PUBLICIDAD
 
jueves, 21 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital
Flecha
 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

 

 
TOP 10 LOS +VISTOS

ENCUESTA
Elecciones generales
¿A qué tema daría más importancia al decidir su voto en las próximas elecciones generales?






VER MÁS ENCUESTAS
 



La manera de comprar puede marcar una diferencia
8
 

Cómo la tragedia en Bangladesh nos afecta a todos

La tragedia de Bangladesh parece ir poco a poco desapareciendo del foco de atención de los medios, pero no debemos olvidar por qué y cómo ocurrió.
AUTOR Vanesa Moreno ESPAÑA 27 DE MAYO DE 2013

Un edificio dedicado a la industria textil se desplomó, dejando cientos de víctimas mortales.


A finales de abril murieron más de 1000 personas en el derrumbe de un edificio en Bangladesh que albergaba talleres de confección. Mucha de la ropa allí creada era destinada a países como España. Las personas que trabajaban en aquella fábrica, como muchas otras que elaboran nuestra ropa, eran explotadas y trabajaban en terribles condiciones. Podemos decir que millones de personas se matan -a veces literalmente- a trabajar para que nosotros podamos estar a la última.

El periódico El Mundo informaba como diferentes organizaciones habían denunciado que la verdadera responsabilidad del accidente lo tenían todas aquellas empresas occidentales, más interesadas en el ahorro de costes que en la seguridad.

Marcas como Primark, Mango, El Corte Inglés o Benetton tenían diferentes talleres en el edificio y pagaban a sus trabajadores precios ridículos - unos 28 euros al mes, 1 euro al día - por confeccionar ropa que llevamos a diario.

Y esta no es ni mucho menos la primera vez que ocurre algo así. En noviembre de 2012, otros 111 trabajadores murieron en una fábrica de ropa también en Bangladesh. El incendio que provocó la muerte de este centenar de personas se hubiera evitado si hubieran existido equipos contra incendios. Además, aseguran que los empleados recibieron la orden de continuar con sus trabajos mientras el humo inundaba la fábrica.

En el caso del derrumbe, justo un día antes, las autoridades habían avisado de que el edificio contaba con muchas grietas, pero sus jefes les pidieron que acudieran al trabajo como si nada.

Está claro que la tragedia avisaba a gritos que llegaría pronto y se podía haber evitado fácilmente. Pero lo cierto es que el egoísmo de la sociedad en la que vivimos parece motivar que esto continúe pasando: Si las empresas en Bangladesh controlasen más sus condiciones laborales, esto aumentaría los costes de producción y por lo tanto, las empresas se marcharían en busca de nuevos lugares más baratos. ¿Por qué? Las grandes empresas pretenden tener los máximos beneficios de sus ventas y ofrecernos a nosotros, los consumidores unos precios bajos para asegurarse de que no dejemos de comprar frenéticamente.

OJOS QUE NO VEN, CORAZÓN QUE NO SIENTE
Todos sabemos que muchas, por no decir la mayoría, de las tiendas donde compramos ropa fabrican en talleres en los que se violan las leyes laborales.

De vez en cuando escuchamos noticias en las que cientos de personas mueren como consecuencia de las pésimas condiciones en las que trabajan. Esto nos afecta durante un tiempo, pero van pasando las semanas y pronto se nos olvida. Salimos a comprar y fingimos que nunca hemos oído nada.

El hecho de que no podamos ver a esos trabajadores explotados hace que sea más fácil para nosotros no sentirnos culpables por los criterios que usamos a la hora de comprar.

Pero si pudiéramos ver las terribles condiciones en las que trabajan, seguramente cambiaríamos drásticamente nuestra forma de consumir.

NUESTRA RESPONSABILIDAD COMO CONSUMIDORES
De vez en cuando nos resignamos pensando que “no podemos hacer nada desde aquí”, que nos queda grande, que estamos a kilómetros de distancia y es imposible ayudar.Pero lo cierto es que sí podemos hacer algo para que no se repita una catástrofe como la de Bangladesh.

Meenakshi Ganguly, el director de Human Rights Watch en Asia, ha expresado que nosotros, los consumidores, podemos ayudar a ejercer presión sobre las marcas que se abastecen de Bangladesh para que la industria cambie las injustas situaciones laborales en países en desarrollo. "Lo vimos con el comercio de diamantes procedentes de países en guerra. Cuando la sociedad toma conciencia de este tipo de situaciones, la industria se ve obligada a cambiar", afirmaba.

CÓMO ACTUAR
Algo tan simple como la forma en la que compramos puede marcar una gran diferencia.

La revista cristiana Relevant subrayaba como nuestra forma de comprar, basada en el materialismo puro y duro, consumiendo ropa de baja calidad y bajo costo, explota a “millones de personas que se rompen la espalda para hacer las prendas que descartamos sin pensarlo dos veces”. La revista hacía mención del pasaje de Juan para llamar la atención de los cristianos: “Porque tanto amó Dios al mundo que envió a Cristo para redimirnos. Esto significa que todos los seres humanos son importantes, todos”.

Sin embargo, la solución no está en dejar de comprar. Esta decisión provocaría que las empresas cerraran sus fábricas y miles de personas podrían quedarse en la calle. Aunque es difícil de imaginar, dejaríamos a cientos de personas en aún peores condiciones.

Cada cierto tiempo, la moda cambia y nos volvemos locos a la hora de comprar lo que está “a la última”. No es que comprar algo barato o que vaya a la moda esté mal, sino el hecho de comprar sin cabeza, acumulando prendas que honestamente, no necesitamos.

Una forma de actuar positivamente es comprar menos e invertir en artículos que sepamos que hayan sido producidos en condiciones justas y éticas. Siempre que tengamos dudas, podemos escribir o llamar a las compañías – las quejas contra las condiciones de fabricación de productos Nike hizo que esta multinacional comenzara a ser más responsable a partir del 2001.

Además, también podemos comprar en tiendas de segunda mano y apoyar a organizaciones como Avaaz.org en las que con una simple firma, podemos mostrar nuestro apoyo para hacer saber a los grandes empresarios que exigimos un cambio en la empresa textil. Recientemente y gracias a los millones de firmas conseguidas a través de su web, H&M ha firmado un acuerdo para comprometerse a mantener unas condiciones dignas en las fábricas de Bangladesh.

Más información en la página web de Avaaz.org.y en la plataforma de comercio justo Tread as one.
 

 


7
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Miguel Wickham
15/06/2013
11:50 h
7
 
Bueno, Pep, y 'Yo y luego yo'. Si supieras que la margarina que untas en la tostada, original del maíz transgénico ademas de las llanuras de norteamerica, contiene restos de pesticidas que se asocian ahora con el cáncer, lo consumirías igual? Es lo mismo, según mi parecer. Estamos en un mundo globalizado, y debemos consumir con conocimiento y responsabilidad, pensando en no solo nuestro ombligo, sino en los efectos colaterales en los que producen los productos. Mas presión del consumidor sobre empresas que sólo, la mayoría, tienen como único objetivo la rentabilidad a corto plazo para el beneficio de sus inversores. Esto es la estructura actual económica que el cristiano, de acuerdo con los
 

Lourdes Colomés Montserrat
31/05/2013
14:16 h
6
 
Empecemos por comprar ropa fabricada en España o en Cataluña (como le quieran llamar...) Si en lugar de tres solo podemos compranos uno, pero que sea de aquí.
 

Albert
28/05/2013
15:41 h
5
 
El uso que hagamos de nuestro dinero y nuestro tiempo debe reflejar nuestros valores, deben servir para glorificar a Dios. Me parece bien animar a la gente a consumir de forma consciente, y a informar a las empresas que no aplican criterios éticos que vamos a dejar de comprar sus productos. Eso forma parte de nuestra responsabilidad como consumidores, al margen de la gravisima responsabilidad de las autoridades locales, arquitectos y empresarios en el caso de Bangladesh.
 

YO Y LUEGO YO
28/05/2013
15:41 h
4
 
Totalmente de acuerdo con Pep Porta. Si montamos en España una fabrica de sacos de arpillera para embalaje de zuños y peraltas en Kinsasa y se nos cae la fabrica o instalacion del negocio... la culpa es de fuera o de la incopentencia local española?... Pues eso... ¡dejemos de flagenarnos dia y noche!
 

Sergio de Lis
28/05/2013
14:01 h
3
 
Estos dos primeros comentarios me dejan algo perplejo. ¿Quieren decir, Pep y Miriam, que las pésimas condiciones de trabajo en los países del tercer mundo, les traen al fresco? ¿Que no hemos de apoyarles -como cada cuál entienda- y no llorar con ellos cuando lo hagan (demasiado frecuentemente)? Que lo objetivo, lo real, como responsables de esas desgracias son las respectivas administraciones, no se lo discute nadie. Pero, esa terminología de 'historias', de 'autoflagelación' ¿no refleja que en sus corazones sólo hay cabida para el objetivismo?
 

Miriam Cale
28/05/2013
00:39 h
2
 
Esto en efecto es historia, lo suyo de dejar la responsabilidad a otros es un cuento.
 

Pep Porta
28/05/2013
00:04 h
1
 
No me cuenten historias, señores... La seguridad en la construcción, el control de la calidad, los permisos y licencias, la inspección de trabajo, todo, es competencia de las autoridades locales. Basta ya de autoflagelarnos.
 



 
 
ESTAS EN: - - Cómo la tragedia en Bangladesh nos afecta a todos
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

 
“No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
FOTOS Fotos
 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

 
Desánimo Desánimo

En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

 
Tips para leer más Tips para leer más

Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.