Encuentros de los grupos (5)

Las preguntas ayudarán a la participación, dejando que las personas puedan expresarse.

03 DE AGOSTO DE 2019 · 13:00

,

Continuamos viendo más aspectos de la tercera «E» de los encuentros, que es la Edificación. Como ya dijimos en el artículo anterior, esta es la segunda parte dedicada a este apartado.

Vamos a destacar ahora la forma en la que debe ser dirigido el momento de edificación.

Como ya hemos dicho anteriormente, la reunión del grupo no tiene como misión ser un estudio bíblico, y el líder no es un profesor. Así, como es necesaria la participación de todos al máximo posible —pues también debe respetarse la opción de que algunos no quieran participar activamente, aunque debamos animarles—, este momento es guiado a través de preguntas de aplicación. Estas preguntas tienen como finalidad que las personas puedan expresar sus opiniones, y compartir sus dificultades y necesidades frente a los principios bíblicos citados en la introducción de este momento.

Estas preguntas de aplicación se clasifican en tres grupos, también con objetivos distintos:

 

Grupo 1. Preguntas de descubrimiento

Este tipo de pregunta ayuda a asimilar los conceptos enseñados en la predicación que sirve como base para el grupo.

Por ejemplo: ¿Qué has…

• … aprendido sobre…

• …descubierto sobre…

• …podido aplicar de…

…el principio enseñado?

 

Grupo 2. Preguntas de comprensión

Estas preguntas ayudan a interiorizar los principios enseñados, lo que también permite evaluar cuánto está siendo verdaderamente asimilado por las personas.

Por ejemplo: ¿Qué significa realmente esto para ti?

 

Grupo 3. Preguntas de enfrentamiento

Este tipo de pregunta ayuda en el enfrentamiento personal, es decir, en comparar nuestra vida en relación con lo que se está aprendiendo.

Por ejemplo: ¿Qué te gustaría cambiar en tu vida a partir de este estudio?

Vamos ahora a dar una lista de algunos consejos prácticos que ayudarán al líder a dirigir este momento:

•    Usar preguntas abiertas.

•    Responder con preguntas.

•    Entender que los líderes no son enciclopedias. Sea humilde.

•    Guía, no enseñes.

•    Argumenta sobre los puntos de la predicación que deben ser estudiados; no es necesario repetir la predicación de nuevo.

•    Estimula la participación de todos.

 

Notas

Como siempre, queremos recordar que lo que presentamos es un modelo de grupos de hogar. No es el único, y quizá tampoco sea el idóneo para todas las iglesias en cualquier situación. Sin embargo, es un modelo aplicado por muchas comunidades en todo el mundo con unos resultados excelentes.

Estas informaciones así como materiales de apoyo y otras herramientas, están disponibles en www.diakonos.es. Para más información, pueden entrar en contacto con proyecto@diakonos.es.)

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Grupos de Hogar - Encuentros de los grupos (5)