Los problemas de los cristianos con el sexo (III)

La idea original de Dios fue que Adán y Eva estuvieran desnudos y llamados a la práctica sexual. El propósito divino con Adán y Eva deja claro que el erotismo tenía cabida en aquella creación ideal y sin pecado." /> Los problemas de los cristianos con el sexo (III)

La idea original de Dios fue que Adán y Eva estuvieran desnudos y llamados a la práctica sexual. El propósito divino con Adán y Eva deja claro que el erotismo tenía cabida en aquella creación ideal y sin pecado." />

En el principio fue el sexo

Los problemas de los cristianos con el sexo (III)

La idea original de Dios fue que Adán y Eva estuvieran desnudos y llamados a la práctica sexual. El propósito divino con Adán y Eva deja claro que el erotismo tenía cabida en aquella creación ideal y sin pecado.

28 DE NOVIEMBRE DE 2009 · 23:00

,
El desnudarse tiene mucho significado en La Escritura, pues es dar a conocer la realidad más íntima, aunque posteriormente esto se viera entre los judíos como algo limitado y que no fue bien visto en el entorno familiar. Sin embargo, con Adán y Eva no fue así. Fue la caída en el pecado lo que rompió con este concepto, pervirtiéndose el plan inicial de Dios y dando lugar a la vergüenza ante el desnudo como uno de los resultados de ese deterioro. La Escritura muestra que fue el pecado lo que originó el tabú y la vergüenza y no al revés. Como pastor, he tratado con jóvenes que en sus iglesias no hallan espacios para abordar con naturalidad el asunto del sexo. No encuentran un marco óptimo para exponer preguntas importantes y vitales que, sin embargo, sí pueden plantear fuera de su ámbito cristiano. Esto es un fracaso y, como en todo, barrer debajo de la alfombra nunca da buen resultado. Cuando traté de configurar un manual propio de discipulado que pudiera ser relevante para nuestra congregación y cultura, tomé varios de los más conocidos para analizar los temas contenidos ¡Y en todos ellos, poco o casi nada se hablaba de sexo! Sin embargo, cuando hablamos del evangelio a jóvenes, sean cristianos o no, o cuando evangelizamos, comprobamos que si de verdad las personas se sienten cómodas, las cuestiones sexuales será uno de los primeros temas que saldrán a la palestra ¿Por qué entonces insistimos en no darle en nuestras iglesias y escuelas bíblicas la prioridad que el tema merece? Lo que sí vemos es que a menudo predicamos más acerca del sexo de los ángeles que del nuestro propio, que es el que de verdad nos interesa. Como cristianos, debemos hablar mucho más de sexo y sin sonrojeces inútiles. No debe haber lugar para actitudes pueriles o edulcoradas que nos alejen de la realidad. La Escritura nos advierte que tenemos una gran responsabilidad respecto a cómo usamos nuestro cuerpo. Por esto, y para que nos sirva de faro para no entregar nuestros miembros a una ramera, necesitamos volver al principio, pues allí se nos dice también que ante la sexualidad y el erotismo que El Creador inventó, vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera (Génesis 1:31). MULTIMEDIA-AUDIOS - Conferencia “Erotismo y Biblia” de José de Segovia - Entrevista a Luis Marián “¿Tabúes sexuales evangélicos?”

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Delirios - En el principio fue el sexo