PUBLICIDAD
 
domingo, 25 de agosto de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    9
     

    ¡Justificados! (I)

    La justificación y la doctrina de la Trinidad.

    BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 10 DE FEBRERO DE 2019 13:00 h
    Foto: Pixabay.

    Estamos hoy en la carta a los romanos, la epístola de epístolas. Es la carta paulina más extensa y la más sobresaliente desde un punto de vista doctrinal.



    Lutero comentó que este libro contiene “el más puro evangelio” y es la carta más importante del canon bíblico. El alemán llegó a animar a los creyentes a memorizar los dieciséis capítulos de la epístola.



    El pasaje que hemos escogido para desarrollar la enseñanza bíblica sobre la justificación (Romanos 3:24-26) es un auténtico banquete.



    El exégeta del Nuevo Testamento Charles Cranfield comentó que Romanos 3:24-26 es el centro y el corazón de toda la sección principal de la carta. Leon Morris opinó que, “posiblemente sea el párrafo más importante que jamás se haya escrito”.1



    Con temor y temblor, queremos acercarnos a este precioso texto y dividirlo en los siguientes cuatro puntos para apreciar mejor la doctrina de la justificación: 1) la gracia del Padre; 2) la redención del Hijo; 3) la fe del Espíritu; 4) la justificación del pecador.



    Estaremos viendo los primeros dos puntos hoy y los siguientes dos la semana que viene.



    1.- LA GRACIA DEL PADRE



    Antes de hablar sobre las buenas noticias del evangelio, Pablo –en los primeros capítulos de Romanos- nos habla sobre las malas noticias de la condenación eterna. Todos han pecado (tanto judíos como gentiles), por lo tanto, todos son dignos de condenación.



    El mensaje del apóstol es que Dios está airado a causa de la impiedad y la injustica de los seres humanos (1:18). Pablo se esfuerza al máximo para expresar la idea de que todos somos seres caídos, pecadores, impíos, corruptos, dignos de la ira de Dios.



    Allí empieza el mensaje del evangelio bíblico: con el pecado del ser humano, la injusticia del hombre. Pablo sigue este hilo de pensamiento hasta el 3:20.



    El gran reto hoy como en todas las edades es el de convencer al ser humano de su estado pecaminoso. Todos nos creemos buenos.



    Somos como los judíos del primer siglo que, “ignorando la justicia de Dios y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios” (Romanos 10:3).



    Es muy fácil ver cómo esta auto-justicia sigue viva en nuestros días. Si estás compartiendo el evangelio con alguien, llamándole al arrepentimiento, tarde o temprano te va a soltar la típica frase de “Yo soy una buena persona”.



    ¿Por qué se cree tan bueno? Porque, según dice, nunca ha matado a nadie, nunca ha robado nada, nunca ha mentido, nunca ha hecho daño a nadie. En realidad está cayendo en la trampa de Romanos 10:3, basando su eterna salvación en su propia justicia.



    Tal forma de razonar revela que no ha entendido lo que Biblia dice sobre la condición tan lamentable del pecador delante de Dios. Por esta razón Pablo quiso dejar el asunto de la depravación humana bien claro.



    Gracias a Dios, la carta a los romanos no termina en el 3:20. Pablo tiene algo más que decirnos. No hay tal cosa como una persona justa, pero a partir del 3:21 aparecen luz y esperanza.



    Dios, según Pablo, no ha dejado al ser humano en su injusticia. Por pura gracia, Dios decide hacer algo. Decide justificar al impío y perdonador al rebelde.



    Declara Romanos 3:24 que la gracia del Padre justifica a los malvados. De la misma forma que un criminal no puede justificarse ante un juez; el pecador tampoco puede justificarse ante un Dios santísimo y omnisciente.



    Puesto que el hombre no puede librarse a sí mismo, Dios se encarga del asunto y salva a los pecadores de su propia ira.



    Haríamos bien en recordar que Dios no justifica a las buenas personas sino a las malas. Un poco más adelante, Pablo hablará expresamente sobre el Dios que justifica “al impío” (Romanos 4:5)



    Dios nunca ha salvado a una sola buena persona porque, fuera de Jesucristo hombre, no hay tal cosa como una buena persona.



    El Padre no quiso salvar a los buenos, sino a los malos. De allí la necesidad de abrazar la enseñanza bíblica sobre la depravación humana. Si no nos vemos como malos, no veremos nuestra gran necesidad de rescate.



    Es el enfermo el que va en pos del médico. Nadie puede ser salvo sin antes haberse dado cuenta de su vileza e indecencia. Dios quiere justificar a los impíos.



    ¿Y por qué? ¿Por qué Dios quiere hacer bien a sus adversarios? Por alguna razón que nos es escondida, una razón que pertenece a la sabiduría oculta del Altísimo, en vez de permitir que toda la descendencia de Adán perezca eternamente, el Señor decide derramar gracia sobre sus enemigos.



    Es la gracia del Padre la que salva al transgresor; no la bondad innata del ser humano ya que, como venimos diciendo, no hay tal cosa como una buena persona.



    Dios, entonces, justifica al pecador. Es su obra. Más adelante en la carta, Pablo preguntará en términos fuertes, “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica” (8:33). La justificación es un don de la gracia soberana del Padre.



    Sin la gracia del Padre, no es posible ser justificado. En la teología paulina, la gracia divina y las obras humanas son dos principios opuestos. Si la justificación es por gracia, ya no es por obras.



    Y si fuese por obras, no sería por gracia. La justificación no es algo que podamos ganar o lograr según nuestros esfuerzos religiosos sino que es un hermoso don concedido por la mano del Dios de toda bondad.



    Si queremos ser ortodoxos en nuestra teología protestante y mantener la llama de la Reforma protestante avivada, tenemos que confesar que la justificación es únicamente por la gracia de Dios el Padre.



    De esta manera, la jactancia queda totalmente excluida. Nadie puede gloriarse en nada que no sea la gracia inmerecida del Padre. ¡Alabado sea su nombre!



    2.- LA REDENCIÓN DEL HIJO



    En este segundo punto, queremos fijarnos en la redención del Hijo. Hasta ahora, hemos hecho mención de la gracia del Padre. Pero es un poco ambiguo y peligroso hablar de la gracia de Dios de una forma abstracta sin aludir a Jesucristo.



    No podríamos conocer el carácter misericordioso de Dios el Padre si no fuese a través del Hijo. Si no estamos en el Hijo, Dios no es nuestro Padre, sino un juez y adversario.



    Los versículos 24 y 25 de nuestro pasaje entrelazan la gracia de Dios con el ministerio concreto de Cristo, “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación”.



    La gracia del Padre envía el Hijo a la tierra. Y el Hijo viene con el fin de redimir (v. 24) y hacer propiciación (v. 25).



    El primer término sería un sinónimo de liberar. Los israelís, cautivos en Egipto y Babilonia, fueron redimidos por el poder del Señor, esto es, fueron liberados. Esta imagen de esclavitud-libertad es perfecta para entender nuestro estado pre-cristiano.



    Antes éramos siervos de las tinieblas; pero el Hijo –por medio de su muerte expiatoria y resurrección- nos ha redimido.



    El segundo término ‘propiciación’ se refiere al hecho de que Cristo aplacó la ira de Dios hacia nosotros. Dios derramó su ira sobre su Hijo en la cruz para que no nos fulminase a nosotros.



    El cristiano, con lágrimas de gratitud, puede decir con toda seguridad que, “La ira de Dios me golpeó a mí hace dos mil años”. La preciosa sangre de Cristo ha aplacado la ira del Padre.



    Hace un par de años vivíamos en un precioso cortijo en las afueras de Córdoba y teníamos mi esposa y yo dos perros. Cuando alguien iba pasando por la casa, los perros se ponían furiosos y saltaban agresivamente.



    No obstante, si se trataba de un amigo nuestro y salíamos mi esposa o yo para recibir a la persona, los perros se convertían en un par de ositos de peluche, tirándose al suelo para que nuestros amigos les hicieran cosquillas.



    ¿Cómo explicar las dos reacciones tan diferentes de los perros? Pasaron del enfado a la tranquilidad en cuestión de unos segundos. Todo dependía de la presencia del mediador (o mi esposa o yo).



    Al vernos a nosotros, los perros se ponían quietos. Y sucede lo mismo en el caso de la justificación. La justicia de Dios se acerca a los malvados para devorarlos; no obstante, la presencia del Hijo de Dios convierte a los adversarios en amigos. Todo es cuestión de Cristo. Él aplacó la ira de Dios hacia los impíos.



    Ahora bien, Pablo añade otra obra realizada por Cristo que tiene que ver con nuestra justificación. Y es tan importante que sale nombrada dos veces en cuestión de dos versículos (vv. 25-26).



    Cristo muerte con el fin de justificar a Dios. Es decir, lo que pasó en la cruz no es simplemente entre Dios y el ser humano sino un acontecimiento entre Dios (el Padre) y Dios (el Hijo). En cierto sentido, Cristo murió por Dios también.



    Cuando alguien predica sobre la justificación del pecador, suele hablar únicamente sobre la expiación y la propiciación de Cristo. Pero muy pocos hablan de la muerte de Cristo cómo una defensa de la perfecta e inmaculada justicia divina.



    La pregunta, entonces, que nos tenemos que hacer a la hora de entender la muerte de Cristo para vindicar la perfecta justicia es la siguiente: ¿si Dios justifica gratuitamente a los impíos, a los pecadores, a los corruptos, como puede seguir perfectamente justo, recto y santo?



    Esta pregunta surge cuando tomamos en cuenta el testimonio del Antiguo Pacto. El Señor mandó a los israelitas a justificar al inocente y a castigar al malvado. Dice el Espíritu Santo en Proverbios 17:15, “El que justifica al impío y el que condena al justo, ambos son igualmente abominación al Señor”.



    Así que la Escritura dice muy claramente que el acto de justificar al impío es pecaminoso. Pero en nuestro pasaje, Pablo nos revela que esto es precisamente lo que Dios hace por medio de la proclamación del evangelio. Dios justifica al impío.



    ¿Cómo puede Dios hacer algo que sea aborrecible? ¿Acaso Dios obra injustamente? ¿Es posible salvaguardar la justicia y rectitud de Dios en esta situación? Un Dios santo justifica al impío. ¿Cómo puede ser? Según nuestro hermano Paul Washer, ése es el mayor problema teológico en toda la Biblia.



    Pablo, sin embargo, resuelve el dilema magistralmente. Apela a la cruz de Cristo. La muerte de Cristo manifiesta y vindica la justicia de Dios a fin de que, “él sea el justo”.



    ¿Por qué la cruz de Cristo hace esto? John Stott responde diciendo, “La única razón que le permite a Dios justificar al malvado es la de que Cristo murió por los malvados.



    Por cuanto Él derramó su sangre, mediante una muerte en sacrificio por nosotros los pecadores, Dios puede justificar al injusto justamente”.2



    Lo digo con reverencia pero si no fuese por la muerte de Cristo, Dios el Padre no nos podría justificar. La gracia del Padre envía el Hijo al mundo. Y el Hijo, además de redimirnos y de hacer propiciación por nosotros, demuestra la perfecta justicia de Dios.



    ¿Ahora ves la grandeza y la magnitud de la obra realizada por el glorioso Señor Jesús? ¿Sabes que es únicamente a través de él que puedes ser justificado por Dios?



    Gracias a esta observación podemos entender el v. 25 de manera correcta donde nos indica que Dios pasó por alto, “en su paciencia, los pecados pasados”.



    Dios justificó a Abraham el mentiroso, a Sansón el mujeriego y a David el adúltero. Dios pasó por alto sus pecados porque vio a sus siervos vestidos de la perfecta justicia del redentor venidero. Los santos del Antiguo Testamento también fueron justificados por la sola fe.



    El sistema levítico no sirvió para justificar a nadie. Estipula Hebreos 10:4 que, “la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados”.



    El sistema de sacrificios apuntaba hacia Cristo y de allí su importancia. Nadie fue justificado mediante la sangre derramada de los animales. Los toros no quitan el pecado; solamente Cristo.



    Dios, pues, puede perdonar al pecador en base a la obra perfectísima de Cristo, el cual era cien por cien humano y cien por cien divino. Si no fuese por su humanidad, Cristo no podría ser nuestro sustituto.



    Si no fuese divino, su sangre no tendría eficacia eterna. La doble naturaleza de Cristo es vital para defender la idea de que Dios nos justifica a través de la sola fe en su Hijo.



    La muerte de Cristo justifica al impío y, simultáneamente, justifica el carácter santo de Dios. Dios puede justificar a los pecadores gratuitamente sin ser injusto porque alguien ya pagó por los pecados del rebaño del Señor, a saber, el buen pastor Jesucristo.



    Dios, en realidad, no pasó por alto los pecados de Abraham, Sansón y David porque Cristo cargó con ellos. Las transgresiones de todos los santos del Antiguo Testamento fueron castigadas definitivamente en Cristo.



    Sólo en el Hijo hay justificación. Así que la pregunta más importante que te puedes hacer es: ¿estoy en el Hijo? ¿Tengo fe en la obra del Hijo? ¿Confío en que la muerte de Cristo me concedió el perdón de Dios?



    * Seguimos con la segunda parte la semana que viene.




    1 Citado en STOTT, John, El mensaje de Romanos (Certeza: Barcelona, 2007), p. 116.



    2 Ibíd., p. 120.



     

     


    9
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    calvin
    14/03/2019
    21:17 h
    9
     
    No veo nada del espíritu de la reforma en esto, solo soberbia hueca.
     

    EZEQUIEL JOB
    13/02/2019
    13:51 h
    5
     
    Gracias Will, por hacernos recuerdo de que Dios mismo (Señor Jesús) nos salva y justifica, y la justificación es el comienzo de una vida cristiana de santidad (obediencia): "Isa 35:4 Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.", "Tit 2:13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, ","1Jn5:20 ... Este es el verdadero Dios, y la vi
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    flash
    16/02/2019
    22:08 h
    7
     
    Totalmente de acuerdo Ezequiel Job, sólo Cristo salva. El fué el ÚNICO que murió por todos. Es por eso que los primeros mártires de los siglos I,II III dieron su vida por hablar de Jesucristo. Ahora todos están al lado de Su Señor. ¿quién como ellos? Saludos
     

    jorgevaron
    12/02/2019
    03:18 h
    3
     
    "El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;..." Lucas 18:9-14. Este hombre decía la verdad, ( no sería tan bobo como para mentirle a Dios) era un "cooperante" y de los duros, sin embargo no regresó a su casa justificado. q
     
    Respondiendo a jorgevaron

    flash
    16/02/2019
    22:13 h
    8
     
    Un hermano evangelio rezaba casi lo mismo: "Te doy gracias Señor, porque no soy como los católicos: idolatras, marianos, papistas, religiosos, adoradores de imágenes. ¿Cuál es la diferencia entre el fariseo y este hermano? Un Padre de la Iglesia decía que cuando se ora creyéndose “mejor” que otro, sus oraciones se quedan en el techo. Saludos y ser como Maria, icono de la humildad, como su Hijo.
     

    flash
    10/02/2019
    23:18 h
    1
     
    El teólogo luterano H. Asmussen en su libro: “María la Madre de Dios “afirma categóricamente lo siguiente: “En el protestantismo se habla frecuentemente de la SOLA eficacia de la gracia. Pero hay que tener presente, que la gracia SOLO opera en aquellos hombres que COOPERAN.” “Hágase en mi según tu palabra” (Lc 1,38).
     
    Respondiendo a flash

    MigueCG
    11/02/2019
    21:19 h
    2
     
    Flash, su comentario es una falacia "argumentum ad verecundiam". Dígame: Qué está mal del escrito del señor Graham en sus veinte referencias a la gracia? Es que usted señor flash no ha leído el artículo, o algo sobre la gracia irresistible o la voluntad determinada...Su comentario creo que sería bienvenido en otro tipo de foros.
     
    Respondiendo a MigueCG

    flash
    16/02/2019
    22:03 h
    6
     
    Miguel CG, no fue mi argumento, creo que deberías actualizarte leyendo a tus hermanos de fe luterana. Por otro lado, dice San Pedro en cuanto a dar respuesta de nuestra esperanza: “Hacedlo con dulzura y respeto”. El exegeta evangélico Ulrich Luz ha demostrado que la SOLA ESCRITURA permite TODAS las interpretaciones posibles. Todas las interpretaciones buscan el CENTRO DE LA ESCRITURA, para una clave de interpretación. Saludos en el Señor.
     
    Respondiendo a flash

    Félix de Alcalá
    12/02/2019
    21:14 h
    4
     
    yo creo que en este foro también son bienvenidos los comentarios de los hombres de buena voluntad.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¡Justificados! (I)
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

    Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

     
    “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

    Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

     
    “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

    Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

     
    “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

    Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

    Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años

    Tras conocer algo más sobre la fe de los astronautas repasamos la actualidad visitando Brasil, Montreal, Taiwán y Jerusalén.

     
    Toda la Biblia: Judas Toda la Biblia: Judas

    Esta carta confronta el engaño y a los engañadores que estaban dentro de la iglesia.

     
    Toda la Biblia: 3ª Juan Toda la Biblia: 3ª Juan

    En el ministerio, la clave es servir, darnos a los demás.

     
    ‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia ‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia

    Unas mil personas atraviesan cada día la frontera cerca de Cúcuta. JUCUM y Operación Bendición han establecido un espacio para dar refugio y ayuda al caminante.

     
    El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid

    90 organizaciones provida estuvieron presentes en la reunión anual de la OEA. En Europa, una red de entidades cristianas trabajan juntas para luchar contra la trata.

     
    El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París

    La crisis de refugiados que salen de Venezuela es uno de los temas en esta nueva edición del programa.

     
    Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

    En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.