PUBLICIDAD
 
viernes, 13 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Maná para el peregrino LXVI
 

Jesús, nuestro Pastor

Si Cristo utilizó esta figura cuando dijo “Yo soy el Buen Pastor”, estaba demostrando que no despreciaba las cosas más pequeñas del mundo porque ese mundo había sido creado por su Padre.

MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 12 DE MAYO DE 2019 13:00 h
Muchos queremos seguir escuchando, en medio de tanto ruido, y aunque sea de forma incipiente, los ecos de su Voz. / Jacqueline Alencar

Allá por diciembre del pasado año, asistí a un acto cultural. Entre los asistentes, estaba un representante de una institución pública. Me asombré cuando dijo que menos mal que había podido llegar a tiempo, ya que antes debía guardar las ovejas, pues también es pastor, pero de esas que son churras o merinas.  Se notaba su preocupación por no abandonarlas a la intemperie y a merced de los peligros, antes que nada, debía dejarlas a buen resguardo, ya que había asumido ese compromiso. Esto me hizo reflexionar, más tarde, sobre la responsabilidad y amor por sus ovejas que demostraba esta persona. Y pensé en aquel que dijo: “Yo soy el buen pastor, el buen pastor su vida da por las ovejas. Pero el asalariado que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir a al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa… Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre… Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; a esas también debo atraer y oirán mi voz…”. Sí, Jesús, aquel que ama, tanto que está dispuesto a dar la vida por cada una de sus ovejas. Las conoce por su nombre. Y ellas oyen su voz y le siguen, sin dudarlo, porque él las cuida, las apacienta y lleva por verdes praderas y aguas cristalinas. Las guía, las reprende si es necesario, las cura si están heridas. Las defiende de los peligros que acechan, pues son muchos. Las lleva en hombros si no pueden caminar por sí solas, sabe exactamente lo que necesitan incluso sin pedirlo. Ante esta seguridad ellas saben que deben abandonar la oscuridad e ir en pos de la luz del Buen Pastor, una luz que alumbra el Camino. Saben que en el camino hay pastos que no se agotan, siempre verdes y tiernos para recobrar fuerzas tras el duro tránsito por campos y peñascos, de pasar por los valles de sombra de muerte.  Él les da el agua que proviene de una fuente que no se agota jamás, y que les refresca el alma, puesto que Él es la peña de Horeb en medio del desierto.



Estoy utilizando estas figuras que posiblemente a alguno le genere sonrisas, como si al hablar de ovejas estuviéramos hablando de personas que se dejan llevar y que no piensan por sí mismas.  Mas yo pienso que, si Cristo utilizó esta figura cuando dijo “Yo soy el Buen Pastor”, estaba demostrando que no despreciaba las cosas más pequeñas del mundo porque ese mundo había sido creado por su Padre. Ese Padre que cuando le pedimos pan no nos da una piedra. Le importamos. Solo que a veces, o muchas veces, no lo vemos y tomamos caminos que pueden conducir a la deriva.  Le importa el hombre; sintió compasión por las muchedumbres que estaban desnorteadas, queriendo escuchar una Voz que las llamara por su nombre. Y Él, a quien le importaba cada alma llamó y continúa llamando. Sigue preguntando: ¿A quién buscas?  Continúa tocando las puertas y cenando con todos aquellos que quieren tener un encuentro en privado con él, para que después sea comunitario y terapéutico.



Había algo en este Pastor, había simpatía por lo humilde y lo grande. Le preocupaban las almas sufrientes y salía buscándolas por las calles, plazas mayores y carreteras de su tiempo. Y llamaba: ¡Nicodemo! ¡Samaritana!, ¡Zaqueo! ¡Joven rico! ¡Leví! Podía sentir hasta un toque en su manto en medio de la muchedumbre porque percibía el dolor de cada uno, tenía compasión. Tenía vocación por la práctica. Esta era la materialización de sus enseñanzas como guía, maestro; no había dicotomía entre sus palabras y su estilo de vida. Había asumido que los negocios de su Padre eran primero y se lo había hecho entender incluso a su propia parentela cuando lo querían llevar de vuelta a casa.



Leyendo los evangelios, que es como una biografía de su vida y obra a su paso por este mundo, observamos que este Maestro, pues también tenía una actividad docente, iba enseñando a sus pupilos acerca de cómo ir resolviendo las disputas con los fariseos o entre ellos mismos; cómo tratar con un recaudador de impuestos, un extranjero, una mujer marginada, etc. Una labor de mentorado impresionante y entrañable. Una tarea nada fácil el lidiar con seres humanos, por eso no perdió la humanidad. No perdió la paciencia y la compostura, ni la firmeza cuando era necesaria. No me imagino a Jesús, el Pastor, peleándose con los que había venido a salvar, o despreciándolos antes de intentarlo todo. O elaborando estrategias para desanimarlos a oír las buenas noticias en ese año agradable del Señor que Él mismo estaba pregonando. Antes de dejarlos marchar les dedicó un tiempo amoroso, como en el caso del joven rico. No había presiones. No, no me lo imagino así. Jesús comprendió y comprende nuestras debilidades, bajezas, hipocresías, nuestro talante murmurador, nuestra ceguera… porque en algún momento estos elementos surgen en la persona menos pensada. Además, era franco, no enviaba mensajeros para que transmitieran sus decisiones. Él asumía su responsabilidad mostrando lo importante que era su Misión. No propiciaba la aparición de conflictos, más bien los solucionaba. 



El nivel es muy alto, pero con su Manual de Instrucciones, quizá podamos acercarnos un poquito, e ir progresando en el Camino. Seguir su estela después de oír el “Sígueme” de Jesús no es fácil; significa estar dispuesto a pagar el precio. Ya lo dijo: “Si alguien quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo; tome su cruz y sígame”. Significa dejar muchas cosas; estar en todo, pero de otra manera, a la Suya. Dejarlo que Él dirija las riendas de nuestro caminar. Sí, aceptarlo en todas las esferas de nuestras vidas. Resolver los asuntos del día a día según ese ejemplo que nos dejó: los asuntos familiares, las problemáticas actuales como la pobreza, las migraciones, la sexualidad, las guerras, los conflictos entre nosotros y entre los otros, los asuntos de los jóvenes, de los niños y mayores, etc. 



En Él había vocación, pasión, misión, compromiso. En todo lo que hacía se notaba la voluntad de su Padre, quien lo había enviado. No había tomado la decisión a la ligera, caso contrario, hubiera cedido el lugar a otro, me imagino. Y quiere que así nos tomemos sus asuntos, con la seriedad y el amor, y el compromiso y sacrificio que implica. En esa oración que bellamente nos ofrece Juan 17, se nota esa seguridad de haber hecho bien su labor, haber cumplido la misión que le había encomendado su Padre. El Padre sabía que, si glorificaba al Hijo, el Hijo también le glorificaría a Él. ¿Se entiende? Cuesta. No es fácil, pero se deja entrever aun en medio de nuestra pequeñez, y a pesar de que en esta época apenas se están abriendo los ojos de nuestro entendimiento. En esta sentida oración se puede sentir el amor de Jesús pidiendo intensamente por los suyos en ese momento y siempre pensando en el futuro. El Sembrador por excelencia se iba con la satisfacción de haber dejado la simiente preciosa en los surcos de los corazones, sabiendo que germinarían y darían aquellos frutos esperados. Y que en esos corazones quedaría incrustada aquella promesa de “yo te seguiré”.



Muchos queremos seguir escuchando, en medio de tanto ruido, y aunque sea de forma incipiente, los ecos de su Voz. Y también, a veces, nos declaramos culpables por no dejarla escuchar. Nuestra relación con Jesús es personal, pero se da en medio de muchas otras relaciones para bien o para mal. Y cuando, como disculpa, queremos apoyarnos en esa circunstancia, entonces, recordamos aquello de ‘tome su cruz y sígame’, y se acaba la distracción, y continúa la caminata. Y allá, muy allá, hay una luz y algo parecido a un galardón. ¡Ay! Ése es el coste.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Jesús, nuestro Pastor
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: El origen de la realidad Intervalos: El origen de la realidad

Hoy vamos a indagar en el sentido de realidad que hay tras la Palabra, según la carta de Pablo a los Colosenses, capítulo 2, versículo 17. También comentamos un relato de Chéjov y una pregunta de Pilato sobre este asunto que aparece en Juan 18:38.

 
7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker 7 Días 1x08: COP25, la fe de Alisson Becker

La Cumbre del Clima en Madrid y su impacto informativo en redes y las muestras de fe de los deportistas de élite son los temas de la tertulia semanal.

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.