“Las cinco solas son la esencia de la fe cristiana”

El segundo programa de Hacedores de Historia examina las “cinco perlas” de la Reforma Protestante, su origen y su vigencia.

Redacción PD

MADRID · 14 DE JUNIO DE 2016 · 11:53

Esteban Muñoz de Morales, Julio Pérez, Mariano Blázquez, Pilar Peña y Juan Carlos Escobar, en el programa Hacedores de Historia.,hacedores de historia
Esteban Muñoz de Morales, Julio Pérez, Mariano Blázquez, Pilar Peña y Juan Carlos Escobar, en el programa Hacedores de Historia.

El programa “Hacedores de Historia” ha dedicado su segundo programa a repasar en los principios que guiaron la Reforma Protestante. “Estas cinco perlas de la Reforma marcaron la vida de las personas que hicieron historia”, explica Juan Carlos Escobar, presentador del programa, para luego dar detalle de cada uno de estos cinco lemas.

“Solo Gracia, Solo Fe, Solo Cristo, Solo a Dios la Gloria, y Sola Escritura son los pilares de la Reforma”, recordó Pilar Peña, copresentadora, para dar paso luego a la participación de tres invitados que fueron explicando cada una de estas “perlas”.

 

LAS CINCO SOLAS

Uno de ellos fue Mariano Blázquez, secretario ejecutivo de Ferede, que explicó que los principios de la Reforma fueron un regreso al cristianismo original. “Muchas personas, no solo Lutero, se fueron dando cuenta de que había que volver al modelo original de la iglesia, y para ello era necesario quedarse con los principios sencillos de la fe cristiana”, explicó Mariano Blázquez.

 

Mariano Blázquez.

Redescubrir la importancia de la fe, la gracia o la centralidad de Cristo no es “algo que se inventó Lutero, sino que lo descubrieron al leer la palabra de Dios”, añadió Blázquez.

En el contexto en el que se inició la Reforma hace 500 años la Biblia estaba “semioculta”, recordó Julio Pérez, pastor de las iglesias Betania y presentador del programa “El tren de la vida”. Con el paso de los siglos “se fueron incorporando dogmas a la fe cristiana, las costumbres paganas se cristianizaron, y esto diluyó las verdades esenciales, hasta que estas verdades fueron prácticamente perdidas”, añadió Julio Pérez.

Esteban Muñoz de Morales, pastor en la ciudad de Córdoba y vicepresidente de las Asambleas de Dios en España, coincidió en el diagnóstico: la práctica cristiana “se había deformado en sus principales doctrinas”, por eso “se quería volver a las raíces del cristianismo, lo que produjo una revolución en Europa y con ello el progreso del mundo occidental”.

 

SOLA ESCRITURA

Descubrir la Biblia fue fundamental para Lutero. El reformador alemán se esforzó por llevar la Biblia al pueblo, hasta el punto de traducir la Escritura al alemán.

Martín Lutero fue un hombre fiel “a la Palabra”, recordó Julio Pérez. El reformador solía pedir que se le rebatiera con las Escrituras, a las que consideraba “por encima de cualquier jerarca, o cualquier concilio, o de cualquier magisterio”.

 

Julio Pérez.

“Lutero vino a señalar que la Palabra de Dios tiene autoridad en sí misma y puede descubrirse para la persona que se acerca a ella”, añade Blázquez. A pesar de que haya un riesgo de una interpretación aislada, este se solventa “con la ayuda del Espíritu Santo, y con una buena hermenéutica”, apuntó Esteban Muñoz. “Hay cierto riesgo, pero el mayor riesgo es que haya una sola interpretación dogmática”.
La clave al acercarse a la Biblia es que uno “es libre para que la Palabra me hable”, no que cada uno “interprete como quiera”, sino que estemos dispuestos a “examinarla”, recordó Blázquez.

 

SOLO LA GRACIA

La gracia, comentó Julio Pérez, “es la bondad de Dios hacia todos los hombres. Descubrir que Dios es cercano, que no hay que pagar para acercarse a él, abre una nueva dimensión”.

“La reforma manifestaba que la salvación no depende del esfuerzo humano o de una administración de sacramentos, sino de la gracia de Dios”, añadió Esteban Muñoz.

Para Mariano Blázquez el concepto de la gracia y cómo se aplica a la vida es “una de las diferencias presentes entre católicos y evangélicos.”. “Los católicos entienden que en la misa el sacrificio de Jesús se repite, que tenemos que seguir limpiándonos constantemente. Pero esa no es la lógica de Dios: él envió a su Hijo a morir por nuestros pecados pasados, presentes y futuros y podemos aceptar ese regalo”.

 

SOLO A DIOS LA GLORIA

Para Esteban Muñoz este principio significa que “si Dios es quien trae la salvación, hace la obra completa, sólo él recibe la gloria”. Por ello “el ser humano no se pone como centro, sino que Cristo es el único que recibe la gloria. No hay ninguna persona que reciba adoración o alabanza fuera de él”.

Julio Pérez agregó que “nadie estaba autorizado a robarle la gloria a Dios, y los jerarcas de la iglesia se la habían apropiado y la desviaban hacia ellos mismos, hacia los santos o hacia la Virgen María. Esta gloria que sólo pertenecía a Dios”.

 

Esteban Muñoz.

Para Muñoz, que “todo sea para la gloria de Dios tiene aplicaciones para nuestra vida cotidiana”, porque “no es posible darle la gloria a Dios sin una encarnación. El ser humano, como cristiano, no puede glorificar a Dios sin encarnar el mensaje del evangelio”.

“La reforma -añadió el pastor- nos quita del dualismo, de una división entre lo secular y lo sagrado. Se enfatiza una vida integral, las personas deben vivir toda su existencia para dar la gloria a Dios. No es una cuestión de liturgia, sino que en todo en la vida Cristo está presente”.

Mariano Blázquez se mostró de acuerdo con esta idea. “Esa separación artificial no se da en lo que Dios quiere de nosotros. Esto significa que si hago zapatos, lo haga como para Dios. Un trabajo que hacemos para dar gloria a Dios, para que esté satisfecho con lo que haces, es lo que el evangelio nos llama a hacer. No podemos separar: en la iglesia, en el trabajo, en la familia, en la vida pública damos gloria a Dios”, concluyó sobre este punto el secretario ejecutivo de Ferede.

 

SOLA FE

El principio de la fe sigue siendo clave, como lo fue para Lutero, recordó Mariano Blázquez. “Fe es depositar confianza. Eso no es que te salve en el futuro, sino que genera una nueva naturaleza en ti, eres una nueva criatura que estás destinado para ir al cielo. Estro liberó a Lutero, me liberó a mí, porque Dios lo ha hecho todo. Sólo tenemos que depositar nuestra confianza en él”.

Esteban Muñoz recordó que las religiones suelen imponer “ritos o formas para ganarse la salvación”. “En aquel momento se hacía negocio con la fe: venta de indulgencias y misas para salir del purgatorio. En ese contexto surge la reforma porque había un abuso terrible. Todo indicaba que había que hacer un esfuerzo para llegar a Dios, y nunca tenías la conciencia de haberlo conseguido”.

Esta idea de los méritos para agradar a Dios “sigue insertada en el alma máter del ser humano”, consideró Julio Pérez. “Pensamos que a Dios podemos corresponderle o hacer méritos para nuestra salvación; y esto provoca muchas derivaciones religiosas. Pero el hombre y la mujer no pueden salvarse a si mismos, solo Cristo salva. La fe es la llave maestra de la salvación, como enseñó Pablo”.

 

SOLO CRISTO

El último principio explicado durante el programa fue “Solo Cristo”. Mariano Blázquez explicó que los protestantes entienden que Cristo “es el mensaje central de la Biblia. Las escrituras son cristocéntricas”, lo que permite descubrir el plan de Dios para la redención de la humanidad.

Para Muñoz de Morales, el principio de solo Cristo nos ayuda a descubrir a Dios como Padre “al que tenemos acceso por nuestro hermano mayor, Jesucristo, que nos lleva de la mano a él. La religión popular se suele enfocar en otras ayudas, pero Cristo es el único que nos puede llevar a Dios”.

 

¿CÓMO SE APLICA HOY?

Como conclusión, los tres invitados expresaron cómo se manifiesta en el presente estos cinco principios de la reforma.

Mariano Blázquez consideró la pertinencia del mensaje: “Cristo ha venido a buscarnos, no dejemos que nada ni nadie nos estorbe”.

Para Julio Pérez “la reforma continúa. Las verdades son irrenunciables, y las iglesias cristianas debemos hacer una autocrítica para ver si estas verdades están veladas, porque son los ejes vertebrales de la fe cristiana, y debemos proponer que esto se revise y se ponga al día”.

Finalmente Esteban Muñoz de Morales enfatizó el mensaje de salvación que resumen estas “cinco solas”. “Entendemos que Jesucristo vino para salvarme, y ahora ya puedo disfrutar de mi salvación, lo que puede hacer que mi relación con Dios es algo que puedo experimentar hoy”.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Sociedad - “Las cinco solas son la esencia de la fe cristiana”