PUBLICIDAD
 
domingo, 8 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Edith Vilamajó
     

    Formar para transformar, de Edith Vilamajó

    Empecé a preguntarme: ¿cómo sé que los estudiantes me siguen cuando enseño? ¿Cómo evalúo si los estudiantes realmente están aprendiendo y aplicando lo que aprenden? ¿Cuáles son mis objetivos y motivaciones cuando enseño?

    FRAGMENTOS 10 DE OCTUBRE DE 2019 18:00 h
    Detalle de la portada del libro.

    Un fragmento de “Formar para transformar. Propuesta para renovar el ministerio de enseñanza en la Iglesia”, de Edith Vilamajó (Andamio, 2019). Puedes saber más sobre el libro aquí.



    Nací para y fui llamada a aprender y a enseñar. Sin embargo, la educación formal me costó mucho, especialmente la escuela secundaria y la universidad. Cuando empecé a enseñar, en el contexto informal del ministerio con estudiantes universitarios en el que estaba involucrada, repetí de forma inevitable lo que mayormente había visto y experimentado: el método de clase magistral. Investigaba y me preparaba de forma concienzuda, pero conforme pasaba el tiempo mi inquietud crecía. Empecé a preguntarme: ¿cómo sé que los estudiantes me siguen cuando enseño? ¿Cómo evalúo si los estudiantes realmente están aprendiendo y aplicando lo que aprenden? ¿Cuáles son mis objetivos y motivaciones cuando enseño? Hice una reflexión sobre las razones que me ayudaban a superar los desafíos académicos para, a continuación, ver cómo podía transferir esto a mi práctica educativa.



     



    Edith Vilamajó.

    En primer lugar, yo prosperaba cuando mis maestros mostraban interés por mí y me animaban en mis dificultades concretas; cuando sacaban lo mejor de mí y creían en mí, y reconocían mis esfuerzos, mi potencial y mis dones.



    En segundo lugar, cuando me instruían personas que estaban apasionadas por sus temas y me transmitían esa pasión, llamando mi atención, incentivando mi participación y mis preguntas sin amenazas ni peligro de quedar en ridículo, sino con respeto. Cuando no solo impartían información, sino que se daban a sí mismos, tanto dentro como, en ocasiones, fuera de la clase. Cuando no solamente mostraban su conocimiento intelectual, sino también su integridad, compromiso y humildad.



    En tercer lugar, cuando se me dieron oportunidades de participar en actividades que iban más allá de lo puramente académico. Por ejemplo, cuando serví como delegada de la clase tanto en la escuela secundaria como en el seminario, y tuve la oportunidad de contribuir al bienestar de la comunidad estudiantil con gran éxito. Estas oportunidades fueron muy satisfactorias, porque podía llevar a cabo proyectos que me entusiasmaban y apasionaban, y desarrollar mis habilidades de liderazgo. Estas ocasiones me permitían mostrar que yo era mucho más que un perfil académico y, además, ¡pude aprender mucho!



    En cuarto lugar, cuando participé en una asociación estudiantil cristiana durante mi tiempo en la universidad, organización en la que luego serviría por casi veinte años. Las relaciones que allí pude entablar sostuvieron mi vida espiritual y me ayudaron a conectar mi parte académica con mi fe de una forma holística.



    En quinto lugar, cuando entendí que las asignaturas no existían de forma aislada y que era importante ver cómo se conectaban entre sí.



    En sexto lugar, cuando tuve oportunidades de explorar lo académico de maneras diversas, a través de proyectos de investigación tanto individuales como en grupo, grupos de discusión, fórums online, viajes de estudios y lecturas. Me abrieron la ventana a ver las múltiples formas en las que podemos aprender.



     



    Portada del libro.

    Toda esta reflexión me llevó a enfocarme en cuestiones metodológicas y a hacerme vulnerable, no solamente al enseñar, sino también en mi interacción con los estudiantes en situaciones informales. Quería explorar diferentes maneras de enseñar porque me di cuenta de que la enseñanza eficaz no tenía que ver simplemente con contenidos brillantes, sino sobre todo con el aprendizaje real de los estudiantes. Además, no quería ser vista como la profesora inalcanzable; quería encarnar lo que estaba enseñando y también ser accesible y compartir la vida.



    En años más recientes han surgido otras preguntas: cuando enseño, ¿cómo toco tanto las mentes como los corazones? ¿Cómo ayudo a los estudiantes a posicionarse para que se dé una verdadera transformación y cómo lo evalúo? ¿Cuál es el rol del Espíritu Santo y cómo le dejo espacio para moverse?



    Estas preguntas me han llevado a la convicción de que la parte académica, tanto en la educación teológica como en la educación cristiana en general, ha tenido un lugar más prioritario que la formación espiritual y la formación práctica. Como maestra vocacional, si quiero mantener mi integridad no puedo caer en el mismo error de polarización, no puedo enseñar de esa forma descompensada. Todos los que enseñamos dentro del contexto de la educación teológica, tanto en entornos formales como no formales, o que somos maestros cristianos enseñando en diversos tipos de contextos, deberíamos anhelar la integración de la formación académica, la formación espiritual y la formación práctica. Este es el trasfondo de mi pasión y lo que me llevó a seguir investigando sobre estas cuestiones en mi tesis doctoral, y a posteriori escribir este libro.



    El trabajo que estás a punto de leer asume varios riesgos y presenta ciertos inconvenientes que tienen el potencial de debilitar mi voz. Por un lado, no tengo experiencia como maestra en la enseñanza superior formal (de hecho, me acabo de estrenar como profesora “formal” en la Escuela Evangélica de Teología de la FIEIDE). Por otro lado, mucha de la investigación en la que me he basado proviene de otros contextos geográficos y culturales, mayormente el estadounidense, y en menor medida, el británico.



    Sin embargo, pienso que mi contribución es creíble y útil por tres razones principales. En primer lugar, porque al ser observadora externa vengo menos influenciada por el sistema y, por lo tanto, a priori sin tantos prejuicios. Algunas veces necesitamos voces externas; estas incluso en ocasiones son más influyentes que las voces internas. En segundo lugar, vengo como alguien que ha recibido formación teológica formal y ha estado en el ministerio más de veinte años. Esto me permite ser una voz para apuntar a las deficiencias de la educación teológica formal no solo como testigo, sino como alguien que entiende el campo y la necesidad del campo. En tercer lugar, vengo como educadora y pedagoga, y traigo ese punto de vista a un campo que está básicamente dominado por teólogos. Se necesita la colaboración de ambas disciplinas urgentemente y esa combinación tiene el potencial de ser un instrumento importante en las manos de Dios para la renovación de la educación teológica, que a su vez afectará a cómo Su pueblo madura y es verdaderamente transformado para la extensión de Su Reino.



    La presentación de este libro tendrá lugar en Barcelona, el día 26 de octubre a las 20:00, en la calle Verdi, 191.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Formar para transformar, de Edith Vilamajó
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

    Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.