PUBLICIDAD
 
jueves, 21 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Alfredo Pérez Alencart
 

Fe y Poesía unida a Dios: Olga Orozco

Un poema para degustar de nuevo la magistral obra de una argentina en la cúspide de la poesía en lengua castellana.

BARRO DEL PARAíSO AUTOR Alfredo Pérez Alencart 03 DE AGOSTO DE 2018 08:20 h
Olga Orozco en Salamanca, 1992 (foto de Jacqueline Alencar).

Olga Orozco (Argentina, 1920-1999) fue y será esa grande amiga que en dos ocasiones vino a Salamanca y con quien Jacqueline y yo compartimos instantes que ya son eternos.



Sobre ella publiqué hace años, en P+D, un par de entregas amplias, con comentarios míos y poemas suyos.



Hoy solo quiero recordarla, como también su no oculta fe cristiana, como bien lo resalta en esta entrevista publicada en México: “…creo que así como en el principio era Dios y todos éramos parte de él, al final seremos también parte de él. Yo tengo certeza, toda mi fe está hecha de certezas, toda mi fe tiende a esa unión íntima con Dios…”



 



Olga Orozco, Alfonso Ortega y A. P. Alencart en la Cátedra de Poética Fray Luis de León (1992, foto de J. Alencar).





 



EN LA BRISA, UN MOMENTO



a Valerio

 



Que pueda el camino subir hasta alcanzarte.

Que pueda el viento soplar siempre a tu espalda.

Que pueda el sol brillar cálidamente sobre tu rostro

y las lluvias caer con dulzura sobre tus campos,

y hasta que volvamos a encontrarnos

que Dios te sostenga en la palma de su mano.



(Oración irlandesa)

 



—¡Ya se fue! ¡Ya se fue!—se queja la torcaza.

Y el lamento se expande de hoja en hoja,

de temblor en temblor, de transparencia en transparencia,

hasta envolver en negra desolación el plumaje del mundo.

—¡Ya se fue! ¡Ya se fue!—como si yo no viera.

Y me pregunto ahora cómo hacer para mirar de nuevo una torcaza,

para volver a ver una bahía, una columna, el fuego, el humo de la sopa,

sin que tus ojos me aseguren la consistencia de su aparición,

sin que tu mano me confirme la mía.

Será como mirar apenas los reflejos de un espejo ladrón,

imágenes saqueadas desde las maquinarias del abismo,

opacas, andrajosas, miserables.

¿Y qué será tu almohada, y qué será tu silla,

y qué serán tus ropas, y hasta mi lecho a solas, si me animo?

Posesiones de arena,

sólo silencio y llagas sobre la majestad de la distancia.

Ah, si pudiera encontrar en las paredes blancas de la hora más cruel

esa larga fisura por donde te fuiste,

ese tajo que atravesó el pasado y cortó el porvenir,

acaso nos veríamos más desnudos que nunca, como después del paraíso que perdimos,

y hasta quizás podríamos nombrarnos con los últimos nombres,

esos que solamente Dios conoce,

y descubrir los pliegues ignorados de nuestra propia historia

cubriendo las respuestas que callamos,

incrustadas tal vez como piedras preciosas en el fondo del alma.



 







Todo lo que ya es patrimonio de sombras o de nadie.

Pero acá sólo encuentro en mitad de mi pecho

esta desgarradura insoportable cuyos bordes se entreabren

y muestran arrasados todos los escenarios donde tú eres el rey

-un instantáneo calco del que fuiste, un relámpago apenas-

bajo la rotación del infinito derrumbe de los cielos.

Fuera de mí la nube dice “No”, el viento dice “No”, las ramas dicen “No”,

y hasta la tierra entera que te alberga,

esa tierra dispersa que ahora es sólo una alrededor de ti,

se aleja cuando llamo.

¿Cómo saber entonces dónde estás en este desmedido, insaciable universo,

donde la historia se confunde y los tiempos se mezclan y los lugares se deslizan,

donde los ríos nacen y mueren las estrellas,

y las rosas que me miran en Paestum no son las que nos vieron

sino tal vez las que miró Virgilio?

¿Cómo acertar contigo,

si aun en medio del día instalabas a veces tu silencio nocturno,

inabordable como un dios, ensimismado como un árbol

y tu delgado cuerpo ya te sustraía?

Aléjate, memoria de pared, memoria de cuchara,

memoria de zapato.

No me sirves, memoria, aunque simules este día.

No quiero que me asistas con mosaicos, ni con palacios, ni con catedrales.

Húndete, piedra de la Navicella, junto al cisne de Brujas,

bajo las noches susurradoras de Venecia.

Sopla, viento de Holanda, sobre los campos de temblorosas amapolas,

deshoja los recuerdos, barre los ecos y la lejanía.

No quiero que sea nunca para siempre ni siempre para nunca.

Juguemos a que estamos perdidos otra vez entre los laberintos de un jardín.

Encuéntrame, amor mío, en tu tiempo presente.

Mírame para hoy con tus ojos de miel, de chispas y de claro tabaco.

Sé que a veces de pronto me presencias desde todas partes.

Tal vez poses tu mano lentamente como esta lluvia sobre mi cabeza

o detengas tus pasos junto a mí en pálida visitación conteniendo el aliento.

He conseguido ver el resplandor con que te llevan cuando te persigo;

he aspirado también, señor de las plantaciones y las flores,

el aroma narcótico con que me abrazas desde un rincón vacío de la casa,

y he oído en el pan que cruje a solas el pequeño rumor con que me nombras,

tiernamente, en secreto, con tu nuevo lenguaje.



 



Alfredo Pérez. Alencart y Olga Orozco (1991, foto de Enrique Hernández D'Jesús)





Lo aprenderé, por más que todo sea un desvarío de lugares hambrientos,

una forma inconclusa del deseo, una alucinación de la nostalgia.

Pero aun así, ¿qué muro es insoluble entre nosotros?

¡Hemos huido juntos tantos años entre las ciénagas y los tembladerales

delante de las fieras de tu mal

cubriendo la retirada con el sol, con la piel, con trozos de la fiesta,

con pedazos inmensos del esplendor que fuimos,

hasta que te atraparon!



Anudaron tu cuerpo, ya tan leve, al miedo y al azar,

y escarbó en tus tejidos la tiniebla monarca con uñas y con dientes,

mientras dábamos vueltas en la trampa, sin hallar la salida.

La encontraste hacia arriba, y lograste escapar a pura pérdida, de caída en caída.

Aún nos queda el amor:

esa doble moneda para poder pasar a uno y otro lado.

Haz que gire la piedra, que te traiga de nuevo la marea,

aunque sea un instante, nada más que un instante.

Ahora, cuando podrás mirar tan “fijamente el sol como la muerte”,

no querrás apagarlo para mí ni querrás extraviarme detrás de los escombros,

por pequeña que sea mirada desde allá,

aun menos que una nuez, que una brizna de hierba, que unos granos de arena.

Y porque a veces me decías: “Tú hiciste que la luz fuera visible”,

y otra vez descubrimos que la muerte se parece al amor

en que ambos multiplican cada hora y lugar por una misma ausencia,

yo te reclamo ahora en nombre de tu sol y de tu muerte una sola señal,

precisa, inconfundible, fulminante, como el golpe de gracia que parte en dos el muro

y descubre un jardín donde somos posibles todavía,

apenas un instante, nada más que un instante,

tú y yo juntos, debajo de aquel árbol,

copiados por la brisa de un momento cualquiera de la eternidad.



 



Jacqueline Alencar, Olga Orozco y su sobrina en la Plaza Mayor (1992, foto de A. P. Alencart).


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Fe y Poesía unida a Dios: Olga Orozco
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

 
“No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
FOTOS Fotos
 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

 
Desánimo Desánimo

En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

 
Tips para leer más Tips para leer más

Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.