PUBLICIDAD
 
jueves, 12 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    3
     

    Carta abierta de las ovejas olvidadas pero no perdidas

    Piensen lo que piensen otros hermanos –los cuales lo verán meramente como excusas-, expondré el porqué muchos no quieren ser parte de una iglesia evangélica contemporánea.

    JESÚS GUERRERO CORPAS ESPAÑA 18 DE ENERO DE 2019 20:16 h
    Foto de DanielBrachlow en Pixabay

    Querido Diego[i], en primer lugar quisiera felicitarle por su carta. Hacía años que las palabras escritas por otro hermano no me llegaban al corazón tan profundamente, y seguro que muchas otras “ovejas olvidadas” han sentido lo mismo. No puedo expresar hasta qué grado he sentido su sinceridad y afecto. Así que desde este otro lado de la pantalla le doy las gracias con todo mi sentir. 



    En segundo lugar –y será aquí donde me extienda-, aunque estoy seguro que conoce muchos casos ya que los ha descrito, quisiera expresarle también el pensar general que tenemos aquellos que estamos en la otra cara de la moneda, para que así algunos puedan empatizar como usted lo ha hecho tan gentilmente. ¡Ojalá muchos mostraran su mismo corazón!



    Es triste que muchos creyentes –que verdaderamente han nacido de nuevo- hayan dejado de congregarse, siendo el que escribe uno de ellos. Es algo que nunca debería suceder, pero a la vista está que es más habitual de lo que nos gustaría reconocer. Muchos dirán que solo tenemos excusas, que no queremos poner de nuestra parte, que en verdad no estamos entregados al Señor o que queremos vivir a nuestro libre albedrío sin responsabilidades eclesiales. En otros casos somos tachados de pecadores, apóstatas, egoístas, resentidos, amargados, solitarios, faltos de fe o desobedientes a la Palabra de Dios, que nos hemos enfriado. Este tipo de ideas y expresiones solo son piedras que nos lanzan y nos llevan a alejarnos aún más. Por mucho que lo aderecen dedicándonos “cariñosamente” textos bíblicos, especialmente el famoso “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre” (He. 10:25), no vemos un interés genuino en nosotros como seres humanos, solo que vayamos para que “la iglesia esté llena”, “diezmemos” y “sirvamos sin rechistar en lo que nos digan”. Se mide nuestra espiritualidad, valía y ser si hacemos estas cosas, y no por el fruto del Espíritu.l



    Piensen lo que piensen otros hermanos –los cuales lo verán meramente como excusas-, expondré el porqué muchos no quieren ser parte de una iglesia evangélica contemporánea. Hay más razones, pero por falta de espacio me es imposible citarlas y desarrollarlas:



    1. Doctrinas perniciosas y abuso espiritual



    Es extraña la iglesia local donde, en mayor o en menor medida, no se ha infiltrado en los últimos años alguna falsa doctrina, como la teología de la prosperidad, la confesión positiva, las maldiciones generacionales, la cartografía espiritual o los conceptos humanistas sobre el éxito (que se asocia a la bendición de Dios y al pecado cuando no llega), ideas apoyadas por pastores que se hacen llamar a sí mismos “ungidos de Jehová” y que son intocables a pesar de que tienen una moral para ellos y otra para el resto de la congregación. En el momento en que dices algo en contra y lo denuncias, eres acusado de rebelde, de ser el anticristo y de estar haciendo la obra de las tinieblas. Al final, o pasas por el aro o sales escaldado; te vas o te echan. Nadie en su sano juicio querría compartir su vida con aquellos que le han humillado y abandonado. Y si vas a otra iglesia local con intención de sanar tus heridas pero observas nuevamente alguna de estas mentiras, corres o no paras de correr. Al final, te cansas de buscar y llega un momento en que el ánimo no da para más. Prefieres vivir con los tuyos y en paz.



    2. Marginación



    Los solteros adultos, los viudos y viudas, junto a los ancianos, entre otros grupos, suelen ser sistemáticamente marginados, ya que no se les hace partícipes de la vida fuera de las cuatro paredes del local. Encuentran más vida y calor entre sus familiares, compañeros de trabajo y conocidos inconversos. Parece que lo único importante es “ir a la iglesia”. El “ya quedaremos”, “a ver si nos vemos” o “cuando pueda te aviso” que les dicen son frases que suenan a propósito de enmienda, pero que se quedan en bonitas palabras que se las lleva el viento. Lo habitual es “no existir” para los demás los días que no hay “culto”. Eso sí, cuando no asisten durante semanas o meses luego les dicen que “les echaron de menos”. Dichas palabras resultan hasta hirientes y son incongruentes: ¿cómo se sostienen si en ese tiempo nadie los llamó por teléfono ni quedó con ellos? 



    3. Hastío ante la soberbia



    Es terrible escuchar a pastores y hermanos día tras día menospreciar a otras iglesias locales porque unos son calvinistas y ellos arminianos, porque unos creen en el milenarismo y otros no, porque unos creen en los dones y otros piensan que han cesado, y demás diferencias entre escuelas e interpretaciones teológicas. Los complejos de superioridad y las críticas sin misericordia resultan insufribles a oídos del alma, sobre todo cuando se promulgan desde el púlpito y el liderazgo.



    La suma de los tres puntos reseñados y otras cuestiones que he dejado en el tintero explica “nuestros porqué”, se acepten o no, y que suele ser fruto de una liturgia rígida que convierte a los cristianos en espectadores bajo una estructura imposible de cambiar, donde lo que prima es la inversión económica para asuntos secundarios o no bíblicos, y la importancia de la asistencia. No buscamos una iglesia perfecta ya que nosotros no lo somos, pero hay cosas por las que ya no pasamos. 



    Estas ideas las he expresado en persona y por escrito en varias ocasiones y siempre caen en saco roto. Por eso su carta ha sido aire fresco. Como puede ver, querido hermano Diego, los que hemos dejado de congregarnos no ha sido por causas menores o por cualquier circunstancia. Pero créame: seguimos teniendo comunión con el Señor, seguimos amándole por encima de todas las cosas, seguimos escudriñando las Escrituras y gozándonos en ellas, seguimos haciendo su obra tal y como la sentimos (aunque sea fuera del local), seguimos predicando el Evangelio siempre que podemos, seguimos compartiendo conversaciones sobre nuestro Dios con otros hermanos en la misma situación, y seguimos anhelando Su regreso. Así que, un día, todos nosotros, tanto los que se reúnen a la manera tradicional como los que no, nos volveremos a juntar en Su presencia. Hasta que ese día llegue, reciba el mayor de los abrazos de parte de todas las ovejas olvidadas pero no perdidas: “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” (Jn. 10:27-28).



     



    Jesús Guerrero Corpas – Autor – España 



     



    [i] Este escrito es la respuesta al hermano Diego Iglesias ante la emotiva y sensacional carta que publicó en este medio hace unos días y que tituló “Carta abierta a las ovejas olvidadas”



    (http://protestantedigital.com/tublog/46244/Carta_abierta_a_las_ovejas_olvidadas). Como una de esas ovejas, he aquí mis palabras.



     




     

     


    3
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    ETM
    21/01/2019
    15:24 h
    3
     
    ¿Por qué la recomendación de no dejar de congregarse? Supongo que esa es la clave. Entender todo lo que implica, pero para uno mismo! y por supuesto no como un acto religioso para acallar mi conciencia o los comentarios de otros. Lo siguiente a tener en cuenta es que no vale en cualquier sitio. A los que creen que deben congregarse, que pregunten dónde, que la respuesta llega. Y a los que se sientan culpables por no haber cuidado o llamado o preguntado, aún están a tiempo de solucionarlo.
     

    EdC
    19/01/2019
    15:21 h
    1
     
    Estimado y querido hermano en Cristo, Jesús Guerrero. Como "oveja olvidad y no perdida", me da mucha alegría saber de su extraordinaria comunión con nuestro Señor, dada también su circunstancia. Suscribo su versículo tan acertado de Juan 10:27-28 y comparto su carta en las RR.SS. por su sinceridad y testimonio. Reciba un fortísimo abrazo en Cristo. Diego Iglesias
     
    Respondiendo a EdC

    Jesús77
    20/01/2019
    14:34 h
    2
     
    Muchísimas gracias de nuevo por todo. Que el Señor le bendiga conforme a Su voluntad.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Carta abierta de las ovejas olvidadas pero no perdidas
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

    En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

     
    Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

    Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

     
    Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

    El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

     
    7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

    Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

    Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.