PUBLICIDAD
 
sábado, 7 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Y otros malentendidos laborales (y 2)
    2
     

    Más sobre relaciones primos-hermanos

    Estas apreciaciones no deben llevarnos a la conclusión de dejar de trabajar unos con otros, o unos para otros, sino a reconsiderar profundamente la manera en que a veces lo hacemos.
    EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín Torralba 01 DE OCTUBRE DE 2012

    Continuando con la reflexión de la semana anterior, donde se habían puesto sobre la mesa algunas de las inquietudes de los profesionales que nos reunimos el 15 de septiembre en el Primer Encuentro para Empresarios, Autónomos y Directivos de la Iglesia Cristo Vive, y entendiendo que las conclusiones a las que se llegó pueden ser de utilidad y claridad para otros muchos profesionales que se encuentran ante circunstancias similares, abordamos en estas líneas los puntos segundo y tercero que no se trataron en la primera consideración:

    · ¿Cómo son, en general, las relaciones que se establecen entre contratante y contratado, siendo los dos cristianos?
    · ¿Qué ocurre frecuentemente cuando una de las dos partes no es cristiana y la otra sí?

    Entiéndase que, tal como se puso encima de la mesa en el artículo que abría esta serie, cualquier generalización peca de injusta y no pretende denunciarse desde estas líneas que lo que no funciona responda a la totalidad de los casos. Esto no es cierto y ha de dejarse claro. Pero sí se puso de manifiesto en el debate que suscitó esta reflexión que los casos que se exponen aquí no son la excepción, sino que corresponden, en muchos casos, incluso a la norma y que esto debe llevarnos a un cambio de rumbo y de dirección en ese sentido.

    Las relaciones laborales nunca fueron fáciles. Ninguna relación en que media un principio de autoridad lo es. Y en una relación entre jefe y trabajador existe, justamente, una asimetría por la que uno manda y otro obedece. Efectivamente, hay muchas maneras de mandar y otras muchas de obedecer. Y es justamente en los matices donde muchas veces se decide el testimonio que volcamos hacia fuera, tanto desde la posición de contratantes como contratados, tanto como jefes como subordinados, tanto como cristianos como siendo no cristianos.

    En lo que se refiere a esta última distinción, particularmente, nos conviene recordar que el testimonio que damos no sólo ha de ser hacia los que no creen, sino principalmente y también hacia los que creen, porque lo que nos une es Cristo. Volvemos al famoso asunto de que, a veces, donde hay confianza, da asco y pareciera que nos reservamos en lo mejor hacia fuera para vender un Evangelio que no somos capaces de vivir entre nosotros, los miembros de la familia de Dios. Quien dice que ama a Dios y no ama a su hermano, a quien tiene cerca, con el que trabaja, si me apuran, miente. De no ser coherentes con este asunto, ya para empezar, seremos unos profundos hipócritas, no responderemos a lo que verdaderamente hemos sido llamados y ello se trasladará, sin remedio, también a nuestras relaciones laborales, de la misma forma que se traslada a nuestros hogares cuando somos de una manera fuera de casa y nos comportamos de forma diferente dentro. Sobre esto volveremos más adelante, pero conviene no perder de vista el objetivo desde principio a final de la reflexión.

    Por esta cuestión es que, precisamente, he querido hacer esa distinción entre las relaciones de trabajo mixtas, en que se combina un jefe cristiano con un empleado inconverso y al revés. Porque, curiosamente, los mayores conflictos se dan en la combinación pura: la que reúne a dos creyentes, principalmente porque tendemos a crearnos expectativas erróneas respecto a lo que el comportamiento de unos y otros debe ser.

    Nos honra que, tantas veces, cuando una empresa contrata a un creyente, ese trabajador destaque por su buen hacer en obediencia a lo que entiende a la luz del Evangelio. Sin duda, esta es una forma de testimonio que, lejos de predicar a golpe de Biblia, predica a golpe de hechos. Trabajadores honestos, responsables, puntuales, abnegados y entregados a los objetivos por los que se le contrató, aunque sin faltar a principios superiores de moral y ética cristiana, amables con todos… son características que deberíamos buscar y que reflejan, en el ámbito laboral, el carácter y el espíritu de Cristo y Sus enseñanzas.

    Igual sucede cuando un jefe creyente sabe ejercer su autoridad desde el buen hacer, desde la prudencia, la justicia, las buenas palabras, la rectitud, sin abusos de poder u otras prácticas tan habituales y tan reprochables, por otra parte, desde el punto de vista ético y moral del trabajo entre personas. En esos casos, los subordinados pueden ver en su superior el carácter del cristiano comprometido en obediencia con Su Señor y Sus enseñanzas. Y esto también es testimonio.

    Sin embargo, como ya adelantábamos, algo ocurre en muchas ocasiones cuando un contratante cristiano le ofrece trabajo a un creyente. Hay situaciones en las que nada malo sucede. ¡Gloria a Dios por ello! Pero me pregunto por qué tantas veces esa combinación resulta en una bomba de relojería tanto para unos como para otros.

    La conclusión a la que llegaba, tristemente, tiene mucho que ver con las expectativas que erróneamente nos creamos acerca del otro y de lo que será su desempeño laboral. Esas expectativas están muy mediadas por prejuicios que tenemos respecto a lo que debe ser la forma de comportarse de un cristiano en el trabajo. Y desgraciadamente, muchas veces esos prejuicios están errados, porque se basan en esas relaciones tipo “primos-hermanos” de las que hablábamos en el artículo primero de la serie que nos ocupa.

    Pongamos ejemplos concretos. Jefe de sección creyente que tiene que contratar a alguien para cubrir una vacante. Piensa, en primer lugar, en beneficiar a algún hermano en la fe. Ni corto ni perezoso, se dispone a contratar a alguien con la experiencia y el perfil adecuados (partamos siempre de aquí, por favor) y así lo hace. Nuevo trabajador con nuevo jefe. No sería de extrañar que, como tantas veces sucede, ese jefe tenga expectativas desmesuradas acerca de su nuevo trabajador por el simple hecho de ser creyente. Quizá piensa que, motu proprio, decidirá hacer horas extra sin que se le paguen (como un acto de generosidad cristiana), responderá agachando la cabeza ante cualquier ejercicio dudoso de autoridad (porque el carácter del cristiano es medido y manso), aceptará retrasos en el pago del salario porque un buen cristiano “todo lo entiende”… Igualmente, pudiera suceder que el trabajador haya acumulado, erróneamente, buen número de expectativas inadecuadas sobre lo que debe ser un buen jefe. Quizá piensa que no le va a regañar aunque meta la pata, que va a tomarse con él los cafés que hagan falta entre horas porque, al fin y al cabo, somos hermanos, quizá va a mediar con los superiores cada vez que meta la pata o se relaje en “algún asuntillo sin importancia”… “Al fin y al cabo, el amor todo lo soporta”- piensa en su fuero interno-“y somos hermanos”.

    Pues en esos casos, perdónenme, además de hermanos, volvemos a parecer primos. En las relaciones laborales, aunque seamos hermanos, entiéndaseme, no somos hermanos. Nuestros roles en esa situación, los que nos toca desempeñar, deben ser los propios del trabajo para el que se nos contrata, seamos jefes o subordinados. Nuestras relaciones en la oficina o en una obra, o en el mercado, no son en los mismos términos que cuando nos cruzamos entre pasillos los domingos en la iglesia. Hemos de amarnos igual, hemos de apreciarnos y valorarnos igual, hemos de buscar el bien del otro… Las consignas del Evangelio en todo lo que se refiera al buen hacer y las buenas formas han de estar presentes, pero no esperando un trato especial o de favor por el hecho de estar entre cristianos. Eso tiene más que ver con el propio interés y el egoísmo que con un carácter verdaderamente cristiano. Porque aunque debemos beneficiarnos unos a otros, no debemos dejar de ser justos y la acepción de personas nunca ha sido ni será una característica que refleje el carácter de Cristo. A veces pareciera que lo que esperamos al relacionarnos entre creyentes es justamente esto: trato de favor, ya sea pagado en dinero o pagado en especias y favores.

    Todas estas apreciaciones no deben llevarnos a la conclusión de que debemos de dejar de trabajar unos con otros, o unos para otros, sino a reconsiderar profundamente la manera en que a veces lo hacemos. Ciertamente no somos fáciles las personas, ni lo son nuestras relaciones. Pero hemos de reconocer que generalmente nuestros prejuicios e ideas equivocadas acerca de los demás y nuestra forma de relacionarnos entre nosotros no nos ayudan demasiado. Más bien enturbian las relaciones y las deterioran.

    Sigamos, por el contrario, optando por comunicarnos entre nosotros con honestidad y transparencia, transmitiendo una imagen clara de lo que esperamos de los demás y de su relación laboral con nosotros. Tengamos la excelencia y el buen hacer como el signo principal de nuestra identidad como trabajadores, no importa en qué puesto desempeñemos esas funciones, se desde más arriba o más abajo. Ojalá, a la luz de estas y otras consideraciones que cada cual pueda hacer al respecto, podamos llegar a cambiar el título del debate por un “¿Contratar a un creyente? ¡Sí, por favor!”.
     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    evaristo
    02/10/2012
    09:58 h
    2
     
    Muy acertada la serie.Extensible a ·alquilar un piso a un 'creyente'? hacer negocios con creyentes? comprar y venta entre creyentes?.La casuística es amplia pero al menos una persona lo ha expuesto ordenadamente.No estaría mal que fuera un tema tratado en las iglesias.Ah se me olvidadba la ética pastoral¡¡¡¡¡¡¡¡¡
     

    LUIS GOMEZ
    02/10/2012
    09:58 h
    1
     
    gracias
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Más sobre relaciones primos-hermanos
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.