Ética demostrada

La propiedad primero y luego pérdida de una parte del monasterio de San Isidoro del Campo no importó en su momento y tampoco importará ahora.

01 DE NOVIEMBRE DE 2015 · 15:45

Monasterio de San Isidoro del Campo. Foto: galiciasuroeste.info,monasterio
Monasterio de San Isidoro del Campo. Foto: galiciasuroeste.info

Hoy les pongo esta nota, metidos ya en la primera hora de la noche del miércoles. Digo esto porque en el artículo de la semana anterior, la primera parte, sobre la propiedad primero y luego pérdida de una parte del monasterio de San Isidoro del Campo, donde fueron frailes jerónimos Casiodoro de Reina, Cipriano de Valera, Antonio del Corro, y otros, pues como no importó en su momento, tampoco importará ahora. Por tanto, nada que esperar de ese asunto.

Pero de lo segundo, que la Wikipedia pusiera en la entrada “Monasterio San Isidoro del Campo, Sevilla” lo que les copié, que “en la actualidad se encuentra en fase de reconstrucción para su uso como seminario, por el Seminario Teológico Al-Ándalus y la Fundación ABRE, www.seminarioalandalus.com en Santiponce”, pues ¿quién puede dudar de que ya habrán, no sólo lamentado la falsedad del dato, sino dispuesto todo lo necesario para eliminar esa falsedad? Realmente a esta hora y día, quizás sea demasiado pronto, pero seguro que lo harán, pues qué menos se puede esperar de un seminario evangélico y la fundación que también lo es.

Sobre todo, porque con esa información falsa, alguien que esté lejos puede sentir el impulso de hacer algún donativo para ayudar, ayudar a algo que no existe. Pero seguro que dicen algo, ya verán; incluso buscarán a quien envió la información falsa, y le mostrarán el alcance del mandamiento: no dirás falso testimonio. De aquí al domingo, cuando lean esto, seguro que ya habrán eliminado el error.

¿Y tú no dudas? Pues sí. Conozco a gente muy generosa y consagrada que colabora con esas instituciones, pero también conozco que el monasterio se ha usado como instrumento falseado para promover ánimo y esperanzas en personas lejanas que no conocen la situación real.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Reforma2 - Ética demostrada