Herramientas para videoconferencia 4: Enseñanza online

Es necesario tener en cuenta que la enseñanza online tiene diferencias importantes respecto de la presencial.

05 DE DICIEMBRE DE 2020 · 23:52

Imagen de <a target="_blank" href="https://unsplash.com/@nycholasbenaia?utm_source=unsplash&utm_medium=referral&utm_content=creditCopyText">Nycholas Benaia</a> en Unsplash.,
Imagen de Nycholas Benaia en Unsplash.

Continuando con las «E» de los grupos de hogar, la tercera corresponde a la edificación, o tiempo de enseñanza. Aunque usamos ambos términos indistintamente, hablamos de enseñanza de una manera generalizada, pero, al referirnos en concreto a cómo esta se lleva a cabo en los grupos pequeños, preferimos más el concepto de edificación, porque no se trata tanto de un mensaje impartido por una persona, sino de un período de compartir a través de preguntas guiadas por el responsable. De esto, ya tratamos en otra serie de artículos, que se pueden encontrar aquí.

En concreto, los artículos donde abordamos el período de edificación son estos: aquí y aquí.

Por lo tanto, aquí no vamos a entrar en las cuestiones del contenido de este período de los encuentros, sino, más bien, en cómo adaptarnos a la comunicación online. Algunas de las informaciones que daremos, por cierto, sirven también para otros modos de enseñanza online tales como predicaciones, devocionales, etcétera.

En los encuentros de los grupos de hogar, el tema principal de la edificación puede provenir de diferentes fuentes. En algunos casos, se usa como base la predicación del domingo y el responsable del grupo comienza haciendo un resumen del mismo; en otros, el grupo sigue un material propio; en otros grupos, el responsable da un mensaje corto que abre la puerta a conversaciones posteriores.

Sea cual sea la base que se vaya a usar, una cuestión muy importante es tener en cuenta que a los participantes a encuentros online les cuesta mucho más mantener la atención centrada en la pantalla que lo que sucedería si la persona que habla estuviera presente ante ellos.

Y podríamos pensar que eso es bastante contradictorio, porque, en general, muchas personas consiguen estar horas ante las pantallas viendo películas, series, e incluso otros contenidos como YouTube, y similares.

Pero lo cierto es que no podemos comparar un contenido dinámico como una película o serie con la imagen de una persona hablando continuamente. En el caso de los YouTubers, creo que podemos obtener muchos detalles importantes para entender cómo se consigue mantener la atención de los espectadores, más allá del propio tema del vídeo. Quiero decir que, evidentemente, no podemos comparar un vídeo en el que salen escenas deportivas, de videojuegos u otros contenidos similares con lo que estamos tratando aquí, que es alguien hablando de manera continua.

Vamos a ver algunos de estos aspectos:

1. Brevedad

Los vídeos de los principales YouTubers rara vez superan los 15 minutos de duración. De hecho, suelen oscilar entre 10 y 15 minutos.

2. Capacidad comunicativa

No todo el mundo triunfa comunicando en YouTube aunque haga vídeos interesantes de 15 minutos. Los YouTubers de éxito son grandes comunicadores; en la mayoría de los casos, es un talento natural, no son oradores profesionales.

3. Impactos visuales

Pueden ser muy evidentes o más sutiles, pero la mayoría de los vídeos de YouTubers de éxito tienen muchos impactos visuales que apoyan su discurso, ilustrando, reforzando o incluso contrastando lo que dicen. Esto, evidentemente, ofrece muchas más opciones cuando los vídeos pueden grabarse y editarse. Hacerlo en vivo implica menos recursos visuales de este tipo. Aun así, se pueden hacer cosas muy interesantes.

Lo primero y más importante es, en la medida de lo posible, tener ilustraciones, presentaciones o elementos que podamos mostrar durante la exposición. Otro elemento que ayuda es tener la lectura bíblica también en un formato de presentación, porque, durante ese tiempo, los asistentes recibirán un cambio visual.

Para esto, ayuda mucho que quien exponga use un ordenador y, si es posible, que tenga dos pantallas (o un portátil con una pantalla externa). De esa forma, puede ir poniendo en la segunda pantalla los contenidos visuales que, después, compartirá con los oyentes mediante la opción «Compartir pantalla». Esto, por supuesto, también se puede hacer con una sola pantalla. La doble pantalla simplifica el trabajo, nada más.

4. Dinamismo

Hay un factor que dificulta la atención de los oyentes y es la falta de dinamismo. Y uno de los motivos más habituales para este problema es que el orador esté leyendo lo que va a decir. Por muy coloquial que se haya preparado el texto escrito, y por muy natural que sea quien lo lee, no tiene la frescura del lenguaje verbal espontáneo. Además, cuando el mensaje es presencial, el orador puede tener una cierta libertad de movimiento, mientras que, en este tipo de comunicación online, lo normal es que esté sentado en una silla frente a la cámara. Eso, no obstante, permite una comunicación no verbal con gestos del rostro y con movimientos de manos y brazos. Pero, como sucede con todo, los excesos y la sobreactuación hacen que el resultado final pierda frescura y naturalidad, y eso es negativo.

5. Idea clara y bien definida

Es fundamental que, teniendo en cuenta que la exposición debe ser breve y directa, el mensaje transmita una idea principal que quede bien clara. Debemos recordar que, por lo general, este tipo de mensajes no buscan una profusión de datos, detalles e informaciones, sino unos pocos puntos que lleven a la idea principal.

Estas informaciones pueden usarse para cualquier tipo de exposición online, evidentemente. Pero, en el caso de actividades como las que hemos estado tratando en estos artículos, es decir, encuentros online de grupos pequeños (grupos de hogar, células, discipulados, etc.), lo ideal es que la exposición sea lo más breve posible y vaya acompañada de preguntas que estimulen la participación de los asistentes y que puedan conducir a una enseñanza más testimonial y, por tanto, personal.

(Algunas de estas informaciones, así como materiales de apoyo y otras herramientas, están disponibles en www.diakonos.es. Para más información, pueden entrar en contacto con proyecto@diakonos.es.)

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Ergaleio - Herramientas para videoconferencia 4: Enseñanza online