PUBLICIDAD
 
martes, 12 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    ¿Conocemos los cristianos a Dios?

    ¿Me interesa saber, tanto como sea posible teniendo en cuenta mis limitaciones humanas, quién y cómo es Dios? ¿Estoy interesado en el estudio profundo de sus atributos, su naturaleza, su carácter y sus obras?

    ANTONIO PERELLÓ SÁNCHEZ ESPAÑA 05 DE MARZO DE 2018 17:45 h
    Photo by Rod Long on Unsplash

    El hecho de que ser cristiano implica ser conocido por Dios es una verdad incuestionable. En 1 Corintios 1:13[i] el apóstol Pablo dice del momento en el que esté por la eternidad con el Señor que entonces «conoceré plenamente, conforme fui conocido». Esta realidad no es exclusiva del apóstol, sino de todos los creyentes, sin excepción alguna: somos conocidos plenamente por Dios.



    Es necesario añadir que en esta dimensión hay un orden: de la misma manera en que amamos a Dios porque él nos amó primero (1 Juan 4:19), el conocimiento de Dios hacia nosotros es anterior a nuestro conocimiento de él, además de constituirse una base absolutamente necesaria a todos los efectos para que éste último sea viable. De nuevo, es Pablo quien expresa este concepto a los gálatas: «Pero ahora, conociendo a Dios, o más bien, habiendo sido conocidos por Dios…» (Gálatas 4:9)



     



    ¿Y qué entraña el conocimiento de Dios hacia sus hijos?



    En palabras de J. I. Packer, «el conocimiento de Dios… es un conocimiento que comprende afecto personal, acción redentora, fidelidad al pacto y protección providencial para aquellos a quien Dios conoce».[ii] Los cristianos podemos afirmar, por tanto, y sin ningún atisbo de duda, que nuestro Padre nos conoce, en el mejor y más amplio sentido del término.



    Ahora bien, en contraste con la afirmación anterior, el Señor mismo realiza una fuerte llamada de atención a su pueblo mediante cierto profeta del Antiguo Testamento. En Oseas 4:6 indica que su pueblo «perece por falta de conocimiento». Dos capítulos más adelante, en el 6:6 proclama que lo que quiere es «fidelidad y conocimiento de Dios» en lugar de sacrificios y holocaustos. Hay otras dos menciones al respecto en el libro de Oseas y muchas otras a lo largo de la Biblia. Y es que el conocimiento de Dios es un asunto de trascendencia suprema en el cristianismo.



     



    «¿Para qué hemos sido hechos?»



    Es una de las preguntas más profundas y de mayor calado que el ser humano puede hacerse. Creo que la mejor respuesta es la que da Packer en el libro ya citado: «Para conocer a Dios».[iii] Por si la trascendencia de estas palabras no ha sido captada del todo hasta el momento, prestemos atención a un hecho sumamente revelador. Nuestro Señor Jesús relaciona la vida eterna con el conocimiento de Dios. ¿Qué es la vida eterna? Es una buena pregunta. La respuesta de Jesús es la siguiente: «Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesús el Mesías, a quien enviaste» (Juan 17:3).



    ¿Entendemos, a la luz de lo expuesto, que el conocer a Dios por parte del cristiano es un asunto primordial, de trascendencia eterna? Es el propósito por el que existimos y existiremos. Es, ni más ni menos, que lo que Dios quiere de sus hijos: que lo conozcamos.  Recordamos en este punto la advertencia de Oseas. ¡Menudo contraste! Dios deseando profundamente que se lo conozca y su pueblo pereciendo, precisamente por falta de conocimiento. Una auténtica tragedia.



    Quizá en este punto a algún lector se le pase por la mente un pensamiento que un servidor ha tenido más de una vez al leer el Antiguo Testamento, en especial cuando de la tozudez del pueblo de Israel se trata: «Ya les vale. Si yo hubiera estado en su lugar…». No hizo falta demasiado para percatarme de que se trata de una aseveración totalmente ignorante y errónea. ¿Somos, acaso, nosotros diferentes del pueblo que perecía por falta de conocimiento? Me atrevería a decir que, en términos generales, no.



    Me temo que, basándome en mi experiencia personal y vital como cristiano, el conocimiento de Dios es, precisamente, uno de los temas que más se ha dejado de lado. De hecho, no tengo recuerdos de ninguna mención significativa al respecto que me transmitiera la importancia primordial que tiene. Tal vez sea porque se da por supuesto que todo cristiano conoce a Dios. Pues bien, esto es tanto una verdad como una afirmación cuestionable. En cierto sentido, todo cristiano debe tener, por lógica, «algo» de conocimiento de Dios por el hecho de ser precisamente cristiano.



    A continuación, antes de pasar a la segunda observación, citamos una definición bastante completa de lo que implica conocer a Dios, de mano de Packer:



    “Podemos decir que el conocer a Dios comprende; primero, escuchar la palabra de Dios y aceptarla en la forma en que es interpretada por el Espíritu Santo, para aplicarla a uno mismo; segundo, tomar nota de la naturaleza y el carácter de Dios, como nos lo revelan sus palabras y sus obras; tercero, aceptar sus invitaciones y hacer lo que él manda; y cuarto, reconocer el amor que nos ha mostrado al acercarse a nosotros y al relacionarnos consigo en esa comunión divina.”[iv]



    Es en este sentido en el que la afirmación de que «todo cristiano conoce a Dios» adolece de firmeza. ¿Me interesa saber, tanto como sea posible teniendo en cuenta mis limitaciones humanas, quién y cómo es Dios? ¿Estoy interesado en el estudio profundo de sus atributos, su naturaleza, su carácter y sus obras? Hagamos una pregunta más básica todavía: si me pidieran que describiera quién es Dios, ¿sería capaz de decir algo similar a lo que, por ejemplo, el autor citado expone? No se trata de resaltar a ningún autor en concreto, sino de realizar una reflexión personal para ser conscientes de hasta qué punto conocemos o no al Señor y de tomar acciones al respecto.



    Nuestro propósito esencial es conocer a Dios. ¿De verdad lo conocemos? A modo de ayuda a la pregunta, diremos que Dios es «inagotablemente interesante».[v]



     



    Antonio Perelló Sánchez - Estudiante de Teología - España



     



    [i] Todas las referencias bíblicas pertenecen a la versión de la Biblia Textual, 3ª edición.



    [ii] Packer, J. I. El conocimiento del Dios Santo. Miami, Florida: Editorial Vida, 2006. p. 53. Se recomienda la lectura todo el capítulo 3 para un estudio más profundo de este concepto.



    [iii] Íbid. p. 42.



    [iv] Íbid. p. 47.



    [v] https://www.desiringgod.org/articles/how-well-do-you-know-god?lang=es.





     




     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    SREnts
    06/03/2018
    09:48 h
    1
     
    Gracias Toni por esta refleccion. Conocer a Dios es una aventura para toda la vida. Gracias a Dios por su palabra - su revelación - para poder conocerle. Enhorabuena por un buen trabajo.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Conocemos los cristianos a Dios?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Héroes: leal hasta la muerte Héroes: leal hasta la muerte

    Urías era el único extranjero del grupo de valientes de David, y sin embargo mostró un honor y una fidelidad inigualables.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
    Héroes: una mujer despreciada Héroes: una mujer despreciada

    El evangelio llegó a Samaria tras un encuentro especial, el de Jesús transformando la vida de una mujer.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.