Will Graham
    30/11/2015
    22:09 h
    10
     
    Sí, el tono de Westminster es un poco más frío cuando lo comparamos con el espíritu tan pastoral del Catecismo de Heidelberg. Aunque me resulta interesante que el catecismo de Westminster fue el primero en recalcar la doctrina de la adopción. Siempre es un gusto leer tus comentarios, hermano. WG
     

    Víctor Hernandez
    29/11/2015
    23:37 h
    2
     
    Enhorabuena por tu artículo Will! Yo crecí en una iglesia donde memorizábamos el catecismo desde pequeños (el catecismo infantil, luego el catecismo menor de Westminster) y otros (el de Heidelberg, hecho para los 52 domingos del año) y tienes razón en las virtudes que tienen. También es cierto que los catecismos responden a su contexto histórico y tal vez también se deben redactar nuevos catecismos para el nuevo contexto (sin dejar los históricos).
     
    Respondiendo a Víctor Hernandez

    Will Graham
    30/11/2015
    11:20 h
    4
     
    Sí, veo que hay un New City Catechism redactado por la iglesia de Tim Keller. Pero bueno, veo una doble ventaja a la hora de estudiar los antiguos catecismos: aprendemos tanto historia como teología. Así honramos el quinto mandamiento. WG
     

    Protestantólogo
    29/11/2015
    23:20 h
    1
     
    Will, que el Señor aclare estos pensamientos, que no deriven en arrimar nubes sobre tu orgullo, que todos lo tenemos. Tu forma de concebir lo fundamental, lo estratégico en tiempos como los nuestros, de confusión rampante, no es propia de un egresado de teología en el 2011. ¡Cuántos maestros y hasta doctores en esta disciplina no aportan una coma en la batalla por la verdad! Para ellos tu hacer es una demanda perentoria de participación. Unánimes combatiendo JUNTOS por el evangelio, Filp. 1:27.
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Mariano
    30/11/2015
    15:34 h
    7
     
    Estimado, teniendo tan buenos aportes en otras noticias, me extraña este ataque ad-hominem que has hecho. Discutamos con argumentos lógicos, pasajes, ejemplos concretos, etc. Siempre en gracia, misericordia y paz.
     
    Respondiendo a Mariano

    Protestantólogo
    30/11/2015
    17:37 h
    8
     
    Mariano, siento haber suscitado esta interpretación. Mi idea va exactamente en sentido contrario. Es una verdadera sorpresa encontrar personas definidas, con ideas claras y valentía. No hay más. El protestantismo es libertad. Interpretar a la primera un ataque “al hueso” es pasarse tres o 3,124 pueblos, con 0 centavos, pasarse por la inquisición, torciendo por Acapulco, n´que ver. No dudo seas cristiano, además de mariano. Los marianos no participan en debates, ahí lo de esta noche. Un saludo.
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Will Graham
    30/11/2015
    11:17 h
    3
     
    Olvídate de Will Graham, querido Protestantólogo. Este artículo sólo sirve para avivar el fuego que ardía en los corazones de los reformadores, los puritanos y los gigantes de la fe protestante. Si estuvieran ellos entre nosotros, dirían lo mismo. Por cierto, ¿hasta qué punto es ética emplear un apodo como 'Protestantólogo' para hacer comentarios personales online? ¿Por qué no usar tu nombre verdadero? ¿Doble moral tal vez? WG
     
    Respondiendo a Will Graham

    Protestantólogo
    30/11/2015
    12:12 h
    5
     
    Gracias por la respuesta pronta. Me hace gracia la –hecho de la causa- coincidencia, al menos sonora, de tu nombre con el del evangelista norteamericano, pero nadie lo programó así (sería bueno alguna vez trabajases su biografía y genealogía doctrinal, tema interesante-sugestivo para un doctorado). Lo mío tiene una justificación histórica. Cada cual que se autodefina como estime conveniente. Recuerdo que en el Libro que importa está escrito nuestro (otro) nombre, que sólo Dios conoce.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Por qué los evangélicos necesitamos catecismos?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Es Dios un 3 en 1? ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Jesús ¿el único camino para llegar a Dios?

    Hay miles de formas de buscar a Dios ¿No es exclusivista, intolerante y orgullo espiritual que el cristiano afirme que Jesús es la única opción válida?

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte? ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Jeremías Toda la Biblia: Jeremías

    Muchas veces este profeta se desanimó por la falta de respuesta, pero siguió adelante con valentía.

     
    ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes

    Ritmos alegres para celebrar el mayor regalo: el amor de Dios.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.