Falleció Stephen Hawking, gran figura de la ciencia del s. XXI

El astrofísico de Cambridge desarrolló innovadoras teorías sobre el comportamiento de la materia en los agujeros negros. Teorizando sobre el origen del Universo, llegó a postular que Dios era “innecesario”.

Daniel Hofkamp , Redacción PD

Evangelical Focus · ESPAÑA · 14 DE MARZO DE 2018 · 17:14

Stephen Hawking en Cambridge, donde desarrolló su carrera de investigación. / Lwp Kommunikáció, Flickr (CC BY 2.0),
Stephen Hawking en Cambridge, donde desarrolló su carrera de investigación. / Lwp Kommunikáció, Flickr (CC BY 2.0)

El astrofísico Stephen Hawking, tal vez la mayor figura de la ciencia de los últimos 30 años, ha fallecido este miércoles a la edad de 76 años en su casa en Cambridge.

Sus hijos Lucy, Robert y Tim lanzaron un comunicado en el que compartían su “profundo dolor” por el fallecimiento “ de nuestro querido padre”. “Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado vivirá por muchos años. Su valor y persistencia, con su brillantez y humor, ha inspirado a personas en todo el mundo”.

Hawking padeció la enfermedad de Esclerosis Lateral Amiotrófica, una enfermedad degenerativa que afecta a la movilidad muscular. Aunque se le diagnosticó con 21 años y solo le daban dos años de vida, el científico inglés vivió cuatro décadas más, desarrollando una carrera de gran mérito, escribiendo best-sellers como “Breve historia del tiempo” y convirtiéndose en un referente de la cultura popular, con apariciones en películas o series con las que acercaba la astrofísica al gran público.

 

Stephen Hawking tuvo tres hijos de su primer matrimonio, con Jane.

Pero más allá de la popularidad mediática, su capacidad científica está más que probada. “Es posible evaluar el impacto de sus artículos científicos mediante el número de veces que han sido citados por otros investigadores. Albert Einstein, por ejemplo, escribió unos artículos que hoy en día han sido citados más 5.000 veces. Kip Thorne, que recibió el Nobel de física el 2017, tiene unos artículos con más de 1.000 citaciones. Pues bien, Stephen Hawking también tiene varios trabajos con más de 1.000 citaciones (diez al día de hoy)”, explica Antoine Bret, profesor en la Universidad de Castilla-La Mancha y Doctor en Física.

El mayor logro de Hawking fue, probablemente, la definición de la denominada “radiación de Hawking” de un agujero negro. “Un agujero negro es un objeto tan denso que ni siquiera la luz puede escaparse de él. Hasta Hawking, se pensaba que estos objetos no emitían nada de nada. Solo tragaban. Pero Hawking demostró que, en teoría, podrían emitir radiación”, explica Antoine Bret.

 

BUSCADOR DE “LA TEORÍA DEL TODO”

Los estudios de Stephen Hawking en torno a los agujeros negros no son fáciles de entender para los ajenos a la física y a las matemáticas. En todo caso, Antoine Bret considera que “hay un antes y un después” de Hawking gracias a sus teorías sobre cómo funciona la mecánica cuántica (MC) y la relatividad general (RG).

 

Falleció Stephen Hawking, gran figura de la ciencia del s. XXI

“Muchos se preguntaron si mecánica cuántica y relatividad general se podían unificar. ¿Qué ocurriría si estas dos teorías tuvieran que “jugar” juntas? Hawking fue uno de los primeros, sino el primero, en darse cuenta de que, en un agujero negro, también puede actuar la mecánica cuántica, en una época en la que se creía que solamente actuaba la relatividad general”, apunta Bret.

“Su fórmula para la “temperatura” de un agujero negro es, creo, la primera en la historia de la ciencia donde coexisten la constante de Planck (emblemática de la MC), la constante de gravitación universal, y la velocidad de la luz. Fue el primero en apuntar a un fenómeno físico concreto donde MC y RG actúan juntas. Aun no conocemos la teoría que unifica MC y RG. Pero si un día ocurre, será en parte gracias a los trabajos de Hawking”, concluye el físico.

 

TEORIZAR SOBRE DIOS

En los últimos años, Hawking hizo varias declaraciones en las que se definía como ateo. Aunque no hizo gala de un ateísmo militante como otros famosos colegas, sí desarrolló una postura según la cual Dios “no sería necesario”, ni siquiera para el origen o principio del Universo ya que las leyes, entre ellas la de la gravedad, permitirían la autogeneración del Universo desde la nada.

Hawking -“que no es el autor de la teoría del Big Bang”, recalca Antoine Bret, que ha escrito sobre ello recientemente en Protestante Digital- intentó “aplicar su maestría con la RG y la MC para entender el principio del universo. Supongamos que tenga razón (lo que no ha sido en absoluto comprobado). Supongamos que sus teorías describen correctamente lo que pasó al principio. ¿Acaso Dios se vuelve innecesario? Creo que no”, responde Antoine Bret.

El problema del planteamiento de Hawking no está tanto en su explicación sobre el origen, sino en su noción de un Dios “tapa agujeros”: “Es la noción de que si algo está explicado, Dios no tiene nada que ver, si algo se entiende desde las leyes de la naturaleza que conocemos, entonces Dios no hace falta. Como si Dios fuera solo necesario para lo que no se entiende”, explica Bret.

Esta forma de entender la divinidad y su relación con la Creación, sin embargo, tienen poco que ver con el Dios de la Biblia. “Jesús dijo que Dios alimenta a las aves del cielo (Mt 6.26). ¿Acaso se trata de un fenómeno sobrenatural? ¿Acaso la existencia de los gusanos hace a Dios innecesario? También Jesus dijo que Dios hace salir su sol, y hace llover (Mt 5.45). ¿Acaso la rotación de la tierra sobre su eje, o las nubes, hacen a Dios innecesario? Claro que no. La Biblia nos enseña un Dios que hace milagros, es cierto, pero también un Dios que actúa en circunstancias normales, cuando nada sobrenatural ocurre”, explica Antoine Bret. 

Es por eso que “el Dios de la Biblia no necesita “agujeros” para existir. Está en los agujeros, pero también alrededor. Como lo dice Hechos 17.28 “en él vivimos, nos movemos y somos”, expresa el doctor en Física.

Las teorías del principio del universo elaboradas por Hawking también fueron contestadas por otros científicos, entre ellos el matemático John Lennox. En su libro “Disparando contra Dios” (Publicaciones Andamio, 2016) responde a los argumentos del famoso físico de Cambridge sobre Dios, cuya visión considera “defectuosa” que pretende generar un enfrentamiento entre Dios y la física, un “error categórico”. “Lo absurdo -sentencia John Lennox- sigue siéndolo aunque salga de la boca de científicos mundialmente famosos”.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Cultura - Falleció Stephen Hawking, gran figura de la ciencia del s. XXI