Encuentros de los grupos (2)

La reunión del grupo debe servir para que haya un estímulo mutuo entre los creyentes.

13 DE JULIO DE 2019 · 21:00

Markus Spiske temporausch.com / Pexels,
Markus Spiske temporausch.com / Pexels

En este quinto artículo continuaremos dando información sobre los encuentros de los grupos.

Aunque la reunión del grupo es muy apropiada para las conversaciones y para pasar un agradable rato de comunión, no es exactamente para eso para lo que existe. Vamos a echar un vistazo al siguiente versículo:

Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca (Hebreos 10:24-25).

La reunión del grupo debe servir para que haya un estímulo mutuo entre los creyentes, con la finalidad de que ejerzan el cuidado de los unos por los otros, se fortalezcan y cumplan la misión de llevar a otros a los pies de Cristo.

La fuerza de la iglesia que se reúne en grupos durante la semana radica precisamente en los tres puntos que vamos a citar:

 

—    El cambio de valores se produce en el grupo.

Durante el periodo en el que se comparten experiencias en el grupo, las personas son exhortadas a cambiar. Esto sucederá no sólo durante la reunión, sino también durante el día a día de los miembros del grupo.

 

—    El discipulado se produce en el contexto de la vida del cuerpo.

En una iglesia que se reúne en grupos durante la semana, cada miembro debe ser equipado para la tarea de ayudar a otros en su experiencia de fe desde su conversión. Las clases en la iglesia ayudan, pero la experiencia de invertir tu vida en la vida de otro es una bendición para ambas partes.

 

—    La movilización total de cada miembro.

Esto es algo que la Iglesia perdió a lo largo de su historia. En una iglesia que se reúne en grupos durante la semana, debe existir una fuerte integración de los dones de cada miembro, y cada uno debe asumir su papel delante de Dios en el cumplimiento de la misión de la Iglesia de Cristo.

 

Cuando un líder de grupo pierde la noción del propósito de la reunión, está condenando a su grupo al fracaso. Difícilmente este grupo alcanzará la multiplicación, pues sus miembros no estarán siendo estimulados de manera adecuada para vivir el evangelismo como estilo de vida, además de que no estarán siendo convenientemente pastoreados. Enfermarán espiritualmente, pues les faltará el alimento necesario.

Cada "E" se corresponde con un determinado periodo de tiempo dentro de la reunión. Este tiempo variará dependiendo de la fase de vida del grupo, pero hablaremos de ello más tarde.

El cuadro siguiente muestra la dinámica de cada uno de estos cuatro momentos dentro de la reunión, indicando lo que está sucediendo en cada uno de ellos y definiendo también sus respectivos objetivos:

 

Encuentros de los grupos (2)

 

Notas

1. Como siempre, queremos recordar que lo que presentamos es un modelo de grupos de hogar. No es el único, y quizá tampoco sea el idóneo para todas las iglesias en cualquier situación. Sin embargo, es un modelo aplicado por muchas comunidades en todo el mundo con unos resultados excelentes.

2. Estas informaciones así como materiales de apoyo y otras herramientas, están disponibles en www.diakonos.es. Para más información, pueden entrar en contacto con proyecto@diakonos.es

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Grupos de Hogar - Encuentros de los grupos (2)