La compañía de contenidos audiovisuales sigue destacando en la publicación de material religioso, después de anunciar la creación de contenido para público cristiano.  " /> La compañía de contenidos audiovisuales sigue destacando en la publicación de material religioso, después de anunciar la creación de contenido para público cristiano.  " />

El mercado, el infierno y Netflix

La compañía de contenidos audiovisuales sigue destacando en la publicación de material religioso, después de anunciar la creación de contenido para público cristiano. 

Jonatán Soriano

BARCELONA · 27 DE AGOSTO DE 2018 · 16:00

Algunos de los contenidos de carácter religioso en Netflix. / Netflix,
Algunos de los contenidos de carácter religioso en Netflix. / Netflix

Después de alcanzar los 130,2 millones de usuarios en el segundo cuatrimestre de 2018, según Statista, Netflix quiere más. La compañía de contenidos audiovisuales sigue creciendo en el mercado, sobre todo en Estados Unidos, donde residen 57,4 millones de sus registrados. Precisamente, con el deseo de atender a una parte de la demanda del país norteamericano, de tradición cristiana, la vicepresidenta de contenido original de la compañía, Cindy Holland, ha confirmado la producción de contenidos propios cristianos. “Es una audiencia muy importante para nosotros”, ha manifestado.

Infographic: Netflix Reaches 130 Million Subscribers | Statista

Hasta ahora, Netflix ha mostrado un poderío único en el mercado en lo que respecta a contenidos propios y de nueva creación, especializándose como ningún competidor en el formato documental. Actitud que le sirve para asegurarse la aprobación de sectores más críticos con el orden neoliberal, con productos como PodredumbreMinimalismo. Las cosas importantes o Salvar el capitalismo, sin descuidar a los aficionados de la épica histórica, con La guerra de VietnamLa Segunda Guerra Mundial en color o El imperio romano

Tampoco se olvida de quienes buscan historias de superación y biografías repletas de adulación, como Steve Jobs. The billion dollar hippy o Madman. The Steve Madden story, sobre el millonario diseñador de calzado que fue condenado por delitos fiscales. 

Una oferta a la que se añade una amplia amalgama de series, de todos los tipos y colores, y películas, también de producción propia y para las cuales la compañía suele asegurarse algunos rostros reconocidos de la industria cinematográfica de Hollywood con los que sazonar su producto. 

 

NETFLIX Y LA RELIGIÓN

Es el caso de Come sunday, una de las películas que la compañía ha subido a su servidor este 2018 y que protagonizan nombres como Chiwetel Ejiofor, conocido por su papel en 12 años de esclavitud, Martin Sheen, Danny Glover y Jason Segel, o Marshall en Cómo conocí a vuestra madre

La película relata la vida del pastor pentecostal Carlton Pearson y cómo deja de creer en el infierno, lo que posteriormente lo convertirá en uno de los exponentes de referencia del llamado ‘Evangelio de la inclusión’ en Estados Unidos, considerado herético por muchos otros teólogos y hasta entonces colegas de Pearson.

Entre las búsquedas relacionadas de Come Sunday aparece Wild Wild Country, una de las producciones más elaboradas de Netflix y que goza de mayor fama. Esta serie documental recupera a algunos de los principales testimonios de Rajneeshpuram, la ciudad de la secta del gurú indio Bhagwan Shree Rajneesh, también conocido como Osho. Aparte de la historia del movimiento, la serie documental no deja de lado el hecho religioso y la confrontación entre los seguidores de Osho y la población cristiana conservadora de Oregón, donde se habían instalado en un gran rancho. 

Carlton Pearson y Osho son sólo dos ejemplos de la apuesta segura de Netflix en el mercado religioso. Morgan Freeman es otro de los nombres. El reconocido actor conduce las dos temporadas de Story of God, entrevistándose con representantes de diferentes religiones para tratar cuestiones ancestrales como el origen del universo o la muerte. 

 

CONTENIDO CRISTIANO: HAY QUE ASEGURAR EL MERCADO

Si los contenidos religiosos, en general, han convertido a Netflix en un referente incluso para los curiosos no creyentes, la creación de contenido cristiano asegura a la compañía una cuota de mercado concreta pero amplia, sobre todo en Estados Unidos, donde se encuentra más de un tercio de sus usuarios. 

Así, el cristiano estadounidense que esté en contra de la ideología de género y, por lo tanto rechace piezas como Growing Up Coy, sobre una batalla legal de una familia por su hija transexual, podrá encontrar su espacio con producciones como Dios no está muerto 2, película apologética, la serie A.D. Kingdom and Empire, basada en el relato de Hechos, o películas como Los milagros del cielo o Un lugar donde rezar

Según las declaraciones de Holland, la idea que tiene Netflix de contenido cristiano apunta hacia el público familiar. “Nos estamos enfocando en elaborar una sólida lista de programación familiar”, ha remarcado. 

Una primera idea parece ser una serie que relata la vida de un niño de 12 años que descubre ser el hijo de Dios y que, supuestamente, se llamará American Jesus, como el polémico documental. Eso sí es asegurar el mercado. 

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Opinion - El mercado, el infierno y Netflix