PUBLICIDAD
 
sábado, 16 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    2
     

    Salvar el planeta, pero... ¿cómo?

    Las manifestaciones de jóvenes son el grito desesperado de una generación que ve su futuro amenazado por el deterioro del planeta.

    ACTUALIDAD AUTOR Juan Sánchez Araujo 13 DE OCTUBRE DE 2019 10:00 h
    Manifestaciones de Fridays for Future. / NiklasPntk, Pixabay

    Recuerdo cómo, a principios de los años setenta del siglo pasado, siendo apenas un joven veinteañero, me irritaba y me preocupaba la contaminación que producían los automóviles ya en aquel entonces, y cómo me enfadaba conmigo mismo por no ser capaz de dejar de fumar, lo cual, como es natural, consideraba una contradicción en mi vida. Todo eso cambió, sin embargo, en la primavera de 1972, cuando me convertí a Cristo y fui hecho una “nueva criatura”1por el poder del evangelio de Jesús, abriéndose para mí un mundo nuevo en el que Dios estaba presente y, además, estaba de mi parte2. Con mi conversión recibí, sin esfuerzo alguno, aquello por lo que tanto había estado luchando y que desde entonces he considerado como un regalo por mi nuevo nacimiento: la liberación del tabaco.



    ¿Qué tiene esto que ver con la actual preocupación de los jóvenes por la preservación del planeta, mucho más machacado ahora que entonces? Es evidente: yo he estado allí. Lo que puedo decir es que, si antes de mi conversión estaba angustiado por la contaminación del aire o por la suciedad de las ciudades, al conocer a Cristo todo aquello cambió. De pronto me sentí en paz conmigo mismo y a gusto en este mundo, a pesar de todos sus problemas, porque mis angustias habían dejado paso a la esperanza de ese mundo mejor que Dios promete en su Palabra, la Biblia3. Ahora sabía que Él controlaba mi destino y que me llevaba, por medio de Jesucristo, a ese mundo nuevo y maravilloso que está por venir. Y, además, que mi vida aquí respondía al propósito que Él tenía para conmigo.



    Muchos dirán que esto no es sino puro escapismo: invocar una “experiencia mística” para librarse de las responsabilidades que implica la vida real en este mundo, afrontar sus problemas o preocuparse por las circunstancias y las necesidades de la gente. No es nada nuevo, es de lo que muchas veces se ha acusado a los seguidores de Jesús desde el principio. Pero tengo que decir que nunca desde entonces he tenido más los pies sobre la tierra. Lo que sí es verdad es que mi manera de enfocar las cosas y de afrontar esas situaciones ha sido distinta: podría decirse que dando prioridad a las necesidades espirituales sobre las materiales; como, por otra parte, hace el evangelio.



    Las manifestaciones de jóvenes que ha habido en todo el mundo a raíz de la Cumbre de la ONU sobre Acción Climática el pasado septiembre en Nueva York, son el grito desesperado de una generación que ve su futuro amenazado por el deterioro del planeta. El clamor de nuestros jóvenes es real ─como real es el problema─, pero es más fácil ver el problema que encontrar la solución; hacer el diagnóstico que curar la enfermedad. Si no que se lo digan a los presidentes de Gobierno que tienen que hacer frente actualmente a las revueltas por la subida de los impuestos al petróleo o la retirada de las subvenciones estatales al mismo.



    El grito de la juventud, como es natural, va dirigido a los adultos, y en especial a aquellos adultos que, según creen ellos, tienen poder para revertir la situación: los políticos, los empresarios, sus propios progenitores, etc. A pesar de esto, entre las consignas de los manifestantes podía leerse también la frase: “Nuestra generación va a salvar el planeta”. Esa confianza es propia de la juventud, como también las críticas que hacen a los mayores.



    Pero ni el optimismo de los jóvenes acerca su propia capacidad o sabiduría para solucionar el problema del cambio climático, la contaminación de los océanos, etc., etc., ni la buena voluntad de los adultos de hacerlo (si en verdad la tienen), parecen ser suficientes para conseguirlo. Ni que decir tiene que el granito de arena que podamos aportar los ciudadanos de a pie “reduciendo, reutilizando y reciclando” no es más que eso: un granito de arena frente a un mar de problemas embravecido. Tanto más cuanto que la gran cantidad y variedad de productos a reciclar y la escasez de medios para hacerlo dificultan aún más las cosas. 



    Los gobiernos y las empresas se enfrentan al enorme reto de tener que reinventarlo todo, sustituyendo los combustibles fósiles como el petróleo, el gas o el carbón por otras fuentes de energía menos contaminantes; o cambiando ese gran invento del siglo XX que es el plástico, y que ha llegado a formar parte de nuestras vidas de tal manera que de él dependen en buena parte la economía, un sinfín de empresas y de puestos de trabajo, y mucha de la comodidad a que nos hemos acostumbrado. 



    En cuanto a las variedades de energía que no utilizan combustibles fósiles, la hídrica depende de la lluvia y, por tanto, de las contingencias climáticas; al igual que la eólica, que está supeditada a la fuerza del viento. La energía fotovoltaica, por su parte, comparte con otros sectores tecnológicos ─como el de los ordenadores y los teléfonos móviles─ los problemas de cómo recuperar sus materiales contaminantes (metales pesados y otros) y destruir sus equipos: una cuestión que ha convertido grandes extensiones de algunos países en vías de desarrollo, como Ghana o Nigeria, en vertederos tecnológicos inmensos para las naciones ricas. Además, la utilización de estas energías renovables necesita ser combinada con la de algunas otras de las anteriores, producidas con combustibles fósiles, a fin de generar la electricidad suficiente para abastecer la demanda global. 



    Visto lo visto ─como si de la destrucción de Krypton se tratase─, algunos están ya empezando a poner su esperanza en la colonización de Marte o de otros planetas de este vasto universo donde pudiera tal vez ser posible la vida. La cosa es si tales planetas existirán o si la Tierra contará aún con el tiempo suficiente para llevar a cabo la emigración. Pero, aunque así fuera, al final todo volvería a empezar: porque a menos que el ser humano cambie ─y no lo ha hecho desde que existen registros históricos─ seguirá dejando tras de sí corrupción, contaminación y destrucción.



    Para salvar el planeta ─o a la humanidad─ hace falta un poder mucho más grande del que pueda tener o conseguir jamás el ser humano por sí solo: el poder que hizo el universo y lo sostiene: DIOS.



    Pero para que el poder y la sabiduría que crearon el universo se manifiesten y nos ayuden, se requiere de nuestra parte la humildad de reconocer a Dios como nuestro Creador y a Jesucristo como nuestro Salvador; acogiéndonos así a los beneficios del perdón y la reconciliación que su gracia nos ofrece en virtud del sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario hace más de dos mil años. 



    La muerte y la resurrección de Jesús no solo efectuaron la reconciliación con Dios del hombre pecador que se arrepiente y cree4, sino también la de toda la Creación5─afectada por el pecado del hombre6─, asegurando así su renovación completa7cuando sea “libertada de la esclavitud de corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”8en el regreso de Jesucristo. 



    Hay esperanza, por tanto, para nuestra juventud y para este planeta, pero no poniendo la confianza en el hombre sino en Dios9. Solamente un reconocimiento de nuestro pecado y necesidad, y un clamor sincero de arrepentimiento para con Él y la fe en Jesucristo, nos proporcionará la ayuda que necesitamos ahora y ─muy pronto quizá─ nuestra participación en esos “cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia”10: el Reino eterno de Dios. 



     



    1#2 Corintios 5:17



    2#Romanos 8:31-39



    3#2 Pedro 3:13



    4#Marcos 1:14-15



    5#Colosenses 1:15-23



    6#Génesis 3:17-19



    7#2 Pedro 3:1-13



    8#Romanos 8:19-25; Apocalipsis 21:1-8



    9#Salmo 146:3



    10#2 Pedro 3:13


     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Galo Nómez
    13/10/2019
    03:18 h
    1
     
    El problema es que esos jóvenes no ven a Jesús, sino a quienes se proclaman sus emisarios, negar el cambio climático y hablar con descarada ligereza de los problemas ecológicos. Y no sólo se quienes ocupan un liderazgo político, como Trump o Bolsobaro, sino evangelistas y pastores que insisten que la conciencia sobre los problemas del planeta es opuesta a la fe y dogma cristianos. Toda vez que la imagen del Señor que ofrecen es cercana a Chernobov, del último segmento de la película Fantasía
     
    Respondiendo a Galo Nómez

    Fernando Rico
    16/10/2019
    11:51 h
    2
     
    La cuestión del desinterés total por los asuntos de la tierra, es que con el error del arrebatamiento, venido de Yiye Avila, el denominado pueblo de Dios cree que esto NO es su problema, y la tierra, que será herencia de los mansos... sería entregada a su total desolación...Mateo 5:4, y para nada se toma en cuenta lo manifestado y demandado por Pablo en Romanos 8:19-25 de lo que cita el autor de la columna. Por ello las Sagradas Escrituras hay que estudiarlas en la luz de JESUCRISTO. Efe 5:14.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Salvar el planeta, pero... ¿cómo?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio

    Una reflexión sobre Juan el Bautista y la manera en la que Dios lo utilizó para cambiar el transcurso de la humanidad.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.