PUBLICIDAD
 
martes, 12 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Jonatán Soriano
     

    La aniquilación de Tolstói

    Hay un instante en que, en una vida con carácter autocrítico y honesta con su insatisfacción, todo se desmorona en busca de un sentido que justifique todo exceso, rechazo, aceptación y decisión. Entonces, es fácil percibir que no existen excusas. 

    LIBROS AUTOR Jonatán Soriano 12 DE SEPTIEMBRE DE 2019 22:05 h
    Tolstoi publicó Confesión en 1884, a la edad de 56 años.


    “Quiero que todo lo que es inexplicable lo sea, porque veo los límites de mi mente”. Lev Tolstói




    Pocos escritores dedican un espacio autobiográfico tan detallado y, sobre todo, sincero a explicar su búsqueda de un sentido de la vida y el proceso de sus propias creencias como lo hace Tolstói en su Confesión. Un relato expositivo, más que de reflexión, en el que el autor ruso desnuda ante el lector su mente, con el objetivo de mostrar un espíritu quebrado, turbado por haber perdido toda razón de existencia. 



    De este modo, se establece una relación que trasciende a la de simple emisor y receptor de pensamientos, dotando Tolstói a quien osa compartir sus tribulaciones más fundamentales del papel de confesor, y vaciándose ante él por completo, de tal manera que el escritor recurre constantemente a un concepto para explicar el desarrollo de su vida y cuyo significado alude a la aniquilación. 



    Porque es eso lo que confiesa el autor, que en su búsqueda de algo que aplacase las voces de duda alrededor de su existencia, y una presencia cada vez más agigantada de la compañía de la muerte, todo se viene abajo, se pulveriza como si no tuviese valor alguno, como si nunca hubiese existido de verdad. Su vida se derrumba en montones de añicos innecesarios que en un momento llegaron a ocupar un lugar aparentemente importante en la vida del escritor, y de los cuales, al final hace ascos y desproveé de toda relevancia para garantizar que no vuelvan a clavarse en su persona y su alma, heridas y angustiadas. 



    Es tal el acercamiento que Tolstói brinda de su proceso de aniquilación a través del detalle, que uno puede acompañarle sin oposición en su entrega al nihilismo salomónico. Esto es, la conciencia de que todo lo que permanecía revestido de un carácter de disfrute imprescindible, no solo se ha vuelto transitorio, sino que se desvanece ante una mirada insatisfecha y que, en un ejercicio de autocuestionamiento honesto, se cree abocada a la aniquilación. Se trata del limbo que se va oscureciendo y al que el autor se refiere cuando dice que “no podía esperar las tinieblas con paciencia”. O como cuando él, creador de pensamiento y moldeador de la opinión pública, se aparta a la inacción, se inicia en la negación. “No tenía deseos, la satisfacción de los cuales encontrase razonable. Hasta que no supiese por qué, no podía hacer nada”.



     



    Edición de Confesión en castellano por la Editorial Acantilado.

    EL AMARGO DESCUBRIMIENTO DE LA VANIDAD



    Lo que más duele de la decepción de la búsqueda de Tolstói es su insatisfacción, de tal manera que le hace preguntarse a uno si el escritor obtuvo felicidad en algún momento, y si realmente el gozo de la familia, del éxito literario y del reconocimiento público lo fueron para él. El relato descarnado de sus sucesivos (des)encuentros con las ciencias experimentales y las especulativas resulta, cuanto menos, trágico. “La verdad siempre había sido verdad, pero no la admitía, pues aunque aceptaba que 2x2=4, no aceptaba que yo era malo”. 



    El descenso hacia la propia destrucción se hace aún más evidente cuando confiesa, él que había abandonado sus oraciones y ayunos ortodoxos de niño por una carrera en la razón ilustrada, que “no puede ser que este estado de desesperanza sea propio de los hombres” y que “no puede ser que la misma razón niegue la vida si es la creadora”. En ese momento, cuando Tolstói trata a la vida de “putrefacción”, es cuando se inicia un cambio en la tendencia de su búsqueda. 



    Abocado al suicidio pero, según él mismo, demasiado cobarde para efectuarlo, abandona el aliento de sinsentido de Salomón y Schopenhauer y convierte el descubrimiento de la vanidad en una base sobre la que comenzar a reedificar un sentido concreto para su existencia. “Comprendí que, si quería vivir, no debía buscar el sentido de la vida en los que lo habían perdido, sino en los que vivían”, declara.



     



    LA FE COMO SALVAGUARDA ANTE LA AUTODESTRUCCIÓN



    Tolstói regresa a la Iglesia Ortodoxa, a los ayunos, las oraciones rígidas y lo que él llama ‘doctrina’, pero lo hace desde la realidad del hombre aniquilado, completamente hecho pedazos después de afrontar cualquier explicación existencial, y no desde la soberbia con la que habría podido combinar su religión de niño y el estatus que adquiere. 



    Pero su visión ha cambiado. Ahora no es un feligrés más, que no piensa ni sabe lo que hace, y, por lo tanto, al cual le resultaría muy fácil dejar de hacer lo que hace. El escritor, el hombre que ha sido destruido, puede ahora aplicar una visión crítica y aplicar la capacidad de distinguir la fe y el dogma. Quizás, por eso, cuestione las hostilidades entre católicos, ortodoxos y protestantes en la Rusia imperial del siglo XIX. “La verdad se revela en el amor”, dice quien considera a “la iglesia como reunión de creyentes unidos por el amor y, por tanto, poseedores de un conocimiento verdadero”. 



    Su renovación resulta evidente, y consoladora para el lector, cuando admite que mantiene una búsqueda, pero reorientada. “Mi vida, la de todo el mundo depende de una voluntad externa. Para comprender esa voluntad, primero debo vivir para cumplirla. La fe siempre añade el sentido del infinito a la existencia finita del hombre. Es el conocimiento de la vida humana y su sentido, a consecuencia del cual el hombre no se destruye, sino que vive”. 



    Y así, abandonando el Eclesiastés, y a Schopenhauer, y dejando de lado cualquier concepción de “la fe como elemento epicúreo”, solo para un consuelo agradable, una anestesia del disfrute, el escritor ruso concluye asegurando que “Dios ha hecho al hombre de tal manera que puede arruinar su alma o salvarla”, y remarcando que “la causa no es una categoría del pensamiento como el espacio y el tiempo”. “Si existo, es que la causa de esto existe también”. Es el fundamento de alguien que comienza a levantarse desde las cenizas de su propia aniquilación. El reverso necesario para salvaguardar el destino de una búsqueda del sentido de la vida que debe pasar por la autodestrucción para comenzar a construirse de nuevo.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - La aniquilación de Tolstói
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    Voluntariado, el pulmón de la acción social Voluntariado, el pulmón de la acción social

    Alberto Crespo, voluntario de Alianza Solidaria, explica su experiencia de varios años participando en los proyectos de esta entidad.

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Héroes: leal hasta la muerte Héroes: leal hasta la muerte

    Urías era el único extranjero del grupo de valientes de David, y sin embargo mostró un honor y una fidelidad inigualables.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
    Héroes: una mujer despreciada Héroes: una mujer despreciada

    El evangelio llegó a Samaria tras un encuentro especial, el de Jesús transformando la vida de una mujer.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.