PUBLICIDAD
 
viernes, 19 de julio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
3
 

Codornices envenenadas

El pueblo que caminaba por el desierto era mantenido en todo momento por el Eterno y disponía de lo necesario para vivir. Sin embargo, a nada de esto le daban valor.

CONCIENCIA AUTOR Antonio Cruz 20 DE ABRIL DE 2019 23:55 h
El plumaje de las codornices es altamente mimético y contribuye a hacerlas pasar desapercibidas cuando están posadas sobre el terreno. / Fermín Castellano


Y vino un viento de Jehová, y trajo codornices del mar,



y las dejó sobre el campamento, un día de camino a un lado,



y un día de camino al otro, alrededor del campamento,



y casi dos codos sobre la faz de la tierra.



Entonces el pueblo estuvo levantado todo aquel día y toda la noche,



y todo el día siguiente, y recogieron codornices;



el que menos, recogió diez montones;



y las tendieron para sí a lo largo alrededor del campamento.



Aún estaba la carne entre los dientes de ellos,



antes que fuese masticada,



cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo,



e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy grande.



(Nm. 11:31-33)




Las codornices son aves del orden de las Galliformes y de la familia Phasianidae, a la que pertenecen también faisanes, perdices, gallos, pavos y afines. Habitualmente, a las codornices se las oye cantar pero difícilmente se las suele ver, ya que viven entre la hierba alta o en medio de los campos de cereales. El término hebreo que las denomina es selaw, שְׂלָו, cuyo significado literal es “pesadez”, puesto que les cuesta despegar para alcanzar el vuelo. Sin embargo, cuando ya están en el aire son excelentes voladoras capaces de cubrir grandes distancias mediante sus largas alas. En griego se llaman ortyx, ὄρτυξ, y en latín, coturnix. Se trata de aves migratorias que viajan desde Europa a África para pasar el invierno y, al revés, para veranear. De manera que el estado de Israel y la península del Sinaí son atravesados cada año, en dos ocasiones, por miles de codornices comunes (Coturnix coturnix) como las referidas en la Biblia. Antiguamente eran tan abundantes en el Oriente Medio que se las podía cazar mediante simples bastones.



Son famosas por haber ayudado a los hijos de Israel a sobrevivir en el desierto y también como castigo divino (Ex. 16:12-13; Nm. 11:31-34; cf. Sal. 78:26-31; 105:40). El relato bíblico del libro de Números, que muestra la manera providencial con que Dios alimentó a su pueblo mediante la llegada masiva de estas aves, pone de manifiesto el comportamiento habitual de la codorniz común. Después de cruzar la península del Sinaí, en su migración hacia el norte provenientes de África, arriban extenuadas y se posan en el suelo para descansar y alimentarse. De la misma manera, al ser aves pequeñas, vuelan bien con viento de cola pero si éste cambia bruscamente de dirección son susceptibles de caer al suelo aturdidas o desorientadas. Es entonces, cuando se las puede capturar en grandes cantidades con relativa facilidad.



El plumaje de las codornices comunes es altamente mimético. Sus ocres veteados de blanco y negro las hacen prácticamente indistinguibles cuando están posadas en el suelo. A pesar de tratarse de aves rechonchas de cola corta y reducido tamaño (unos 20 cm de largo y un peso de tan sólo 130 gramos), sus alas largas y estrechas les permiten volar rápidamente durante grandes trayectos. El aspecto externo de machos y hembras es muy parecido ya que no existe un acusado dimorfismo sexual. Su canto es monótono, sonoro y varía según la estación del año. En la actualidad se conocen cinco subespecies de Cotornix cotornix, que generalmente viven en el continente africano o en islas como las Azores, Cabo Verde, Madagascar, Mauricio, etc.



La Biblia hace intervenir a las codornices en dos ocasiones diferentes. En la primera, éstas constituyen la respuesta divina a las quejas de los hijos de Israel en el desierto por no poder comer carne (Ex. 16). Durante la tarde, “subieron codornices que cubrieron el campamento” y saciaron sobradamente los deseos del pueblo emigrante. Las aves, aunque pequeñas, fueron una bendición y sentaron bien a los estómagos famélicos de los israelitas. El etólogo alemán, Vitus B. Dröscher, escribió estas palabras refiriéndose a dicho acontecimiento: “Debió de ser designio divino que el campamento de los judíos estuviera precisamente bajo la ruta migratoria que, en los tiempos bíblicos, era recorrida dos veces al años, en otoño y en primavera, por millones y millones de codornices que emigraban de Eurasia a Etiopía y viceversa”.[1] En ocasiones, las causas segundas confluyen en el momento adecuado para favorecer los planes sobrenaturales de Dios.



No obstante, el segundo milagro en el que también intervinieron estas aves no tuvo un final tan feliz. El capítulo 11 del libro de Números dice que la ira de Dios se encendió contra aquella gente extranjera, que se había mezclado con el pueblo de Dios en su peregrinación por el desierto, pero que exigía comer carne, pescado y manjares como los de Egipto. En esta ocasión, también vinieron codornices del mar (es decir, agotadas después de haber cruzado algún tramo del mar Rojo) y tomaron tierra a millones, alrededor del campamento israelita. Así pues, la carne era de nuevo abundante pero su ingesta resultó fatal para muchos. Aún estaba la carne entre los dientes de ellos, antes que fuese masticada, cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo, e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy grande (Nm. 11:33). No cabe duda de que nos encontramos otra vez frente a una milagrosa coincidencia. ¿Qué fue lo que provocó tal plaga? ¿Por qué la carne de las codornices fue nutritiva en el primer milagro, mientras que se volvió venenosa en el segundo? ¿Se trata sólo de un acontecimiento sobrenatural inexplicable o existen argumentos racionales que nos permitan entenderlo?



La alimentación de las codornices consiste principalmente en vegetales e insectos. Son granívoras consumidoras de semillas de múltiples plantas que obtienen en prados, pastizales y campos de cultivo, aunque también se nutren de langostas y otros artrópodos. El problema es que hay ciertas semillas que son venenosas, e incluso mortales para las personas, y que sin embargo a estas y otras aves les resultan del todo inocuas. Por ejemplo, la cicuta o el apio de perro (Aethusa cynapium), que como es sabido se trata de un vegetal venenoso para los humanos, puede ser consumido en cambio por las codornices y no les hace daño. No obstante, si una persona come carne de codornices, que hayan ingerido recientemente tal planta, puede envenenarse.[2]



La enfermedad conocida como rabdomiólisis -también llamada coturnismo, por el género en el que se clasifica a la codorniz (Coturnix)- se produce precisamente por haber consumido codornices que se han nutrido de cicuta o de otros vegetales portadores de sustancias tóxicas para los humanos, como puede ser un exceso de hierro. En las personas que sufren una rabdomiólisis se produce una necrosis de las células musculares que liberan a la sangre sustancias intracelulares como la creatina fosfoquinasa (CPK) y la mioglobina, capaces de provocar una insuficiencia renal grave.[3] De ahí la necesidad de controlar adecuadamente el tipo de alimento que se usa en las granjas actuales de codornices, industrializadas para el consumo humano tanto de su carne como de sus huevos.



Es interesante resaltar las coincidencias entre los relatos de la revelación bíblica y aquello que la ciencia humana va descubriendo poco a poco. En la Biblia, suele ser frecuente que Dios responda a los seres humanos por medio de acontecimientos naturales. Esto no le quita importancia a la respuesta divina sino todo lo contrario, reafirma su carácter omnisciente y providente. El pueblo que caminaba por el desierto era mantenido en todo momento por el Eterno y disponía de lo necesario para vivir. Era guiado, protegido y alimentado sin necesidad de tener que trabajar la tierra, cultivarla, ni criar animales. Sin embargo, a nada de esto le daban valor. Se quejaron por cosas que realmente no les eran del todo necesarias para vivir, pero las codiciaban. También nuestro mundo actual padece la enfermedad del consumismo y la insatisfacción que está depredando el planeta. El modelo de desarrollo contemporáneo procura que la gente consuma más de lo que necesita. La civilización de la hamburguesa con su hiperconsumo de carne amenaza con praderizar el mundo y eliminar la biodiversidad de la Tierra. Sin embargo, la Escritura nos aconseja que vivamos austeramente y compartamos los recursos solidariamente.



 

Notas



[1] Dröscher, V. B. 1987, …y la ballena devolvió a Jonás a la playa, Planeta, Barcelona, p. 63.





[2] Wetherbee, D. 1961, Investigations in the Life History of the Common Coturnix. American Midland Naturalist , 65 (1), 168-186.





[3]  Madrazo Delgado M, Uña Orejón R., Redondo Calvo F. J. y Criado Jiménez A., 2007, “Rabdomólisis isquémica y fracaso renal agudo”, Rev. Esp. Anestesiol. Reanim., 54 (7): 425-435.




 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

EZEQUIEL JOB
22/04/2019
05:26 h
3
 
No murieron por codornices envenenadas, porque no las pudieron tragar(Nm11:33), los milagros de Dios no se pueden explicar con hechos naturales, intentar es menoscabar y no creer íntegramente en el poder de Dios. Dios alimentó al pueblo en pleno desierto durante 40 años, hace salir agua de la roca, multiplica panes y pescados, etc. ¿Y tenemos miedo a que unos "cuantos" inmigrantes no quiten la comida?, seremos desobedientes?. Miremos lo que Dios hizo en el universo, ¿Hay algo imposible para El?.
 

flash
21/04/2019
23:26 h
2
 
A mi juicio, respetando la del hermano Antonio, el castigo que envío Yahveh sobre este pueblo, fue por la GULA y no porque comieron aves envenenadas. El texto sagrado dice: "Y todavía tenían la carne entre los dientes, todavía la estaban masticando". No se concreta en qué consistió el castigo porque solo se lee: "una plaga". Esta plaga es posible que haya sido una infección estomacal de tanto comer que se generalizó en todo el cuerpo. Saludos y felices pascuas.
 

Marc
21/04/2019
05:22 h
1
 
Tenemos gran crisis en Argentina. Durante unos cinco meses, he vivido la mitad del mes a arroz con salchichas o fideos. Solo varío el menú cuando cobro y me alcanza el sueldo para 10 o 12 días. Bien, recien termino de cenar un poco de spaghetti sin nada más. Siento hambre. ¿Qué hago? ¿Me quejo a riesgo de que Dios me asesine o me acuesto boca abajo para mitigar el hambre? Usted dígame. Y como yo, hay miles viviendo con una pequeña comida diaria. A veces se extrañan los buenos tiempos, créame.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Codornices envenenadas
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

 
“Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

 
“Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

 
“Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

 
“Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Judas Toda la Biblia: Judas

Esta carta confronta el engaño y a los engañadores que estaban dentro de la iglesia.

 
El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido

Nos acercamos a las marchas profamilia en República Dominicana y la celebración del Foro Mundial del Trabajo en Filipinas.

 
Toda la Biblia: 3ª Juan Toda la Biblia: 3ª Juan

En el ministerio, la clave es servir, darnos a los demás.

 
‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia ‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia

Unas mil personas atraviesan cada día la frontera cerca de Cúcuta. JUCUM y Operación Bendición han establecido un espacio para dar refugio y ayuda al caminante.

 
El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid

90 organizaciones provida estuvieron presentes en la reunión anual de la OEA. En Europa, una red de entidades cristianas trabajan juntas para luchar contra la trata.

 
El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París

La crisis de refugiados que salen de Venezuela es uno de los temas en esta nueva edición del programa.

 
Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.