¿Deben hablar los padres de sus propias experiencias con drogas?

Un estudio concluye que explicar a los hijos los errores del pasado sólo ayuda a normalizar el consumo.

CHICAGO · 06 DE MARZO DE 2013 · 23:00

<p>
	Los padres dudan sobre c&oacute;mo hablar de drogas con sus hijos. / Fanpop</p>
,

Los padres dudan sobre cómo hablar de drogas con sus hijos. / Fanpop

¿Cómo enfocar una conversación con los hijos sobre el tema de las drogas? Una investigación reciente llega a la conclusión que reconocer que en el pasado se experimentó con drogas no es la mejor forma de convencer a los hijos de los riesgos de estas sustancias, aún cuando la confesión se haga con una finalidad didáctica. El estudio lo han dirigido las investigadoras estadounidenses Jennifer Kam y Ashley Middleton para la revista ‘Human Communication Research’. Entrevistaron a 561 adolescentes de entre 11 y 14 años, todos de origen latino o europeo (en EEUU, el consumo de drogas es mayor en jóvenes de estos dos trasfondos culturales). Preguntaron a los estudiantes sobre las conversaciones que habían tenido con sus padres sobre alcohol, tabaco y marihuana. El objetivo era determinar qué tipos de mensaje repercuten positivamente o negativamente sobre las actitudes que los hijos acabarán teniendo frente a las drogas. Los resultados apuntaron al final a que los adolescentes con actitudes más frágiles frente a las drogas son aquellos que, hablando sobre el tema con sus padres, descubrieron que éstos también habían probado sustancias en el pasado. Los padres habrían intentado ser honestos explicando su propia experiencia, en un esfuerzo por identificarse con sus hijos. Querían demostrar las consecuencias negativas de sus actos, pero en la mayoría de los casos los chicos habrían entendido el mensaje opuesto. El hecho de ver que sus padres pudieron seguir adelante con su vida sin excesivos problemas, aun después de haber consumido drogas durante una época, llevaría a la conclusión siguiente: ‘Si mis padres lo hicieron y ahora están bien, significa que las drogas no son tan malas’. “Creo que los padres esperan que compartir su propia experiencia se pueda usar como una enseñanza”, dice Kam. “Pero aun cuando los padres explican que se arrepienten de haber consumido drogas, el sólo hecho que sí lo hicieran debilita la conclusión a la que están intentando llegar con sus hijos”. La investigadora concluye, por tanto, que “los padres deberían reconsiderar si hablar a sus hijos sobre las veces en las que consumieron sustancias, en el pasado”. El estudio reivindica, sin embargo, la importancia de una conversación fluida sobre estos temas, entre padres e hijos. Y propone mensajes más efectivos: explicar objetivamente los trastornos a los que lleva el consumo de droga, plantear casos de personas que tuvieron problemas sociales derivados de su consumo de drogas o explicar cómo evitar entornos en los que las sustancias tóxicas son especialmente habituales. Puede leer más detalles sobre el estudio completo en la página web de la revista ‘Human Communication Research’, aquí. Pueden además participar de la encuesta en Protestante Digital sobre cómo hablar de drogas con los hijos.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Ciencia - &iquest;Deben hablar los padres de sus propias experiencias con drogas?