Mujeres embarazadas, abandonadas por tener Zika

Muchos hombres han dejado a sus mujeres estando embarazadas al saber que su bebé nacerá con microcefalia. Lo llaman el “aborto masculino”.

El Mundo · RIO DE JANEIRO · 07 DE FEBRERO DE 2016 · 21:00

Una mujer embarazada de 37 semanas en San Juan, Puerto Rico / Alvin Baez, Reuters,mujer embarazada
Una mujer embarazada de 37 semanas en San Juan, Puerto Rico / Alvin Baez, Reuters

Los críticos y movimientos feministas lo han llamado «un aborto masculino» en las redes sociales porque, de alguna forma, para los hombres, deshacerse de la responsabilidad de ser padre de un bebé con microcefalia es mucho más fácil que para una mujer.

Mientras que la mujer embarazada tiene que afrontar los desafíos morales y legales ineludibles ante su complicado embarazo, para el padre, basta con desaparecer.

Aunque no hay cifras al respecto, son muchos los hombres que han abandonado a sus mujeres embarazadas en Brasil al enterarse de que su bebé nacerá con microcefalia, una malformación craneal muchas veces acompañada de diferentes grados de atrofia cerebral y discapacidad.

Este defecto congénito se ha multiplicado por 30 en Brasil, supuestamente por el contagio del Zika de madres a fetos. Aunque aún no se ha probado científicamente, la relación entre el virus y la microcefalia en bebés se da por hecho, debido a la correlación clarísima entre la irrupción del virus transmitido a través del mosquito Aedes aegypty y el brutal crecimiento de la malformación en bebés.

“Me sorprende la cantidad de mujeres que están cuidando solas del bebé porque el padre simplemente decidió abandonar a la familia” contaba una pediatra que prefería no identificarse al reportaje del diario brasileño Estado de São Paulo, que desveló esta situación.

 

EL ABORTO, EN EL CENTRO DEL DEBATE

El nacimiento de más de 4.783 bebés que podrían tener microcefalia en Brasil debido a la transmisión del virus Zika ha vuelto a colocar el aborto en el centro del debate.

La interrupción del embarazo sólo es legal en Brasil en caso de violación, cuando la vida de la madre corre peligro, o cuando el feto padece anencefalia [ausencia de una gran parte del cerebro].

Los abortos clandestinos de mujeres que han contraído el Zika empiezan a ser frecuentes antes incluso de que se confirme la microcefalia en bebés, según reveló un reportaje de Folha de São Paulo.

 

DIAGNÓSTICO DE MICROCEFALIA

El ginecólogo puede sospechar de un caso de microcefalia en el feto desde la semana 20 de gestación, si bien no es hasta aproximadamente la 32, en el tramo final del embarazo, cuando se puede confirmar que, además del volumen encefálico disminuido, hay alteraciones en el sistema nervioso central.

Para poder hablar de microcefalia no vale el dato objetivo de la medida de la cabeza del feto sino la existencia añadida de alteraciones del sistema nervioso central, es decir, que lleve asociado una alteración en el desarrollo neurológico.

En cuanto a prevención, se aconseja no viajar en la época precoz del embarazo, que es cuando el feto se puede infectar de éste -por el zika- o de cualquier otro virus.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Ciencia - Mujeres embarazadas, abandonadas por tener Zika