3 claves para terminar bien el curso escolar

En menos de un mes, debemos plantar cara a la 3ª y última evaluación. Seas padre o hijo, déjame aclararte el calendario.

Francisco Sánchez

05 DE MAYO DE 2015 · 18:30

,

A estas alturas, piensas, lo peor ya ha pasado. Y en cierto sentido es así, o no. Todo depende de cuáles hayan sido los resultados en la 1ª y en la 2ª evaluación. En cualquier caso, lo cierto es que tú sabes que en menos de un mes, debemos plantar cara a la 3ª y última evaluación. Seas padre o hijo, déjame aclararte el calendario. Si descuentas los días de fiesta y los fines de semana, quedan menos de 20 días de clases teóricas. En junio, prácticamente, los colegios e institutos se dedican a examinar tanto de la última evaluación como de las pendientes. Siempre quedará septiembre como última opción, pero eso, como última, porque quién quiere estar todo el verano estudiando.

Aquí van tres claves que pueden ayudarte a enfrentar estos últimos días de clase.

1. No te confíes. Felicidades si lo has aprobado todo hasta ahora, pero aun queda el último esfuerzo. No serás el primer ni último alumno que después de aprobar una materia en la 1ª y 2ª evaluación, debe ir a septiembre con todo el libro porque le ha quedado la 3ª evaluación. Esto no es lo normal, pero puede pasar por exceso de confianza y cansancio acumulado. Lo vemos mucho en los grandes deportistas, una lesión de última hora puede cambiar los buenos resultados obtenidos durante todo el año deportivo. Mi consejo personal es: “concéntrate al máximo y da lo mejor de ti en este último esfuerzo”. Cuando te desanimes y te canses, piensa en cuantas cosas podrás hacer durante las vacaciones.

2. Lleva tu cuaderno al día. Seguramente es lo que has hecho hasta ahora. Sin embargo, a pesar de que anochece mas tarde y los días son más largos, tienes la sensación de que no te cunde. Es normal, seguramente te estás acostando mas tarde, duermes menos horas y, al día siguiente, no rindes igual. Mi consejo personal es: no cambies tu horario de trabajo o estudio. Cumple primero tus obligaciones y después descansa. Lleva tu cuaderno al día. El trabajo diario que reflejas en el cuaderno puede servirte para lograr el aprobado en caso de duda. Imagina que no has llegado al 5 en el examen por unas décimas. El profesor te pide el cuaderno y lo tienes en blanco, sin el trabajo diario realizado, ¿crees que aprobarás? No te la juegues.

3. Entérate bien de qué es lo más importante de cara al examen. Tengas evaluaciones pendientes o no, es muy importante saber no solo qué temas entran y cuáles no, sino también saber cuáles son los conceptos “clave” de cada lección. Esto te ahorrará mucho tiempo. Simplemente debes sondear primero entre los compañeros para después preguntar directamente al profesor. En segundo lugar, a la hora de estudiar, diferencia entre teoría y práctica. Hay conceptos teóricos que podrás memorizar, quizás, la tarde de antes. Sin embargo, hay ejercicios prácticos que no podrás aprender la tarde anterior al examen porque requieren practicar mucho para eliminar los errores frecuentes. Es difícil aprender a analizar una oración sintácticamente unas horas antes del examen.

En resumen, no te confíes, lleva tu cuaderno al día y entérate bien de qué es lo más importante de cara a los exámenes. Seguro que lo conseguirás. ¡Ánimo!

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Ciencia - 3 claves para terminar bien el curso escolar