PUBLICIDAD
 
viernes, 21 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Antonio Cruz
    1
     

    Un menú bajo en calorías

    La Biblia se refiere también a las algarrobas en el evangelio de Lucas, a propósito del relato del hijo pródigo (Lc. 15:11-32).

    ZOé AUTOR Antonio Cruz 23 DE NOVIEMBRE DE 2017 22:00 h
    Foto: Antonio Cruz.

                Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.



    Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.



    Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.



    (Lc. 15:14-16)



      



    Los algarrobos son árboles que no suelen sobrepasar los 10 metros de altura, con un tronco corto y grueso del que salen largas ramas, algunas de las cuales se comban por el peso hasta tocar el suelo. Las hojas son perennes y están formadas por varios pares de hojuelas (entre tres y cinco) ovaladas, de bordes lisos, tiesas, coriáceas, lustrosas y sin ninguna pilosidad. Las flores se agrupan en pequeños racimos que suelen nacer sobre la leña vieja y no en las últimas ramillas tiernas, como en la mayoría de los árboles. Existen árboles hembras que producen las flores femeninas y las algarrobas y árboles machos que no llevan frutos puesto que todas sus flores son masculinas.



    En España, a estos últimos se les denomina vulgarmente algarrobos judíos (¿prejuicios antisemitas?). Por último, hay también algarrobos que producen flores de ambos sexos, con estambres y pistilo. Por eso se dice que el algarrobo es polígamo ya que posee estas tres clases de flores.



    El algarrobo es una especie perteneciente a la familia de las Leguminosas, originaria de Oriente, pero distribuida por casi todas las riberas del Mediterráneo. Abunda en Siria, Israel y Egipto ya que resiste los suelos calcáreos pobres del litoral (fot. 27). Los frutos del algarrobo, las algarrobas, son alargadas, comprimidas, duras y su tamaño oscila entre 10 y 25 centímetros de longitud por unos 3 de ancho. Su color es negro rojizo y su sabor presenta un cierto dulzor agradable. El nombre genérico de Ceratonia deriva del griego ceras que significa “cuerno” y se refiere al aspecto de estos frutos.



    Antiguamente las algarrobas se empleaban para alimentar caballos, asnos y cerdos, aunque también podían consumirlas eventualmente los humanos. Durante la Guerra Civil española y en la posguerra, las algarrobas se convirtieron en un alimento fundamental ya que la gente no tenía otra alternativa para alimentarse. En Cataluña, todavía hoy se usa el refrán: “guanyar-se les garrofes” (ganarse las algarrobas), que significa: ganarse la vida. Actualmente, debido a su elevada proporción de azúcares (hasta el 50%), las algarrobas se utilizan en la industria pastelera y en la heladería, aunque también se les siguen dando a los animales. Buena parte de la producción de algarrobas de la isla de Mallorca, por ejemplo, se exporta a Finlandia para alimentar a los renos de Laponia.



    Los antiguos médicos egipcios elaboraban un pegamento a partir de las algarrobas, que se conoce como “goma de garrofín”, que empleaban para aprestar los tejidos de las vendas con que cubrían los cuerpos de las momias. Las singulares propiedades de este producto han permitido que tales tejidos hayan permanecido intactos a través del tiempo.



    La Biblia se refiere también a las algarrobas en el evangelio de Lucas, a propósito del relato del hijo pródigo (Lc. 15:11-32).[1] Quienes conocen la Escritura, al oír el término “algarroba” recuerdan inmediatamente esta parábola de Jesús ya que se trata quizás de la más espléndida de sus historias. Las algarrobas están íntimamente relacionadas con las hambrunas. Nadie las come si hay cualquier otro alimento disponible. Y aquél hijo pródigo, egoísta, derrochador y promiscuo, que prefería vivir en tierra de paganos, bajó hasta el último escalón que podía descender un judío. Llegó a convivir con la inmundicia, criando cerdos e incluso consumiendo lo que estos animales comían, las abominables algarrobas. No sólo cuidaba cerdos sino que vivía como uno de ellos.



    A veces, es menester tocar fondo en la vida para darnos cuenta de nuestra situación personal. Aquel hombre empezó a reflexionar y reconoció en su interior que había pecado contra Dios y contra su propio padre. Se dio cuenta de que no era digno de ser su hijo y pensó en regresar al hogar para solicitar que le contrataran como un jornalero más.



    El arrepentimiento y la conversión no son solamente pensamientos etéreos sino acciones radicales que cambian vidas. El pródigo se levantó y volvió a su antiguo hogar. Todos conocemos el desenlace de la parábola. El padre vio al hijo desde lejos. Tuvo compasión. Corrió hacia él con todas sus fuerzas (algo impropio y hasta ridículo para la dignidad de un judío anciano). Se echó sobre su cuello, le besó, le perdonó todos sus errores y le restituyó su condición de hijo. Exactamente esto mismo es lo que hace todavía hoy Jesucristo con cada persona arrepentida que regresa a él y decide dejar de consumir algarrobas.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Marc
    18/12/2017
    14:35 h
    1
     
    En Argentina tenemos muchos algarrobos algo más altos que la altura mencionada. Lamentablemente su tala es indiscriminada debido que su madera es muy buena para muebles. Es un gran árbol y sus frutos apreciados por los jabalíes que importó Pedro Luro desde Europa para sus haciendas y que hoy se expanden sin control por toda la tierra. Saludos.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Un menú bajo en calorías
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Zacarías Toda la Biblia: Zacarías

    Lo más importante en la vida no son los logros que podamos conseguir, sino que sepamos disfrutar del camino.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.