Un viaje por el protestantismo en los Países Catalanes

Carod Rovira presentó su ‘Història del Protestantisme als Països Catalans’ ante un público interesado en conocer una parte de la historia silenciada.

Jaume Llenas

BARCELONA · 09 DE OCTUBRE DE 2016 · 14:47

Carod-Rovira y los demás ponentes en la presentación del pasado 6 de octubre.,carod rovira
Carod-Rovira y los demás ponentes en la presentación del pasado 6 de octubre.

El jueves 6 de octubre tuvo lugar la presentación del último libro de Josep Lluís Carod Rovira, Història del Protestantisme als Països Catalans, de Edicions Tres i Quatre, en la sede del Instituto Ramón Llull en Barcelona. La asistencia sobrepasó todas las previsiones, hasta el punto de que el propio autor calificó a los organizadores como “hombres de poca fe” por no haber escogido un espacio más amplio. El resultado era una sala abarrotada y un buen número de personas que tuvieron que marchar sin poder acceder a la presentación.

Eliseu Climent, fundador de la editorial y persona clave para entender la edición en catalán de la literatura valenciana, inició el acto señalando la dificultad de la presencia de otras iglesias en España, aparte de la católica. Aunque la Inquisición no era popular en los países de habla catalana sí que produjo una destrucción del tejido cultural de estos territorios. La reforma fue enormemente importante en la creación de las diferentes culturas de Europa. Cita el ejemplo de Dinamarca.

A continuación Daniel Giralt Miracle, historiador y crítico de arte, de fe protestante resaltó la importancia de la tarea de documentación para escribir el libro que ha realizado Carod: “Es historia exhaustiva, honesta, rigurosa, amena y didáctica que debería servir como libro de texto en cualquier universidad”. Otra idea destacada es que el libro no es sólo una historia del protestantismo, sino una historia del antiprotestantismo, sobre el sacrificio por pensar diferente. 

Para entender al otro, dice Giralt Miracle, hay que tener un corazón abierto y una mente abierta. Esto está presente en esta obra. Con pasión y con comprensión. Fiable y serio. El libro entronca la comunidad protestante actual con la tradición de la Reforma y el pensamiento protestante. Es la historia de “los otros catalanes”. No los del libro de Candel sino los que lo son espiritualmente. Carod siempre ha entendido al otro, al disidente.

Finalmente, la intervención de Carod Rovira repasó el proceso de la documentación y escritura del libro como una pasión personal, desde un “protestante” a otros protestantes.

Justificó la necesidad del libro porque el próximo año 2017 se conmemora el 5º Centenario de la Reforma y la cultura catalana no podía quedar al margen. Además por la presencia del protestantismo que representa la 2a. Confesión del país y por las aportaciones que ha realizado. Para dar una muestra de esas aportaciones cita Pere Galés, intelectual de Ulldecona que ocupó la cátedra de filosofía de la universidad de Ginebra, nombrado por el sucesor de Calvino, Teodoro de Beza, la traducción del nuevo testamento en catalán y la publicación de la revista en lengua catalana Presència Evangèlica, con más de 50 años ininterrumpidos lo que la sitúa en un lugar privilegiado en la recuperación de la prensa después de los años de prohibición.

Para escribir el libro, además de la literatura ya producida anteriormente, ha realizado un trabajo de campo, dirigiéndose a las historias de las iglesias locales, las historias denominacionales y las biografías destacadas. Sin embargo, había un hueco, faltaba una historia general. Éste ha sido el trabajo de 5 años desde la cátedra de diversidad social de la Universitat Pompeu Fabra. En una entrevista reciente destacaba Carod que de los 16 libros de su mesita de noche 14 son protestantes y de los restantes otro es una traducción protestante de la Biblia.

 

MÁS PROYECTOS

Reveló que en este momento trabaja en un próximo libro que será un Diccionario biográfico del protestantismo en los países catalanes. El objetivo de su estudio es integrar la historia del protestantismo en la historia general con una referencia al contexto internacional. Una historia que no es subsidiaria del protestantismo español sino que también está conectada con el resto de Europa, como lo que ocurría en el sur de Francia, en Nimes i en Montpelier.

Este libro es un viaje por el protestantismo. En las revueltas de les germanías, que afectaron sobretodo a Valencia y Mallorca, ya que en ese momento Barcelona no era la ciudad principal, ya circulaban libros protestantes. En 1523, sólo seis años después de las 95 tesis, se produce el primer ajusticiamiento de la Inquisición, unos 30 años antes que en Valladolid y Sevilla. Como en muchos lugares de Europa la Reforma caló en entornos ilustrados. Luego represión y silencio. 

La historia del protestantismo es la del anti protestantismo. Los entierros a las 6 de la mañana sin la familia. Enterrados fuera de los cementerios. Como ejemplo en 1939 en Capdepera, Mallorca, se dieron cuenta que habían enterrado a un protestante. Lo desenterraron y para que saliera por la puerta lo sacaron por un hueco abierto en la pared. Entre las prohibiciones alucinantes cita que en Menorca estaba prohibido tocar un piano por que lo había tocado un niño de 7 años, hijo de un pastor. 

Entre otros datos curiosos dice que la Reforma en los países catalanes tiene acento valenciano en los siglos 16 y 17. Pere Galés era de Ulldecona, al sur de la actual provincia de Tarragona. La primera escuela se abre en Tarragona 1803 así como el primer cementerio protestante. La Iglesia más antigua, tanto de la zona como del Estado español es la de Mahón.

Cuando la inquisición mataba al maestro de escuela Gaietà Ripoll en Valencia, 1826, por decir a sus alumnos que dijeran al entrar “alabado sea Dios” en vez de “ave Maria purísima” en Europa la cultura reformada transformaba la sociedad y los protestantes contaban con la protección de algunos cónsules extranjeros. Lesseps recibía por valija consular Nuevos Testamentos y se los pasaba a un evangelista, D. Thompson, para que los repartiera.

Como para los protestantes la lectura de la Biblia era esencial, cuando llegaban a una ciudad primero abrían una escuela para enseñar al pueblo a leer y a escribir. La primera escuela protestante registrada en la zona estuvo en Alicante. Llegó a ser la más ilustrada de la ciudad. Las familias cultas llevaban allí a sus hijos. Una consecuencia es que al comenzar la guerra civil, en 1936 el alcalde y el presidente de la diputación eran protestantes.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Sociedad - Un viaje por el protestantismo en los Países Catalanes