PUBLICIDAD
 
miercoles, 15 de agosto de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Antonio Cárdenas
     

    Los noventa y nueve justos

    La vida sin mácula que habían llevado se imponía como argumento incontestable para entrar con holgura por las puertas de perlas… pero algo no funcionaba.

    CUENTOS AUTOR Antonio Cárdenas 25 DE AGOSTO DE 2017 09:05 h
    Foto: Liane Metzler. Unsplash.

    Érase una vez los “noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento”, que por fin se dispusieron a ocupar su merecido destino eterno.



    En el control de acceso a la Gloria estuvieron retenidos más tiempo del razonable, y no precisamente porque estuviesen de huelga los ángeles de seguridad, las razones parecían otras. Por más que fueron examinados, nada indicaba que debieran ser rechazados.



    La vida sin mácula que habían llevado se imponía como argumento incontestable para entrar con holgura por las puertas de perlas… pero algo no funcionaba.



    —No es nuestro interés impedirles el acceso, antes al contrario, queremos que una vez dentro se encuentren a gusto —dijo el ángel—. El caso es que por sus características quizá sea inapropiada su presencia.



    —¿Qué lugar es más apropiado para el justo que el cielo de justicia? — replicó molesto el justo mayor.



    —Sí, sí, haremos lo posible para que aquí estén felices —insistió el ángel—. Pasen y prueben durante un tiempo.



    Una vez acomodados e higienizados, dieron un paseo por los exteriores como ocupantes legítimos de aquel lugar. Lástima que pronto se escandalizaron al presenciar un jolgorio que consideraron excesivo procedente de unas gentes participantes de la misma gloria, pero que contrastaban con el porte serio y solemne que ellos mostraban. Alegría, cánticos, alabanzas, exclamaciones en grito…, parecían ocupas de un espacio impropio.



    Enseguida comunicaron su incomodidad a las autoridades angelicales, las cuales les rogaron paciencia y comprensión.



    También ellos querían alabar y solicitaron día y hora para expresar la adoración que creían más adecuada para el momento y lugar.



    En una nube alejada comenzaron a entonar cánticos gregorianos en tono severo aunque nadie les hacía caso, todos estaban ocupados en ser felices y hacer felices a los demás.



    La indiferencia con que se sintieron tratados les molestó profundamente, por lo que solicitaron se despejase la morada de los justos de toda aquella chusma anárquica.



    —Ya dije que quizá no encajarían —les dijo el ángel.



    —No nos esperábamos esto —dijo el justo mayor—. Estábamos mejor en la Tierra.



    —Por ese motivo hemos acordado que vuelvan al planeta con el fin de que cometan alguna irregularidad y así necesiten arrepentirse —dijo el ángel—. Con el agradecimiento por el perdón estarán felices y alegres en este lugar.



    —¿Qué nos está pidiendo? ¡Eso va contra nuestros principios! —dijo otro justo—. Además, es del todo impropio que usted nos proponga tal cosa.



    —Es cierto, me la estoy jugando ante mis superiores —confesó el ángel—. Pero no veo otra manera de que ustedes gocen del lugar.



    —Bueno, ¿y qué? ¿en qué consistiría tal irregularidad? —cedieron por fin.



    —En eso no les puedo ayudar, va contra el cielo de justicia que ustedes dicen. No sé… algo que no desmerezca del todo su pulcra imagen pero que les conduzca al arrepentimiento… quizá pronunciando algún taco de mal gusto, alguna mentirijilla que no sea piadosa, algún nudismo playero, en fin, ustedes verán —dijo el ángel.



    —¡Santo Dios! ¡Cómo nos hemos de ver! —murmuraron escandalizados.



    Al final estos noventa y nueve justos aprendieron la lección. En su estancia fugaz por la Gloria habían sentido que se perdían algo de todo aquel disfrute, por lo que en Tierra se esforzaron más allá de sus posibilidades en soltar algún taco que otro y andar sin bañador por la playa.



    “Como está escrito: no hay justo, ni aún uno” (Romanos 3:10)


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Los noventa y nueve justos
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    La carta La carta

    El clip ganador de la última edición del Festival Phos, realizado por David Parra.

     
    Toda la Biblia: Miqueas Toda la Biblia: Miqueas

    No son los ricos o poderosos los que agradan a Dios, sino quienes hacen justicia, misericordia y viven en humildad.

     
    Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

    Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.