25 Aniversario del Movimiento Internacional de Crecimiento de Iglesia

MªRosa Barrachina

12 DE NOVIEMBRE DE 2013 · 23:00

,
Una delegación de once personas, pastores, obreros y ministros hemos sido recientemente invitados por la iglesia de Yoido, Seúl para asistir al 25 Aniversario del Congreso Internacional de Iglecrecimiento organizado por el movimiento The Church Growth Internacional (Crecimiento Internacional de la Iglesia) 2000 delegados llegados de más de 60 naciones nos encontramos en la iglesia de Yoido Full Gospel Church en Seul, Corea del Sur. El movimiento Church Growth International es un movimiento interdenominacional donde se promueve el amor de Cristo y la unidad del Cuerpo de Dios. En esta ocasión la conferencia se dio cita en Seúl, donde se dio, a su vez, un maratón de oración en el Estado Olímpico de la Copa Mundial de futbol, allí se oraron por todas las naciones, incluida España. Así éste articulo está escrito en el marco de la conferencia de crecimiento. Desde éste escenario varios son los pensamientos que nos invitan a la reflexión, cuando a veces los números en la iglesia local pueden llamarnos la atención del tal manera que nos inquietan por muchos o pocos, de este modo nos alivie recordar que la iglesia es más que las paredes o más que los números. Vivimos en un momento donde tenemos el gran reto por delante de la evangelización de nuestro país, estoy convencida que si otros han podido nosotros también podemos lograrlo. Cuando hablamos de la iglesia y el crecimiento, no estamos hablando de números o de un movimiento social o político.No estamos hablando de métodos o estrategias, si bien éstas pueden ser útiles en una sabia medida. Estamos hablando del Cuerpo de Cristo, estamos hablando de la representación física de Cristo que está para servir al mundo y que Jesús usa como su instrumento en la actualidad. Estamos hablando que somos luz y que juntos alumbramos al mundo. La luz es verdad, la luz corrige del error, la luz es la justicia de Cristo. En la luz de Jesús se manifiesta la presencia de Dios. Es muy importante cómo estamos edificando la iglesia, sobré qué estamos sustentando el crecimiento. La iglesia no es un lugar donde los no salvos o salvos asisten. La iglesia debe ser un lugar donde las personas se encuentran con Jesús, escuchan a Jesús y tienen una experiencia con Dios. Nada crece si está muerto. Por tanto, la iglesia local crece cuando hay vida, florece si existe esa vida. Lo más importante de la iglesia es el cuerpo, es la iglesia misma, sus miembros, los obreros si tienen una relación estrecha con Dios. Intentar hacer crecer una iglesia sin vida con métodos o modelos es crear un monstruo. Todo el cuerpo tiene que estar conectado con la cabeza. Tenemos que aprender que lo que más se requiere para que la iglesia crezca es la oración, vivir conforme a las Escrituras y encontrarnos con Dios cada día. Otro punto a destacar de la conferencia: El crecimiento de la iglesia es un estilo de vida. Nuestra productividad nace de nuestra vida de oración. Recibiremos las instrucciones de Dios basada en nuestra vida de oración. Son verdades sabidas pero que a veces podemos olvidar por el ajetreo de la propia vida en el ministerio. Nuestro enfoque debe estar en las personas que Dios nos ha dado para pastorear y cuidar. Nuestro trabajo no es otro que el trabajo de Jesús, que fue “ID” en eso debe consistir nuestro trabajo. Y finalmente, desde la primera sesión el punto de mira fueron las nuevas generaciones, estoy segura que esto es para nuestro tiempo en España. Teniendo el esfuerzo conjunto de las denominaciones de nuestro país en alcanzar España y el nuestro en particular como Asambleas de Dios, con V2020, si la iglesia va a crecer entonces las nuevas generaciones deben crecer y levantarse. Debemos aprovechar toda oportunidad en dedicar más tiempo a formar y capacitar a las nuevas generaciones y no en nosotros mismos. Nuestro trabajo no debe únicamente centrarse en hacer un mejor trabajo sino en sembrar en las nuevas generaciones. Todo aquello que desarrollemos para las nuevas generaciones (programas, congresos, eventos, etc..) debemos ayudarles a que establezcan retos reales para sus vidas donde puedan crecer en su vida espiritual y carácter. Cuantas veces Jesús entrenó a sus discípulos situándoles en escenarios reales que tenían un coste, que requerían de un sacrificio, les enseñó de los mismos problemas y dificultades. Debemos crear en los jóvenes expectativas reales de lo que significa ser miembro de la iglesia, discípulos de Jesús. Deberíamos enseñar a las nuevas generaciones que únicamente se puede avanzar y crecer manteniendo una real y consistente relación con Dios. Jesús no tenia interés en los números, en un gran numero de lideres o de graduados de seminario, o en números de asistentes en los eventos, congresos o programas, él tenia interés en capacitar y así lo hizo con sus discípulos. Europa, España tiene ya listo su “tiempo kairos” de una nueva visitación del Espíritu Santo. El Señor no nos ha abandonado. Oramos por las nuevas generaciones que se levantan. Oramos por los jóvenes que no han oído de Jesús y que están perdidos. Nuestra comisión es rescatar a las almas del infierno.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - XtremoJoven - <em>25 Aniversario del Movimiento Internacional de Crecimiento de Iglesia</em>