Comunicación visual en la iglesia

Consejos, técnicas y herramientas para mejorar la comunicación visual en la iglesia local.

15 DE DICIEMBRE DE 2019 · 09:00

,

Inauguramos, pues, la sección Ergaleio con el tema que citábamos: La comunicación visual en la iglesia local.

Debo decir que, como persona implicada profesionalmente con el mundo del diseño gráfico y editorial desde hace más de 30 años, así como con el marketing, no puedo negar que no consigo ser objetivo a la hora de entender la importancia de esta área en el funcionamiento cotidiano de la iglesia local.

También debo decir que creo que en nuestras iglesias, por lo general, la comunicación visual es algo que no recibe el mismo grado de cuidado, dedicación y recursos que otros aspectos prácticos.

Por ejemplo, si pensamos en la parte de hardware (equipos), casi todas las iglesias entienden que, si bien las personas pueden llevar abanicos en verano y bolsas de agua caliente en invierno, es lógico pensar que un sistema de calefacción y/o aire acondicionado ayuda. Y, normalmente, las iglesias invierten algo de dinero en ello.

De la misma forma, aunque todos podríamos llevarnos nuestras sillas de casa, o sentarnos en cajones de madera, las iglesias entienden la importancia de tener sus propias sillas o bancos. Y, normalmente, también se paga por ello.

Tampoco conozco ninguna iglesia (quizá exista, pero yo no lo he visto nunca) en la que el predicador se lleve el púlpito de casa y lo monte para dar el mensaje del domingo.

Como estos, podríamos poner otros muchos ejemplos de áreas en las que las iglesias consideran lógico y razonable invertir recursos financieros. Pero no sucede lo mismo con la comunicación visual; o, al menos, con algunas partes de la misma. Parece, por ejemplo, que cualquier persona que maneje un ordenador puede realizar el diseño de los materiales impresos. La imprenta se paga, claro, pero el diseño no. Pues ambas son áreas profesionales igualmente importantes.

De la misma manera, como decíamos, se compran aparatos de aire acondicionado, pero el ordenador para proyectar el multimedia de los domingos muchas veces es propiedad del propio responsable del ministerio. En otros casos, es algún aparato antiguo, a punto de quedarse obsoleto, que ha sido «heredado» por la iglesia gracias a la generosidad (y no lo digo con ironía) de algún creyente que, tras comprar un nuevo equipo, ha decidido donar el antiguo para el ministerio de multimedia.

Atención, no estoy criticando ese tipo de donaciones, todo lo contrario; demuestran un corazón generoso por parte de quien lo hace. Pero me gustaría que entendiéramos que, en muchas ocasiones, desde las iglesias no se valora de la misma manera la necesidad de recursos para unas áreas u otras.

Evidentemente, las iglesias cuentan con recursos limitados, tanto humanos como materiales. Pero, en muchos casos, con dichos recursos, por limitados que sean, se pueden hacer muchas más cosas en el área de comunicación visual.

Otro ejemplo práctico. He visto excelentes predicaciones que han quedado deslucidas por la proyección multimedia (normalmente, aquello que las personas suelen llamar «el PowerPoint»). Debemos entender la comunicación como algo conjunto. Si buscamos la excelencia en la alabanza, ¿por qué no hacerlo en la proyección de las letras de las canciones? Si buscamos la excelencia en la predicación, ¿por qué no hacerlo también en aquello que se proyecta para ayudar a toda la iglesia de forma visual? Si dedicamos tiempo en las reuniones dominicales para los anuncios, ¿por qué no prepararlos visualmente de forma que informen y capten la atención de los asistentes?

Dentro de esta sección intentaremos dar consejos prácticos para facilitar procesos de trabajo y resolver problemas con los que se encuentran casi todas las personas que se dedican a realizar tareas de comunicación visual, sea en el multimedia de las predicaciones y mensajes, anuncios, alabanza, etc., o también en los materiales impresos (cancioneros, folletos, boletines, etc.). No pretendemos dar cursos complejos de herramientas informáticas ni de diseño gráfico, pero sí proveer informaciones que puedan ayudar a realizar el trabajo e incluso abrir la puerta a orientaciones profesionales aún por descubrir. También hablaremos de tendencias y de modas en la comunicación visual. En muchos casos, son pequeños detalles que ayudan a que nuestra iglesia ofrezca una imagen más actual, y a que, como deberíamos hacer siempre, trabajemos de manera más excelente para el Señor.

La comunicación visual abarca muchos aspectos diferentes. Nosotros empezaremos centrándonos en la parte de comunicación multimedia (proyección, Internet y otros), pero también queremos ofrecer informaciones que tienen que ver con la decoración, materiales impresos, etcétera.

 

Notas

(Estas informaciones así como materiales de apoyo y otras herramientas, están disponibles en www.diakonos.es. Para más información, pueden entrar en contacto con proyecto@diakonos.es.)

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Ergaleio - Comunicación visual en la iglesia